Justo García Soriano 5. 1903

Estoy tan convencido, han arraigado tan profundamente en mi corazón los santos ideales republicanos, que me atrevo a incluir por completo, sin temor de equivocarme a todos los que no profesan las puras doctrinas democráticas en este dilema sin salida; o son almas depravadas que por móviles egoístas, conociendo el bien, lo rehúsan; o son seres desgraciados a quienes la ignorancia, sepultándoles en la ceguera de su noche tenebrosa, les impide atinar con el camino recto y seguro que conduce al suave imperio de la razón y el derecho … 

Justo García Soriano 1903.

Madrid. Plaza Mayor. Postal 1903

Año 1903.

Madrid 16 de enero de 1903. Queridísimo papá: He recibido la tuya de fecha 14 la cual he leído con gran alegría y entusiasmo porque todos estáis buenos; también me enteré del fallecimiento de mi comadre pues no me extraña porque hace tiempo que estaba enferma…

AMO. LJGS.

Si en las dos entregas anteriores dispuse de numerosas cartas personales, especialmente de su padre, el año que comenzamos es más bien parco en correspondencia. Eso no significa que no las escribiera; por supuesto que envió y recibió más cartas; pero, o no se han conservado, o no las he encontrado.

El fragmento de borrador anterior es el único destinado a su padre localizado por el momento en 1903. La comadre fallecida que menciona debe de ser su tía Luisa García; la hermana de su padre que visitó en Elda cuando viajaba hacia Madrid. «La Comarca» se hizo eco de la noticia de su muerte.

Una postal de Maximiliano y las cartas del doctor Madaria, de José M. Teruel y de Rafael Rogel, completan el lote de misivas transcritas en esta entrega. En cambio disponemos de numerosos artículos de prensa; algunos muy interesantes que nos muestran la madurez intelectual y política adquirida por un muchacho que ese año cumplía diez y nueve.

Justo García Soriano. Fotografía de L. Mouton. Montera, 3 Madrid. AMO Legado JGS. 

Con el cambio de año el semanario «La Voz de la Comarca» varió la periodicidad y el título. El nuevo diario «La Comarca» tenía el mismo director, la misma redacción y los mismos colaboradores; pero en vez de publicar cuatro veces al mes, lo hacían todos los días laborables. Como anécdota curiosa, en la cabecera del primer número equivocaron el año. Esta fue su declaración de intenciones:

La Comarca. Número 1 – 2 de enero de 1903: Dos palabras: Al empezar a publicarse nuestro modestísimo diario nos creemos en el deber de dar a conocer cuáles son nuestros propósitos (…) Somos independientes, venimos a servir a la opinión y a los intereses de nuestro pueblo. (…) El amor que sentimos por nuestro pueblo y por ese hermosísimo jardín que le circunda bañado por el Segura, es el único móvil que nos guía (…) Este es nuestro programa, nuestro lema: Todo para Orihuela y por Orihuela.

La Comarca. Núm. 1. 2 de Enero de 1903. La fecha que muestra es un error.

Justo apareció por primera vez en el número cinco del nuevo diario. Y lo hizo con una carta al director del desaparecido semanario «La voz de la Comarca», su buen amigo Rafael, que a fin de cuentas era también director del nuevo. En ella celebraba el triunfo de los huertanos que habían puesto en pie de guerra a la Vega del Segura con sonadas manifestaciones en Orihuela y Murcia.

Manifestación en Orihuela en agosto de 1902. Revista Nuevo Mundo.

En el bando contrario se agrupaban los industriales y exportadores que defendían la adulteración del  pimentón con aceite de oliva para aumentar su peso; y con él los beneficios de venta. Después de muchos meses de protestas campesinas en toda España la cuestión había llegado al Congreso de los Diputados y, a finales de diciembre, el rey firmaba un decreto prohibiendo la mezcla y defendiendo la pureza del pimentón.  

La Comarca. Número 5 – 8 de enero de 1903: A continuación publicamos la carta que nuestro queridísimo amigo y compañero Justo García Soriano dirige desde Madrid a nuestro no menos querido amigo el director de La Voz de la Comarca, Sr. D. Rafael Rogel Rech. Querido amigo mío: Ese semanario que tan acertadamente diriges y que ha sido engendro de nuestra mutua y común inspiración, hoy ve realizado uno de sus mayores ideales, una de sus más empeñadas empresas, por el que hemos luchado con constancia, con todo el ardimiento, con toda la fe del que defiende la razón y la justicia.

Por fin los desvalidos huertanos y cultivadores de esa hermosa región levantina, que no tiene igual en el mundo, se hallan protegidos y amparados por una ley equitativa y prudente. Ya el rojo pimentón se encontrará libre de una vez para siempre de toda mezcla fraudulenta o nociva. ¿Había de preponderar lo falso de lo verdadero?

Si estas deshilvanadas líneas, que escribo radiante de alborozo las juzgas dignas de darlas a la publicidad, mucho te agradecería que lo hicieras, para que se una mi modesto pláceme a la natural alegría que inundará los corazones de los cosecheros del pimiento, de quienes he tenido la honra de ser humilde defensor desde las columnas de ese periódico. Nada más por hoy. Dispón de tu incondicional compañero, Justo García Soriano. Madrid, 4 de enero de 1903.

En el número 8, «La Comarca» anunció la incorporación oficial de Justo como corresponsal telegráfico en Madrid. Tenía el encargo de enviar diariamente las noticias de última hora.

La Comarca. Número 8 – 12 de enero de 1903: Nuestro queridísimo compañero Justo García Soriano ha aceptado ya el encargo de corresponsal telegráfico en Madrid de nuestro periódico. Muy en breve empezaremos a publicar diariamente los telegramas de última hora.

Se estrenó tres días después, en el número 11; y se mantuvo en la página tercera sin fallar ni un solo día hasta el número 40. Transcribo las tres primeras «crónicas telegráficas» y la presentación oficial de la sección en el número 12.

La Comarca. Número 11 – 15 de enero de 1903: ÚLTIMA HORA. De nuestro corresponsal por telégrafo: Madrid 15-10 m. No es cierta noticia publicada por “El Morning Lear” y la que como rumor da la prensa respecto a una nueva derrota del sultán. Los últimos telegramas acusan noticias tranquilizadoras. Madrid 15-15 m. Comunican de Tánger que en vista de la actitud de los rebeldes el sultán se propone dar al conflicto marroquí una solución pacífica. Justo García Soriano.

La Comarca. Número 12 – 16 de enero de 1903: TODO POR NUESTRO PUEBLO. Todo por Orihuela y para Orihuela, decíamos en nuestro primer número al dar a conocer a la opinión los propósitos que nos animaban al emprender la penosísima tarea de escribir un diario para nuestra ciudad.(…) Desde ayer cuenta “La Comarca” con un servicio telegráfico, por medio del cual, adelantamos las noticias de última hora que se conozcan en la corte.

Nuestro compañero García Soriano, que es el encargado para telegrafiarnos, elegirá como asunto preferente todo aquello que más de cerca pueda afectar a nuestra comarca. Hoy también aumentamos el tamaño de nuestro periódico. Sin embargo, todo esto aún nos parece muy poco para la importancia de Orihuela, ésta necesita y merece mucho más…

