Apuntes biográficos. Carlos Díe Zechini.

La casa de Carlos Díe Zechini en el Paseo de la Estación.

Apuntes para la biografía de Carlos Díe Zechini.

Carlos Díe Zechini, abogado, terrateniente y empresario, nació en Orihuela en 1888; hijo de Esteban Díe y de María Zechini.

Antecedentes familiares.

El capitán de Infantería Esteban Díe Pescetto, padre de nuestro biografiado, nació en Orihuela en 1842; era hijo de José Díe y de Brígida Pescetto, ambos oriolanos.

En 1860, año en el que su futura mujer nacía en Puerto Rico, Esteban salió del Colegio de Infantería con el grado de subteniente.

El Clamor Público. Madrid. 3 de abril 1860: Relación de los cadetes del Colegio de Infantería promovidos en virtud de real orden de 27 de Marzo de 1860 al empleo de subteniente de la misma arma con la antigüedad de 1º de Abril próximo por haber obtenido censuras de aprobación en los exámenes de reglamento. Número 3. Don Esteban Díe Pescetto.

Doce años después, ya con el grado de capitán, se casó en Orihuela. Pero de la boda hablaremos en el siguiente punto.

Gaceta Universal. 30 noviembre de 1882: Infantería. Al Consejo Supremo se remite la partida de casamiento del Capitán D. Esteban Díe Pescetto.

El Imparcial. Madrid. 21 de mayo de 1884: Se ha resuelto por el Ministerio de Guerra aprobar la siguiente propuesta reglamentaria de ascensos del arma de infantería: a comandante: D. Esteban Díe.

En 1886 el comandante Esteban Díe Pescetto pasó a la reserva destinado al Batallón de Orihuela.

La crónica. 6 de mayo 1886: Por R. O. de 14 de abril próximo pasado, se ha concedido el pase a la escala de reserva con destino al batallón depósito de esta ciudad, al comandante de reemplazo D. Esteban Díe y Pescetto.

En la Guía Oficial de España de 1889, sección guerra, arma de Infantería, batallones de reserva, figura el de Orihuela con el número 53. Y sus oficiales son D. Narciso Ballestero Olivares, teniente coronel; D. Esteban Díe Pescetto, comandante; y D. Manuel Egea Pastor, comandante.

Isla de Puerto Rico. Fajardo y Río Grande.

María del Rosario Zechini Veve nació en Fajardo (Puerto Rico), en 1860. Era hija de Antonio Zechini Gracia y de Eulalia Celestina Veve Ferand, nacida en 1830, hija del inmigrante vasco, de Tolosa, Santiago Veve y de Josefina Ferand.

Antonio Zechini nació en Orihuela y fue bautizado en la catedral en 1820; de padre italiano (boloñés por más señas) y madre oriolana. Permitidme hacer un inciso para hablar un poco de este interesante personaje, suegro de nuestro biografiado.

El Faro nacional. 25 de noviembre 1852: FOMENTO. Estracto publicado en la Gaceta del 16 de noviembre. Con arreglo a lo dispuesto en el reglamento de 17 de agosto de 1847, se han expedido los correspondientes títulos de ingenieros de montes a los alumnos que fueron aprobados en el examen general de carrera D. Antonio Zechini Gracia…

Zechini cursó la carrera de Ingeniero de Montes en 1852; por lo que formó parte de la primera promoción de un cuerpo recién creado. Un año después salía destinado a Puerto Rico, donde trabajaría por espacio de tres años con doble sueldo.

Su misión era investigar sobre el terreno para redactar un detallado informe forestal. Pero su estancia en las colonias se prolongó en el tiempo.

En la primera mitad del siglo XIX Puerto Rico se había convertido en una colonia azucarera de importancia mundial. Junto con Cuba, eran los últimos bastiones de España en América y los mayores productores de azúcar del hemisferio occidental.

Entre los meses de agosto y noviembre de 1857 llegaron noticias a la península de que había sufrido dos enfermedades graves; y una hepatitis crónica que «le impedía desempeñar el servicio activo en razón de que montando a caballo y percibiendo humedad, se agravaba su dolencia».

En 1858 era el ingeniero jefe del distrito forestal de Puerto-Rico. En agosto de 1860 una inspección del Cuerpo de Sanidad Militar puso en duda los diagnósticos anteriores. Y meses después el gobernador informó que don Antonio tenía poca vocación en su trabajo; pues le ocupaban otros intereses.

Como ya he dicho, el inmigrante español Antonio Zechini se casó con Eulalia Veve Ferand, una portorriqueña hija de inmigrantes vascos cuya familia era propietaria de varios negocios azucareros. Tuvieron cuatro hijos: Antonio, María, Ángela y Josefina Zechini Veve.

En torno a 1866 Zechini montó su propio «ingenio azucarero» con un molino tirado por bueyes. Su hacienda, llamada María, como su hija mayor, estaba en Río Grande, ciudad vecina de Fajardo, a unos 20 kilómetros de distancia.

Ingenio azucarero con molino tirado por bueyes. Siglo XIX.

A partir del año 1879 la producción de azúcar en Puerto Rico entró en crisis por falta de inversión y modernización de las haciendas. Y muchos inmigrantes aprovecharon para regresar a sus países y ostentar las fortunas acumuladas. Ese mismo año, Zechini volvió a España y llegó a Orihuela con la fama de «acaudalado propietario en las Indias».

Diario Oficial de Avisos de Madrid. 19 de mayo de 1879: El viernes último fondeó en el puerto de Santander el vapor España, de regreso del viaje extraordinario que acaba de hacer a Veracruz. Entre los pasajeros que ha traído a bordo figuran tres presos de Estado, procedentes de Cuba, que serán conducidos a Madrid a disposición del gobierno. El vapor España ha dejado en Santander los siguientes pasajeros: procedente de Puerto Rico, Antonio Zechini…

Tres años después casaba a su hija María con un militar oriolano, hijo de su padrino de bautismo. Aunque se llevaban dieciocho años, el capitán Esteban Díe era un buen partido.

Compró o heredó tierras en Orihuela que fueron atravesadas por la construcción de ferrocarril. Jorge Loring Oyarzábal, el propietario de la compañía de ferrocarriles andaluces que había establecido la línea Murcia-Alicante, se había comprometido a construir un paso a nivel a la altura de su hacienda, administrada por Antonio Pescetto en su ausencia. Los ferrocarriles no cumplieron, perjudicando al arrendatario y la cosa acabó en juicio, en 1886.

El diario de Orihuela. 9 de diciembre 1886: Como consecuencia de no haber cumplido su compromiso D. Jorge Loring de hacer un paso nivel en la hacienda de D. Antonio Zechini, el arrendador, León Domínguez, tuvo que trasladar sus mieses por encima de la vía, dando por resultado el ponerle una denuncia el capataz de la vía Tomás Abela, ante el Juzgado municipal de esta ciudad. Al celebrarse el juicio ante el Sr. Juez suplente D. Joaquín Maseres se presentó mostrándose parte, D. Antonio Pescetto, como administrador de D. Antonio Zechini, manifestando los derechos que tenía a pasar por encima de la vía según la condición de la parcela que exhibió...

El juez envió el caso al Juzgado de primera instancia y la Audiencia de Alicante, absolvió sin costas al arrendatario denunciado.

Antonio falleció en 1891; su esposa un año antes. Las propiedades ultramarinas pasaron a su hijo, Antonio Zechini Veve, nacido en 1862.

El hermano de doña María, la madre de Carlos Díe, se encargó de modernizar la hacienda con un molino a vapor, calderas y otros adelantos técnicos que convirtieron el antiguo «ingenio» fundado por su padre en la «Central María».

Central azucarera en Puerto Rico. Año 1900.

En 1907, los tres hermanos de María Zechini viajaron a Orihuela desde Puerto Rico. Antonio «acaudalado propietario» regresaba cada varios años.

El Diario. 7 de junio 1907: Después de catorce años de ausencia de su patria, ha regresado de la isla de Puerto Rico, nuestro antiguo y buen amigo D. Antonio Zechini, acompañado de su distinguida señora y bellas hermanas Josefina y Ángeles. Nuestro más afectuoso saludo de bienvenida.

El diario. 15 de junio 1914: Procedente de Puerto Rico, ha llegado a esta ciudad, en compañía de su elegante esposa, nuestro distinguido amigo, D. Antonio Zechini; a cuyos viajeros, enviamos nuestra bienvenida.

El pueblo. 31 de agosto 1925: VIAJEROS. Para Puerto Rico ha salido el acaudalado propietario y distinguido amigo nuestro, D. Antonio Zechini. Le deseamos un feliz viaje.

Las tías de don Carlos se quedaron en Orihuela y veraneaban con su madre en Torrevieja, al menos durante los años de 1926, 1927 y 1928 lo anunciaron en prensa. Ángeles seguía viviendo en Orihuela en 1949.

El pueblo. 12 de julio 1926: A pasar la temporada veraniega en Torrevieja han marchado las distinguidas: Srta. Dª María Zechini, Vda. de Díe, y Srtas. Ángeles y Josefina Zechini, a las cuales deseamos grata estancia en la villa de la sal.

El Día. 27 de junio 1928: Salieron para Torrevieja la virtuosa señora doña María Zechini, viuda de Díe y las distinguidas señoritas doña Josefina y Ángeles Zechini.

Una última curiosidad: ya he dicho que los abuelos paternos de nuestro biografiado, José Díe y Brígida Pescetto, fueron los padrinos de bautismo de su suegro, Antonio Zechini. Pues bien: Antonio era hijo de la viuda de Agustín Pescetto; casada en segundas nupcias con el Administrador de Correos Boloñés Antonio Zechini Carraza; en la catedral de Orihuela.

La familia Díe Zechini.

Catedral de Orihuela. Puerta del Fosal.

El matrimonio Díe Zechini se celebró en la catedral del Salvador el 8 de noviembre de 1882. Esteban Díe Pescetto tenía cuarenta años y María del Rosario Zechini Veve, veintidós. La dispensa en virtud de la autoridad apostólica por segundo grado de consanguinidad confirma sus antepasados comunes.

Tuvieron cinco hijos, dos hombres y tres mujeres; por este orden: Esteban, María del Rosario, Carlos, Brígida y Eulalia Celestina. Vamos a repasar sus vidas muy por encima; como siempre, sirviéndonos de la prensa.

El mayor, Esteban como su padre, era también abogado. Licenciado en la Universidad de Granada y colegiado en Alicante. Doctorado en Madrid.

El Liberal. 29 de junio 1906: Abogado. En la Universidad de Granada ha obtenido el título de la licenciatura, el joven D. Esteban Díe Zechini, a quien enviamos nuestra enhorabuena.

La voz de Alicante. 25 de noviembre 1908: Ha marchado a Orihuela el letrado de este Colegio, D. Esteban Díe, con objeto de pasar una corta temporada con su familia.

El diario. 3 de junio 1911:  Ha regresado de Madrid, en cuya Universidad ha terminado el grado de doctor en Derecho, nuestro estimado amigo particular D. Esteban Díe Zechini.

En la capital de la provincia vivió y se casó en 1912 con Emilia Senante, hija de un catedrático y hermana de un famoso periodista diputado en Cortes.

El Eco de Orihuela. 24 de diciembre 1912: En Alicante han contraído matrimonio la bella señorita Emilia Senante y nuestro estimado amigo el ilustrado abogado Esteban Díe. Han sido padrinos la distinguida señora doña María Zechini, madre del novio, y el sabio catedrático del Instituto D. Emilio Senante, padre de la desposada. Reciba nuestra felicitación los nuevos cónyuges.

El Siglo Futuro. Madrid. 26 de diciembre 1912: Notas de Sociedad. Una boda. En la capilla de la Purísima de la iglesia de Santa María, de Alicante, se ha celebrado el matrimonio de la bella señorita Emilia Senante, hermana del diputado a Cortes y director de EL SIGLO FUTURO, D. Manuel, con el distinguido joven D. Esteban Díe Zechini.

Bendijo la unión el dignísimo cura de dicha parroquia Sr. Antón Tari, apadrinando a los contrayentes doña María Zechini, viuda de Die, en representación de su hermana doña María de los Ángeles Zechini y D. Emilio Senante Laudes, padre de la novia.

Terminada la misa, en la que comulgaron casi todos los individuos presentes de ambas familias, y concluida la ceremonia, se trasladaron los concurrentes al domicilio del Sr. Senante Laudes, donde se les sirvió un espléndido lunch. Los nuevos esposos, a los que deseamos toda suerte de felicidades, marcharon después a una finca del campo de Torrevieja, donde permanecerán unos días.

Esteban falleció muy joven, en Alicante; se lo llevó la famosa gripe de 1918.; una tragedia familiar que no acabó ahí.

El conquistador. 28 de septiembre 1918: Después de rápida enfermedad, ha dejado de existir en Alicante el respetable Sr. D. Esteban Díe Zechini. Damos nuestro más sentido pésame a su desconsolada esposa, madre y demás familia.

El Siglo Futuro. Madrid. 28 de septiembre 1918: En la paz del Señor y confortado con todos los Santos Sacramentos y la bendición de Su Santidad, falleció el día 27 en la finca de Santa Rosa (Alicante), don Esteban Díe Zechini, hermano político de nuestro querido amigo y entrañable director, D. Manuel Senante. Era el finarlo persona respetadísima y querida de cuantos tuvieron la dicha de tratarle. Católico práctico, dedicó su vida ejemplarísima al bien y a la caridad.

La pérdida de tan querido amigo nuestro nos llena de profundo pesar, pero nos consuela pensar piadosamente que ya se encontrará gozando de la presencia de Dios Nuestro Señor. Reciba la desconsolada viuda del finado, doña Emilia Senante y de Cela, y su madre, doña María Zechini; su hermano, D. Carlos Díe Zechini y su hermano político, D. Manuel Senante, la expresión de nuestro más sentido pésame.

Y sirvan estas líneas a la vez de súplica a los lectores de EL SIGLO FUTURO para que en sus oraciones no se olviden de pedir a Dios Nuestro Señor por el eterno descanso del alma del cristianísimo caballero fallecido. ¡Descanse en paz!

De María del Rosario he encontrado una curiosa noticia en la que pedían su mano a la vez que la de su hermana. Por motivos que desconozco permaneció soltera; y como señorita María Díe la estuvieron mencionando, al menos hasta 1928. Fue la hermana superviviente y pasaba los veranos en Torrevieja, acompañada de sus sobrinas, las hijas del primer matrimonio de Eusebio Escolano.

Ciudadanía. 7 de abril 1916: Han sido pedidas las distinguidas Srtas. María y Celestina Díe Zechini para los señores D. Carlos Esplau y don Eusebio Escolano.

Actualidad. 28 de junio 1928: Con sus sobrinitas María Teresa y Celestina Escolano Díe, salió para Torrevieja la señorita María Díe Zechini.

Brígida Díe Zechini nació en 1890 y murió muy pronto; con sólo 13 años.

La comarca. 5 de octubre 1903: Defunción y entierro. Ha dejado de existir la distinguida y virtuosa señorita doña Brígida Díe Zechini. La conducción de su cadáver a la última morada que tuvo lugar ayer por la tarde, fue una verdadera manifestación de duelo. En el acompañamiento figuraba lo más distinguido de esta población.

La señorita Díe al abandonar este mundo, habrá seguramente encontrado el premio a sus virtudes en el cielo. Enviamos a la familia de la finada nuestro pésame más sentido y la acompañamos en su justo desconsuelo. Descanse en paz.

María Eulalia Celestina Amelia Díe, nació el 5 de enero de 1892 en la calle de la Feria y fue bautizada al día siguiente en la Catedral. Casó con Eusebio Escolano el 8 de mayo de 1916.

Diario de Alicante. 28 de abril 1916: Orihuela. Con motivo de su próximo enlace anunciado para el próximo mayo, están recibiendo valiosos regalos de sus distinguidas familias y amistades los aristocráticos novios señores don Eusebio Escolano y doña Celestina Díe Zechini.

La vega. 4 de junio 1916: Han regresado de su viaje de novios, los señores D. Eusebio Escolano y Doña Celestina Díe Zechini.

Falleció también en 1918; probablemente a consecuencia de la gripe, como su hermano Esteban. Lo más curioso es que la noticia de ambas muertes, una en Alicante y otra en Orihuela, salieron publicadas el mismo día en la misma hoja. Su muerte dejó a don Eusebio con dos hijas muy pequeñas, que quedaron unidas a la hermana superviviente.

Primer aniversario. Ecos. 21 de septiembre de 1919.

El conquistador. 28 de septiembre 1918: Seguido de un muy numeroso y selecto acompañamiento en el que tenían una lucida representación de todas las clases sociales de esta localidad, el lunes anterior tuvo lugar en el templo parroquial de Sta. Justa, el entierro de la virtuosa señora Dª Eulalia Celestina Díe Zechini, distinguida y amante esposa del ilustrado médico Sr. Don Eusebio Escolano.

El sepelio de la llorada finada constituyó una nutrida e importante manifestación de duelo, formando parte en la fúnebre comitiva todo cuanto de notable encierra esta ciudad en donde gozan de generales y merecidas simpatías la respetabilísima familia de la difunta. Al atribulado esposo e hijos, así como a la madre y hermanos de la finada, les acompañamos en su dolor. Descanse en paz.

Repasados antepasados y hermanos, voy a centrarme en Carlos.

Carlos Díe Zechini.

Curso 1899. Alumnos del Colegio Santo Domingo de excursión en la finca «Los Balcones».

Como ya he dicho, Carlos Díe Zechini nació en Orihuela en 1888. Poco he encontrado de su infancia. Estudió con los Jesuitas en el Colegio Santo Domingo entre los cursos 1898 y 1905. Y es muy posible que esté retratado en la fotografía anterior. Pinchando sobre la tabla siguiente, se accede a un artículo sobre los jesuitas y su colegio.

Catálogo General de Alumnos del Colegio Santo Domingo. Pinchando esta imagen se accede al catálogo completo.

Cursó con ellos el bachiller; pero para obtener el título oficial, los alumnos del colegio de Santo Domingo eran examinados por el Instituto Provincial de Segunda Enseñanza de Alicante.

El diario. 23 de junio 1905: Con brillantísimos exámenes, ha obtenido el título de Bachiller en el Instituto de Alicante nuestro joven amigo D. Carlos Díe Zechini. Nos alegramos muchísimo y le felicitamos.

En 1907 y 1908 estaba estudiando Derecho en la Universidad de Granada. Pero, a diferencia de su hermano Esteban que se licenció en Granada, por motivos que desconozco Carlos lo hizo en la Universidad de Valladolid, en 1909. Lo he comprobado en dos periódicos diferentes por si era un error.

La Huerta. 10 de junio 1908: Nuestro querido amigo D. Antonio Balaguer ha regresado de Valladolid, en cuya Universidad ha aprobado con brillantes notas en la Facultad de Derecho. También ha obtenido honrosas calificaciones el joven estudiante de Derecho D. Carlos Díe, que se ha examinado en Granada.

El orden. 16 de junio 1909: Después de haberse licenciado con brillantes notas en la Universidad de Valladolid, en la facultad de Derecho, ha regresado de dicha capital nuestro querido amigo D. Carlos Díe Zechini. Nuestra enhorabuena al nuevo abogado.

La iberia. 17 de junio 1909: Ha regresado de Valladolid en cuya Universidad se ha recibido de Abogado con brillantes notas nuestro joven amigo particular D. Carlos Díe Zechini, a quien enviamos nuestra enhorabuena.

El Eco de Orihuela. 2 de marzo 1910: En el gobierno civil de esta provincia se ha recibido el título de licenciado en derecho expedido a favor de nuestro buen amigo D. Carlos Díe Zechini.

El Eco de Orihuela. 24 de junio 1910: Nuestros amigos D. Esteban y don Carlos Díe Zechini han recibido el grado de doctor en la facultad de derecho.

En febrero de 1911 se marchó a Madrid por una temporada. He localizado el motivo: el 15 de marzo, la Dirección General de los Registros y el Notariado hizo pública la lista de solicitantes admitidos a los ejercicios de oposiciones para el ingreso en el Cuerpo de aspirantes al Notariado. Carlos figuraba entre los 386 solicitantes; y era uno de los tres que no habían cumplido los veintitrés años.

El Eco de Orihuela. 4 de febrero 1911: Ha marchado a Madrid en donde se propone pasar una temporada nuestro particular y querido amigo el joven abogado D. Carlos Díe Zechini.

En febrero de 1912 figuraba también en la lista de aspirantes admitidos a los ejercicios de oposición a los Registros de la Propiedad. Pero tampoco consiguió la plaza. Regresó de Madrid en la primavera de ese mismo año y fue uno de los abogados «pilares» de la imagen de la Soledad en la procesión del Viernes Santo.

Pasó aquel verano en Torrevieja y pronto comenzó a ejercer su carrera en Orihuela; trabajando para la Caja de Ahorros y abriendo un estudio en la calle de la Feria.

El Eco de Orihuela. 1 de agosto 1912: Ha sido nombrado abogado consultor suplente de la Caja de Socorros y Ahorros nuestro estimado amigo don Carlos Díe Zechini.

El diario. 17 de septiembre 1912: Nuestro distinguido amigo el doctor en Derecho D. Carlos Díe Zechini nos ofrece su estudio que ha establecido en la calle de la feria número 47. Agradecemos la atención al Sr. Díe deseándole muchos éxitos profesionales.

A principios de 1913 comenzó a impartir conferencias, actividad que se la daba muy bien.

El diario. 7 de enero 1913: Salón de conferencias de la Caja de Ahorros de Ntra. Sra. de Monserrate.  Anteayer a las seis de la tarde, con asistencia de numeroso y distinguido público. Nuestro distinguido amigo, el ilustrado Doctor en Derecho D. Carlos Díe Zechini, ocupó la tribuna para celebrar la conferencia anunciada, cuyo lema es «La inducción a la delincuencia», haciendo para ello un verdadero derroche de conocimientos, fundados todos en la más sana moral y en nuestras Leyes, cuyo trabajo fue premiado con un nutrido y prolongado aplauso de todos los asistentes y mil felicitaciones de sus amigos y compañeros. Reciba nuestra sincera y leal enhorabuena el joven letrado.

Tras el éxito obtenido en el salón de la Caja de Ahorros de Orihuela, el abogado y congregante de María Inmaculada y San Luis Gonzaga del Colegio de Santo Domingo, Carlos Díe Zechini, impartió conferencias, muy aplaudidas, en Albatera y Crevillente.

En la primavera de 1913 se comprometió matrimonialmente y volvió a ser portador de la imagen de la Soledad en la procesión del santo Entierro. En la directiva nombrada por la Junta general de socios del Casino Orcelitano, le correspondió el cargo de bibliotecario.

El diario. 22 de febrero 1913: Esta mañana, ha pedido la virtuosa señora, doña María Zechini, la mano de la linda señorita, Adelina Zerón, hija de nuestro distinguido amigo el reputado médico D. José, para su hijo, el joven doctor en derecho, querido amigo particular nuestro, D. Carlos Díe Zechini. Por adelantado enviamos nuestro parabién a la enamorada pareja.

El Eco de Orihuela. 24 de febrero 1913: Para nuestro querido amigo D. Carlos Díe Zechini ha sido pedida la mano de la distinguida y bella Sta. Adelina Zerón Aguilar. Reciban nuestra cumplida enhorabuena.

El Eco de Orihuela. 17 de marzo 1913: La junta de Gobierno del Iltre. Colegio de Abogados de esta ciudad accediendo a la invitación que le hizo el sábado lo comisión de festividades de nuestro Excmo. Ayuntamiento, ha designado a los señores letrados don Miguel Roca de Togores, don José María Giménez López, don Manuel Carrió Pastor y don Carlos Díe Zechini para conducir la imagen de la Soledad en la procesión del santo Entierro.

Procesión del Santo Entierro. Colección Javier Sánchez Portas.

El 15 de mayo se casó, en la iglesia de Monserrate de Orihuela, con Adelina Zerón Aguilar.

El Eco de Orihuela. 15 de mayo 1913: En el santuario de nuestra Patrona han contraído matrimonio la bella señorita Adelina Zerón y nuestro distinguido amigo el abogado don Carlos Díe. Han sido padrinos el médico don José Zerón, padre de la desposada, y la respetable señora doña María Zechini, madre del novio.

Ha bendecido la unión don Ignacio López Castroverde, catedrático de este Seminario; primo del novio. Los nuevos esposos han salido para el campo. Reciban nuestra enhorabuena, y deseamos que tengan una venturosa vida conyugal.

El regional. 16 de mayo 1913: DE SOCIEDAD. Ayer mañana se celebró en el Santuario de Nuestra Patrona, el enlace de la bella y distinguida señorita Adelina Zerón Aguilar con el ilustrado juriconsulto D. Carlos Díe Zechini.

Ha bendecido la unión el virtuoso sacerdote Catedrático del seminario de esta ciudad, señor Castroverde; apadrinaron a los contrayentes la distinguida señora doña María Zechini, madre del novio y el padre de la novia el reputado médico y distinguido amigo nuestro, D. José Zerón; actuando de testigos nuestros respetables amigos el ex-diputado a Cortes D. Francisco Ballesteros Villanueva, D. Antonio Aguilar, D. Francisco y don Esteban Díe.

Como delegado del Juzgado, el diputado provincial D. Francisco Ballesteros Meseguer. Una vez terminada la ceremonia religiosa, toda la concurrencia que asistió, fue espléndidamente obsequiada. Los nuevos esposos partieron para una finca de su propiedad, situada en el Campo de Salinas.

El Eco de Orihuela. 23 de mayo 1913: Nuestro querido amigo el ilustrado abogado don Carlos Díe y su elegante esposa doña Adelina Zerón han regresado de sus posesiones de Montesinos.

La novia era hija del médico José Zerón. Y se fueron de luna de miel a Los Montesinos. Pero la «venturosa vida conyugal» duró poco. Adelina falleció sin descendencia nueve meses después; sólo tenía 20 años.

El Eco de Orihuela. 16 de febrero 1914: Se encuentra enferma de cuidado la joven esposa de nuestro querido amigo particular D. Carlos Díe, Adelina Zerón. Hacemos votos por el pronto restablecimiento de tan distinguida enferma.

El Eco de Orihuela. 19 de febrero 1914: Esta mañana ha fallecido la Señora Doña Adelina Zerón, esposa de nuestro amigo don Carlos Díe. EI rudo golpe que enluta a distinguidas familias de la buena sociedad oriolana, ha sido sentido en toda la ciudad. A la familia de la malograda señora y en especial a su inconsolable viudo, testimoniamos nuestro pésame y suplicamos a nuestros lectores una oración por el eterno descanso de la finada.

La correspondencia de Orihuela. 20 de febrero 1914: Con asistencia de un acompañamiento brillante y numerosísimo, esta mañana a las diez y media, ha tenido lugar el sepelio de la joven y bondadosa esposa de nuestro amigo el Dr. D. Carlos Díe Zechini, señora doña Adelina Zerón y Aguilar, fallecida ayer a los 20 años de edad, causando su muerte gran sentimiento en la localidad.

El fúnebre acto ha sido una verdadera manifestación de duelo y una prueba elocuente de las simpatías que gozan las familias de Zerón y viuda de Díe entre los oriolanos. Los oficios religiosos se han celebrado en Sta. Lucía, oficiados por el reverendo clero del Salvador.

Viudo y sin hijos, Carlos volvió a las conferencias.

El diario. 25 de noviembre 1914: En el Centro Obrero. El domingo en la tarde se inauguraron en este centro la serie de conferencias que la junta directiva del mismo ha solicitado y obtenido del Ilustre Colegio de Abogados de esta ciudad; siendo el letrado conferenciante D. Carlos Díe Zechini.

El tema de la conferencia fue el derecho que las leyes conceden a la mujer; y fue un trabajo de erudición estimabilísimo que valió al Sr. Díe grandes aplausos y muchas felicitaciones, a las que unimos la nuestra muy sincera. El salón donde se celebró la conferencia, estuvo completamente lleno de obreros.

En 1915 se volvió a casar; esta vez en la Catedral, con Josefina Coig Pérez-Sáforas. Carlos era, por aquellas fechas, el abogado y representante de la Caja de Socorros y Ahorros de Orihuela.

Federico Linares Martínez. Padrino de boda. Foto Darblade. Torrevieja.

Ciudadanía. 26 de octubre 1915: A las 4 de la madrugada del día de ayer se efectuó en la parroquia del Salvador el enlace de la aristocrática Srta. Josefina Coig y Pérez-Sáforas con nuestro particular amigo el reputado abogado D. Carlos Díe Zechini, siendo padrino nuestro querido jefe D. Federico Linares, marchando los novios en auto inmediatamente después de la ceremonia, al campo, a la finca que, en Los Montesinos, posee dicho señor Die. Deseámosle a la enamorada pareja una eterna luna de miel.

Josefina le dio once hijos. La primera, de nombre Concepción, nació en 1917. Y el primer varón, de nombre Carlos, en 1919.

El conquistador. 15 de diciembre 1917: El pasado lunes dio a luz con toda felicidad una preciosa niña la distinguida esposa de nuestro querido y particular amigo el joven Abogado D. Carlos Díe Zechini. Felicitamos a tan venturosos padres.

Ecos. 28 de septiembre 1919: Se celebró el día 23 el bautizo del niño que recientemente dio a luz la joven esposa de don Carlos Díe Zechini, habiéndosele impuesto el nombre del padre; fue apadrinado por sus tíos los acaudalados propietarios de Puerto Rico, D. Antonio y Dª Josefina Zechini Veve.

Luego llegarían Juan, Josefina, Luisita, Esteban, Angelita, María del Rosario, Carmencita, Teresita y Antonio, el último que he encontrado en prensa, nacido en 1934.

El pueblo. 19 de noviembre 1928: Ha dado a luz felizmente una preciosa niña doña Josefina Coig, esposa de nuestro estimado amigo don Carlos Díe. Enhorabuena.

El pueblo. 10 de marzo 1930: Ha dado a luz una hermosa niña con toda felicidad la distinguida señora doña Josefina Coig, esposa del acaudalado propietario D. Carlos Díe y Zechini, dueño de la empresa del mismo nombre.

El Día. Alicante. 13 de enero 1934: En Orihuela ha dado a luz un precioso niño la distinguida señora esposa de don Carlos Díe Zechini.

En 1917, María Zechini, viuda de Díe, era la vicepresidenta de la Subdelegación oriolana del Patronato Real para la represión de la trata de blancas; y Carlos Díe Zechini, vocal de nombramiento.

El conquistador. 5 de mayo 1917.

Carlos no se libró de «la enfermedad reinante que estaba haciendo estragos» en 1918. La misma que por las mismas fechas, había «llevado al sepulcro» a sus hermanos Esteban y Eulalia.

El conquistador. 5 de octubre 1918: Se halla mejorado de sus dolencias el abogado D. Carlos Díe Zechini, al que deseamos un completo y pronto restablecimiento.

Carlos veraneaba en Torrevieja, alternando con estancias en su finca de Los Montesinos. Otro detalle curioso que he descubierto es que jugaba al ajedrez; y no debía hacerlo mal. Fue el único que derrotó al maestro belga George Koltanowski, en Alicante.

El Luchador. 1 de octubre 1935:  Alicante Ajedrez KOLTANOWSKI. Anoche dio el maestro belga Koltanowski su primera sesión de Ajedrez. En un verdadero alarde de rapidez y seguridad jugó veintisiete partidas en poco más de tres horas.

El resultado no puede ser más halagüeño: una partida perdida, cuatro tablas y veintidós ganadas. Hemos de hacer notar, con gran satisfacción por nuestra parte, que la labor que con tanto interés viene desarrollando el Club de Ajedrez de Alicante empieza a producir excelentes frutos.

Dos importantes y potentes equipos de Orihuela y Crevillente se desplazaron anoche a la capital para tomar parte en este acontecimiento. La afición de estos dos grupos de ajedrecistas se vio justamente premiada. El único jugador que consiguió vencer a Koltanowski fue don Carlos Díe y Zechini, representante de Orihuela.

George Koltanowski. Partidas simultáneas años 30. Historia del ajedrez español.

Díe Zechini, empresario del automóvil.

La primera vez que lo encuentro, relacionado con automóviles, es en 1920; cuando alquiló o prestó un coche al teniente alcalde de Orihuela para asistir a una corrida de toros en Alicante. Y aquel viaje acabó en tragedia.

Diario de Alicante. 14 de mayo de 1920: CATÁSTROFE AUTOMOVILISTA En un automóvil vinieron ayer a presenciar la corrida aquí celebrada varias distinguidas personas de Orihuela.

Una vez terminada la fiesta, y, después de pasar algunas horas más en la capital, emprendieron el regreso. Ignoramos por qué causa se apagaron los faros del auto y próximo al pueblo de Rojales perdió la dirección y se precipitó sobre un azarbe.

Don Antonio Pescetto Román quedó muerto. De los demás viajeros resultó considerablemente herido el señor Germán y tres más con lesiones menos importantes. El auto es de la propiedad de don Carlos Díe.

Un año después, en un sorteo de la «Semana Citroën», le correspondió un «Torpedo 10 HP A», el primer automóvil francés fabricado en serie, al estilo de Ford.

Torpedo 10 HP A CITROËN

La Época. Madrid. 8 de mazo 1921: Celebrado el sorteo de los concursantes a la SEMANA CITROËN, conforme a las bases anunciadas ante el notario del Colegio de esta corte don Camilo Ávila, han resultado agraciados los señores siguientes: Don Carlos Díe Zechini. Orihuela… Quienes tienen a su disposición los torpedos 10 HP A. CITROËN que les han correspondido.

Su relación con los vehículos automóviles fue in crescendo. En el primer anuncio que he encontrado de tipo mercantil, publicado en Murcia en 1921, figura como concesionario exclusivo de Citroën en Alicante, Murcia, Albacete y Almería.

Campaña publicitaria en «El Liberal». Año 1921.

En 1922 era concesionario exclusivo para Alicante, Albacete y Murcia, de «Invulner» producto semi líquido que, colocado en el interior de la cámara de aire de los neumáticos, obstruía instantáneamente los agujeros producidos por los pinchazos. Y se anunciaba también en prensa murciana.

«El Pueblo». Diciembre de 1924.

En 1924 aparece por primera vez la publicidad del Salón Sport, ubicado en la calle Calderón de la Barca, número 3. Como agente de la firma «Dodge Brothers».

El mismo local albergaría la administración central de su nuevo y gran negocio: un servicio de transporte de viajeros con vehículos automóviles. El proyecto de su vida se inauguró en abril de 1926.

«El Pueblo». 1926.

El pueblo. 19 de abril 1926:  El próximo domingo 25 del actual se inaugurará un servicio diario de ÓMNIBUS – AUTOMÓVILES desde esta ciudad a Cartagena y regreso en el mismo día. La hora de salida de esta población será a las 8 de la mañana de la puerta del Salón Sport (Calle de Calderón de la Barca) y la llegada a Cartagena a las 11.

La salida de dicha ciudad será a las 5 de la tarde para llegar aquí a las 8 de la noche. Tendrá el siguiente itinerario: Orihuela, Bigastro, S. Miguel de Salinas, S. Pedro del Pinatar, S. Javier, Los Alcázares, Pacheco, La Palma y Cartagena. La administración en Cartagena estará en el garaje CARTAGO calle de San Agustín.

El pueblo. 26 de abril 1926: Ayer se inauguró el servicio de automóviles de Orihuela a Cartagena que ha establecido D. Carlos Díe Zechíni. Le felicitamos por el éxito con que ha sido acogido el nuevo servicio.

Mantenía también el concesionario de camiones y automóviles, con las marcas Ford y Fiat. Y el de tractores marca Fordson. Todo con un potente despliegue publicitario en prensa de Orihuela y Murcia y Alicante. Anuncios nuevos y variados. Os he dejado algunos.

«El Pueblo». 1926.

Carlos era el agente de la casa Ford, el encargado de acompañar al mecánico del «Plus Ultra» cuando visitó Orihuela en un espectacular Lincoln.

El pueblo. 14 de junio 1926: Rada en Orihuela. Aproximadamente a las 12 y media de esta mañana, llegó a esta una caravana automovilista, que procedente de Murcia, venían a esperar al mecánico del Plus Ultra, Pablo Rada. Uno de nuestros redactores se trasladó inmediatamente en auto a las proximidades de Callosa, donde se cruzó con el coche de Rada volviendo hacia Orihuela hasta la Olma, donde aquel, estaba detenido.

Lincoln. Ford Motor Company

Pablo Rada lleva la misión que le ha conferido la Ford Motor Company de visitar las Agencias Ford. Efectúa su viaje en un magnífico Lincoln, que le ha regalado la citada entidad y va escoltado por otro coche de la misma marca con personal de la misma casa.

Ha salido a recibirle y saludarle el agente de la Casa Ford de esta ciudad nuestro querido amigo D. Carlos Díe Zechini, quien le ha acompañado en los breves momentos que ha permanecido entre nosotros.

En 1926 ofertaba las líneas Orihuela-Murcia y Orihuela-Cartagena a la vez que vendía automóviles, camiones y tractores. La campaña publicitaria de aquel año fue abrumadora.

El pueblo. 14 de junio 1926

El Liberal. 24 de noviembre 1926: La Junta Central de Transportes ha concedido a don Carlos Díe Zechini, la exclusiva del servicio de transporte de viajeros y correspondencia entre Murcia y Orihuela, durante el plazo de veinte años.

Campañas publicitarias en «El Pueblo». Año 1926.

En 1927 se hizo con la ruta Cartagena-Alicante y su evolución fue imparable. La empresa de automóviles de viajeros Díe-Zechini fue la precursora de «Costa Azul», nacida en los años cuarenta.

El pueblo. 1 de junio 1927: Nuestro distinguido amigo don Carlos Díe Zechini ha regresado de Madrid, cuyo viaje ha tenido por objeto firmar la escritura de adquisición, por compra de una empresa gallega, de los coches-camiones que hacen el servicio de Cartagena-Alicante, (Costa-Azul). Con esta nueva e importante compra, la acreditada firma industrial Díe-Zechini, alcanza reconocido valor y renombre, colocando a Orihuela a la altura de las mejores ciudades industriales de la provincia.

Como abogado que era se encargó él mismo de solicitar las preceptivas autorizaciones. Y en el verano de 1930 entraba como vocal en la Junta Provincial de Transportes.

Gaceta de Madrid. 17 de noviembre 1927: Ilmo. Sr.: Visto el escrito de don Carlos Díe y Zechini, como propietario de la Empresa de Transportes de Orihuela a Murcia y de Orihuela a Cartagena y al Pinoso, solicitando la necesaria autorización para satisfacer en metálico el importe del timbre con que por el artículo 189 de la ley están gravados los billetes de viajeros y talones resguardos de mercaderías que expide: Resultando que el correspondiente a los documentos expedidos por dicha empresa, desde el 1° de Julio del año, próximo pasado al 31 de Diciembre del propio año, ascendió a la suma de 451,70 pesetas, siendo la dozava parte de lo que en justa proporción correspondería a un año la de 75,28 pesetas.

Resultando que el propietario de la Empresa está conforme con que se fije en 60 pesetas la cantidad que deberá entregar a buena cuenta en fin de cada mes por el expresado concepto; y considerando que el artículo 156 del vigente Reglamento del Timbre confiere a este Ministerio la facultad de autorizar a las Compañías de ferrocarriles y de diligencias y vapores para satisfacer en metálico el importe del timbre correspondiente a sus billetes de viajeros y talones resguardos de mercaderías y para fijar, de acuerdo con las mismas, la cantidad que deban entregar mensualmente.

Gaceta de Madrid. 7 de mayo 1928: Junta Provincial de Transportes Mecánicos Rodados de Alicante. Habiéndose solicitado por D. Carlos Díe y Zechini, vecino de Orihuela el establecimiento de un servicio regular en vehículos con motor mecánico para el transporte del correo y viajeros, como hijuela de Alicante – Cartagena, entre Orihuela y el pasaje denominado Campoamor, con arreglo a las condiciones determinadas al final…

… Se hallan a disposición de quienes deseen examinarlas las instancias y Memoria presentadas solicitando el establecimiento del referido servicio que dicho señor ofrece prestar con dos coches de cualquiera de las marcas «Dodge» o «Chevrolet».

El pueblo. 10 de junio 1929: La Junta Provincial de Transportes de la capital de Murcia, en sesión celebrada el sábado bajo la presidencia del Gobernador Civil, acordó informar favorablemente el expediente de servicio de automóviles solicitado por don Carlos Díe Zechini, entre Murcia y Valencia.

Renacer. 14 de enero 1930: Ha sido nombrado Vocal de la Junta Provincial de Transportes, el conocido industrial D. Carlos Díe Zechini, propietario de la empresa de Transportes Díe-Zechini.

En marzo de 1930 era ya vicepresidente en la Cámara de Transportes Mecánicos de Madrid, como delegado de la misma en Levante. Los viajes a la capital eran constantes.

La Libertad. Madrid. 9 de marzo 1930: UNA ASAMBLEA. Los transportes en automóvil. Con extraordinaria concurrencia, como no se recuerda en reuniones análogas, en la que figuraban representaciones de todas las provincias de España y elementos más importantes de transportes en automóvil, que tanto ha contribuido al perfeccionamiento de los mismos.

Presidiendo don José Graella Pinós, celebró su junta general anual la Cámara de Transportes Mecánicos. Leída la Memoria y aprobado el balance del último ejercicio económico, se procedió a dar cumplimiento a lo que preceptúan los estatutos de la entidad en lo que afecta a la renovación de la Junta directiva, la cual quedó constituida, por aclamación…

… Vicepresidente: D. Carlos Díe-Zechini. La junta general debatió aspectos tan interesantes como lo que se refiere a la constitución de Cámaras provinciales o representaciones regionales y otros extremos de gran importancia sobre el desarrollo de los transportes en automóvil.

El pueblo. 17 de marzo 1930: En sesión celebrada por la CÁMARA DE TRANSPORTES MECÁNICOS de Madrid, el día 8 del actual, acordó nombrar vocal de su Junta de Gobierno, a nuestro distinguido amigo y paisano D. Carlos Díe y Zechini, habiéndosele confiado al mismo tiempo la Delegación de dicha Entidad para la región de Levante. Felicitamos muy sinceramente al Sr. Díe y le auguramos muchos éxitos en el desempeño del cargo que con tanto acierto le ha sido confiado.

En junio de 1930 acudió como vocal a la asamblea del transporte mecánico por carretera celebrada en Madrid. Dos mil asambleistas de toda España aparcaron sus vehículos en la Castellana para manifestarse frente al Consejo de Ministros. Al estilo de la manifestaciones actuales, los participantes viajaron gratis, por cuenta de don Carlos.

El pueblo. 16 de junio 1930: Para que figure en la manifestación de Ómnibus Automóviles que con motivo de la Asamblea de la Cámara de Transportes Mecánicos por carretera se celebrará en Madrid el 17 y 18 del corriente, la Empresa Díe-Zechini ha mandado a dicha capital uno de sus magníficos Hispano Suiza de 40 por 50 Hp. que en unión de los mandados por diferentes empresas concesionarias han de desfilar en número no menor de 800 Ómnibus ante la Presidencia del Consejo de Ministros.

El Sr. Díe Zechini, permitió que viajaran gratis en su Ómnibus los amigos que lo quisieran utilizar y con tal motivo se vieron muy animadas, a la hora de salida, las oficinas de la empresa. A los excursionistas, les deseamos un feliz viaje.

El Imparcial. 18 de junio de 1930. Autobuses de manifestación aparcados en La Castellana. Madrid.

En los sucesos posteriores a la sublevación de diciembre de 1930 las autoridades militares le requisaron dos vehículos para el transportes de tropas; y don Carlos supo sacar de ello una prestigiosa campaña publicitaria para su empresa cuyos ecos resonaron en Madrid.

Las Provincias. Diario de Valencia. 2 de enero 1931: El general jefe del Estado Mayor, señor Sánchez Mármol, ha dado cuenta al capitán general de haberse recibido el siguiente oficio, que dice: Empresa Díe Zechini. Transportes mecánicos. Orihuela.

El ilustrísimo señor ingeniero jefe de Obras Públicas de esta provincia, en oficio número 412, del 23 del actual, me invita a que formule nota de gastos ocasionados con la requisa de varios ómnibus de mi propiedad, ordenada por esa autoridad y otras de la provincia, en la pasada huelga, y me complazco en comunicar a V. E. que los servicios por mí prestados con mis ómnibus están espléndidamente pagados, considerándome completamente cobrado con la satisfacción que me ha producido el haber prestado un servicio— aunque pequeño e insignificante— a mi querida Patria, y haber ayudado en lo que ha estado a mi alcance al restablecimiento del orden público, momentáneamente alterado por los enemigos de España.

Ruego a V. E. que, a los efectos oportunos, considere saldada la cuenta de los servicios por mí prestados a que antes aludo. Dios guarde a V. E. muchos años. Orihuela 24 de diciembre de 1930. Carlos Díe y Zechini. Excelentísimo señor general gobernador militar de Alicante. El capitán general ha visto con agrado el proceder de esta empresa y le ha felicitado.

El Debate. Madrid. 19 de marzo 1931: Conducta ejemplar. Hemos dicho ya anteriormente que la opinión sensata y conservadora de Alicante permaneció estos días como aletargada. Mas no faltaron algunos rasgos de nobleza ciudadana y de valentía de espíritu que han dejado un recuerdo perdurable.

Al par que, en Alicante, como después veremos, se desarrollaba la huelga revolucionaria en los pueblos de la provincia, en algunos de ellos con más estridencias y más luctuosos caracteres que en la capital.

Para el traslado necesario de fuerzas, el gobernador militar requirió a varias empresas de autobuses. Primeramente se dirigió a la del señor Díe Zechini, rogándole que pusiera a su disposición dos ómnibus. El empresario contestó gallardamente que todo, su casa, su familia y sus negocios estaban a las órdenes de la Patria y del Rey. Y puso sus coches a disposición de la autoridad militar.

Al renacer la normalidad, finalizados los sucesos, el general Cano preguntó de oficio a la empresa cuáles eran los honorarios por el servicio prestado. — Considero — contestó el señor Díe Zechini — que no he hecho más que un pequeño servicio a mi Patria y a la causa del orden. Y eso, ni vale dinero ni por dinero puede cambiarse.

Carlos Díe Zechini era muy popular. Un empresario moderno capaz de respetar el primero de mayo; y que poco antes de proclamarse la II República, seguía abriendo oficinas y ampliando líneas.

El Luchador. Alicante. 28 de enero 1931: Con motivo de la inauguración de la nueva oficina, en la Central de Orihuela de la empresa Díe-Zechini, mañana noche e invitados por el jefe don Carlos Díe Zechini, se reunirán en fraternal banquete todos los empleados de dicha empresa.

El Tiempo. Murcia. 30 de abril 1932: EL PRIMERO DE MAYO. El gobernador recibió ayer la visita de la empresa Díe Zechini, que le anunció que el Primero de Mayo y por acuerdo del Gremio de Transportes no circularán los autos de servicio público entre Murcia y Orihuela.

En mayo de 1932 estalló una protesta en el servicio de automóviles por la subida de precios del carburante y el aumento de los impuestos. Grupos de mecánicos y de conductores increparon a los vehículos particulares; y los piquetes volcaron en Elche un camión de «La Albate­rense». Para sortear esta huelga, declarada ilegal por el Gobierno, «Díe-Zechini» montó en sus vehículos de línea a una pareja de la Guardia Civil.

En 1933 acudió de nuevo a la asamblea del transporte mecánico por carretera en Madrid. Esta carta, redactada en 1934, nos da una idea de su profesionalidad y de sus conocimientos en el ramo de los vehículos automóviles.

Las Provincias. Diario de Valencia. 19 de julio 1934: Elogio a los motores de aceites pesados OTTO-DEUTZ. COPIA DE LA CARTA QUE CON FECHA 7 JULIO 1934 NOS ESCRIBE DON CARLOS DÍE Y ZECHINI, DE ORIHUELA.

Sres. CITI (Colón, 36). Valencia. Muy señores míos: Al llegar a un recorrido muy superior a kilómetros 100.000, con cada uno de los dos motores OTTO-DEUTZ, tipo FM de 55 HP., que tengo instalados en mis ómnibus HISPANOSUIZA, creo un deber el comunicarlo a ustedes, con el testimonio de mi completa satisfacción por los resultados obtenidos.

Durante el tiempo en que funcionan estos motores, lo han hecho con regularidad absoluta, sin averías de ninguna clase y con un consumo tan reducido de combustible que es preciso verlo para poderlo creer. Cubren los 214 kilómetros de recorrido diario, cada vehículo, con un gasto de combustible de 12,80 pesetas, o sea 40 litros de GASOIL, sin haber observado el menor aumento, a pesar del tiempo que llevan de servicio.

Lo único que siento es no haber instalado antes estos motores en mis coches y me hubiese economizado muchos miles de pesetas que gasté en gasolina indebidamente, pero de esto no tienen ustedes la culpa, por lo cual sólo felicitaciones les envío. Cuenten con la amistad sincera de s. s. q. e. s. m., CARLOS DÍE Y ZECHINI (Rubricado).

Sólo la guerra pudo detenerlo; pero terminada la contienda, Díe-Zechini tardó menos de un mes en reorganizar sus vehículos y reanudar el servicio de autobuses.

«Cartagena Nueva». Mayo de 1939.

La última noticia que he localizado de su empresa data de diciembre de 1943, cuando uno de sus autobuses se accidentó cubriendo la ruta Torrevieja-Cartagena. Algunos pasajeros sufrieron heridas leves a consecuencia de los fragmentos de cristales de las ventanillas; y fueron asistidos en la Casa de Socorro de Cartagena.

Y es que a veces, la aparición en prensa era gratuita; pero en el apartado de sucesos. Os dejo unos cuantos accidentes con vehículos de Díe Zechini en aquellos caminos…

El Día. Alicante. 25 de mayo 1927: Mujer atropellada por un auto. En el kilómetro 24 de la carretera del Pinoso a Archena, el automóvil de servicio público, propiedad de don Carlos Díe, de Orihuela, atropelló a Remedios Carbonell, produciéndola lesiones de las que fue asistida por el facultativo don Francisco Verdú Pérez.

El Día. 9 de junio 1927: Coche de viajeros incendiado Orihuela. En la carretera de Murcia se incendió ayer un automóvil de viajeros propiedad de don Carlos Díe. En pocos momentos quedó totalmente destruido. El hecho ocurrió en el sitio denominado «Rincón de Bonanza». Produjo el incendio una explosión del carburador. No ocurrieron desgracias personales, a pesar de que ocupaban el vehículo unas cuarenta personas que tuvieron tiempo para ponerse a salvo.

El Día. Alicante. 19 de enero 1928: Automóvil que vuelca. Varios heridos. Un muerto. Uno de los automóviles de la compañía «Díe-Zechini», que hacen el recorrido de Alicante a Cartagena, volcó cerca de Torrevieja, al chocar contra un carro que se atravesó en la carretera. Fueron extraídos heridos leves Lucio Sánchez Bergueño, interventor del automóvil; don Antonio Pastor, sacerdote de Alicante, y don Francisco Pastor López.

El viajero don Manuel Amorós Soler, sufrió tan graves heridas que falleció a las seis horas, en el Hospital de Torrevieja. El juzgado estuvo en el establecimiento benéfico continuando las diligencias de rigor. De Elche llegaron muchos amigos del finado para asistir al entierro. El señor Díe, gerente de la empresa «Díe-Zechini», dio las órdenes oportunas para que sea atendida la familia del desgraciado viajero fallecido.

El Tiempo. Murcia. 3 de febrero 1928: Atropello. Ayer, un automóvil de servicio público de la empresa Díe-Zechini, arrolló en la Alameda de San Antonio Abad, al vecino de esta ciudad Juan Pernías Bascuñana de 29 años de edad. Fue asistido en el Hospital de la Caridad de una herida contusa en la mano derecha y erosiones en el frontal. Una vez practicada la cura pasó a su domicilio.

Diario de Alicante. 1 de octubre 1931: Accidente. Cuando regresaba de Torrevieja el automóvil de viajeros de la Compañía Díe Zechini, que hace el servicio entre Alicante y aquel pueblo y en lugar conocido por Agua Amarga, volcó dicho vehículo, a consecuencia de un falso viraje, alcanzando a un carro que en aquel momento pasaba por el lugar mencionado. Resultaron heridas, la niña Delfina Mínguez y Antonio Olmos García de 21 años, siendo grave el estado de la primera. Ambos fueron asistidos en la Casa de Socorro de esta capital.

Don Carlos en Los Montesinos.

En este apartado me he limitado a transcribir unos párrafos del libro «De la Marquesa a Los Montesinos» y le he añadido un par de noticias relacionadas.

Es obra de Remedios Muñoz Hernández, editada por el Ayuntamiento de Los Montesinos en 2013. En ella habla de la hacienda de Carlos Díe Zechini y de su influencia en dicha población; donde tiene una calle dedicada. Sólo he querido dejar constancia de la importancia de doña María y de su hijo Carlos en Los Montesinos.

Contaba con casa principal, residencia de don Carlos, edificio que todavía se halla en buen estado de conservación, junto a otras viviendas del administrador de la finca. Además, la superficie estaba parcelada para su cultivo y tenía seis viviendas distribuidas en diversos lugares de la heredad, donde habitaban los colonos que explotaban las tierras en régimen de a medias y terraje.

Carlos Díe se interesó por la modernización agrícola de la zona, prestando las dependencias necesarias para alojar a los obreros que construían el canal de Riegos de Levante, lo que le valió ser la primera persona que regó una parcela de tomates con las aguas que aportó esta obra de ingeniería hidráulica.

Se trataba en principio de productos de secano, transformados paulatinamente en regadío desde la llegada de los primeros aportes hídricos al secano, mediante las infraestructuras realizadas por Riegos de Levante en la Margen Derecha en el primer tercio del siglo XX.

El pueblo. 17 de noviembre 1924: EN LA MARQUESA. El pasado miércoles en la tarde quedó constituida en La Marquesa la comisión organizadora del Sindicato Agrícola Católico, miembro de nuestra Federación de S. A. C. La comisión está formada por D. Carlos Díe en representación de D. Luis Barcala, con otros buenos campesinos cuyos nombres sentimos no recordar.

El principal objeto de este Sindicato es la conversión de aquellos campos en regables. La reunión se celebró en casa del eximio ingeniero Sr. Barcala, presidida por él. Asistieron D. José Serra, D. Carlos Díe, D. Alfonso Rojas, D. Pedro Mª. García Murphy, D. Francisco Ballesteros, D. José García, D. Augusto Pescador, el Consiliario de la Federación y gran número de campesinos que llenaban amplio salón. Se nombró comisión organizadora compuesta del Sr. Díe en representación del Sr. Barcala que había de ausentarse, del Sr. Rojas, del Sr. Martínez y del Sr. García.

Igualmente, introdujo en sus posesiones el cultivo de la ñora, para lo cual contactó con personas expertas de Molina de Segura (Murcia), con el fin de enseñar a los labradores los procesos necesarios en la obtención de este producto.

La finca fue dividida para su venta por el propio don Carlos a mediados del siglo XX y las tierras fueron adquiridas por los mismos colonos, así como por el propio administrador-jefe de la hacienda…

Pinchando la siguiente fotografía se accede a la obra completa en formato digital.

Vivienda principal de la hacienda Lo de Díe. Enlace a la obra «De la Marquesa a Los Montesinos» de Remedios Muñoz Hernández. 2013.

Algunas personas de la localidad todavía recuerdan la conducta generosa del titular de la heredad que acostumbraba a eximir del canon convenido a los terrajeros, en los años de malas cosechas.

Igual proceder se cuenta de María Zechini, madre de Don Carlos, al propiciar la donación de los terrenos para la construcción del conjunto formado por la iglesia, hoy parroquia de Nuestra Señora del Pilar, casa del cura y plaza; lugar donde ahora se ubica el edificio consistorial.

Igualmente, rememoran su actuación benéfica al edificar un cobertizo para albergar a los pobres que transitaban por la zona, en especial a los jornaleros eventuales procedentes de las minas de La Unión (Murcia). Actualmente, una calle con el nombre de Carlos Díe Zechini evoca la presencia que esta familia tuvo en la localidad.

El funeral de doña María, se celebró en la iglesia de los Montesinos.

El pueblo. 11 de abril 1927: En la Iglesia de los Montesinos, se celebró el lunes pasado un solemne funeral por el alma de la Sra. doña María Zechini Veve al que asistió toda la Junta del Sindicato Agrícola Católico de aquel partido, para rendir el último tributo de caridad a la que fue su presidenta Honoraria. Asistió, en representación de la familia, el hijo de la finada D. Carlos Díe. A este y demás familia, reiteramos nuestro sentido pésame.

Actualidad. 20 de junio 1929: Se encuentra pasando unos días en su finca del campo de Montesinos la familia de nuestro amigo don Carlos Díe.

La casa de Díe Zechini en Orihuela.

El chalet de Carlos Díe fue construido en la segunda mitad de la década de 1920 en unos terrenos que don Carlos tenía en la Avenida de la Estación. 

En el verano de 1930, el alcalde Antonio Ruiz Balaguer concedió una larga «conferencia» al redactor de «El Pueblo»; y hablando del proyecto del Paseo de la Estación, destacó el «elegantísimo Chalet de don Carlos Díe», por aquellas fechas, recién construido, como pistoletazo de salida a la urbanización de aquel largo paseo. He transcrito algunos párrafos.

El pueblo. 16 de junio 1930: … Posee Orihuela una entrada por ferrocarril que, al decir de los forasteros, la tienen pocas ciudades mejor. Esa entrada de la estación se va a transformar en un gran paseo.

Paseo de la Estación. Al fondo, la casa de Carlos Díe.

La actual entrada queda destinada a paseo de carruajes. El arroyo del paseo se rebajará un poco de nivel y dándole el firme conveniente, se transformará en una magnífica pista asfaltada. Los andenes de los lados se asfaltarán también o recibirán un piso al estilo del que hay en las Ramblas de Barcelona, suave y fuerte a la vez.

Para el descanso de los paseantes contarán los andenes, con bancos artísticos de azulejos y para que todo el paseo conserve siempre lozanas sus cuatro largas hileras de plátanos, que son su mejor hermosura, se rodeará a éstos de su foso, que adorne y a la vez retenga el agua de riego que tanto necesitan.

Ese paseo, con las edificaciones que cubrirán pronto los terrenos contiguos a las que puede decirse que ha dado ya pauta el elegantísimo Chalet de don Carlos Díe, está llamado a ser el centro de la buena sociedad de Orihuela y el prestigio de nuestra ciudad ante el forastero que llega.

Paseo de la Estación y casa de Carlos Díe. Colección Javier Sánchez Portas.

El señor Díe encargó la redacción del proyecto y la construcción de este chalet al arquitecto de moda en aquellos momentos: Juan Vidal Ramos. Vidal Ramos fue el artífice de obras como: el Mercado Central, la Casa Carbonell, el Palacio de la Diputación Provincial, el Hospital Provincial, la Casa de Socorro, la sede de la Caja de Ahorros, las Casas de Lamaigniere, Bardín, Gomis Iborra, Bergé, etc..

Juan Vidal Ramos

También fue el autor del proyecto vecino de la Graduada núm. 2, el colegio Andrés Manjón en la actualidad. Y lo hizo por encargo de otro miembro de la familia Díe, el famoso «Paco Díe» alcalde de Orihuela durante la Dictadura de Primo de Rivera.

Me contó la archivera de la familia Díe que la planta baja contaba con salón, comedor y cocina. Que en la superior se ubicaban los dormitorios y en la torre la sala de juegos.

En ella vivió don Carlos, con su esposa y sus once hijos. Y que durante la Guerra Civil, mientras comían, un grupo de milicianos armados requisó la casa. Durante aquellos años tuvo diversas utilidades.

Hiladoras de cáñamo o «menas». En la puerta del chalet de Díe Zechini.

Terminada la contienda la vivienda volvió a manos de su propietario. Pero parece ser que el mal estado que presentaba el edificio y los malos recuerdos que la guerra les había dejado, llevaron a Don Carlos a trasladarse a la casa Carbonell, otro proyecto de Juan Vidal Ramos ubicado en la Explanada de España núm. 2 de Alicante.

Escritura de venta de la casa Díe Zechini. Archivo Javier Sánchez Portas. Nota curiosa: Llaman a los Andenes «Avenida de la Victoria», nombre propuesto que nunca llegó al callejero.

El edificio, alquilado por el Ayuntamiento como sanatorio, pasó luego a la familia Zapata. Y acabó demolido por el «progreso». Su parcela, al día de hoy, está ocupado por varios edificios de viviendas.

Casa Carbonell. Explanada de España núm. 2 de Alicante.

Carlos Díe Zechini falleció en Alicante el 6 de abril de 1973 a los 84 años de edad. Su esposa, Josefina Coig, falleció el 20 de abril de 1979 en Torrevieja, con 89 años cumplidos.

Acuarela de Mario Gómez Ramón.

Antonio José Mazón Albarracín. (Ajomalba).

Mi agradecimiento a la archivera de «Reunión familia Díe», a José Manuel Dayas, Javier Sánchez Portas, Remedios Muñoz Hernández y a Mario Gómez por su acuarela.

Recopilación de apuntes sobre la Guardia Civil en Orihuela.

Guardia Civil a mediados del siglo XIX (1855-1857). Autor: William Atkinson.

«Decreto de 13 de mayo de 1844. Normas para la organización de la Guardia Civil. Art. 19: Los Ayuntamientos de los pueblos a que se destinen puestos fijos de la Guardia Civil les proporcionarán casas cuartel en que vivir con sus familias, si las tuviesen, dándoseles por el Estado el correspondiente utensilio».

La Guardia Civil en Orihuela.

Charles Clifford. Vista general de la ciudad de Orihuela en 1862. Colección Javier Sánchez Portas.

Introducción.

En el año 2009 el Ayuntamiento concedió la medalla de oro a la Guardia Civil por 155 años de servicio en Orihuela. En la moción institucional presentada se incluyó el siguiente párrafo para corroborar dicha cifra.

Ayuntamiento de Orihuela. Sesión ordinaria. 29 de Septiembre de 2009: En lo referente a la historia de este Instituto Armado en nuestro municipio, según consta en la documentación anexa, cabe destacar que el 16 de Septiembre 1854 se creó el primer Cuartel de la Guardia Civil de Orihuela bajo el mando del Segundo Capitán de Infantería Don Benito Guindulain y con sede en C/ del Río, nº 10, en la desaparecida CASA DEL PASO.

Diez años después dedicaron a la Guardia Civil una escultura homenaje. Entonces se habló de 175 años de servicio, contando desde la fecha de fundación del cuerpo, en 1844.

Orihuela. 30 de noviembre de 2019. 175 aniversario de la creación de la Guardia Civil.

En este trabajo, especie de borrador abierto, quiero compartir con vosotros todos los datos y documentos que he ido recopilando sobre esta benemérita institución en Orihuela.  

En el ecuador del siglo XIX.

Al iniciarse el año 1852, la Guardia Civil tenía un puesto fijo en cada uno de los municipios que ostentaban la cabeza de un partido judicial; y Orihuela era uno de las catorce de la provincia de Alicante.

La primera mención a la «línea de Orihuela de la Guardia Civil» y a su comandante, la he encontrado en el número 23 de la «Revista de Estudios Históricos de la Guardia Civil».

Data, precisamente, de marzo de ese año 1852; y se trata de la detención de un célebre bandido: Antonio Murillo, «el terror de las Alpujarras».

Los documentos de la época fundacional de la Guardia Civil (I). Fernando Rivas. Revista de Estudios Históricos de la Guardia Civil, número 23. 1979. Portada y uniforme de 1844.

Revista de Estudios Históricos de la Guardia Civil, número 23. 1979. 4º Tercio. El célebre bandido, Antonio Murillo, terror de las provincias de Granada y Almería, ha caído ya al fin en manos de la Guardia Civil y se halla sujeto al fallo de la ley. Viéndose acosado y perseguido sin descanso por la fuerza de dichas provincias, se proveyó de un pasaporte falso fingiéndose comerciante, y acompañado de su querida y de otro cómplice se dirigió al Levante.

Apenas tuvo noticia de ello el activo Comandante en Almería don Mateo Escobar dio conocimiento de su dirección y sus señas al de la provincia de Murcia y al de la línea de Lorca; estos, a su vez, después de tomar las disposiciones conducentes a la captura de dichos reos, participaron aquella noticia, con otros datos importantes, al Comandante de la provincia de Alicante don Manuel Seco, a cuya ciudad iban encaminados.

Viniendo por último a ser sorprendidos y capturados la noche del 27 al 28 del pasado en la posada de San Francisco por el Subteniente don Antonio Martín, los guardias Francisco Cerbero, Jaime Campello y Juan Pastor, auxiliados por los celadores de P. y S. P., habiéndoles ocupado dos caballos y algunos efectos de valor, 596 reales en dinero y un recibo de 1224.

Excusamos encarecer la importancia de este servicio en el que tanta parte han tenido los citados Comandantes Escobar y Seco, el de la provincia de Murcia don Manuel Frexas, el de la línea de Orihuela don Benito Guindulain, y principalmente el Subteniente Martín, quien hizo presos por su mano a los dos citados bandidos.

Reciban por ello nuestro parabién, y estén seguros de que todo el país agradecerá cual se merece el resultado de su actividad y acertadas disposiciones. («Guía», 10-3-1852).  

Pinchando la siguiente imagen se puede descargar la revista completa en Dialnet.

Enlace a la Revista de Estudios Históricos de la Guardia Civil, número 23. 1979. Uniformes de Capitán y guardia de Infantería en 1844. Enlace a revista digital.

En cuanto a su instalación y acuartelamiento inicial, por el momento sólo he podido certificar los primeros pagos del Ayuntamiento a la Guardia Civil, en 1854. Los presenta el Comandante Guindulain; y el primero se corresponde con el mes de agosto (dejaron claro que era la primera vez que lo hacían).

Sesión 5 de octubre 1854: Franquicia Guardia Civil correspondiente al mes de agosto último, presentada por el Sr. Comandante de la misma Don Benito Guindulain, y que importa cincuenta y seis reales de vellón; y careciendo la Corporación de antecedentes, se acordó: que el presente secretario reúna los que hallare sobre el particular, e informe para la sesión inmediata.  

Archivo Municipal de Orihuela. Libro de actas de 1854-1855.

En el libro de actas de 1854-1855 aparecen diversos pagos a la Guardia Civil: en las sesiones de 5 de octubre, 3 de noviembre y 4 de diciembre de 1854; y en la del 31 de diciembre de 1855. Trascribo otra.

Sesión 3 de noviembre 1854: Se vieron las cuentas de franquicias presentadas por el Comandante de la Guardia Civil de esta ciudad en la que se comprenden los meses de septiembre y octubre últimos, ascendentes el primero a la cantidad de cincuenta y seis reales y el segundo de sesenta y ocho; y se acordó expedir libramiento contra los fondos de Propios de ciento veinte y cuatro reales a que ascienden dichos meses, con lo que queda pagada la citada franquicia.

Guardia civil. Tercios, provincias y puntos en 1858 (4º tercio). Instituto Nacional de Estadística.

Benito Guindulain Calcina.

Sobre el Comandante Guindulain, miembro fundador del cuerpo y primer Jefe de Orihuela, he conseguido los siguiente datos:

Constituida la Guardia Civil por el duque de Ahumada en abril de 1844, en el número del «Boletín del Ejército» de diciembre de aquel mismo año figura el teniente Benito Guindulain con antigüedad en el Ejército del 31 de octubre de 1837. Y en el de abril de 1845, con el grado de capitán.

Biblioteca Nacional de España.

Según consta en la «Gaceta de Madrid» de 4 de octubre de 1856, en el capítulo de recompensas figura la «significación a Estado para la cruz de Isabel la Católica, libre de gastos», para  el Teniente Coronel graduado, primer Capitán, don Benito Guindulain Calcina.

Por la siguiente noticia del año 1857 sabemos que Benito Guindulain (aunque presenta una errata en el segundo apellido) había ascendido y prestaba sus servicios en la provincia de Córdoba.

La Época. 3 de febrero 1857: En la provincia de Córdoba, donde es comandante el teniente coronel graduado de infantería, primer capitán don Benito Guindulain y Calino, los comandantes de línea se hallan situados en Villa del Río, La Carlota, Montilla, Baena, Lucena, Puente Genil, Fuente Ovejuna y Pozo Blanco. La fuerza es de 237 hombres de infantería y 71 de caballería.

Cartilla de la Guardia Civil del año 1846. Biblioteca del Museo del Ejército.

Primeros años.

Este apartado es un extracto, a modo de muestra, de algunas noticias relacionadas con el destacamento local de la Guardia Civil en sus primeros veinticinco años de existencia, cuando Orihuela no disponía de prensa local.

La primera es de mayo de 1858. El agente de una compañía de comercio denunció la sustracción de cinco mil duros (toda una fortuna) en el camino de Murcia.

La España. 26 de mayo 1858: El agente de una compañía de comercio que conducía cinco mil duros pertenecientes a la misma, se presentó últimamente al jefe de la Guardia civil de Orihuela manifestándole que le habían robado aquella cantidad en el camino de Murcia. La Guardia civil ha averiguado que el mismo agente era el ladrón, y ha puesto a disposición de los tribunales al autor de tan inicuo abuso de confianza.

Desmantelamiento de una fábrica de pólvora, detención de un asesino, de un arriero ladrón…

Diario de Córdoba. 1 de septiembre 1858: El Jefe de la Guardia civil de Orihuela descubrió el 22 una fábrica de pólvora de contrabando, apoderándose de todos los útiles, y prendiendo a un individuo que estaba en ella.

El Reino. 25 de marzo 1861: Ha sido capturado y puesto a disposición del juzgado de primera instancia, por la Guardia civil de Orihuela, Antonio Córdoba y Martínez, presunto reo de asesinato cometido en la persona de Juan Molina, vecino de aquella ciudad.

El Reino. 22 de noviembre 1861: La Guardia civil de Orihuela aprehendió hace tres días a un arriero de Callosa, que habiéndose ajustado con un pasajero para conducirlo en sus caballerías de un punto a otro, logró embriagarle hasta el punto de reducirlo a un estado de inacción completa, en cuya situación lo abandonó en medio del campo, donde pasó la noche, robándole seis onzas de oro y alguna plata que llevaba en los bolsillos. Todo el dinero robado, con el autor del delito, se encuentra ya a disposición del tribunal competente.

Para cerrar este apartado, un curioso documento de 1876 en el que se entregaba oficialmente el monte de Hurchillo a la custodia de la Guardia Civil.

Archivo Municipal de Orihuela. Acta de entrega al Cuerpo de la Guardia Civil del Monte denominado de Hurchillo. 25 de octubre de 1876. Mi agradecimiento a Jesús García Molina.

Acta de entrega al Cuerpo de la Guardia Civil del Monte denominado de Hurchillo, propio del Estado y enclavado en este término municipal. En la Ciudad de Orihuela, a veinticinco de Octubre de mil ochocientos setenta y seis, siendo las diez de su mañana, hora previamente designada:

El Señor D. Francisco Galiano Mira, Regidor del Ayuntamiento de la misma, como Delegado del Señor Alcalde primero, asociado de los testigos D. Jaime Están Maciá y D. Monserrate Abad, mayores de edad, de esta vecindad; y D. Antonio Rubio Navarro, Sargento Comandante del Puesto de Guardia Civil de esta Ciudad, con asistencia de mí, el infrascrito  Secretario:

Se constituyeron en el Monte denominado de Hurchillo, propio del Estado, sito en esta jurisdicción; a objeto de hacer formal entrega del mismo a dicho Cuerpo de la Guardia Civil, para que se encargue de su custodia, según está prevenido en vigentes disposiciones.

Al efecto, se recorrió en todas direcciones el expresado Monte, cuya superficie mide quinientas catorce hectáreas, y sólo produce algunos tomillos y pastos; no conteniendo dentro de él edificio alguno que reseñar, por cuya razón se suprime, por innecesaria, la formación de inventarios.

Con lo que, y habiéndose hecho cargo de dicho Monte el antes nombrado Sargento de la Guardia Civil, se dio por terminado el acto; y en fe de ello firma la presente con los Señores concurrentes, de que certifico. (Rubricado por todos los anteriormente nombrados, más Francisco Moreno).

Mediante una Real Orden de fecha 7 de junio de ese mismo año, habían asumido el servicio de policía rural y la protección de los montes públicos. Luego llegaría el SEPRONA.

Guardia Civil. Escuadrón de Caballería. Acuarela Mario Gómez Ramón.

La primera casa cuartel en la prensa oriolana.

En el último cuarto del siglo XIX Orihuela ya disponía de prensa local. Las primeras noticias que he localizado mencionan la «casa del paso» como casa cuartel en la que se emplazaban las oficinas militares y la caja de reclutas; pero sin mencionar a la Guardia Civil.

El Oriolano. 10 de diciembre 1885: La caja de reclutas de esta zona militar ha quedado establecida en la calle del Río, en el edificio denominado Casa del Paso. El jefe de la misma, señor Pérez Cabrero, y el capitán, señor García Hostench, se ocupan activamente de los trabajos preliminares del sorteo que ha de verificarse el presente mes de los mozos del actual reemplazo.

El diario de Orihuela. 1 de octubre 1886: Por bando de la Alcaldía se hace saber a todos los reclutas afectos a los batallones de Reserva y Depósito por exceptuados, haber extinguido su obligación activa o encontrarse con licencia temporal, que deberán de presentarse a sus respectivos Jefes para pasar la revista anual del 1.° al 15 del próximo Octubre en el Cuartel «Casa del Paso» de esta Ciudad.

El diario de Orihuela. 4 de abril 1887: Estando dispuesto por R. O. de 9 de Febrero del presente año se procede al licenciamiento de los individuos del reemplazo de 1879, desde luego pueden presentarse estos, en la casa-cuartel titulada del Paso, de 9 de la mañana a una de la tarde, los días no feriados para recoger sus licencias y alcances el que los tuviere.

El diario de Orihuela. 18 mayo 1887: AYUNTAMIENTO. Sesión de hoy 18 de Mayo de 1887. Bajo la presidencia del Sr. López García. Dos comunicaciones; una de despedida del Ilmo. Sr. Obispo de la Diócesis y otra del coronel de esta zona militar manifestando el mal estado en que se halla la casa cuartel «Casa del Paso» en donde se hallan instaladas las oficinas militares y pidiendo el nombramiento de una comisión del Municipio que unida a otra militar estudie la forma de que se efectúen en el referido edificio algunas obras de reparación, determinando en caso de no poder llevarse a cabo tales obras la traslación a otro punto, de las citadas oficinas.

El diario de Orihuela. 27 de mayo 1887: Se da cuenta seguidamente de una comunicación del coronel de la zona participando haber nombrado a los Sres. Egea, Nicolás y Bonafós para que en unión de la comisión elegida por el Ayuntamiento pase a estudiar con el maestro de obras municipal los reparos que hayan de hacerse en la casa-cuartel donde se hallan instaladas las oficinas militares.

«Casa del Paso». Colección Javier Sánchez Portas.

Me parece extraño que al hablar del mal estado de la «casa del paso» no mencionen a la Guardia Civil. Tenemos también el pago del alquiler de la «casa cuartel de la Guardia Civil» por parte del Ayuntamiento de Orihuela, en mayo de 1886, pero sin especificar la «casa del paso».

El Oriolano. 6 de mayo 1886: Ayuntamiento. Sesión del 6 de mayo. Se dio cuenta y aprobó un recibo de alquiler de la casa cuartel de la Guardia Civil.

He recurrido a un anuncio de vinos, publicado en 1887, para certificar su ubicación en el entorno de la Plaza de la Fruta.

El diario de Orihuela. 13 de septiembre 1887: Vinos manchegos. En la Plaza de la Fruta se venden a 15, 16, 17 y 18 reales cántaro y también por la menuda. No equivocarse, junto a la casa cuartel de la Guardia Civil.

Y he encontrado también esta noticia de ese mismo año, en la que se menciona «la antigua casa cuartel de guardia civil en la calle del Río» como si ya no estuvieran ahí. De hecho, los de la «Unión Agrícola» la habían inspeccionando para una posible instalación.

El diario de Orihuela. 14 de noviembre 1887: Parece que la sociedad Unión Agrícola trata de trasladarse a otro local. Una comisión de la misma estuvo días pasados a inspeccionar la antigua casa-cuartel de guardia civil en la calle del Río, sin hallar en la misma la capacidad y distribución de departamentos que necesita la corporación.

No sé dónde se alojaba la Guardia Civil a finales de 1887; pero donde quiera que estuviesen, el estado ruinoso del edificio aconsejó mudar su casa cuartel; y en abril de 1888 pensaron en la calle de Santiago. Tampoco se menciona el emplazamiento concreto; pero sospecho que pretendían meterlos en el edificio de «la Misericordia».

El diario de Orihuela. 30 de abril 1888: Parece que por amenazar ruina el edificio que es actualmente cuartel de la guardia civil se trasladará ésta en breve a la calle de Santiago.

La Misericordia. Colección Javier Sánchez Portas.

Éxodo de la benemérita (1888-1894).

A finales de 1888 los trasladaron a la calle de San Agustín. Y aunque tampoco concretaron mucho, en este caso sólo pudieron alojarlos en el palacio del duque de Tamames, situado en dicha calle, esquina con la del Rodeo.

El diario de Orihuela. 5 de octubre 1888: Sesión de ayer 4 de Octubre de 1888. Presidió el Sr. López García. Dentro del despacho ordinario se dio cuenta de un oficio del Comandante de la guardia civil de esta provincia, pidiendo al Ayuntamiento una casa apropiada para cuartel de la benemérita.

Se acordó contestar a dicha comunicación participando que la Corporación municipal se había adelantado a los deseos del Comandante alquilando para casa-cuartel, una de la calle de San Agustín, donde se ha instalado recientemente la fuerza; que reúne, y así es en efecto, todas las condiciones de seguridad y capacidad necesarias.

Esta casa reunía «mejores comodidades que en la que estaban anteriormente»; o al menos eso afirmaba la Corporación municipal en la sesión del día 3 de enero de 1889, bajo la presidencia del señor López García.

La crónica. 3 de enero 1889: AYUNTAMIENTO. Después de leída como de costumbre y aprobada el acta de la anterior, fue enterada la Corporación de un oficio en que el capitán de la guardia civil solicita otra vez de ésta, le proporcione una casa para quedar establecida la fuerza del citado cuerpo, amonestando a la corporación de que tiene poco interés por proporcionarle local.

El Ayuntamiento acordó dirigir una comunicación a la Comandancia en contestación al citado oficio diciendo que, ésta se encuentra establecida en una casa que reúne mejores comodidades que en la que estaban anteriormente.

No especificaron el motivo; pero en pocos meses desalojaron de nuevo a la Guardia Civil.

El diario de Orihuela. 27 de junio 1889: La guardia civil de esta ciudad, ha desalojado por orden superior, la casa-cuartel de la calle de San Agustín, habiendo sido alojados interinamente en el edificio de la Caridad.

Tan sólo dos semanas después se publicaba un anuncio poniendo en venta el edificio del duque de Tamames; con lo que queda demostrada mi teoría.

El diario de Orihuela. 9 de julio 1889: A voluntad de su dueño se vende una casa de habitación situada en la calle de San Agustín de esta ciudad, marcada con el número 16 de policía, con puerta también a la calle del Rodeo, mide una superficie de 576 metros y se compone de tres pisos, conteniendo en la planta baja, cochera, cuadras, patios, tinajero para aceite y otros varios departamentos; y se halla libre de todo censo o gravamen.

D. Francisco Moreno, apoderado del Excmo. Sr. Duque de Tamames, dueño de esta casa, dará cuantas noticias, respecto a precio y demás que sean necesarias y recibirá proposiciones hasta el día 31 del presente mes de Julio.

José Mesía del Barco y Gayoso de los Cobos, cuarto duque de Tamames, fallecido en 1917. Propietario del Palacio que albergó posteriormente las «Bodegas Payá». Fotografías de Manuel Rogel Payá (DEP).

De la calle de San Agustín pasaron al más ruinoso de los edificios en aquella época, el de «la Caridad».

El orcelitano. 29 de junio 1889: Otro de los hechos acaecidos en la pasada semana y que han merecido llamar la atención del público, ha sido la precipitación en que, en la noche del martes se trasladó la fuerza de la guardia civil al edificio de la Caridad; sitio en que no puede estar más que provisionalmente, atendiendo a lo destrozado en que se halla el edificio, pues necesita grandes reparaciones y han de ser del momento; de lo contrario si no se atiende cual es debido a su inmediata reforma, su ruina en un plazo breve es inevitable.

La guardia civil no puede por el estado ruinoso del edificio permanecer mucho tiempo en él, de modo que es de precisión se proporcione una casa buena para que pueda instalarse, siquiera sea con alguna holgura.

No se demore tan importante servicio por que pudiera ser causa de que por negligencia de quien tiene el ineludible deber en proporcionar estos medios, nos trasladarán al Capitán a otro punto, perjudicándonos como sucedió con el cantón de carabineros, que Orihuela perdió por no haber proporcionado una casa-cuartel en buenas condiciones. No se descuide quien debe practicar este servicio y búsquese un local a propósito para la instalación de la Guardia-Civil.

Claustro Hospital de la Caridad. Archivo Antonio Luis Galiano Pérez

Una comisión municipal se comprometió de nuevo a buscarles un sitio adecuado; y comenzaron a filtrarse posibles ubicaciones. La amenaza de traslado a Novelda era inminente. Si querían conservar la Capitanía en Orihuela, debían darse prisa.

El diario de Orihuela. 2 de julio 1889: Se están haciendo activas gestiones a fin de instalar la guardia civil en un edificio apropiado para el caso; y según nuestras noticias, ha fijado su atención la comisión encargada de buscar local, en uno que además de estar situado en buena calle, reúne condiciones tales de capacidad que permitirá establecer también en él las oficinas del batallón de Reserva, quedando aún espacio suficiente para realquilarlo.

El orcelitano. 7 de julio 1889: Dijimos en nuestro número anterior que si pronto en un término breve no se le proporcionaba casa en regulares condiciones a la guardia civil, perderíamos la capitanía en esta población.

Hoy mejor informados cúmplenos llamar la atención del ayuntamiento para poner en conocimiento de los Sres. Concejales, que si en un término perentorio, o sea de diez días no hay ya preparada una casa-cuartel en regulares condiciones, la capitanía será trasladada a Novelda. Esperamos se nos conteste.

No dejamos de comprender que la dirección general de Infantería concede poca dotación para el alquiler de la casa cuartel, pero comprendemos también que ahora no es oportuno que nos entretengamos a pensar en esto. Lo que hay que procurar es, por que no desaparezca la Capitanía.

Y encontraron en un sitio céntrico; el espacioso local de una posada recientemente rehabilitada en la calle Calderón de la Barca.

El orcelitano. 28 de julio 1889: Según nuestras noticias parece que la nueva junta de la sociedad cooperativa, accede a que se traslade al edificio de su pertenencia de la calle de Calderón la casa cuartel de la guardia civil.

Celebramos que por fin haya encontrado nuestro ayuntamiento el medio para salir del atolladero en que la cuestión le tenía; y que de este modo, no pierda Orihuela la cabeza de compañía que por su importancia le corresponde. Nuestros plácemes a la junta antes citada por su patriótico proceder en este asunto.  

Para saber de qué cooperativa hablaban, permitidme salir un poco del tema y remontarme al año 1886; cuando la sociedad cooperativa «El porvenir» adquirió una posada construida en los terrenos del antiguo matadero.

La Sociedad Coperativa «El Progreso» y la Posada del Carmen.

Calle Calderón de la Barca a principios del siglo XX. Colección Javier Sánchez Portas.

El Oriolano. 5 de junio 1886: Ayer se recibieron en la alcaldía los estatutos y bases para la formación de la sociedad cooperativa El Porvenir para que se llenen algunos requisitos indispensables de la constitución de la misma que debe hacerse por escritura pública y acta notarial, documentos que deben publicarse previamente en la Gaceta.

La sociedad cooperativa ha adquirido por compra la posada de Calderón de la Barca para establecerse, nombrando presidente honorario al Ilmo. Sr. D. Manuel Roca de Togores y efectivo a D. Vicente López Durana. Los demás individuos de la junta directiva son industriales de los diferentes gremios.

El diario de Orihuela. 5 de agosto 1886: Ayer comenzaron las obras de la posada de la calle de Calderón de la Barca, donde ha de quedar instalada la Sociedad Cooperativa. En dichas obras están ocupados todos los albañiles sin trabajo que son individuos de aquella Sociedad.

Las obras consistían principalmente en agregar un piso al edificio de la «Posada del Carmen». De esta forma podrían usar el principal como posada, el segundo piso para oficinas, y la planta baja como almacenes y cuadras.

La crónica. 12 de agosto 1886: Han empezado las obras de reparación de la posada del Carmen, cuyo edificio ha adquirido hace poco la sociedad cooperativa «El Porvenir».

En la planta baja de dicho edificio van a establecerse los almacenes para la venta de comestibles; las habitaciones del primer piso se dejarán para posada y el segundo piso se dedica para otras dependencias de la sociedad entre las que figurará un elegante salón en el que se celebrarán las sesiones. Esta sociedad cooperativa, instituida bajo los mejores auspicios, cuenta ya con un considerable número de socios, y promete ser dentro de poco, igual, por lo menos, a las mejores de su clase.

Una vez terminadas la obras, ofrecieron la posada en arriendo.

El diario de Orihuela. 19 de noviembre 1886: Hasta el domingo próximo se admiten proposiciones para el arriendo de la posada situada en la calle de Calderón en los bajos del edificio de la «Sociedad Cooperativa». Los pretendientes podrán pasar por las oficinas de dicha sociedad donde estarán de manifiesto las condiciones del arriendo.

El diario de Orihuela. 23 de noviembre 1886: ARRIENDO. Se hace de la posada de «La Sociedad Cooperativa». El pliego de condiciones estará expuesto todos los días, de una a tres de la tarde en el domicilio de Francisco Onofre, Veterinario, calle de Calderón, número 20.

En diciembre de ese mismo año se hablaba del arriendo de la posada por parte de Domingo Monllol, alias «Pato», quien se proponía montar un buen hospedaje.

En el verano de 1887, tras varios enfrentamientos en la junta directiva, se rumoreó que pretendían vender la posada para construir una plaza de toros; noticia que fue desmentida inmediatamente en aquel momento; pero que siguió circulando en prensa.

Los resultados económicos no fueron los esperados «dado el poco acierto de la administración seguida en el primer año de vida de la sociedad» y los socios no se ponían de acuerdo ni con las cuentas ni con los objetivos.

En la primavera de 1888, bajo la presidencia de López Durana, volvieron a poner a la venta la posada; esta vez con la intención de comprar el viejo coliseo de la Corredera, reformarlo y ponerlo en marcha como moderno teatro. En mayo de ese mismo año, sin vender la posada, firmaron la escritura del teatro por 8.000 pesetas y empezaron a programar funciones.

El diario de Orihuela. 22 de junio 1888: En la próxima semana se abrirá un abono por cinco funciones que dará en nuestro Teatro la compañía de zarzuela de que forman parte las aplaudidas primeras tiples Sras. Wilians y Pizarro. En dichas funciones se pondrán en escena dos obras serias y tres cómicas, contándose entre estas últimas «La Gran Vía» y «Cadzi».

El hecho de la adquisición del Teatro por la Sociedad cooperativa unido a otras razones de índole diversa, nos hacen recomendar el abono a las personas amantes del arte y de Orihuela en la seguridad de que seremos atendidos. Sería una gran desgracia para la población que este nuevo intento resultara un nuevo fracaso. No lo esperamos.

Pero no debió resultar muy rentable. En noviembre, el secretario Vicente Esquer, puso en arriendo el teatro; y en diciembre la Posada por quedar vacante.

A primeros de 1889 la sociedad tenía «perturbaciones en su caja» y se rumoreó la venta del edificio de la calle Calderón para instalar una casa-pensión para seminaristas pobres. Y en marzo pretendían vender también el teatro. Pasaban por malos momento y se llegó a anunciar la posible descomposición de la sociedad cooperativa.

Pero lograron renovar buena parte de la junta directiva, incluyendo en ella a personajes tan influyentes como Pedro Ramón Mesples. Y se obró el milagro: la cooperativa consiguió un buen alquiler por la posada de la Calle Calderón; un dinero seguro costeado por el Ayuntamiento. Esta operación de pura supervivencia para ambos organismos se presentó ante los oriolanos como un «acto patriótico».

El orcelitano. 28 de julio 1889: Según nuestras noticias, parece que la nueva junta de la sociedad cooperativa accede a que se traslade al edificio de su pertenencia de la calle de Calderón, la casa cuartel de la guardia civil.

Celebramos que por fin haya encontrado nuestro ayuntamiento medio para salir del atolladero en que la cuestión le tenía y que, de este modo, no pierda Orihuela la cabeza de compañía que por su importancia le corresponde. Nuestros plácemes a la junta antes citada por su patriótico proceder en este asunto.

Calle Calderón de la Barca a principios del siglo XX. Colección Javier Sánchez Portas.

Decidido el emplazamiento, la prensa siguió presionando para acelerar las obras de adaptación. Y éstas duraron varios meses.

El orcelitano. 11 de agosto 1889: Hace algún tiempo recibimos la noticia y así la dimos al público, de que la nueva junta de la «Sociedad Cooperativa» cedía el edificio de su pertenencia para casa-cuartel de la Guardia-Civil.

Pero no hemos notado hasta ahora el menor indicio que demuestre se están ni siquiera haciendo las obras que para el traslado del cuerpo que nos ocupa son necesarias. ¿Qué ocurre sobre esto? ¿Acaso se aguarda a que pierda la paciencia el capitán de la benemérita y nos deje como el gallo de Morón?

El Ayuntamiento aceptó «ligeras variantes» solicitadas por el presidente de la «Sociedad Cooperativa el Porvenir» en las condiciones para el alquiler.

El diario de Orihuela. 14 de septiembre 1889: AYUNTAMIENTO. Sesión del día 12 de Septiembre de 1889. Bajo la presidencia del Sr. López García. Se dio cuenta de una comunicación presentada por el presidente de la Sociedad Cooperativa, introduciendo ligeras variantes en las condiciones del contrato de adquisición de la casa-cuartel de la guardia civil y fuerzas del batallón Reserva de esta ciudad, y el Ayuntamiento acordó aceptarlas.

El diario de Orihuela. 26 de octubre 1889: Según nuestras noticias, para el primero del próximo noviembre, se instalará en el edificio de La Cooperativa, el cuerpo de la guardia civil y las oficinas y cuartel del batallón Reserva de esta ciudad.

Y se redactó el siguiente contrato:

La Comisión que suscribe, nombrada por el Excmo. Ayuntamiento en la Sesión celebrada el día 22 del corriente con el objeto de proporcionar un edificio capaz para colocar en él las fuerzas que componen el puesto de la Guardia Civil de esta ciudad y el personal del Regimiento de Reserva de Orihuela, número 26, en cumplimiento del encargo recibido, ha gestionado eficazmente y ha conseguido encontrar un edificio que, propiedad de la Sociedad Cooperativa de obreros, existe en la Calle de Calderón de la Barca.

El mencionado edificio se compone de entresuelo, piso principal y segundo, y, además una anchurosa planta baja con gran patio y cuadras. 1ª. El tiempo de arriendo durará todo el que tenga de residencia la cabeza de la Compañía de la Guardia Civil en esta Ciudad y el Batallón Reserva de la misma.

2º. El Ayuntamiento pagará de alquiler 160 pesetas mensuales en esta forma: 75 pesetas consignadas en su presupuesto, y que sirven en la actualidad para el pago de la casa que hoy ocupa el Batallón de Reserva de Orihuela. 20 pesetas que tiene en la actualidad, también consignadas en su presupuesto, como subvención al alquiler de la casa que ocupa el puesto de la Guardia Civil; y el resto, o sean 65 pesetas, lo recibirá la Sociedad Cooperativa en esta forma: diez pesetas mensuales que pagará el Ayuntamiento durante el actual año económico de su capítulo de imprevistos en el presupuesto ordinario del año económico corriente, y 55 directamente de la dirección general de la Guardia Civil por conducto de su Jefe en esta Ciudad.

El Ayuntamiento será responsable siempre de la cantidad que deje de percibir la sociedad cooperativa en concepto de alquiler durante el tiempo que tenga el edificio la fuerza del cuerpo que se trata.

3ª. A contar desde el día primero de Julio del año próximo 1890, y durante el tiempo que dure este contrato, el Ayuntamiento aumentará con quince pesetas mensuales el alquiler del edificio.

4ª. Todas las obras que sean necesarias hasta la instalación de las expresadas fuerzas militares, serán de cuenta del Ayuntamiento, previo presupuesto y dirección de su Maestro de Obras.

Primera y última hoja del contrato de alquiler firmado el 3 de diciembre de 1889. AMO.

5ª. Al terminar este contrato viene obligado el Ayuntamiento a dejar el edificio en el mismo estado que hoy lo recibe, o sea, deshacer las variaciones que hoy introduzca por la comodidad del destino al que hoy se dedica el mencionado edificio.

6ª. El Ayuntamiento recibirá por necesitando los cristales que tenga hoy el establecimiento, y al finalizar el contrato debería dejarlos como los reciba. En el caso de que sea necesario el aumento de cristales será de cuenta del Ayuntamiento su adquisición.

7ª. Si por causa inesperada o por conveniencia de la sociedad cooperativa enajenara ésta el edificio de que se trata, se considerará desde ahora para luego caducado este arriendo; pero será obligación de la sociedad cooperativa conceder al Ayuntamiento cuatro meses de tiempo para que, si lo considera conveniente, se procure nuevo edificio para instalar la fuerza.

8ª. Si la sociedad cooperativa, por cualquier causa que sea, le conviniese enajenar el edificio de su propiedad, el Ayuntamiento no viene obligado a cumplir, en manera alguna, lo que se dice en la segunda parte de la condición 4ª de este contrato.      

Firmado en diciembre de 1889, la casa cuartel de la Guardia Civil y el Batallón de Reserva se trasladaron al céntrico y espacioso local de la calle Calderón de la Barca.

Entre los años 1890 y 1891 he localizado varios pagos al «Tesoro de la Sociedad Cooperativa» por importes que oscilaron entre las 105 y 175 pesetas mensuales en concepto de alquiler de la «casa-cuartel de la guardia civil de esta ciudad».

Instalación en la «Casa del Paso».

En junio de 1891 se había consolidado el emplazamiento; y el alquiler de una casa cercana daba como señas «el callejón frente al Cuartel de la Guardia Civil, en la calle de Calderón de la Barca». En ese mismo año he encontrado noticias de unas reparaciones efectuadas en el edificio de la «Casa del Paso».

El Diario de avisos. 8 de octubre de 1891: No se habla de otra cosa que de las reparaciones hechas en la fachada de la «casa del Paso» que da al callejón de Togores sin haberse ordenado la instalación de los correspondientes tubos de desagüe ni haberse sujetado a plano alguno, toda vez que los trabajos se han proseguido hasta rebajar aquella dejándola en una nevada que también se ha tejado.

Yo no creía que pasara tal infracción en el silencio, dado lo rectos, justos y notables que son los señores de la situación, incapaces de permitir al rico lo que al pobre no se le tolera. Pero ¡ah! inocente de mí, cuán engañado vivía…   

Al año siguiente la ciudad estaba buscando ampliar el alojamiento para soldados y oficinas de reclutamiento. Reorganizados los Cuerpos de Reserva, necesitaban una sede adecuada para el Regimiento de Infantería de Reserva número 26, que llevaría el nombre de Orihuela. Y volvieron a pensar en el «edificio de la Caridad».

El independiente. 25 de enero 1892: Ayuntamiento. Sesión del 23 de enero. El Sr. García Cubero manifestó que puesto que tenemos concedida la zona de reclutamiento y hay algún otro pueblo de la provincia que practica gestiones para arrebatárnosla, sería conveniente que se procediese con urgencia a las obras que reclama el edificio «la Caridad» para estar en condiciones de recibir las nuevas oficinas y servir de alojamiento a los soldados y clases que fuese necesario.

Pero carentes de fondos para emprender obras, como era habitual, volvieron a pensar en desplazar a la Guardia Civil de la calle Calderón para hacer sitio a los soldados. A fin de cuentas, el Ayuntamiento no tenía obligación de dar alojamiento a la benemérita y, según afirmaban, no habían cumplido las condiciones estipuladas.

El Sr. Torres: Como no hay cantidad asignada en el actual presupuesto para esas obras, convendría aguardar para emprenderlas al final de este ejercicio para no castigar demasiado el capítulo de imprevistos.

Todo puede arreglarse sin embargo; puesto que hay un edificio arrendado por el Ayuntamiento para casa-cuartel de la guardia civil y cuartel del batallón Reserva de esta ciudad; y no teniendo el Ayuntamiento obligación de dar casa a la guardia civil puesto que no se han cumplido las condiciones estipuladas al darle aquel alojamiento, puede dedicarse el espacio de la casa en cuestión que ocupa hoy la guardia civil, para oficinas y demás menesteres de la zona con el carácter de provisional mientras se terminan las obras de «la Caridad» que deben ser mejor pensadas y mejor estudiadas.

Una comisión municipal inspeccionó el edificio del Barrio Nuevo.

El independiente. 1 de febrero 1892: La Comisión encargada de estudiar las obras necesarias para el establecimiento en «La Caridad» de las oficinas de Telégrafos y de la zona militar de esta ciudad, estuvo el sábado a hacer una visita al citado edificio con objeto de estudiar sobre el terreno las obras indicadas.

El alcalde se fijó en la «Casa del Paso» como emplazamiento alternativo, con espacio para zona y para la Guardia Civil. El edificio pertenecía por aquellas fechas a José Joaquín Sandoval Melgarejo, terrateniente afincado en la Mancha fallecido en noviembre de 1899.

Pero seguramente trataron con su hijo, el abogado y político domiciliado en Madrid, Alfonso Sandoval, barón de Petrés. Alfonso, nacido en Murcia, había estudiado en el Colegio de Santo Domingo y conservaba algunos amigos de la infancia en Orihuela.

El independiente. 8 de abril 1892: El Sr. Presidente manifestó, que en cumplimiento del encargo que la Excma. Corporación le confió de buscar local para el establecimiento de la zona, había visto el edificio conocido por «la casa del paso» al cual podía también trasladarse la Guardia civil y cuyo dueño (del edificio) había ofrecido hacer las reparaciones que se estimasen oportunas.

Esta vez ocuparían el entresuelo derecha y el piso principal con el compromiso del barón de efectuar las reparaciones necesarias.

El independiente. 13 de mayo 1892: El Sr. Pescetto dio cuenta de las condiciones que presenta el dueño de la casa conocida por «del paso» para ceder al Ayuntamiento todo el piso principal y el entresuelo derecha, para el establecimiento en los mismos del cuadro de reclutamiento y casa cuartel de la Guardia civil. El Ayuntamiento confirmando su acuerdo de la sesión anterior, comisionó al alcalde para que resolviese.

«Casa del Paso». Colección Javier Sánchez Portas.

En ese mismo mes de mayo toma posesión del mando de la Guardia civil del puesto de Orihuela, el teniente Eduardo Candela Moya, sustituyendo al teniente Eduardo Alonso Isla, trasladado a Monóvar. Y la Comandancia de Alicante presentó una oferta pública de alquiler para alojar a su gente.

El independiente. 30 de mayo 1892: La Comandancia de la Guardia civil de Alicante, va a proceder al arriendo de una casa para alojamiento de la fuerza de dicho instituto del puesto de Orihuela, pudiendo presentarse proposiciones el 25 del próximo mes de Junio.

La resolución municipal quedó pendiente para después del verano. La prensa se sorprendía por los efímeros traslados y seguía apostando por dejar de pagar alquileres reparando «la Caridad» como edificio multiservicio en el que cabría hasta el servicio de telégrafos.

El independiente. 7 de septiembre 1892: ECOS LOCALES. El día 29 del presente mes es el designado para la presentación de solicitudes en la casa-cuartel de la guardia civil de los propietarios que entre en su cálculo alquilar alguna casa para que se instale la casa-cuartel de tan benemérito cuerpo.

No sabemos qué sucede con las casas que ocupa la guardia civil que es corta su estancia en cualquiera de aquellas; ignoramos si es que tan benemérito cuerpo se hastía de ocupar algún espacio de tiempo permanecer en una casa, y gusta en variar de domicilio, o los propietarios, si por acaso creen, sufren detrimento las habitaciones en que aquél se halla instalado.

Para evitar que estas mudanzas se sucedan con tanta frecuencia y menuden estas repeticiones, convendría que el Ayuntamiento procurara un sacrificio y dispusiera la reparación del suntuoso edificio de la Caridad, y toda vez que en día no lejano se ha de proceder a su recomposición, porque entendemos que de no verificarse, sobrevendría su ruina, se aumentase algo más la cantidad que se ha de invertir en las obras, preparando al efecto habitaciones proporcionadas para la instalación de la guardia civil, zona y telégrafos, pues todos los cuerpos pueden instalarse con comodidad por permitirlo lo grandioso del edificio, y se evitaría el municipio inconvenientes que a las más de las veces se le presentan, proporcionándoles disgustos que han sido causa de rozamientos por parte de la autoridad civil y militar.

Ya en una época el Ayuntamiento, considerando de beneficio relativo para la población el que todas estas dependencias quedaran instaladas en la Caridad, proyectó llevar a cabo las obras necesarias en el mencionado edificio para realizar su proyecto, pero volvió sobre su acuerdo quedando las cosas como estaban, perjudicándose quizá por esto la población, y debido a esto tal vez quedó suprimida la capitanía de la guardia civil.

Desearíamos se penetrara bien el Ayuntamiento de lo que decimos, y tomando en consideración en cuánto vale nuestra humilde indicación, procurase, atemperándose a los fondos que pueda disponer, se lleve a efecto lo antes posible la reparación de tan magnífico edificio para instalar en él todos los cuerpos que radican en la población, o sea la guardia civil, zona y telégrafos.

El asunto, por motivos que desconozco, quedó paralizado durante dos años. Durante 1893 y 1894, el Ayuntamiento siguió pagando el alquiler de las oficinas del Regimiento Reserva de esta ciudad y la subvención para la casa-cuartel de la Guardia civil. He localizado una noticia que da fe de su permanencia en la calle de Calderón de la Barca.

El independiente. 9 de febrero 1893: Anoche a eso de las 10 y media, y a los gritos de «socorro» que se matan dos hombres «auxilio» dados por una mujer en la esterería de la calle de Calderón, acudieron varios transeúntes, la Guardia civil, cuyo cuartel está enfrente, y el sereno. Cuando lograron que les abriesen la puerta, que estaba ya cerrada, se encontraron con que allí nadie se mataba ni ese era el camino, sino que en una rencilla quiso el marido castigar a la mujer y ésta se encerró dando aquellos gritos para evitar seguramente una tunda.

En sesión de 21 de julio de 1894 la corporación municipal recibió una comunicación del jefe de puesto de la Guardia Civil participándoles «el traslado de acuartelamiento de las fuerzas a su mando».

A finales de ese mismo año se anunciaba en prensa el inminente traslado a la «casa del paso». Y allí permanecería la Guardia Civil más de sesenta años.

La noticia diaria. 23 de octubre 1894: Muy en breve trasladarán su residencia a la Casa del Paso la sección de la guardia civil.

«Casa del Paso».

Desalojada la posada de la calle Calderón, los inmuebles de la sociedad cooperativa «El Porvenir» salieron a subasta al año siguiente.

El Thader. 27 de noviembre 1895: SUBASTA. Habiendo de procederse de aquí al final del presente año a la venta de las fincas «La Posada del Carmen» sita en la calle de Calderón y el «Teatro» calle de la Corredera de esta ciudad, cuyos edificios son propiedad de la Sociedad Cooperativa, se hace presente a los interesados que quieran tomar parte en la subasta de dichas fincas, pueden verificarlo en conjunto o separadamente bajo los tipos de 17.500 pesetas la posada y 7.000 pesetas el teatro, libres para la Sociedad de todo otro gasto.

Guardia Civil en Orihuela a principios del siglo XX.

El 14 tercio desfilando por el paseo de la Castellana, Madrid. «Revista Técnica de la Guardia Civil». Número 14. Octubre de 1918. Biblioteca Nacional.

Hago una pausa en el tema del acuartelamiento para hablar de personajes. Este apartado va de guardias civiles con nombres y apellidos destinados en Orihuela en el primer tercio del siglo XX.

La primera noticia del siglo relativa a nuestro cuartel, es la visita del militar y político Federico Ochando Chumillas, Inspector General de la Guardia Civil entre los años 1901 y 1902.

El oriol. 21 de septiembre 1901: En la tarde del lunes llegó a esta ciudad el ilustre teniente general de nuestro ejército y director de la guardia civil, señor Ochando. En la estación fue recibido por las autoridades militares, judiciales y administrativa, siendo luego cumplimentado por comisiones del ejército y del ayuntamiento y amigos particulares. El miércoles en la mañana y después de haber revistado las fuerzas de la benemérita que existen en esta ciudad, salió el general Ochando en dirección a Murcia.

Antonio Gesteira Fernández (1902)

Antonio Gesteira Fernández había salido de la academia militar de la Coruña como sargento del Batallón de Cazadores Vergara 18, en 1899. Al año siguiente era sargento del regimiento de Infantería de Murcia número 37. A finales de 1901 lo ascendieron a segundo teniente y comenzó el año 1902 como jefe de la línea de Orihuela.

El labrador. 21 de enero 1902: Destino. Ha sido nombrado jefe de esta línea el segundo teniente de la Guardia civil, D. Antonio Gesteira Fernández

Nueve meses después volvió a Galicia.

El labrador. 20 de septiembre 1902: Ha sido trasladado a la segunda compañía en la comandancia de Pontevedra, nuestro querido amigo el joven teniente de la guardia Civil D. Antonio Gesteira y Fernández.

Eduardo Alonso Isla (1903).

Ascendido a sargento primero en 1884, terminó su carrera en Orihuela dos décadas después. Ya mencionamos a Eduardo Alonso como teniente jefe de Orihuela, en 1892; y su traslado a Monóvar. En 1900 prestaba servicio en la Comandancia de Alicante. Supongo que fue el sucesor de Gesteira; pero sólo he encontrado noticias de su marcha a Novelda, ya retirado.

Diario Oficial del Ministerio de Guerra. 22 de agosto 1903: Habiendo cumplido la edad reglamentaria para el retiro el primer teniente de la Guardia Civil don Eduardo Alonso Isla, el Rey (q. D. g.) ha tenido a bien disponer que  cause baja, por fin del mes actual en el cuerpo a que pertenece, y pase a situación de retirado con residencia en Novelda (Alicante).

Unión republicana. 27 de agosto 1903: Nuestro particular amigo D. Eduardo Alonso nos encarga le despidamos de los numerosos suyos a los que les ha sido imposible visitar con este objeto. El Sr. Alonso durante el tiempo que ha permanecido al mando de la fuerza de la Guardia Civil de esta línea ha sabido captarse el aprecio y simpatías de todos, dejando imperecederos recuerdos de su caballerosidad y buen prestigio militar.

Eduardo Aparici Piera (1903-1904).

Trasladado a la provincia de Alicante desde Gerona en 1895 como segundo teniente, Eduardo Aparici prestó servicio en Cocentaina, en 1899; y ese mismo año volvió a Gerona.

Unión republicana. 18 de septiembre 1903: Hemos tenido el gusto de saludar al Sr. D. Eduardo Aparici, amigo nuestro, que ha sido destinado a esta comandancia de la Guardia civil. Sea bien venido.

La comarca. 4 de febrero 1904: Los huertanos están contentísimos; en toda la vega la propiedad se respeta, cada cual va a su negocio y nadie pierde nada. ¿A quién se debe el milagro? Hay que decirlo, dedicándole un aplauso en nombre de un pueblo agradecido.

El nuevo teniente de la guardia civil de esta línea, D. Eduardo Aparici Piera es el que incansable y enérgico, haciendo muchos servicios, personalmente presentándose  en muchos sitios averiguando nombres ofreciéndose a los más temerosos y débiles, así, con su única presencia, ha llevado la tranquilidad a unos, el temor o respeto a otros.

Sin castigar a nadie y sin ruido, ha hecho el milagro. No eran vanos los elogios que del pueblo de Villena, sitio donde anteriormente prestó sus servicios, leímos en muchos periódicos. No eran alabanzas de amigos, eran justicia del pueblo que veía marchar con pena al pundonoroso oficial que tanto honra el uniforme que viste.

Nosotros mismos, sin que siquiera nos hayamos honrado una sola vez en estrechar la mano a tan digno señor, imparcialmente, sin que nos guíe ningún interés particular, hacemos estos justos elogios; pues al hacerlo, nos lleva un egoísmo, sí, el que nos inspira nuestro patriotismo. Parece ser que las versiones que de su traslado teníamos no se confirmarán, cosa que celebramos en el alma.

La Comarca. 6 de febrero 1904: Despedida. El pundonoroso oficial de la guardia civil jefe de esta línea Sr. Aparici y Piera escribe una expresiva y atenta carta a nuestro director Sr. Rogel, notificándole su traslado por orden superior a la línea de Villena.

Mucho sentimos tenga confirmación la noticia que dábamos ayer recogida de rumor público, pues con la marcha del señor Aparici, pierde Orihuela donde tan digno y probo caballero había sabido captarse en el corto tiempo que está entre nosotros las simpatías de todas las personas honradas por su recto proceder en el cumplimiento de su deber y por su trato afable y nobleza de miras. Hoy sale, a ocupar su nuevo destino. Lleve feliz viaje.

A Orihuela llegó desde Villena y a Villena volvió después. En 1906 pertenecía a la Comandancia de Alicante como primer teniente. En 1908 ascendió a capitán y viajó a Ceuta. Pasó por Alcoy. Con el grado de capitán figuró dos años después en la Comandancia de Albacete.

Nuevo Teniente. Ha sido destinado a ésta para el mando de esta línea el teniente de la guardia civil D. Luis Grijalvo Zelaya, en sustitución de D. Eduardo Aparici Piera que marcha a la de Villena.

Luis Grijalvo Zelaya (1904-1905).

Este personaje sí hizo carrera: en 1896 Luis Grijalvo Celaya era segundo teniente de la séptima compañía de la Comandancia de Segovia; y fue trasladado a la novena de Tarragona. En 1904 llegó a Orihuela y se marchó a Madrid en 1905.

El diario. 24 de agosto 1905: Nuestro distinguido y particular amigo el joven teniente de la Guardia civil, jefe de esta línea, D. Luis Grijalvo, ha sido destinado al segundo escuadrón de caballería del 14 tercio (Madrid). La partida del Sr. Grijalvo, ha de ser generalmente sentida en Orihuela, donde tan pundonoroso militar es estimadísimo de todos. Nosotros, lamentamos de todas veras que nos abandone tan querido amigo.

Unión republicana. 3 de septiembre 1905: Para Madrid, donde ha sido trasladado, ha salido nuestro distinguido amigo el teniente de la Guardia Civil D. Luis Grijalbo. Le sustituirá en el mando de esta línea el jefe de la de Novelda, D. Vicente Segovia Izquierdo. Le deseamos al Sr. Grijalbo un feliz viaje y al nuevo teniente le damos nuestra bienvenida.

En la capital recibió la gran cruz de primera clase del mérito militar en 1906. Dos años después ascendió a capitán y lo destinaron a Hellín como jefe de línea. Allí contrajo matrimonio, en octubre de 1909, y fue testigo de su boda, Luis Barcala Cervantes.

Al año siguiente lo destinaron a Navarra por breve plazo y regresó pronto a Hellín. En 1914 capitaneaba la comandancia de Albacete y mantenía contacto con sus amigos de Orihuela.

Mayo de 1934. General de Brigada de la Guardia Civil. Luis Grijalvo Celaya. Biblioteca Nacional.

Premiado por Azaña en 1932, dos años después lo nombraron General de Brigada. Y en la primavera de 1936, a propuesta del Ministro de la Guerra, Alcalá Zamora, le concedieron la Gran Cruz de la Orden de San Hermemegildo.

Vicente Segovia Izquierdo (1905-1912).

Procedente del Ejército llegó a la Guardia Civil en 1898. Segundo teniente en 1900, al año siguiente pasó de la comandancia de Murcia a la de Castellón. Primer teniente en 1903 prestó servicio en Novelda. En 1905 llegó a Orihuela, donde tuvo tiempo de tener varios hijos y hacer buenas amistades.

El diario. 22 de septiembre 1905: Ya se encuentra en Orihuela el nuevo jefe de esta línea, teniente de la Guardia civil D. Vicente Segovia Izquierdo. El Sr. Segovia Izquierdo ha dejado muchas simpatías en Novelda, donde residió últimamente. Nosotros nos apresuramos a saludarle, esperando al mismo tiempo mucho de su celo en pro de este vecindario pacífico y honrado. Sea bienvenido.

El diario. 26 de febrero 1906: Ayer tarde recibió las aguas del Jordán en la parroquia del Salvador, el precioso niño que recientemente dio a luz la respetable esposa del dignísimo jefe de esta línea don Vicente Segovia, primer teniente de la guardia civil…

… Terminado dicho acto, la concurrencia pasó al cuartel de la guardia civil donde tienen su domicilio los padres del recién nacido, siendo expléndidamente obsequiada con un excelente «lunch», que se verificó en medio del mayor entusiasmo y animación, saliendo los asistentes altamente complacidos y satisfechos de las atenciones recibidas de los señores padres y padrinos a quienes reiteramos nuestra enhorabuena.

Carta autógrafa de Vicente Segovia Izquierdo. Archivo Municipal de Orihuela. 1909.

Guardia Civil Provincia de Alicante. Sección Línea de Orihuela. Habiéndose aumentado en un guardia la dotación de fuerza del puesto y existiendo en la casa cuartel del mismo, local suficiente para que pueda alojarse dicho individuo y su familia, pero siendo necesarias algunas pequeñas reparaciones para habilitar dicho local como habitación, espero merecer de su atención, dé las órdenes oportunas para que a la brevedad posible se verifiquen las mencionadas reparaciones por los operarios que tenga a bien designar. Dios guíe a V. S. muchos años. Orihuela, 7 de marzo de 1909. El 1º. Teniente Vicente Segovia Izquierdo. Señor Alcalde Constitucional de esta Ciudad.

La iberia. 10 de mayo 1909: El sábado en la tarde recibió las regeneradoras aguas bautismales, el pequeño hijo del teniente de la guardia civil jefe de esta línea don Vicente Segovia Izquierdo. El acto tuvo lugar en la iglesia de Santas Justa y Rufina. Se puso por nombre al recién nacido, José María y le administró el Sacramento el canónigo de esta Catedral D. Genaro Candela. Enviamos nuestra enhorabuena a los venturosos padres, por tan feliz suceso.

El Eco de Orihuela. 13 de marzo 1911: El bizarro oficial de la Guardia civil D. Vicente Segovia y su distinguida familia han regresado de Barcelona, a cuya capital marcharon a raíz de la semana trágica.

El Eco de Orihuela. 29 de agosto 1911: Servicios de Benemérita. Ha sido detenido por el Sargento Comandante del puesto de la Guardia Civil, Marcelino Pérez, Guardia 2°, Fernando Carrillo, secundando órdenes del Jefe de la línea, D. Vicente Segovia, el sujeto Antonio Pujalte Luna, autor de un hurto de prendas y efectos cometido en las inmediaciones de esta Ciudad y de varios robos de caballerías en la provincia de Murcia.

Por el mismo oficial y Sargento y Guardias Pascual López y Eloy Rodríguez fue rescatada una yegua robada en término de Archena la cual había sido vendida en las inmediaciones de Bigastro. También ha sido rescatada por dicho Oficial y los sargentos Augusto García y Marcelino Pérez y Guardia 2°, Manuel Segura, una mula robada en Ceutí la cual había sido vendida en Albacete. Felicitamos al Sr. Segovia y a los números que sirven a sus órdenes por los buenos servicios que están prestando.

Carta autógrafa de Vicente Segovia Izquierdo. Archivo Municipal de Orihuela. 15 de agosto 1912.

El Eco de Orihuela. 7 de octubre 1912: Diario Oficial del Ministerio de la Guerra número 218, de 27 de Septiembre último. DESTINOS: Por R. O. de 14 del pasado, ha sido destinado al escuadrón de la Comandancia de Murcia, nuestro respetable amigo el primer Teniente de la Guardia Civil de este puesto, don Vicente Segovia Izquierdo.

En 1918 el capitán Vicente Segovia Izquierdo, de la plana mayor de la Comandancia de Córdoba, pasó a la octava compañía de la de Sevilla. En 1929 era comandante segundo. En 1933 ascendió por antigüedad a teniente coronel.

El sargento Eloy Rodríguez Buitrago y Alfredo Urios Llopis.

Eloy Rodríguez Buitrago. Fotografía Darblade (Torrevieja). Mi agradecimiento a Elia Aparicio Ezcurra.

Eloy Rodríguez Buitrago, natural de Minaya, ingresó en la Guardia Civil a finales de 1906 con destino en la comandancia de Barcelona. En 1912 era guardia segundo y estaba destinado en el cuartel de Orihuela.

El Eco de Orihuela. 22 de abril 1912: Servicios de la guardia civil. Por el Sargento Comandante de este puesto Marcelino Pérez Sáez y Guardias 2º Fernando Carrillo Rosique y Eloy Rodríguez Bermúdez, han sido rescatadas un par de vacas que en febrero último fueron robadas en la ciudad de Lorca… Por los Guardias segundos de este puesto, Fernando Carrillo Rosique y D. Pascual López Cartagena han sido detenidos, los sujetos Manuel Juárez Valero y Mariano Norte Hernández autores de disparos de arma de fuego a un vecino de Beniel …

En la «Revista Técnica de la Guardia Civil» de octubre de 1918, lo encontramos ya como sargento, prestando servicio en la provincia de Alicante con derecho a pasar o renunciar a la de Albacete.

En la fotografía viste el uniforme de gala, azul marino con alzacuellos y bocamanga en rojo. El galón que lleva en la manga derecha, por encima del de sargento, es un distintivo de antigüedad que presenta tantas líneas como reenganches, hasta un máximo de tres.

Queda claro que era ya un veterano sargento cuando le hicieron la fotografía en Torrevieja. También muestra la doble insignia del alzacuellos con las iniciales de la Guardia Civil con la corona real incorporadas en 1908.

La Huerta. 10 de junio 1908: En breve se publicará una real orden del ministerio de la Guerra suprimiendo del uniforme de la guardia civil el número de los tercios, que será sustituido por las iniciales, de guardia civil rodeadas por la corona real. 

Eloy Rodríguez se casó con Concepción Urios Ruso, hija de Alfredo Urios, otro Guardia Civil destinado en Orihuela, y de Ramona Ruso.

Alfredo Urios Llopis/López. Mi agradecimiento a Elia Aparicio Ezcurra.

Alfredo Urios Llopis o López era guardia segundo a principios de 1898. Ascendió a cabo en abril de ese mismo año, prestando servicio en la Comandancia de Alicante, de donde era originario.

En marzo de 1911 se había retirado del servicio con la graduación de sargento. Se le concedió el empleo de segundo teniente de la reserva gratuita.

Me cuenta su familia que dejó la Guardia Civil para convertirse en el administrador del Barón de Petrés, el propietario de la «casa del paso», donde estaba el cuartel. Y llegó a formar parte del Ayuntamiento de Orihuela según dice la siguiente noticia (Minaya era el pueblo de su yerno).

Agosto de 1924: Para Minaya (Albacete) D. Alfredo Urios López, exconcejal del Ayuntamiento y oficial retirado de la guardia civil. A todos deseamos grato y feliz veraneo.

Antonio Sánchez Arce (1912-1913).

En el «Diario Oficial» de septiembre de 1911 figura el ascenso a primer teniente de Antonio Sánchez Arce, destinado en la Comandancia de Alicante.

El diario. 12 de noviembre 1912: El día primero de los corrientes se posesionó del mando de la fuerza de la guardia civil de esta línea, el teniente jefe de la misma D. Antonio Sánchez.

El Eco de Orihuela. 21 de diciembre 1912: En la tarde de ayer se verificó el entierro de la malograda señorita Amparo Sánchez Egea, hija del digno Teniente de la Benemérita señor Sánchez Arce. Presidieron los señores Teniente Coronel don Enrique Oliver, Comandante don Salvador Meca, Juez de instrucción don Gregorio León y Alcalde don José Ferrer. Descanse en paz la finada.

Comandancias accidentales (1914).

El Eco de Orihuela. 15 de enero 1914: Hemos oído grandes elogios de la conducta observada por el cabo de la Guardia Civil Comandante del puesto de esta ciudad Alfonso Diana Martínez y el guardia Antonio Conesa que llegaron los primeros a la casa de Doña Dolores Bueno al iniciarse el incendio durante la velada de fuego de artificio.

El Eco de Orihuela. 4 de febrero 1914: Por el Comandante accidental de este puesto de la Guardia civil Antonio Conesa Ferrer y el guardia Fernando Carrillo Rosique, fue detenido el vecino del partido rural de Beniel, Manuel Lidón Rodríguez, por desacato y amenazas al alcalde pedáneo Manuel Sánchez y al sereno Trinitario Villagrasa habiéndosele ocupado un revólver y una pistola del 15.

Antonio Ferragut García (1904-1919).

El cabo Antonio Ferragut García fue muy popular en Orihuela; a donde llegó como guardia segundo en torno a 1904.

La iberia. 1 de julio 1908: El sábado, le fue denunciado a la guarda civil un robo cometido, según parece, por una caravana de gitanos que durante unos días han pernoctado en las inmediaciones de esta ciudad. Los autores del robo han sido capturados por el sargento de la benemérita citada, D. Sebastián Lliteras Riera y el guardia 2º Antonio Ferragut García. Por este nuevo servicio no hemos de escatimar nuestro aplauso a los señores Lliteras y Ferragut.

La Huerta. 2 de julio 1908: El sargento de la guardia civil de este puesto D. Sebastián Lliteras Riera con el guardia Antonio Ferragut García, han prestado un excelente servicio capturando en el vecino pueblo de Bigastro a una caravana de gitanos presuntos autores de un robo cometido en esta ciudad. Aplaudimos sinceramente al sargento Lliteras y al guardia Ferragut por el servicio que han prestado.

El Eco de Orihuela. 29 de diciembre 1909: Ha sido ascendido a cabo el Guardia Civil de este puesto Francisco Ferragut, a quien damos nuestra enhorabuena.

Con el empleo de cabo, ejerció como comandante del puesto.

El Eco de Orihuela. 11 de mayo 1914: En el templo parroquial de Santa  Justa, recibió ayer tarde las regeneradoras aguas del santo bautismo de manos del Pbro. D. Higinio García la hermosa niña que el cinco del actual dio a luz la joven y distinguida esposa de nuestro querido amigo don Antonio Ferragut, comandante de este puerto de la guardia civil.

A la recién nacida se le pusieron los nombres de Francisca Olaya Agustina, siendo apadrinada por los distinguidos jóvenes, D. Antonio Martínez López, de la Unión y Doña Olaya Guillén Pérez, de Alicante. Después de la ceremonia, se sirvió a los invitados un excelente refresco en el domicilio de los señores padres a quienes reiteramos muy sinceramente nuestra enhorabuena.

Al ascender a sargento, en 1919, lo destinaron a Murcia.

Ecos. 29 de junio 1919: Nuestro estimado amigo D. Antonio Ferragut García, celosísimo cabo del puesto de la Guardia Civil, ha sido nombrado sargento, y por esto trasladado a la Comandancia de Murcia. Al desear al probo empleado todo género de suerte en su nuevo cargo, nos congratula que haya sido ascendido al empleo inmediato por sus continuos méritos y excelentes servicios prestados en Orihuela durante 14 años, en cuyo tiempo ha sabido granjearse el afecto y la estimación de todo el vecindario por su ejemplar comportamiento.

Como sargento estuvo destinado en Mula. En el año 1924, en una de sus frecuentes visitas a Orihuela, recibió un sable de honor. Entonces estaba destinado en Alcira. Cinco años después, prestaba servicio en la Comandancia de Alicante.

El pueblo. 29 de diciembre 1924: Aprovechando la estancia en ésta del Suboficial de la Guardia Civil D. Antonio Ferragut, verificose la entrega del sable de honor que la Comisión Permanente ofrecía a tan prestigioso funcionario; en el acto de la entrega hizo uso de la palabra el Sr. Delegado Gubernativo elogiando en elocuentes párrafos la actuación del homenajeado, éste en breves y sinceras frases, agradeció a la representación popular la expresión de simpatía. Por encargo del Sr. Ferragut hacemos constar su agradecimiento a todos, pues anoche marchó a su destino en Alcira.

En 1941 otorgaron la pensión a Isidra Martínez Guillén, viuda del suboficial de la Guardia Civil Antonio Ferragut García; fallecido en 1937 en Alicante.

La «casa del paso». Colección Javier Sánchez Portas.

Albano García Carrión (1924-1930).

El alférez Albano García Carrión fue ascendido a teniente y trasladado de la Comandancia de Murcia a la de Sevilla en marzo de 1921. Tres años después llegaba a Orihuela.

El pueblo. 15 de diciembre 1924: Ha tomado posesión como Jefe de Línea, el Teniente de la Guardia Civil D. Albano García Carrión. Le deseamos grata estancia entre nosotros.

Albano enviudó en febrero de 1927 y se volvió a casar en Orihuela, pocos meses después.

El pueblo. 21 de febrero/ 8 de junio 1927: El pasado día 6 dejó de existir la virtuosa señora Dª. Carolina Gonzáles, esposa del digno Teniente de la Guardia Civil, Comandante de este puesto, D. Albano García Carrión./ Bodas: Para muy en breve está concertado el enlace matrimonial de la agraciada señorita María del Carmen Quirós García con el teniente de la Guardia Civil de este puesto D. Albano Ángel García.

Permaneció en el puesto hasta finales de 1930; y parece ser que se quedó a vivir en Orihuela.

Renacer. 28 de enero 1931: Procedentes de Barcelona y Madrid a donde marcharon en viaje de recreo, han regresado D. Albano García Carrión, Teniente de la Benemérita, Jefe que fue de esta línea y su distinguida esposa.

Ángel Bejarano Díaz (1931).

Sargento de escuadrón del 15° Tercio, fue ascendido a alférez en noviembre de 1930.

Actualidad. 8 de enero 1931: Ha sido nombrado Jefe de Línea del puesto de la Guardia Civil de Orihuela el Alférez de dicho cuerpo don Ángel Bejarano Díaz.

El pueblo. 20 de enero 1931: En la pasada semana tomó posesión de su cargo de Jefe de Línea del puesto de la Guardia Civil de esta Ciudad el Alférez de dicho cuerpo don Ángel Bejarano Díaz, a quien saludamos en su nuevo cargo.

El cuartel en la Dictadura de Primo de Rivera.

«Casa del Paso». Colección Javier Sánchez Portas.

Durante la Dictadura de Primo de Rivera la casa cuartel seguía en la «casa del paso», calle del Río número 12. En 1925 estudiaron la posibilidad de que compartieran sede con el Juzgado Municipal.

Para ello, una vez trasladada la cárcel al camino de Beniel, proyectaron habilitar el antiguo edificio frente a Santa Justa. Tenemos el presupuesto firmado por el maestro Severiano Sánchez Ballesta.

Presupuesto para instalar el Cuartel de la Guardia Civil y el Juzgado en el edificio de la Cárcel. AMO. 1925.
Nueva Cárcel en el camino de Beniel. Colección Ajomalba.

Tres años después seguían buscando un local para alquilar y publicaron anuncios en prensa.

Actualidad. 31 de mayo 1928: Comandancia de la Guardia Civil de Alicante. Necesitándose una casa que sirva de Cuartel a la fuerza de la Guardia Civil establecida en esta Ciudad, el Ayuntamiento de la misma y los propietarios particulares que deseen cederla por la cantidad de mil doscientas pesetas anuales, que paga el citado Ayuntamiento, presentarán sus proposiciones el día veintisiete de Junio próximo a las doce horas en la casa que actualmente ocupa dicha fuerza sita en la calle del Río número 12, donde se hallará de manifiesto el pliego de condiciones. Orihuela 23 de Mayo de 1928. El Tte. Instructor Albano García Carrión.

II República y Guerra Civil.

17 de Julio de 1932. Ayuntamiento Republicano.

El 9 de diciembre de 1931, el consistorio republicano bajo la vara de José María Lucas Parra, otorgó la bandera tricolor de la República Española a la casa cuartel de la Guardia Civil de Orihuela.

Durante el bienio conservador regía Orihuela una Comisión Gestora presidida por el republicano Ricardo García López.

Comisión Gestora del Ayuntamiento de Orihuela. Sesión del 5 de Marzo de 1934: El Sr. Presidente, según tenía anunciado en la orden del día, se ocupa de la conveniencia de trasladar la beneficencia al cuartel que ocupan los sementales como medio de conservar aquel edificio y en atención a las condiciones favorables que ofrece y teniendo en cuenta las obras que podrían pagarse con los fondos que en reserva tiene la beneficencia se le faculta para que haga las gestiones precisas y para ver si puede llevarse a efecto entendiendo el Sr. Cubí que en caso de efectuarse el traslado podría pedirse la concesión de escuelas trasladadas al edificio que habría de quedar desocupado.

En 1934 su cuñado, Vicente Bellido, presentó una moción para construir una casa cuartel de la Guardia Civil, con la que pretendía ahorrar al municipio las 1.200 pesetas que pagaban por el alquiler de la Casa del Paso, propiedad del ex alcalde, Antonio Balaguer.

Comisión Gestora del Ayuntamiento de Orihuela. Sesión del 13 de noviembre de 1934: Se da lectura por el que suscribe, a la moción presentada por el Sr. Bellido proponiendo la construcción de una casa cuartel para las fuerzas del benemérito instituto de la guardia civil, solicitando el Sr. Bellido se conceda un voto de confianza a la presidencia para que gestione la compra de un solar para tal fin en los andenes de la estación, y que dé cuenta en la siguiente sesión del resultado.

Con este último acuerdo, Ricardo García quedaba comisionado para buscar un terreno en el Paseo de la Estación, pero acabaron ofreciendo al Estado el Cuartel de Sementales, que podía ser adaptado para tal menester. En diciembre de 1934, el Ministerio de la Gobernación, aceptó la propuesta de la Gestora oriolana, autorizando a don Ricardo García para que librara la escritura de cesión del Cuartel de Sementales.

Comisión Gestora del Ayuntamiento de Orihuela. Sesión del 22 de Noviembre de 1934: Seguidamente se da lectura a una moción de la presidencia, dando cuenta de las gestiones realizadas, para la habilitación de local para cuartel de la guardia civil y del excelente efecto ante las autoridades provinciales produjo el antiguo cuartel de sementales, tanto por su emplazamiento, como por su amplitud, solidez y demás condiciones.

Se acuerda ofrecer al Ministerio de la Gobernación, la cesión de este edificio, para mientras lo dedique a cuartel de la guardia civil y mediante que el estado realice por su cuenta las obras de acoplamiento e instalación con lo que no se perjudicará en lo más mínimo, pues se ahorrará las 1.200 pesetas anuales con las que contribuye con el ayuntamiento a pagar el alquiler de la actual casa cuartel.

Comisión Gestora del Ayuntamiento de Orihuela. Sesión del 18 de Diciembre de 1934: Se da cuenta de un oficio del Ministerio de la Gobernación de 14 de los corrientes, donde se acepta el ofrecimiento en cumplimiento de lo acordado en 22 de noviembre último se hizo al estado del cuartel de sementales para destinarlo a alojamiento de la guardia civil, mediante quedar a cargo del estado las obras de acoplamiento necesarias, obligándose a devolver el edificio, si alguna vez dejara de destinar al servicio de la guardia civil. Para lo que se cede, acordándose autorizar al Sr. Alcalde para que en nombre del ayuntamiento libre la correspondiente escritura de cesión.

Cuando en octubre de 1935, el teniente coronel del Depósito Central de Remonta ofreció destacar en él, a una sección de la misma, solicitada por el Ayuntamiento anterior, por boca de Vicente Bellido se le dieron efusivas gracias, comunicándole que ya no era posible utilizarlo por estar cedido para el puesto de la Guardia Civil.

Comisión Gestora del Ayuntamiento de Orihuela. Sesión del 15 de octubre de 1935: Se da cuenta de un escrito del Sr. Teniente Coronel del depósito central de remonta, dando cuenta de sus gestiones para que se destaque en esta ciudad una sección de remonta instalada en el cuartel que hizo el ayuntamiento. Acordándose a propuesta del Sr. Bellido dar efusivas gracias a ese Señor participándole que ya no es posible su deseo, que es el de la corporación, por haber cedido dicho cuartel, para puesto de la guardia civil.

Pero el traslado quedó suspendido hasta nueva orden por falta de recursos. Y después llegó la guerra.

Comisión Gestora del Ayuntamiento de Orihuela. Sesión del 2 de junio de 1936: Se da cuenta de la correspondencia oficial recibida figurando en ella un oficio de la Dirección General de la Guardia Civil en el que contestando a la oferta formulada por el ayuntamiento de un solar para la construcción de un cuartel, se participa que no puede procederse a su construcción, si bien toman nota del ofrecimiento para el día en que pueda hacerse, de lo que queda enterada la corporación.

Tras el golpe militar de 1936 el cuartel de la Guardia Civil de Orihuela fue neu­tralizado y sirvió de sede provisional de las Juventudes Socialistas Unificadas. La Guardia Civil se disolvió en la zona republicana y sus funciones pasaron inicialmente a la Guardia Nacional Republicana.

A finales de 1936 se creó el Cuerpo de Seguridad y Asalto, institución gubernamental que unificaba a todos los cuerpos policiales de la República. Su estructura militarizada contaba con mandos proce­dentes del Ejército; y la unidad básica era la escuadra, compuesta por seis o siete guardias y un cabo. Cada tres escuadras formaban un pelotón bajo el mando de un suboficial.

Ya sin Guardia Civil, en el verano de 1937 Balaguer solicitó que desalojaran la «Casa del Paso», repleta de refugiados de guerra, porque necesitaba ponerla en alquiler. El Consistorio denegó dicha solicitud. En cuanto al cuartel de sementales, ese mismo año volvió a acoger la parada.

Comisión Gestora del Ayuntamiento de Orihuela. Sesión del 21 de enero de 1937: Instancia de la Sección de Sementales del Estado en Valencia, interesando al ayuntamiento para instalar una parada de sementales para el fomento de la cría caballar, facilitando el local adecuado y demás elementos necesarios para la instalación, acordándose por unanimidad aceptar el ofrecimiento y ofrecer el local de años anteriores.

En julio de 1938 en Orihue­la estaba destacado un pelotón de la 48ª Compañía Urbana del Cuerpo de Seguri­dad, compuesta por 2 sargentos, 3 cabos y 19 guardias distribuidos de la siguiente forma: Penal de San Miguel: 1 cabo y seis guardias; Cárcel Preventiva: 4 guardias; Estación de Ferrocarril: 4 guardias; disponibles para el control de la población: 2 sargentos, 2 cabos y 5 guardias.

Terminada la contienda, los vencedores llegaron a pensar en una posible disolución del Cuerpo, considerado responsable del fracaso del golpe militar de 1936 en las grandes ciudades. En julio de 1942, tras una profunda reestructuración en la que se le fusionó el Cuerpo de Carabineros, la Guardia Civil quedó integrada en el Ejército de Tierra.

5 de julio de 1949. La guardia Civil en un accidente de tren en el actual paso a nivel de la carretera Redován-La Campaneta conocido como la Media Legua. Antonio Ballester Vidal.

1960. El nuevo cuartel en San Isidro.

Inauguración Cuartel de la Guardia Civil de Orihuela. 1960 Colección Javier Sánchez Portas.

El proyecto de traslado al Cuartel de Sementales tuvo que esperar hasta 1960, año en el que por fin se instalaron en la Barriada de San Isidro. La Unión Lírica Orcelitana amenizó la inauguración de la recién creada Casa Cuartel de la Guardia Civil de Orihuela al mando del capitán José García Aranze.

Moción Institucional Ayuntamiento de Orihuela. 29 de septiembre 2009: Se trasladó al nuevo edificio en 1960 una Plana Mayor de Compañía a cargo del Capitán Don José García Aranze, un Cabo y dos Guardias.

Inauguración Cuartel de la Guardia Civil de Orihuela. 1960 Colección Javier Sánchez Portas.
Inauguración Cuartel de la Guardia Civil de Orihuela. 1960 Colección Javier Sánchez Portas.
Inauguración Cuartel de la Guardia Civil de Orihuela. 1960 Colección Javier Sánchez Portas.
Inauguración Cuartel de la Guardia Civil de Orihuela. 1960 Colección Javier Sánchez Portas.

Aprovechando la inauguración del Cuartel de la Guardia Civil, las «fuerzas vivas de la ciudad», la Benemérita, y los mandos del Ejercito desplazados para la ocasión, ofrecieron un homenaje a los «Caídos por Dios y por España» en el monumento que para tal fin se había construido. Los guardias, con uniforme de gala, formaron en la Plaza de la Soledad.

1960. Homenaje a los «Caídos». Colección Javier Sánchez Portas.
1960. Homenaje a los «Caídos». Colección Javier Sánchez Portas.

El 3 de marzo de 1969 se fundó el destacamento de Tráfico de Orihuela, con sede en el mismo cuartel, al mando del sargento José Guirao López.

Moción Institucional Ayuntamiento de Orihuela. 29 de septiembre 2009: El 03 de Marzo de 1969 se fundó el Destacamento de Tráfico de Orihuela, con sede en el mismo Cuartel, al mando del Sargento Don José Guirao López y quedando a sus órdenes 1 cabo primero y 7 guardias segundos.

Destacamento de Tráfico del Cuartel de la Guardia Civil de Orihuela. 1972. Manuel Albero.

Moción Institucional Ayuntamiento de Orihuela. 29 de septiembre 2009: Hasta 1984 el Cuartel de la Guardia Civil contaba con las competencias en materia de Tráfico, SEPRONA, Intervención de Armas y Seguridad Ciudadana de esta Ciudad. Fue en ese año cuando, al realizarse las demarcaciones en materia de Seguridad Ciudadana, quedó en manos de la Guardia Civil la competencia sobre las Pedanías en lo relativo a esta materia.

Moción Institucional Ayuntamiento de Orihuela. 29 de septiembre 2009: Desde su fundación en 1854 hasta el día de la fecha, el acuartelamiento ha sufrido un incremento importante en su plantilla, contando en la actualidad con un Destacamento de Tráfico al mando del Alférez Don Francisco Javier López Zafido, 2 Sargentos, 6 Cabos y 34 Guardias Civiles.

1960. Homenaje a los «Caídos». Colección Javier Sánchez Portas.

Cabe resaltar también que el Cuartel de Orihuela cuenta a día de hoy (2009) con una Intervención de Armas al mando del Cabo Primero Don Pascual Santacreu Muñoz y con el Servicio de Protección a la Naturaleza (SEPRONA) al mando del Guardia Primero Don Eduardo Flores Herrojo.

Inauguración Cuartel de la Guardia Civil de Orihuela. 1960 Colección Javier Sánchez Portas.

Antonio José Mazón Albarracín. (Ajomalba).

Guardia Civil. Acuarela Mario Gómez Ramón.

Mi agradecimiento a Jesús García Molina, Javier Sánchez Portas y Mario Gómez Ramón.

Callejeando 32. ASJ 7. Colegio.

Idealización del Arrabal de San Juan sobre un boceto de Ojeda Nieto. © Pepe Sarabia. Leyendas: Ajomalba.

Arrabal de San Juan 7. El Colegio.

Dedicamos la entrega anterior a la Puerta de Crevillente como origen del Rabalete y de la calle que se formó con las casas construidas en los márgenes del camino.

En esta hablaremos de otra puerta y de otra calle paralela a la anterior; la que se formó «abajo», en las traseras de las casas de la calle de arriba cuando desplazaron la puerta de Callosa separándola de la peña; cuando aprovechando los márgenes de la acequia, modificaron totalmente un tramo del camino de Valencia a Murcia, que atravesaba nuestra ciudad.

También dedicaré unas líneas a lo que significó para la zona la construcción del Colegio de Predicadores, monumental edificio que tuvo mucha culpa de esos cambios urbanísticos.

Pero antes, permitidme remontarme al siglo XV, la centuria anterior a la llegada de los dominicos; cuando se amuralló el arrabal de San Juan completo por primera vez.

Era una forma de animar a los pobladores que estaban ocupando aquel complicado terreno de huertos y acequias...

La Muralla del Ravalete y la Puerta de Callosa.

Ravalet. Archivo Municipal de Orihuela. Siglo XVII.

Mosén Bellot, a quien debemos las siguientes notas contenidas en sus «Anales de Orihuela», nos da la fecha y el motivo por el que fue amurallado el Rabalete por primera vez.

Porque en el año 1430 iba encendida la guerra del rey don Juan II de Castilla, ordenó el Consell que se hiciese la muralla del Rabalete, aunque algunos contradecían por tener solares en el puesto.

Entre los años 1429 y 1430 se enfrentaron Juan II de Castilla y Alfonso V de Aragón, conocido como el Magnánimo. El castellano declaró oficialmente la guerra en el verano de 1429 y ésta se mantuvo hasta la firma de una tregua en julio de 1430.

En dicha tregua se reconoció la derrota aragonesa; pero las hostilidades de baja intensidad se mantuvieron durante varios años; y Oriola, ciudad de frontera, decidió reforzar las defensas de un arrabal en crecimiento.

La decisión de construir una muralla molestó a los propietarios de los solares invadidos por el nuevo muro y su camino de ronda; una obra que les cayó justo encima. Y es que, siguiendo la línea del muro, el Consell ordenó también la apertura de un callejón exterior para guardias y rondas.

1449. Y porque las guardas y rondas puedan ir desembargadamente por la muralla del Rabalete, abrieron un carrerón desde la morería, junto a la sierra, hasta el río, e hicieron puentes de vigas en las cequias.

Dicho carril, dotado con varios puentes para sortear las acequias, nacía en la flamante morería, de la que hablaremos seguidamente, y llegaba hasta el río en la zona de las adoverías, actual Barrio de la Trinidad. En la actualidad, más de medio milenio después, se llama «Ronda de Santo Domingo».

Al igual que la de Crevillente, a la que dejó obsoleta, la nueva Puerta del Rabalete se construyó pegada a la sierra. Y adoptó el nombre de Callosa por quedar al inicio de dicho camino; hoy «camino viejo de Callosa».

El nuevo portal contaba con abrevadero público alimentado por una noria que tomaba el agua de la acequia de Almoradí.

En el año 1432 se hizo el abrevadero de la puerta del Rabalete, y porque tuviese continuamente agua fresca, consignó el consejo (Consell) un florín cada año para adovar la ñora de donde venía el agua, que se deshizo cuando mudaron la acequia de Almoradí, desde la muralla hasta el huerto de Vilanova.

Un responsable guardaba las llaves; lo cerraba por las noches y lo abría al amanecer.

1449 Bartolomé Menargues, a quien el Consell tenía encomendada la llave de la Puerta de Callosa con orden que no la abriese antes del sol salido…

La morería del Rabalete.

Panorámica de la zona en 1910.

La morería del arrabal de San Agustín, creada por Alfonso X en el siglo XIII, se extinguió durante la Guerra de los Pedros. Y la apetecible zona pasó a manos de vecinos cristianos.

Oriola pasó luego muchos años tratando de atraer a familias mudéjares; musulmanes peninsulares que seguían practicando su religión en la sociedad cristiana de la Edad Media antes de las conversiones forzosas del siglo XVI.

Inicialmente pensaron urbanizar un huerto cercano a la incipiente Corredera; pero se decidieron por otro terreno agrícola de más de seis tahullas que expropiaron al extremo del Rabalete. Entre los años 1445 y 1449 construyeron allí diez casas y una mezquita.

Transcribo unos párrafos del padre Agustín Nieto Fernández en la obra «Orihuela en sus documentos IV. Musulmanes y Judíos en Orihuela (Siglos XIV-XVIII)».

La construcción de la morería. Hecha la apreciación del huerto y de las plantaciones, el Justicia y Jurados, con la fuerza del amplio poder concedido, encargan la construcción al maestro Ferrando de Jumilla, quien puso al momento manos a la obra. De las cuentas presentadas por el obrero de muros, valles y castillo los jornales empiezan a pagarse el 15 de noviembre de 1446…

… En 1448 aún continuaba la obra, pues del 1 de septiembre de dicho año es el encargo dado al Justicia y Jurados para que la mezquita sea acabada y cubierta con el menor gasto que se pueda, y en fecha 18 de abril de 1449 hay nota de pago para la obra de la mezquita.

La flamante morería urbana quedó rodeada con una tapia y se prohibió la residencia a pobladores cristianos. A estas alturas estaréis pensando que los musulmanes estaban bien considerados entre la población oriolana.

Pues no; era una relación de pura necesidad promovida por el Consell. La huerta pedía brazos; la industria de la seda comenzaba a despuntar con masivas plantaciones de moreras; y ellos eran los más capacitados para estos menesteres. Así lo resume Bellot en sus «Anales de Orihuela».

Y cuando ellos se la quitaron a los moros (la ciudad), les dejaron poblar en parte del rabal, que antes que se fundara el convento de San Agustín, se decía mayor, cuyas casas responden hoy de censo al Rey (…) La morería primera se despobló, como estaba sujeta en tiempos de guerra a los primeros ímpetus del enemigo.

Pero viendo el Consell la falta que hacían, procuró que se poblase comprándoles solar y obrando casas donde hoy está el colegio, y aún se ve (escribe esto en el siglo XVII) el fundamento de la muralla en la calle, junto a la pared principal de dicho colegio.

Con la oferta de casa y mezquita llegaron algunas familias mudéjares; pero la morería nunca llegó a funcionar. Concentrada en la ciudad, la minoría musulmana era objeto de un control insoportable, con frecuentes humillaciones y represalias populares.

Por poner un ejemplo: en 1450, recién terminada la mezquita, musulmanes y judíos quedaron obligados a arrodillarse al paso de cualquier procesión cristiana y al toque de campanas para la oración. A eso había que añadir el permanente riesgo de asalto; como el que tuvo lugar cinco años después en la morería de Valencia.

Es evidente que la población musulmana vivía mejor dispersa en los señoríos rurales; donde muchas veces eran mayoría. En poblaciones como Crevillente o Albatera podían mantener buena parte de sus costumbres sin ser molestados. El señor no se metía en sus vidas mientras trabajasen duro y pagasen más que los cristianos.

Inicialmente se instalaron algunos musulmanes de Elche y de Murcia, con gran disgusto de estas poblaciones que perdían jornaleros cualificados. Pero el proyecto se fue pronto al garete. En enero de 1451 la nueva morería estaba despoblada y el Consell decidió vender las casas a pobladores cristianos.

En cuanto a la parcela, que se quedó con el nombre de morería, la utilizaron para fundar un convento que atrajese población a esta nueva zona del arrabal. De nuevo transcribo a Agustín Nieto en «Orihuela en sus documentos IV».

El hecho cierto es que la morería debió quedar despoblada este mismo año de 1451, pues en la sesión del 22 de agosto el Consejo toma el acuerdo de que se pueda edificar un convento de frailes menores de la observancia en el arrabal de la Puerta de Elche, en el lugar donde estaba construida la morería, haciendo gracia de tanto terreno como necesiten.

Se la ofrecieron a los franciscanos de Cartagena, interesados en instalarse en Oriola; pero siguiendo sus normas de construcción, siempre alejados de la población, los franciscanos escogieron la ermita de Santa Ana del arrabal Roig; un sitio más apartado y solitario en las puertas de Murcia.

Rembrandt . Un fraile franciscano.1655.

El Consell respetó su decisión. Vendió las casas y el terreno de la «morería»; entregando a los franciscanos la mitad de los cuatro mil sueldos obtenidos en concepto de limosna para la fundación de su convento. En la siguiente centuria fue otra orden la que se instaló en el solar rechazado por los franciscanos.

Los Predicadores de Santo Domingo.

Colegio de Santo Domingo en 1863. Colección Javier Sánchez Portas.

Los dominicos llegaron a comienzos del siglo XVI y se establecieron en una pequeña ermita bajo la advocación de la Virgen del Socorro y San José. En la centuria anterior, lo habían hecho en la ermita de San Ginés; muy cerca de lo que hoy es Campoamor.

De ahí se trasladaron a un pobre convento bajo la advocación de San Pedro mártir, situado en la partida de Matet; cerca del palacio de Algorfa. La tradición asocia su llegada a Orihuela con una epidemia de peste. Así lo contó Montesinos:

No hay duda que por aplacar la justa ira del Gran Dios enojado, hizo Orihuela continuas y repetidas rogativas; pero por más súplicas que enviaban los pobres afligidos al Recto Tribunal Divino, no se daba por entendido aquel amoroso Padre Celestial; por cuyo motivo el noble caballero oriolano D. Andrés Soler, Jurado que era a la sazón, se encaminó a pasos apresurados desde su casa, situada junto a la Puerta de Elche, muy fervoroso y devoto a una medina Ermita, dedicada a María Santísima del Socorro, cercana al Portal de Crevillente, retirada hacia el vecino Monte, en el sitio que hoy se llama y es la Pedrera del Colegio, al fin de la Calle de arriba…

El Jurado Soler imploró socorro a la Virgen portadora de dicho título y esta escuchó sus humildes súplicas. Y le dio un mensaje para el Consell.

Te digo que hagas saber al Ayuntamiento de esta ciudad que en el instante que proporcione medios para la entrada de los hijos fervorosos de mi capellán Domingo en esta Ciudad, cuyos religiosos se hallan moradores (como no lo ignoras) en el mediano Convento de San Pedro Mártir de Matet, en la Heredad de Algorfa, a fin de que fervorosos prediquen la importante devoción de mi Santo Rosario, cesará la peste.

Montesinos no tiene en cuenta que los ayuntamientos son una institución del siglo XVIII. Soler, miembro del Consell, comunicó el recado de la Virgen al Justicia y al resto de los Jurados; y estos autorizaron la fundación el 7 de septiembre de 1510.

Y habiendo entrado en Orihuela por la Puerta de Almoradí, que está al fin de la Corredera, cantando el Santo Rosario, cesó la peste; y una sonora campana llamada desde entonces del Rosario, que está en la torre de la Catedral, se estuvo tocando por sí sola con admiración de todos, por espacio de cuatro horas, que duró el piadoso acto de la solemnísima procesión. Después fueron y tomaron la posesión de dicha ermita y fundaron el Convento donde está el primer magnífico claustro del Colegio…

Grabado de Santo Domingo de Guzmán, fundador de la orden, y los papas dominicos. Matías de Irala Yuso. 1747. Biblioteca Nacional de España.

Leyendas aparte, lo cierto es que la ciudad quería un convento para revitalizar la zona. Y fueron los dominicos porque los franciscanos habían rechazado anteriormente la oferta.

Los predicadores ocuparon provisionalmente la ermita, situada donde hoy está la iglesia. Y dos años después, con ayuda del Consell, adquirieron el terreno anexo, con patios, huertos, morerales, tierras y palomar, llamado vulgarmente «la morería» por el motivo anteriormente explicado.

La primitiva iglesia fue consagrada en 1527 y junto a ella se edificó un modesto convento. Javier Sánchez Portas detalla muy bien esta primera compra de terreno y como, en menos de setenta años, se hicieron con más de dos docenas de casas, huertos y solares cercanos.

En 1547, con un edificio de baja calidad constructiva y todavía en obras, entró en escena el adinerado obispo de Lérida. A partir de 1553, bajo el mecenazgo de don Fernando de Loazes, en el solar del convento de Nuestra Señora del Socorro se comenzó a levantar el edificio renacentista más importante de la Comunidad Valenciana; utilizando palabras de Pascual Madoz, una «montaña enorme de piedra sillería».

Nuestra Señora del Socorro y D. Fernando de Loazes según Josef Montesinos.

El heredero y verdadero ejecutor de los planes del arzobispo fue su hijo Fray Juan de Loazes, nombrado rector perpetuo del Colegio. La nueva obra se principió por la iglesia, cuya capilla mayor se conserva en la actualidad. Esta fue una de las condiciones del legado de Loazes, pues en ella quería su futuro mausoleo, su monumento funerario. 

Es por ello que sabemos que la ermita primitiva coincide con la parte trasera de la Iglesia actual. Una mala ubicación sobre una corriente de aguas pluviales que desciende de la sierra y de la que se arrepintieron muchas veces.

La siguiente nota pertenece a la «Historia de la Provincia de Aragón de la Orden de Predicadores», publicada en 1599.

Dieron principio a la fábrica y fueron en ella tan desgraciados que derribándose hubieron de hacer la iglesia tres veces y el claustro dos y aún eso no perfecto, sino que hoy está por acabar.

Durante la siguiente centuria siguieron luchando por mantenerla en pie a base de apuntalamientos y reparaciones; hasta que decidieron reedificarla completamente; pero ni así.

Los problemas continuaron y las bóvedas de piedra se cambiaron por ladrillos para aligerar peso, manteniéndose las obras hasta mediados del XVIII. Toda una odisea constructiva cuyo resultado es la Iglesia de Santo Domingo.

En cuanto al sepulcro encomendado en la fundación, ni lo vio Loazes ni su hijo, a pesar de que llegó a octogenario. Los huesos del patriarca tuvieron que esperar siglo y medio para descansar en un espectacular monumento funerario desaparecido en la Guerra Civil. 

«En el año 1726 se trasladaron sus restos al Colegio y se depositaron en un Mausoleo de mármol de 6 ½ palmos de altura que está colocado en la Iglesia, a la izquierda del Presbiterio, sobre el cual está su efigie también de mármol, con sus insignias Episcopales y Patriarcales, con un hermoso epitafio dividido en dos inscripciones a la derecha e izquierda». Apuntes de Justo García Soriano. Fotografía: Colección Javier Sánchez Portas.

Todo la interesante historia de los Loazes y el complicado proceso constructivo del edificio están perfectamente detallados por Javier Sánchez Portas en su imprescindible obra «El Patriarca Loazes y el Colegio Santo Domingo de Orihuela» que recomiendo especialmente.

Enlace a la obra. Repositorio Universidad de Alicante. 

Pinchando sobre la fotografía os la podéis descargar con plena seguridad y completamente gratis en el repositorio de la Universidad de Alicante.

La gran inversión económica de Loazes cambió radicalmente la fisonomía de la zona. Para la construcción de su faraónico edificio se expropiaron casas, se ocupó el camino de Crevillente y se desplazó y reedificó la Puerta de Callosa en 1558.

Colegio de Santo Domingo de Orihuela. 

Diez años después el Consell cedió oficialmente a los dominicos todo el espacio entre el edificio y la sierra. Tenemos una nota de 1568 transcrita por Pepe Ojeda. Viene a decir que el Consell incorporaba al Colegio el trozo de carril desde la nueva Puerta de Callosa hasta la peña; y que no lo hacía sólo para embellecimiento y adorno de la ciudad; sino también para evitar molestias a frailes, estudiantes y colegiales.

La tradicional entrada a la ciudad quedó cerrada. Sólo para casos de inundación o de otra necesidad apremiante, los predicadores estaban obligados a devolver la servidumbre de paso; abriendo sus puertas de la calle de Arriba y de San Antón.

Final de la Calle de Arriba. Puerta trasera de acceso al Colegio de Santo Domingo.

Cuando la ciudad les donó la ermita y el huerto no podían imaginar el tamaño que alcanzaría la construcción dominica.

Santo Domingo en «La Ilustración Española y Americana». 1874.

Bloqueado el crecimiento del Rabalete, al otro lado comenzó a formarse el arrabal de la «Font Cuberta», en «la lladera de la serra de Oriolet».

Los pobladores del camino de entrada a Orihuela no tomarían conciencia de barrio hasta la construcción de la ermita del «glorioso senct Antoni Abad».

En esta misma web disponéis de un artículo monográfico sobre el barrio de San Antón; separado del Rabalete por el Colegio de Santo Domingo. Para acceder a él pinchad el siguiente enlace.

Enlace a artículo sobre San Antón.

La Nueva Puerta de Callosa.

La puerta de Callosa en la actualidad. Baltasar Gómez Berná.

Aunque fue ensanchado inicialmente, aquel portal cercano a la ermita del Socorro que pegado a la sierra daba acceso a la calle de los Olmos o calle de Arriba, se había convertido en un obstáculo para encajar el inmenso edificio proyectado por Loazes. Por lo que, a mediados del siglo XVI, se obró una puerta de nueva planta sin escatimar gastos.

Fabricada en 1558 con inspiración renacentista acorde con el Colegio de Predicadores a la que está unida, la Puerta de Callosa presenta un ángel espada en mano, entre dos leones y el escudo «cuatribarrado» entre dos orioles. Así lo reflejó Montesinos:

El (portal) de Sto. Domingo es magnífico, se fundó en el año de 1558; como lo declara esta inscripción.

Grabados de la Puerta de Callosa según Montesinos.

Gisbert lo llama «portal de Santo Domingo o de Valencia».

Al final (de la calle del Colegio) existe el portal denominado de Santo Domingo o de Valencia desde que fue construido en 1558. Consta de un soberbio arco de piedra jabalina de extraordinaria elevación sobre el cual descuella una gigantesca estatua del Arcangel S. Miguel, espada en mano, como defendiendo la ciudad, un Oriol a cada lado con el lema HERODVI DOMVS DUX EST EORUM; y mas bajo esta inscripción valenciana:

En lo anni de la nostra redemcio de MDLVIII se acaba aquest portal sent ivrats los molts magnifichs senors Melchor Groadellas, Ivan Fernandez de Tvesta, Frances Almodovar, Andreu Manresa, Ivan Miro.

Se puede traducir como: En el año de nuestra redención de 1558 se acaba este portal siendo Jurados los muy magníficos señores Melchor Groadellas, Joan Fernández de Tuesta, Francés Almodovar, Andreu Manresa, Joan Miró.

En su «Orihuela Imaginada», Ojeda Nieto nos informa de los profesionales que tomaron parte en su construcción.

Las condiciones, o capítulos, de las obras fueron meticulosas. Todo quedó perfectamente definido, desde los elementos decorativos (ángel, escudos) hasta precisiones estructurales como la inclinación de la vertiente del agua para proteger las puertas y la decoración.

Las fuentes, en este caso, son explícitas. Sabemos que Diego Flores «ymaginario», proyectó la decoración, que el pintor Aledo dibujó las letras y que Antonio Gisbert terminó la obra de arquitectura, mientras las puertas de madera las hizo el carpintero Trujillo. Trabajaron en ella los maestros Antón Perales , Gomara…, mientras Juan Ros se encargaba de acarrear la piedra necesaria.

Por su cara exterior, la nueva y espectacular puerta de Callosa se completaba con un ensanche habilitado entre acequias y arrobas; una «bona plaça» que lucía su respectiva cruz de término certificando la cristiandad de sus habitantes. A finales del siglo XVI dicha cruz estaba algo deteriorada para la magnificencia de la nueva puerta.

En la misma obra antes citada, Ojeda Nieto transcribe un documento titulado «Modificación urbana: cruz y plaza frente al portal de Callosa». Este acuerdo municipal, adoptado en mayo de 1596 para «rreputaçio de dita ciutat», nos informa del traslado de la vieja cruz a la Puerta de Almoradí y su sustitución por otra «acondicionada e ab molt bon fonament».

La nueva puerta de Callosa quedó unida al colegio; y ese es probablemente el motivo de que siga en pie. ¿Recordáis lo que pasó con los de San Juan y la Corredera? Pues se propuso también derruir el arco de Santo Domingo.

Pero el colegio estaba declarado monumento artístico y, al estar anexo al edificio, lo consideraron parte integrante del mismo; por eso se salvó.

Sesión del 20 de agosto de 1931: A propuesta del Sr. Cubí se acuerda por unanimidad dar el nombre de Pérez Galdós a la calle del Obispo Rocamora, indicando el propio señor la conveniencia de derruir el arco de la calle del Colegio, acerca de lo cual no recae acuerdo por estimar la presidencia que antes hay que averiguar si se considera parte integrante del Colegio Santo Domingo, declarado recientemente monumento artístico, en cuyo caso debía recibir autorización de la superioridad.

La construcción del ansiado convento, lejos de impulsar su crecimiento como ocurrió en otros barrios de la ciudad, fue un factor de aislamiento para los vecinos de la calle de arriba; que hasta entonces, gozaban al menos de buena comunicación como camino de entrada y salida de la ciudad.

El Ravalete sobre un plano de 1927.

El tráfico se desvió a una nueva vía: La calle del Socorro o del Colegio, de la que hablaremos seguidamente.

Además de los nombres citados, a finales del siglo XIX comenzaron a llamar a la puerta «de la Olma», por un olmo muy corpulento y frondoso que se puede apreciar en la siguiente imagen.

Las dos caras de la Puerta de Callosa o de la Olma. Orihuela.

El diario de Orihuela. 1 de abril 1887: Nuestro querido amigo el conocido comerciante Sr. D. Abelardo Teruel tiene a su hijo mayor con una afección a la vista por efecto de un lamentable accidente. Parece ser que al pasar en uno de los anteriores días dicho niño con su familia por la puerta de la Olma, le saltó al ojo izquierdo una chispa de hierro hecho ascua, del yunque de un herrero que vive junto a dicha puerta y que trabaja en la calle.

Puerta de Callosa o de la Olma. Con la herrería a la izquierda.

El independiente. 8 de agosto 1892: Por los guardias del fielato de consumos de la Olma se decomisó el sábado una corambre de aceite que venía en un capazo cubierto de ropa lavada. No le valió su astucia a la que trataba de burlar la vigilancia de los guardias introduciendo el matute.

Fielato de la Olma, con y sin caseta de consumos. Ministerio de Cultura y Colección Sánchez Portas.

La calle del Colegio.

Fotografía Ajomalba.

La calle del Colegio es una de las más modernas (del arrabal de San Juan), no obstante lo cual, sostiene Montesinos que los moros la llamaron Brain; su primitivo nombre fue de Elche y en una escritura de venta de 17 de enero de 1746 se denominó de la Arboleda, lo que indica su origen.  

Fantasías de Montesinos aparte, los títulos que cita Gisbert en su «Historia de Orihuela», ofrecen algunas pistas sobre su origen; pero son nombres que no he podido comprobar.

Carrer del Colegi. Archivo Municipal de Orihuela. Siglo XVII.

La que hoy conocemos como calle de Adolfo Clavarana nació del sendero arbolado que se formó en los márgenes de la acequia de Almoradí, partiendo del Vallet. Un camino natural que llamaban de Elche, donde los colonos se fueron asentando y que adquirió importancia al colocar dos puertas en sus extremos: La que llamaron Nueva a finales del siglo XV y la de Callosa en el XVI.

Fue calle del Socorro en el siglo XVI, titulación lógica por ser la que llevaba a la ermita y luego al convento de Nuestra Señora del Socorro.

AMO. Padrones 1636-1660.

En un padrón de la primera mitad del siglo XVII figura con nombre y apellidos: «Carrer del Colegi ad ses traveses desde el colegi a la Porta Nova». O sea: «Calle del Colegio y sus traviesas desde el Colegio a la Puerta Nueva». Resumido luego a Carrer del Colegi; o del Colegio a partir del XVIII.

AMO. Padrones siglos XVII y XVIII.

Su titulación actual se debe a Adolfo Clavarana Garriga, famoso abogado, periodista y escritor que nació en Orihuela el 9 de Septiembre de 1844. El llamado «apóstol de la prensa católica» alcanzó gran fama a escala nacional.

Clavarana falleció en 1905. Nueve años después, en febrero de 1914, el concejal García Mercader pidió «reparar una injusticia cometida con un oriolano ilustre que tantos días de gloria había dado a su patria chica», cuyo nombre solicitó para la calle del Colegio. Las placas se colocaron dos meses después.

El caso de esta calle durante la II República es único. El concejal Sánchez Moya solicitó varias veces el nombre de Francisco Ferrer Guardia para la calle de Adolfo Clavarana; pero sus propuestas pasaban a la Comisión de Ornato sin resultado. Consiguió salirse con la suya y el cambio quedó acordado.

Pero la familia del señor Clavarana logró convencerle de que debía respetar el nombre de tan ilustre hijo de Orihuela; y el acuerdo quedó revocado en la siguiente sesión. El nombre de Ferrer Guardia se lo pasaron a la calle de Santa Lucía y la de Clavarana no fue retitulada. 

No me extiendo más con el señor Clavarana. Podéis acceder a su biografía completa pinchando en la siguiente imagen.

Enlace a biografía pinchando sobre la imagen.

El nombre que mantuvo durante siglos y el que ha quedado fijado en la memoria de los oriolanos es Calle del Colegio, la que llevaba al Colegio de Predicadores y luego al Colegio de Santo Domingo.

El independiente mayo de 1892: El último tercio de la calle del Colegio, es verdaderamente desdichado. Hace un par de meses, se extendió en el piso, ignoramos por orden de quien, una capa de arena, que dejo la calle intransitable para las personas. Como si fuese esto poco se esparcieron, acá y acullá sendos pedruscos que dificultaban el tránsito de los carruajes. Ahora se ha echado una calzada, no de grava que era lo lógico, sino de piedras del tamaño de melones chicos (dos meses después).

Como parte del Camino Real de Valencia a Murcia soportaba gran cantidad de tráfico rodado que obligaba a estremar su conservación.

Aconsejamos al que se quiera suicidar se dé unos paseitos por el final de la calle del Colegio. ¡Y cuidado que lo están arreglando hace un trimestre! Pero ¡que si quieres! Aquello resulta el desarreglo más arreglado que darse puede. No parece si no que los peones camineros no tienen por ahí nada que hacer y que se entretienen allí jugando y echando a perder en un día lo compuesto en dos.

La calle, en su primer tramo, fue adoquinada en 1902 con un presupuesto de 5.390 pesetas.

El Labrador. 28 de abril 1902: Vaya un badén chiquirritito y cuco que nos han hecho en la calle del Colegio los señores de los adoquines. Qué suavidad de declives. Los herreros están de enhorabuena, vehículo que pase por el microscópico badén se parte por el eje, de seguro, y que no sea más que eso.

El sábado por la noche celebraron los vecinos dé la calle del Colegio, con música, la terminación del adoquinado en el primer trozo de dicha calle. Para cuando éste terminado por completo, oímos decir proyectan una gran fiesta.

Dos años después volvían las reclamaciones por los numerosos baches.

La Comarca. 23 de abril 1904: A consecuencia de las últimas lluvias, se encuentran algunas de nuestras calles en pésimo estado. Por ejemplo, la calle del Colegio. En ella hay baches para dar y vender; y esto no es corriente ni les viene muy bien a los pobres carreteros; pues según nos manifiestan personas que nos inspiran gran confianza, quedaron dos carros atascados ayer y muy cerca de dar un vuelco y tener que lamentar alguna desgracia.

En 1921 se solicitó a la Dirección General de Obras Públicas, una concesión económica para terminar de adoquinar la calle del Colegio en su último tramo y reparar el existente.

Al igual que su vecina, la calle de Arriba, la del Colegio trató de consolidar una fiesta a finales del siglo XIX.

El independiente. 15 de abril 1893: Los vecinos de la calle del Colegio dedican a San José, un solemne triduo en la iglesia de Santo Domingo. El triduo comenzó ayer y terminará mañana. Con tal motivo se preparan en la referida calle los siguientes festejos: Esta noche de nueve a once un punto de música; por la tarde cucañas. Mañana domingo: de diez y media a doce de la mañana música, por la tarde vacas, y por la noche disparo de un bonito árbol de fuegos artificiales. Mañana al anochecer, saldrá de la referida iglesia la imagen de San José que será conducida procesionalmente por las calles de la ciudad.

El Thader. 23 de septiembre 1895: Esta noche celebrarán los vecinos de la calle del Colegio una gran fiesta en la que habrá música, dulzaina, cohetes, cuerda, aeróstatos y demás diversiones propias de esta clase de esparcimientos. Reina mucha animación y esperamos ver muy concurrida esta calle tan olvidada por las noches.

La Independencia. 24 de septiembre 1895: Anoche hubo una solemne y divertida fiesta en la calle del Colegio. Acudió numerosísima concurrencia. Hubo gran cabalgata. Dos vehículos, vistosamente engalanados con multitud de caprichosas flores, eran arrastrados por dos hermosos borricos. Varios vecinos de la calle del colegio que iban montados en los vehículos arrojaban a los balcones, preciosos y elegantes «bouquets» de alfalfa.

Para finalizar tan divertida fiesta, se dispararon dos bonitas cuerdas de fuegos artificiales. Todos cuantos asistieron anoche a la fiesta, ahorraron risa y diversión para lo que queda de mes, sino la despilfarran. Damos nuestra enhorabuena al iniciador de la fiesta Antonino el Zapatero y demás vecinos que contribuyeron con su óbolo a que los curiosos, que fueron muchos, disfrutasen un buen rato. Qué se repita.

Calle del Colegio desde Ruiz Capdepón. Archivo Zerón Huguet.

La Bella Nereida. 1 de octubre 1904: En la calle del Colegio preparan los vecinos grandes fiestas para conmemorar espléndidamente el quincuagésimo aniversario de la declaración dogmática del misterio de la Inmaculada Virgen María, patrona de dicha calle.

Esta calle, tradicional donde las haya, conservaba hasta hace muy poco una hermosa estructura y varios edificios de interés. De ellos apenas queda un palacio; y una portada que fue trasladada al Museo San Juan de Dios.

Casa de Capdepón desde la calle del Colegio.

La increíble falta de protección de esta zona, no incluida en el casco histórico, ha convertido el trayecto a uno de nuestros más emblemáticos monumentos y al llamado «rincón hernandiano» en un indigno caos urbanístico lleno casas vacías en amenazante ruina; solares abandonados y alguna vivienda de nueva planta. Una dejadez imperdonable que ya no tiene remedio.

Antonio José Mazón Albarracín. (Ajomalba).

Callejeando 31. ASJ 6. El Ravalete.

Lo Raval de Señor Sant Joan. Archivo Municipal de Orihuela. Siglo XVI.

Como ya os conté en el primer capítulo dedicado a este arrabal llamado de San Juan, es el fruto de la fusión del arrabal de la Puerta de Elche o Moderno con el arrabal de la Puerta de Crevillente o Ravalete. Así lo resumió Pedro Bellot en sus «Anales de Orihuela».

En la Puerta de Crevillente se pobló un rabalete muy pequeño, el cual abriéndose después la puerta Nueva, ha crecido tanto que ha incorporado en sí el rabal de la puerta de Elche y dado su nombre, aunque en los autos se intitula rabal de San Juan, por ser la iglesia más antigua de él.

En esta entrega y en la siguiente hablaremos del Ravalete original; el histórico barrio situado al noroeste de la ciudad que ocupaba el espacio entre la sierra y la acequia de Almoradí.

Idealización del Arrabal de San Juan sobre un boceto de Ojeda Nieto. © Pepe Sarabia. Leyendas: Ajomalba.

Comentada ya la Carretería (calle de Ruiz Capdepón), nos centramos en el terreno que se corresponde en la actualidad con las calles de Miguel Hernández (calle de Arriba) y Adolfo Clavarana (Calle del Colegio).

El Ravalet o Rabalete.

Ravalet. Archivo Municipal de Orihuela. Siglo XVII.

Formado en época islámica con los primeros asentamientos extramuros, su nacimiento está asociado a la apertura de la puerta de Crevillente. Como ocurrió en todos los arrabales, se fue poblando inicialmente con habitantes excluidos por motivos religiosos, económicos o con oficios molestos que no tenían cabida dentro de las murallas.

El Ravalete sobre un plano de 1927.

En sus inicios la extensión era variable; en momentos de crisis (especialmente en los conflictos bélicos), podía quedar arrasado y despoblado; pero cuando las condiciones mejoraban se extendía de nuevo como prolongación natural de la ciudad, siguiendo el trazado del camino de Crevillente y la «Font Cuberta» (actualmente San Antón).

La Puerta de Crevillente

Archivo Municipal de Orihuela. Siglo XVIII

La primera información sobre esta puerta nos la brinda un testigo presencial; el canónigo José Alenda (1584-1642), autor del manuscrito «Grandeza y antigüedades de la Ciudad de Origüela y su fundación». A principios del siglo XVII la describe como un arco morisco en mal estado, decorado con letras en árabe.

Del albacar se continúan sus muros por una parte y por otra en lo enriscado de dicha peña y por la parte de Levante bajan hasta la puerta de Crevillente, la cual es de un arco morisco con unas letras arábigas, porque la debieron abrir o mejorar los moros y tiene muy buenas y fuertes torres.

Desaparecida en el siglo XVIII, Montesinos habla de ella en su «Compendio Histórico Geográfico Oriolano» citando a Martínez Paterna. A través de él menciona a un supuesto moro de Argel que tradujo las letras árabes mencionadas, identificando a un imaginario «rey moro de Murcia» como fabricante de la Puerta de Crevillente.

Tenía (Orihuela) dos portales, los más principales entre otros; el uno que llamaban la Puerta de Crevillente, con dos torres que la guardaban a los dos lados, y se dice que este portal lo fabricó el Rey Moro de Murcia, llamado Abrahan Alascandari, según lo expresaban ciertas letras arábigas que se hallaban en el mismo portal, que interpretadas por un moro de Argel (como dice el Doctor Martínez Paterna, libro 1 folio 82) explicó que significaban o decían: Este portal mandó fabricar el Rey Moro de Murcia, llamado Abrahan Alascandari, después que ganó la victoria al Rey Moro de Valencia…

En el siguiente vídeo os podéis dar una idea de lo que pudo ser.

Visión idealizada de la Puerta de Crevillente. Mi agradecimiento a José Antonio Ruiz Peñalver.

La última torre del complejo defensivo que guardaba el acceso a la ciudad por el camino de Crevillente, fue demolida en 1891; cuando los vecinos de la Calle Arriba, la Carretería y el Barrio Nuevo se quejaron al Ayuntamiento por el estado del antiquísimo torreón de sillería enclavado en la falda de la sierra. Completamente arruinado, se había convertido en un peligro constante para personas y edificios.

El Diario de Orihuela. 8 de junio 1891: Los vecinos de la calle de Arriba han elevado una exposición al Excmo. Ayuntamiento pidiendo la demolición de un torreón, restos de los antiguos fuertes morunos que enclavado en el monte en la ladera, que da a dicha calle, amenaza desplomarse sobre la misma. Parece que si su conservación es obra de poco dinero, la corporación municipal optará por repararlo conservando así una obra morisca, testigo valiosísimo de nuestras antiguas glorias.

En realidad, el Consell se había desentendido del torreón mucho antes, en el siglo XVI, cuando cedió su uso a cambio de la reparación y mantenimiento. Lo certifica una nota municipal de 1536, transcrita por Ojeda Nieto en su «Orihuela imaginada».

La dita ciutat (tiene) una torre a la Porta de Crevyllent… molt derruyda—y como puede hacer gran daño— a les cases que estan junt a la dita torre,—permiten a Bartolomé Jiménez—adovar e reparar la dita torre de tal forma que aquella no se cayga ni faga dany a les cases.

Tras confirmar el riesgo inminente que corrían los transeúntes y las casas cercanas, el arquitecto municipal, Francisco Sánchez, optó por la opción más económica. La definitiva demolición quedó aprobada el 11 de junio de 1891.

Restos del complejo defensivo junto a la antigua Puerta de Crevillente en la actualidad.

La calle de Arriba.

«Carrer damunt desde la porta de Crevillent». AMO. 1636-1660.

Poco aporta Gisbert en su «Historia de Orihuela» sobre esta calle; fantasías de Montesinos que él mismo descalifica y una fecha de construcción del arco y la capilla.

La calle de Arriba, que si hoy nada tiene de principal, lo tuvo en la antigüedad como base del Ravalete, se llamó Resvala por los godos y Barayzi por los árabes, en boca de Montesinos, que no tuvo por lo visto en cuenta que su edificación fue posterior a la dominación de aquellos; su arco final, con la capilla que sobre el mismo existe, fue levantado en 1598 (posteriormente, al hablar de la capilla dice 1698).

La primera titulación con base documental la aporta Ojeda Nieto en el siglo XVI: calle de Los Olmos; topónimo que nos da una idea de su fisonomía original: un sendero arbolado como inicio del camino de Crevillente.

La titulación d´amunt o de arriba es del siglo XVII; y sólo tiene sentido tras la apertura de la calle del Colegio.

Carrer Damunt. Archivo Municipal de Orihuela. Siglo XVII.

Destinada a ostentar el nombre del oriolano más internacional — el «pastor que hace versos», como dijo José María Ballesteros en 1930, la calle de Arriba conservó su titulación tradicional hasta bien entrado el siglo XX.

Voluntad. 15 de junio 1930: He aquí, lectores, que, en la provincia de Alicante, en Orihuela y en una de sus calles más típicas, la calle de Arriba, vive un pastor que hace versos: Miguel Hernández. El pastor poeta oriolano, es un pastor de cabras; nació pastor, continúa siendo pastor y morirá tal vez pasturando su rebaño.

Su oficio, su vida, es conducir las cabras durante el día por esta huerta oriolana tan bella, que embelesa e inspira; y al llegar la noche, repartir la leche de casa en casa, pensando siempre en los versos que compuso al correr las horas en que el sol estaba alto, sentado en plena huerta a la sombra de un naranjo…

Fotografía Ajomalba.

Fue entonces cuando tuvo algunos cambios más o menos provisionales.

Proclamada la II República mantuvo el título de Arriba hasta la llegada del bienio conservador; y la variación resultó, cuanto menos, chocante. Mientras en toda España sustituían nombres religiosos por políticos, la calle de Arriba recibía el de un sacerdote oriolano del siglo XIX: el Abad Penalva.

Francisco Penalva Urios nació en la calle de Arriba de Orihuela el 19 de diciembre de 1812; en una de las casas contiguas al Colegio de Predicadores de Santo Domingo donde realizó sus primeros estudios. Hijo de Francisco Penalva Riera y de Josefa Urios Torá, fue bautizado al día siguiente con los nombres de Francisco, Vicente, José y Ramón.

Retrato y discurso del «Abad Penalva».

Ingresó en la orden de Predicadores, en el convento de Santo Domingo de Murcia, donde realizó el noviciado y los estudios de Filosofía y Teología. Con la desamortización de 1835 fue exclaustrado del convento dominico y regresó a Orihuela; donde ejerció el sacerdocio y la enseñanza entre los años 1836 y 1847.

Luego se trasladó a Alicante para desempeñar la cátedra de Religión y Moral en el Instituto Provincial de Segunda Enseñanza. En 1853 lo nombraron canónigo; y dos años después, abad de la colegial de San Nicolás; cargo que ocupó hasta su fallecimiento. En Alicante desarrolló una brillante carrera eclesiástica en la que destacó por su faceta de orador.

Cimentó fama de santo gracias a la entrega demostrada durante las epidemias de cólera (1854), y de fiebre amarilla (1870). También en el bombardeo de Alicante (1873); organizando un hospital provisional en el convento de las Agustinas que salvó muchas vidas.

El 13 de diciembre de 1879 todas las campanas de la capital tañeron a muerto por el abad Penalva; y durante años la prensa alicantina solicitó del Ayuntamiento una calle para él.

El alicantino, diario católico. 16 de diciembre 1890: La idea de solicitar del Excmo. Ayuntamiento que se ponga a una de las calles de esta ciudad el nombre del virtuoso y sabio Abad D. Francisco Penalva, catedrático que fue de este Instituto, ha merecido buena acogida por parte de nuestros colegas locales; algunas personas que apoyan el pensamiento han indicado como muy conveniente para perpetuar la memoria del virtuoso Abad Penalva la calle del Bale (sic), donde vivió muchos años.

El alicantino, diario católico. 10 de noviembre 1894: Rogamos al cabildo no eche en olvido la recomendación que hicimos ha tiempo para que se dedicase una calle al virtuoso Abad Penalva, nuestro preclaro comprovinciano, cuya memoria tan grata es al pueblo de Alicante.

En marzo de 1900, el Consistorio alicantino acordó por fin rotular con el nombre de Abad Penalva la plaza que quedase tras el derribo de algunas casas frente a la fachada de San Nicolás, la que había sido su iglesia.

Semanario católico. 31 de marzo 1900: Según noticias que tenemos por fidedignas, la plaza que resultará delante de la fachada de San Nicolás, cuando se lleve a efecto el derribo de algunas casas, se llamará plaza del Abad Penalva. Plácemes merecería el Ayuntamiento que tal hiciere, pues todo nos parece poco para honrar la imperecedera memoria del dignísimo y virtuoso Abad D. Francisco Penalva, honra de la sana filosofía y perfecto modelo de cristianas virtudes.

Tres décadas después, otro famoso oriolano afincado en la capital, propuso dedicarle también una calle en Orihuela. Se llamaba Juan Sansano (el poeta del Teatro Circo). Desde su periódico alicantino, «El Día», emprendió campaña.

El Día. 19 de febrero 1935: Todavía la ciudad orcelitana no ha honrado a su preclaro hijo como merece en sus virtudes excelsas y su extraordinario talento. Pero no se ha de tardar mucho en que, por lo menos, acuerde el ayuntamiento rotular con el nombre del Abad Penalva la calle en que nació el santo varón, vía amplia y hermosa de uno de los barrios típicos, que hoy se llama vulgarmente «de Arriba», porque se halla en la parte más alta de la barriada de San Juan.

El 7 de marzo de 1935, el consistorio conservador le dio el nombre de Abad Penalva a la calle de Arriba; titulación que apenas le duró un año; lo que tardó en vencer las elecciones el Frente Popular.

Sesión del 7 de Marzo de 1935: A propuesta de la alcaldía, formulada en moción a la que se da lectura, se acuerda por unanimidad, dar el nombre del Abad Penalva a la calle de Arriba, en la que nació en 19 de febrero de 1812 el ilustre hijo de esta ciudad. Entendiendo el Sr. Bellido que el acuerdo es prueba inequívoca de que el actual ayuntamiento, estando integrado por radicales, hace justicia honrando la memoria de los hijos de Orihuela que lo merecen, cualquiera que fuese su ideología.

Sesión del 9 de abril de 1936: Con motivo de la aprobación del programa de festejos para el próximo día 14, aniversario del advenimiento de la República, que queda acordado por unanimidad, se acuerda en igual forma y, a propuesta del Sr. Sánchez Mora, variar la rotulación de las siguientes calles:  la de Arriba hoy Abad Penalva, por la de la Libertad…

Y así fue que poco antes de iniciarse la Guerra Civil la titularon como Calle de la Libertad, nombre que mantuvo durante tres años, hasta abril de 1939, cuando los vencedores le devolvieron el título de Abad Penalva.

Calle y casa de Miguel Hernández. Fotografía Juan Manuel Muñoz López.

Treinta años después, en la sesión municipal del 12 de marzo de 1969 bajo la alcaldía de Manuel Monzón Meseguer, recibió el nombre de «Poeta Miguel Hernández», pasando el del abad a una modesta calle del Barrio de las Angustias.

Mediterráneo, prensa y radio del Movimiento. 14 de marzo 1969: Calles al poeta Hernández y al falangista Llor en Orihuela. El Ayuntamiento de esta ciudad, en sesión plenaria, tomó el acuerdo de dar el nombre de Miguel Hernández a la calle en que nació y vivió este poeta oriolano, atendiendo así a la petición formulada por escritores, periodistas y poetas de diversas provincias españolas. En la misma sesión se le dio a otra calle el nombre del Falangista Francisco Llor, mártir oriolano que fue fusilado en Alicante a los 17 años de edad, en el año 1936, por negarse a delatar a sus camaradas.

Para contentar al sector duro del régimen y equilibrar la cosa; en aquel polémico acuerdo municipal incluyeron a un «mártir» falangista; pero no fue suficiente. Muchos oriolanos preferían homenajear a otro Hernández; a Ramón Barber Hernández, vecino de la calle «vilmente asesinado por las hordas marxistas».

Don Ramón era beneficiado de la Catedral, dirigente de los Sindicatos Ca­tólicos y articulista del diario «El Pueblo de Orihuela». Murió fusilado en Alicante en virtud de una sentencia del Tribunal Popular.

El nombre de Miguel Hernández quedó silenciado al colocar dos preciosas lápidas en las que simplemente se leía «calle del poeta»; y para colmo, una de ellas fue robada.

Instaurada la Democracia, la calle de Arriba recibió el nombre completo de Miguel Hernández, como otras muchas en toda España. Y su vivienda se convirtió en casa-museo.

Fotografía Ajomalba.

En cuanto a la lápida superviviente de los años setenta es la que veis en la siguiente imagen; luce hermosa en el antiguo callejón de la Cueva ascendido a «Calle del Poeta».

Fotografía Ajomalba.

Boletín de información municipal. Abril de 1976: el poeta debe ser devuelto a su pueblo y, por encima del tiempo y del espacio, también el pueblo debe ser devuelto a su poeta. Primero fue la dedicación de una calle, calle de Arriba, «al pie de la montaña de la Cruz de la Muela», calle de los más íntimos recuerdos.

Después, la creación de la Casa-Museo Miguel Hernández, cuyo expediente en trámite se centra en el hogar donde el poeta comparte su vida con el trabajo y con los sueños, con las penurias y los presentimientos. Y ahora, el Premio, prestigiado, enriquecido, dignificado con su nombre.

Más adelante — es fácil profetizar en este caso — vendrá la creación de un monumento a su memoria, el traslado de sus restos — si Josefina y Manuel Miguel acceden a ello — y el homenaje total y constante que su tierra le debe.

Miguel Hernández adolescente.

La calle olvidada.

Calle de Arriba. Casa del Poeta y puerta trasera de acceso al patio del colegio Santo Domingo.

Situada al extremo de la ciudad y bloqueada por la montaña de sillares de los dominicos, su aislamiento como espacio marginal fue parejo al crecimiento de la calle del Colegio.

En las últimas décadas del siglo XIX, el distanciamiento de la calle de Arriba con el resto de la ciudad se incrementó notablemente. Nunca la tuvieron en cuenta en los proyectos de ordenación, ensanche o saneamiento; y poco a poco se fue descolgando de los avances sociales y urbanos.

El concepto de ciudad escaparate aplicado en la renovada zona comercial (Estación, Andenes, Calderón, Loazes, Hostales y Paseo) escondía una triste trastienda de barrios desfavorecidos como este.

Ya hemos hablado de la demolición de una torre junto a la puerta de Crevillente cuyas ruinas amenazaban a los vecinos del barrio. Leyendo la prensa local podemos comprobar lo poco que le importaban al Ayuntamiento los vecinos de la calle de Arriba.

El Diario de Orihuela. 6 de julio 1891: En el extremo de la calle Barrio Nuevo, lindante con la calle de Arriba, se ha formado con los escombros procedentes de la demolición de un antiguo torreón que se hallaba en mal estado, un montón de más de tres metros de altura que incomunica por completo ambas calles causando no pocas molestias a los vecinos que para pasar de una calle a otra han de dar un gran rodeo o aventurarse por aquella montaña de tierra movediza con peligro de su integridad personal.

Haciéndonos eco de las justas quejas del vecindario, esperamos que la comisión de policía dé inmediatamente las órdenes oportunas, para que aquellos escombros sean trasladados fuera de la ciudad y cesen las molestias de los vecinos y transeúntes.

El Diario de Orihuela. 7 de julio 1891: Recordarán nuestros lectores que en nuestro número de ayer denunciábamos el que una montaña de escombros incomunicaba la calle de Arriba con la de Barrio nuevo. ¿Habrán creído sin duda que fue escuchada la súplica que a la comisión de policía dirigimos en nombre de los vecinos de dicha calle?

Pues quien tal haya creído está en lo cierto: la mencionada montaña ha crecido un metro sobre el nivel que tenía el día anterior hasta el extremo que llega a los balcones de las casas contiguas.

La tradicional desconfianza hacia los pobres se transformó en miedo gracias a la prensa. Los oriolanos poco sabían de este barrio más allá de la crónica de sucesos: peleas cerca de las tabernas, prostitución, reyertas con armas blancas o de fuego, palizas a mujeres por parte de sus maridos… todo era relatado de forma morbosa y malsana.

El martes. 11 de junio 1885: En las tabernas, con el calor del vino y del juego resultan las disputas y los crímenes. En las que existen en la calle de Arriba, no pasa hora del día sin que se encuentren en ellas reunidos todos los vagos y pendencieros que por aquí hay, dedicados única y exclusivamente al fomento de toda clase de vicios, y es necesario que se vigile con exceso, se prohíban esas tertulias y se mande cerrar aquellos establecimientos en cuanto anochezca quitando así toda ocasión de alterar la paz del vecindario.

Esta «mala prensa» deterioraba la posible actividad comercial de la zona. Sus condiciones sanitarias y la pésima imagen que proyectaban sus habitantes desaconsejaban la instalación de comercios o industrias.

El único negocio que he encontrado en la calle de Arriba fue el taller de carpintería y carrocerías de Ambrosio Leyva Andújar; que lo trasladó allí desde la Plaza de San Sebastián en 1927.

El pueblo. 7 de marzo de 1927: El taller de carrocerías, muebles, carpintería y modelaje de Ambrosio Leyva se ha trasladado a calle Arriba número 16, en donde encontrarán sus clientes el servicio.

Renacer. 7 de noviembre de 1929.

Rastreando la «Prensa Histórica» y excluyendo las noticias relacionadas con la fiesta anual; sólo encontramos enfermedad, vicio o delito. Os dejo una selección de sucesos recopilados entre los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX.

Diario de Orihuela. 21 de agosto 1886: Algunos vecinos de la calle de Arriba se nos han quejado del espectáculo que viene dando una taberna establecida en dicha calle. Parece ser que por las tardes y por las noches se sacan a la puerta de dicho establecimiento de vinos varias mesas y en ellas y obstruyendo la vía pública se sirven meriendas a los parroquianos, los que antes de merendar se juegan el coste de la francachela en largas partidas de truque, salpimentadas con votos y blasfemias y palabras obscenas que llevan el escándalo a aquellos honrados vecinos.

Diario de Orihuela. 9 de septiembre 1886: Anoche fueron llevados a la cárcel tres individuos que promovieron una cuestión en la calle de Arriba y que al tratar de detenerlos se dieron a la fuga monte arriba arrojando una faca y otras armas que llevaban.

El Día. 6 de noviembre 1887: Una de estas noches de la finada semana se oía grande alboroto que salía de una casa de uno de los callejones que afluyen a la calle de Arriba, donde al parecer se anidan de vez en cuando algunas «palomas mensajeras»; y tomó tales proporciones el escándalo que oído por la pareja de municipales que prestaba servicio en el barrio, se vio obligada a entrar, viendo con asombro que había gran número de mozalbetes, los que registrados por la indicada pareja, los puso a continuación de patitas en la calle. ¿Por qué Sr. Alcalde si se quiere tolerar que haya «casas de dormir y reservadas» no se reglamentan debidamente…?

La Calle de Arriba / Miguel Hernández. José Antonio Ruiz Peñalver.

El Diario de Orihuela. 12 de marzo 1888: A las cinco de la tarde de ayer se promovió un escándalo mayúsculo en la calle de Arriba producido por algunos individuos que se dieron de palos. El teniente alcalde Sr. Giménez que pasaba cerca del sitio de la ocurrencia se personó en dicha calle acompañado de la pareja de guardias municipales de servicio en el barrio de San Juan, ordenando la detención de los combatientes.

El orcelitano. 21 de abril 1889: A consecuencia de unas palabras que mediaron entre dos individuos, uno de aquellos salió de la casa acto continuo de la reyerta, en calzoncillos y desnudo de pie y pierna en dirección a la calle de arriba, y al llegar próximo al arco, se disparó un tiro de pistola el cual no le hirió, y dirigiéndose después por un callejón que da acceso a la calle del Colegio, casi a la terminación de aquél, disparó de nuevo el arma, penetrando el proyectil por la frente y dejándole cadáver en el acto. El infeliz suicida debió padecer seguramente algunos accesos de enajenación mental.

El Diario de Orihuela. 18 de noviembre 1889: En la tarde de ayer al salir de la taberna del nominado «Frascuelo», en la calle de Arriba, dos individuos se propinaron sendos garrotazos, haciendo necesaria la intervención de la pareja de servicio.

El independiente. 3 de marzo 1892: En la tarde de ayer fueron conducidos a la cárcel por la guardia municipal unos chiquillos que desde la montaña se entretenían en arrojar piedras a la calle de Arriba y final de la de Barrio Nuevo, a trueque de descalabrar a los transeúntes.

Si nuestras autoridades velasen más por la asistencia de los niños a las escuelas municipales obligándoles a ello, habría más Civilización en los chicos y no se repetirían con tanta frecuencia los ataques de los pequeños zulús a la tranquilidad de los transeúntes.

La iberia. 22 de julio 1907: Ayer tarde hubo una bronca fenomenal en la calle de Arriba en la que tomaron parte hombres, mujeres y niños, produciéndose un escándalo mayúsculo. Sin comentarios.

La iberia. 27 de septiembre 1907: El sangriento suceso de la calle de Santa Matilde. La crónica negra de esta población ha sido aumentada con una página más. Un hombre muerto y otro de huida, con el presidio como porvenir. Dos familias desamparadas (…) Un sereno se apercibo de los preludios de la bronca en la taberna del Pelana, de la calle de Arriba. Oyó hablar fuerte dentro de la taberna a hora tan desusada y casi enseguida, salieron agresor y agredido hasta la calle de Santa Matilde donde se realizó el crimen. (El fugitivo, José Lorente «Pelana», se entregó en Redován y regresó detenido en una tartana).

La Calle de Arriba / Miguel Hernández. Joaquín Marín.

Entre las actividades ilegales destacaba el matute, una especie de contrabando local por el que se introducían géneros sin pagar el correspondiente impuesto de consumos. Os cuento, como ejemplo, un caso detectado en septiembre de 1895 al ser descubierto el guardia que actuaba como cómplice.

A eso de las once de la mañana, un carro pidió tránsito en el fielato de San Francisco para el de la Olma, portando un barril con diez cántaros de aguardiente. En la calle de Santa Lucía aguardaba otro carro con un barril similar lleno de agua.

Una vez hecho el cambiazo, mientras el carro que conducía el aguardiente tomaba dirección a la calle de Arriba, el otro, con el barril de agua, salió tranquilamente camino de la Olma, completando el juego de cubiletes.

«Fielato de la Olma», con y sin caseta de consumos. Ministerio de Cultura y Colección Sánchez Portas.

Todo el mundo sabía quiénes eran los «matuteros»: Paco el Alicantino, el Pocha, el Moreno, Carlos el Albañil, la Panusa, el Rollao, el tío Guapo, el Zapatero, Pepe el Mudo…

Barriles de aceite, latas de petróleo, cántaros de aguardiente acababan en la calle de Arriba depositados en cuevas como la de Zambrana, o en la casas como la del tío Guapo. Por las noches, al apagarse el alumbrado, se distribuían a hombro para ser comercializados con notable rebaja del precio corriente. A estos porteadores nocturnos les llamaban fantasmas.

La iberia. 12 de agosto 1907: Nos dicen que a altas horas de la noche sale un fantasma por la calle de Arriba. Parece mentira que eso suceda en Orihuela en pleno siglo XX. Damos el aviso correspondiente a los consumeros, a quienes puede ser que les interese la aparición nocturna de ese mamarracho por la calle de Arriba.

Otra fuente de noticias era la insalubridad de la zona; sobre todo en años de cólera o de viruela. Y es que las epidemias mostraban siempre «caracteres alarmantes» en la calle de Arriba.

El oriolano. 12 de septiembre 1885: Las limosnas deben recaer en familias verdaderamente necesitadas de la calle de Arriba, donde las calenturas perniciosas (cólera) tienen postrados a numerosos individuos imposibilitados de atender al sustento de sus hijos.

El oriolano. 19 de septiembre 1885: Las cinco pesetas que nos ha remitido nuestro amigo D. Francisco Lozano, con destino a la suscripción iniciada en El Oriolano, han sido entregadas por nuestro director a la viuda pobre, Filomena López, con dos hijos enfermos de calenturas perniciosas, habitante en la calle de Arriba.

El orcelitano. 15 de junio 1890: La calle de Arriba y en particular el callejón Ancho, se hallan sus vecinos casi en su mayoría atacados de viruela, y convendría adoptar alguna medida.

La Calle de Arriba / Miguel Hernández. José M. Pérez Basanta.

El Martes. 5 de noviembre 1885: Ya había desaparecido la ridícula costumbre de conducir los cadáveres descubiertos al cementerio. Hemos visto con disgusto que el lunes de esta semana, se condujo uno procedente de la calle de Arriba en un ataúd sin tapadera, contraviniendo de este modo a lo terminantemente prohibido en un bando que se publicó por la alcaldía en el mes de mayo último.

La Prensa. 5 de febrero 1891: En las casas números 34, 30, 12 y 67 de la calle de Arriba se crían cerdos. (…) Háganse salir de la población todos esos animalitos que se crían en patios y corrales.

Las autoridades alertaban a los vecinos para intentar combatir las epidemias con «sanas medidas» que detuviesen su propagación en un barrio de calles estrechas y poco transitadas; vías con pésimas condiciones higiénicas a las que arrojaban «excrementos y otras cosas mal olientes».

Eso sí, como último recurso, siempre tenían muy cerca a la Virgen de Monserrate en su ermita para que acudiese en auxilio del barrio. Y al terminar la epidemia se mostraban agradecidos con ella.

El Oriolano. 24 de noviembre de 1885: El domingo se verificó la fiesta que los vecinos de la calle de Arriba dedicaron a su patrona por la terminación de la epidemia. Las procesiones del sábado y domingo por la noche estuvieron muy animadas, como igualmente los fuegos artificiales con que dichos festejos terminaron la noche del dicho último día.

La ermita de la calle de Arriba.

La ermita de la calle de Arriba a principios del siglo XX.

Popularmente conocida como «Ermita de la calle Arriba», la tradición afirma que fue construida en el lugar donde antes estaba ubicada una cruz erigida por sugerencia de San Vicente Ferrer en su visita a Oriola a principios del siglo XV. Veamos que escribió Gisbert en su «Historia de Orihuela».

Vicente Ferrer dibujado por Joseph Montesinos en su «Compendio Histórico Oriolano». Caja Rural Central.

Santa Cruz, luego Monserrate. Cuenta Montesinos que la primitiva Cruz que hubo en la calle de Arriba se colocó en 1411 por consejo y a presencia de San Vicente Ferrer; pero la capilla edificada sobre el arco final de dicha vía sólo data del año 1698 en que fue dedicada a la Santa Cruz y en 1771 se principió a dar culto en ella a una imagen de Ntra. Sra. De Monserrate, costeada por varios arrieros.

Fotografía Ajomalba.

Esta tradición se ha tergiversado afirmando que San Vicente oró en la capilla de la calle de Arriba. Estamos hablando de una ermita que se construyó casi tres siglos después de la famosa visita, concretamente en 1698, coincidiendo prácticamente con la del arco de la Virgen del Remedio que citamos en la calle de San Juan.

Fotografía Ajomalba.

López Maymón, en uno de sus rebuscos publicados en «El Pueblo», en diciembre de 1927, lo dejó un poco más claro:

La Ciudad Oriolense profesó arraigada devoción a San Vicente Ferrer. Aún vivía por el comienzo del XVII, la tradición de que el glorioso taumaturgo, vino a la Ciudad de Orihuela el 1410, llamado por el Concejo, que predicó con copioso fruto de espíritu, en la Merced, Salvador, Santa Justa y Rufina (…) que debido a sus gestiones se levantó una Cruz, en la calle de Arriba, en el sitio mismo donde en 1771 se levanta el altar a la Virgen de Monserrate.

Yo tengo una teoría sobre esto: Entre los siglos XIV y XV, el Reino de Valencia se llenó de cruces que marcaban las entradas a los pueblos. La fecha de la visita del santo se acerca mucho a la de la construcción de la primitiva muralla del Ravalete. Probablemente, la cruz que cita la tradición, era la cruz de término del antiguo camino de Crevillente.

La calle quedó cegada por el Colegio y ya no tenía sentido una cruz de término. Este pudo ser el origen de la Santa Cruz que se sigue venerando en una hornacina lateral. Pero insisto, es solo una teoría.

Lateral de la ermita de la calle de Arriba y callejón de la Cruz. José Antonio Ruiz Peñalver.

En 1771, en plena expansión del culto a la patrona, cuatro arrieros costearon una imagen de la Virgen de Monserrate que dejó a la cruz en segundo plano.

Desde entonces, en honor a la patrona se celebró la tradicional fiesta anual de forma muy parecida a la que describimos en la Corredera. Pero la nueva advocación de la ermita no borró de un plumazo antiguas tradiciones relacionadas con su cruz.

El Diario de Orihuela. 3 de mayo 1888: Las antiguas fiestas de la Santa Cruz han desaparecido de nuestros usos. Hasta de adornar con follaje y flores las cruces de los caminos y sitios públicos va decayendo más cada año. En la Alcaldía no se ha pedido permiso hasta la fecha más que para la fiesta de la calle de Arriba.

La Crónica. 5 de mayo 1888: Los vecinos de la calle de Arriba celebrarán mañana la fiesta de la Santa Cruz, estando por dicho motivo engalanadas las fachadas, y por la noche, de 8 a 10 tocará la banda municipal escogidas piezas y terminada esta se disparará una bonita cuerda.

La ermita de Nuestra Señora de Monserrate.

Virgen de Monserrate en su ermita de la calle de Arriba. José Antonio Ruiz Peñalver.

La primera noticia de obras en el siglo XIX data de febrero de 1854, cuando los vecinos solicitaron y fue aprobado según plano presentado, la construcción de una nueva ermita para la Virgen.

Pretendían ampliar el «nicho», en el que no cabía la imagen; por lo que una vez finalizada la ceremonia anual se veían obligados a guardarla en casas particulares.

No sé si el incendio ocurrido en 1887 tuvo algo que ver; pero a finales del siglo XIX la ermita estaba muy deteriorada.

El Diario de Orihuela. 9 de diciembre 1887: En las primeras horas de la noche de ayer se inició un incendio en la Capilla de Nuestra Señora de Monserrate de la calle de Arriba. El suceso que no adquirió proporciones gracias a la presteza con que acudió la pareja de vigilantes nocturnos de servicio en aquel barrio, fue ocasionado por una chispa que saltó de una candileja prendiendo fuego al cobertor.

Una comisión de vecinos, impulsados por «el amor que profesaban a María Santísima de Monserrate», solicitó permiso para ejecutar obras de restauración presentando un plano en el ayuntamiento.

La Comisión de Ornato aprobó las obras que se costearon a base de donativos. Le ermita se reinauguró con grandes festejos en 1895 por el obispo Juan Maura, quien había contribuido económicamente con 220 reales. Así lo reflejó la prensa en aquel año.

Juan Maura y Gelabert. Obispo de Orihuela. (1886-1910).

El Thader. 14 de septiembre 1895: Nuestro virtuoso señor Obispo ha dado la limosna de 220 reales para la restauración de una ermita de la calle de Arriba.

El Thader. 20 de septiembre 1895: Varios vecinos de la calle de Arriba han presentado al Ayuntamiento una solicitud pidiendo licencia para reformar la ermita que dedicada a Nuestra Patrona existe en la citada calle.  

La Independencia. 20 de septiembre 1895: En la sesión municipal del 19 de septiembre se dio lectura de la comunicación presentada por los vecinos de la calle de Arriba, para hacer obras de reconstrucción en la Capilla de la Virgen de Monserrate, situada en dicha calle. Pasó a informe de la Comisión.

El Thader. 24 de septiembre 1895: Al donativo del Ilmo. Sr. Obispo de que dimos oportuna cuenta, debemos añadir otros de 10 y 5 pesetas que respectivamente han concedido los RR. PP. Jesuitas y el canónigo Sr. Murcia para las obras proyectadas en la ermita que existe en la calle de Arriba bajo el patronato de Nuestra Madre de Monserrate.

Interior de la ermita de la calle de Arriba. Keru Gorostizaga.

Programa de las fiestas de inauguración de la ermita de la calle de Arriba en diciembre de 1895.

El Thader. 7 de diciembre 1895: Al amanecer principiaron con repique general de campanas, dulzaina, morteretes y voladores. A las doce se repetirá el mismo acto. A las cuatro de la tarde se efectuará la bendición del nuevo Altar de la Ermita por el Exmo. e Ilmo. Sr. D. Juan Maura y Gelabert, dignísimo Obispo de esta diócesis, acompañado del Exmo. Ayuntamiento y la banda de música municipal. A las siete de la noche, se trasladará la imagen de Nuestra Señora de Monserrate, desde casa de D. Andrés Pescetto a la Iglesia de San Juan.

Mañana al toque del alba, diana por la banda de música y repique general de campanas, morteretes, voladores etc. A las nueve, misa solemne, siendo orador el diácono D. Benito López. De cuatro a seis, la expresada banda de música, ejecutará varias piezas de su escogido repertorio.  A las ocho será conducida en procesión la referida imagen, recorriendo varias calles. Terminará dicho acto, con fuegos artificiales.

Ya en el siglo XX, la primera noticia de obras en la ermita la encontramos en 1907.

La Huerta. 10 de octubre de 1907: En la ermita de la calle de Arriba se han introducido notables mejoras en las que se han invertido 230 pesetas y queda de existencia en caja 15,30.

Ermita de la Calle de Arriba en 1907. Fotograbado de «El Espectador».

La siguiente data de noviembre de 1916, coincidiendo con la fiesta de la Patrona. La prensa sólo mencionó a «dos personas piadosas» sin aportar más detalles.

Ciudadanía, 23 de noviembre 1916: Los días 18 y 19 celebraron la fiesta de su Patrona, los vecinos de la calle de Arriba. La ermita, ha sido restaurada por dos personas piadosas.

La última y más profunda restauración de la ermita tuvo lugar en 2010, con motivo del centenario del nacimiento de Miguel Hernández, el más ilustre vecino que habitó esta modesta y tradicional calle.

La alcaldesa de Orihuela, Mónica Lorente, acompañada por el equipo de gobierno, encargados de la obra y vecinos, inauguró la Ermita de Nuestra Señora de Monserrate, situada en la Calle Arriba, que ha sido rehabilitada, como parte del compromiso de mejora y revitalización de esta carismática zona de Orihuela en el año del Centenario del poeta Miguel Hernández.

La intervención ha consistido en una reparación-rehabilitación de los elementos deteriorados por el paso del tiempo. Durante los trabajos realizados se han descubierto restos de edificios anteriores y dibujos y colores debajo de los revestimientos dañados que se han recuperado en la restauración. Con un presupuesto total de casi 200.000 euros, la ermita de la Calle Arriba ya es un lugar que los vecinos pueden visitar y disfrutar.

En 2018 Patrimonio Histórico restauró también la imagen de la patrona:

Diario de Alicante. 21 de marzo 2018

Diario de Alicante. 21 de marzo 2018: Rosa Sánchez. Aunque la capilla de esta virgen no es muy conocida, «la restauración de esta pieza era algo muy demandado por los vecinos de la zona», manifestó Almagro, «por lo que es un motivo más para estar contentos de que estamos consiguiendo recuperar no sólo grandes inmuebles sino también piezas más pequeñas pero igual de singulares».

Bascuñana y Almagro han estado acompañados por el alcalde de barrio, Rodrigo Muñoz, así como de miembros de la asociación de Vecinos y Amigos de la Calle de Arriba, además de Aitor Larrabide, director de la Fundación Miguel Hernández. También estuvieron presentes el arqueólogo municipal, Emilio Diz, y Ana Mª Sánchez, artífice de la restauración de la talla, quien explicó el proceso llevado a cabo para su reparación.

Y es que esta escultura de madera policromada del siglo XVIII, que corresponde a los periodos pictóricos del Barroco final y Rococó, y que representa a la Virgen con el Niño, consistiendo en una talla «de vestir» con brazos articulados en el codo y ojos de cristal, «presentaba muchos desperfectos», explicó la restauradora, «con grietas, falta de preparación y de policromía, sufriendo un ataque puntual de insectos xilófagos».

Todo ello se ha conseguido eliminar por medio de una intervención realizada en la misma ermita y que ha llevado cuatro semanas, que «ha consistido en una limpieza, una reintegración de las capas de preparación y policromía, y la aplicación de un tratamiento a la madera para eliminar la carcoma y los insectos, aplicando finalmente una capa de barniz para acabar el trabajo», señaló Sánchez.

Ermita de la Calle de Arriba en la actualidad. José Antonio Ruiz Peñalver.

La fiesta de la Calle de Arriba:

La fiesta de la calle de Arriba en honor a la Virgen de Monserrate se remonta al último cuarto del siglo XVIII, al modificar la titularidad de la ermita. Estas celebraciones anuales en los barrios tradicionales se convirtieron en al siglo XIX en una especie de elemento identitario más allá de la religiosidad.

He escogido, como muestra, varios recortes de prensa que abarcan desde finales del siglo XIX a comienzos del XX, el periodo de máximo esplendor. En la fase previa, los mayordomos salían a pedir por las calles.

El Independiente. 26 de  julio 1892: El domingo por la mañana oímos el redoble de un tambor acompañado de un gran gentío procedente de la calle de Arriba, y las gentes se alarmaron creyendo se trataba de un motín, pero los municipales de servicio en el barrio, se «arresiaron» a interrogar al del tambor y demás acompañantes, resultando de aquella alarma, que trataba de convocar a los hermanos de la cofradía de la Virgen de Monserrate de dicha calle, para que salieran a pedir.

Los del orden hicieron retirar aquella especie de manifestación, diciéndoles, que invocaran desde luego a los hermanos, pero sin producir escándalo, y por lo tanto, que guardasen el tambor para mejor ocasión. Para la nochebuena, pongo por caso.

En circunstancias normales, el ritual con el que obsequiaban a la Patrona consistía en una procesión de traslado hasta el convento de San Juan efectuada el sábado. En dicha iglesia se cantaba el domingo una misa con sermón.

La banda de música municipal amenizaba el evento con un derroche de pólvora, elemento tradicional en todo el reino de Valencia. Y por la noche la imagen volvía a la ermita; quemándose una vistosa cuerda de fuegos artificiales como fin de fiesta.

El Diario de Orihuela. 15 de noviembre 1886: El domingo, los vecinos de la calle de Arriba pudieron solazarse con los festejos que celebraron en obsequio de su titular la Patrona de Orihuela, la Virgen de Monserrate, que desde tiempo inmemorial se venera en la ermita levantada sobre el arco de la calle.

Con motivo de dicha fiesta la gente de buen humor halló excusa para salir de casa y asistir a la cuerda, espectáculo de marcado sabor regional, aunque no tan entretenido y vistoso como las antiguas cuerdas cuya bondad estribaba en el número de docenas de carretillas despedidas con cortos intervalos para lesionar a unos cuantos circunstantes y ver rodar atropellados por la muchedumbre fugitiva los puestos de los garbanceros.

Pero si el progreso con su demoledora piqueta nos priva de aquellas diversiones que formaban todo el placer de nuestros tatarabuelos, ilustres inventores de los caballos de fuego, en cambio nos da la seguridad personal de presenciar los fuegos artificiales sin riesgo de sufrir quemaduras…

Fiesta de la Calle de Arriba. José Antonio Ruiz Peñalver.

En caso de no disponer del convento de San Juan, los actos se trasladaban al de Santa Lucía, como ocurrió en 1888 por causa de una riada:

El Diario de Orihuela. 24 de septiembre 1888: … Con este anómalo estado de cosas por efecto de las pertinaces y torrenciales lluvias que nos ha traído septiembre, en la calle de Arriba, engalanada con los ordinarios adornos de las fiestas callejeras, celebraron por la mañana solemne función religiosa en la iglesia del monasterio de Santa Lucía en honor de Nuestra Señora de Monserrate cuya imagen condujeron procesionalmente el sábado a la referida iglesia devolviéndola anoche en lucida procesión a su capilla en el arco. Los demás festejos se han reducido a música por la banda de Callosa y a la quema de dos cuerdas con sus imprescindibles y fastidiosos correos.

A veces compartían la organización con los vecinos de la calle del Colegio; otros años intentaban organizar la suya propia.

El Independiente. 26 de septiembre 1892: Los vecinos de la calle de Arriba con la fiesta que han celebrado en honor a su Excelsa Titular la Virgen de Monserrate, ayudados por los vecinos de la calle del Colegio, han procurado con arreglo a los fondos que podían disponer, dar el mayor realce posible a la fiesta. Han traído la música de Callosa que ha tocado piezas escogidas de su repertorio, y sacándole todo el jugo posible.

Los jóvenes músicos no han tenido un momento de reposo; música de diana, música de once a doce de la mañana, música en la tarde y música en la noche. Pedir más sería gollería. En verdad, que se han hinchado a música. Y todo por una friolera.

La función religiosa se celebró en el convento de monjas de San Juan, estando el templo adornado con toda suntuosidad, con gran profusión de luces y cubiertas las paredes con magníficas colgaduras, y ocupando la cátedra sagrada el virtuoso sacerdote D. José Mompeán, asistiendo a tan religioso acto considerable número de fieles.

En la noche hubo dos cuerdas de fuegos artificiales, cuyas piezas fueron confeccionadas por el pirotécnico, entendido por «Carlujos». Se ha rifado una borrega, que ignoramos a quién le ha tocado en suerte.

Fiesta de la Calle de Arriba. José Antonio Ruiz Peñalver.

La otra cara de la fiesta anual eran los numerosos altercados que producía.

El Independiente. 26 de septiembre 1892: Anoche fueron recogidas por los guardias municipales algunas armas blancas y de fuego, evitando pudiera haber desgracias, con motivo de los muchos borrachos que había.

El auxiliar del Alcalde de barrio Manuel Celdrán, reprendió al guardia jurado conocido por el Cestero por acudir a la fiesta armado de escopeta, dejó en su casa la escopeta y volvió de nuevo produciendo escándalo. Al ser registrado le encontraron una pistola de dos cañones, cargada, y una navaja de grandes dimensiones, siendo conducido en calidad de detenido a la cárcel…

Riñeron en la fiesta de la calle de Arriba dos sujetos entendido el uno por «Cagarnera» y el otro por Tafalla, resultando éste, con una gran herida en la cabeza de un tremendo palo que le propinó su rival. El «Cagarnera» fue conducido a la cárcel y el «Tafalla» al Hospital para su curación.

El Independiente. 27 de septiembre 1892: En regocijo a la celebración de la fiesta de la calle de Arriba a su Virgen de Monserrate, no hay duda que el domingo se despacharon a su gusto los vendedores de bebidas alcohólicas. Se cogieron algunas «jumeras» que hubo hombre que era de todo punto imposible poder tenerse de pie.

Efecto sin duda de la bebida, se produjeron muchas riñas, que afortunadamente no tuvieron fatales consecuencias. Todo se redujo a unos cuantos palos; y efecto de ellos, no faltó a quien le abrieron la cabeza teniendo que ser trasladado al Hospital.

La fiesta sin incidentes era una rara excepción.

La Huerta. 7 de octubre 1907: Este año se han portado los vecinos de la calle de Arriba. La fiesta ha resultado lucidísima por demás sin incidente alguno, que es cosa rara.

A comienzos del siglo XX añadieron nuevos elementos; como misas de campaña o muchachas vestidas de blanco. Adjunto programa de fiestas de 1902.

La voz de la comarca. 22 de octubre 1902: Los de la calle de Arriba nos dicen que tendrán su fiesta el segundo domingo del mes siguiente, y que este año preparan algo nuevo. Ya tienen permiso para celebrar una misa de campaña.

La voz de la comarca. 19 de noviembre 1902: El próximo sábado y domingo tendrán lugar las grandes fiestas que los vecinos de la Calle de Arriba celebran en honor a la Santísima Virgen todos los años. Las del presente serán magníficas, pues todos aquellos vecinos trabajan con verdadero entusiasmo para conseguirlo. Entre otras cosas sabemos se harán los siguientes festejos:

Sábado 22. —Por la noche a las siete y media y en solemne procesión, será conducida la Virgen desde su capilla de la calle de Arriba a la iglesia del convento de S. Juan seguida de la notable banda de «Santa Cecilia» que ejecutará las mejores marchas de su repertorio. De ocho a diez, serenata por la mencionada panda.

Domingo 23. — A las cuatro de la madrugada saldrá la procesión del Rosario que recorrerá las principales calles de la población, cantándose «La Aurora», concluido esto se celebrará en la antedicha calle una misa de campaña oficiada por la repetida banda de Santa Cecilia.

A las nueve gran función religiosa en S. Juan, estando la oración sagrada a cargo del joven presbítero D. Monserrate Celdrán. Por la noche será devuelta a su capilla Nuestra Señora con toda solemnidad. A las ocho, nueva serenata, concluida la cual, se disparará una gran «cuerda» de fuegos artificiales. La calle estará engalanada con arcos de follaje, banderitas, colgaduras, y por la noche se iluminará a la veneciana.

La voz de la comarca. 27 de noviembre 1902: En las fiestas celebradas el pasado sábado, y domingo por los vecinos de la calle de Arriba en favor de la Santísima Virgen en el presente año, han resultado muy lucidas. El sábado y conforme estaba acordado, fue llevada la Virgen procesionalmente al convento de S. Juan, donde al día siguiente tuvo lugar una gran función religiosa en la que pronunció un elocuente discurso el joven presbítero Sr. Celdrán.

A la misa de campaña que celebró el antedicho sacerdote acudió un gran número de gente. La procesión de por la noche resultó brillantísima, siendo muy numerosos los alumbrantes. Llamó particularmente la atención, un grupo de lindísimas muchachas vestidas todas de blanco que arrojaban sin cesar flores a la Virgen. Durante la carrera se dispararon cohetes, tracas y se encendieron bengalas.

San Vicente Ferrer en la Calle de Arriba. José Antonio Ruiz Peñalver.

Epílogo

Como todos los barrios situados al pie de la sierra, la Calle de Miguel Hernández sigue manteniendo su marginalidad bien entrado el siglo XXI.

No ha consiguido despegar a pesar de contar con varios elementos para ser considerada una zona especialmente interesante: el Colegio de Santo Domingo, la casa museo, la ermita de la patrona…

Entre los años 2012 y 2013, la Cátedra Arzobispo Loazes y la Concejalía de Cultura de Orihuela promovieron una serie de actividades destinadas a regenerar este tradicional espacio urbano.

El proyecto se suspendió al cambiar de Ayuntamiento y de todo aquello quedó una publicación titulada «Construyendo utopías. La Calle de Arriba en Orihuela». Os la podéis descargar pinchando la siguiente imagen.

Enlace repositorio Unicersidad de Alicante. Descarga PDF.

Para terminar, os dejo un artículo publicado en «Canfali Vega Baja», en septiembre de 1983:

LA CALLE DE ARRIBA MANTIENE SUS TRADICIONES. El pasado miércoles se volvió llevar a cabo en nuestra ciudad una de las tradiciones más antiguas a la vez que olvidadas, de nuestra ciudad, nos referimos al traslado que todos los años los vecinos de la popular calle de Arriba (Miguel Hernández), hacen de la virgen instalada en la ermita que preside esta calle.

El tradicional acto se efectúa la víspera del día de la patrona para que sea la imagen que venera la calle del poeta la que por la madrugada del día de la patrona presida el también tradicional rosario de la aurora. Todos los vecinos del barrio se cogen hombro con hombro, y cantan al unísono una tonadilla que dice:

La Virgen de mi calle/ la más hermosa/ porque en su cara tiene/ toda la gloria./ Viva María de Monserrate/ y viva la calle de Arriba/ que no deja de amarle.

Antonio José Mazón Albarracín. Ajomalba.

Enlace a programa de Radio Orihuela en 2020: «La calle de Arriba. Historia de una marginalidad».

Pinchad en la imagen para acceder al programa en YouTube.

Antonio José Mazón Albarracín (Ajomalba), historias de Orihuela, fotos, postcast y vídeos.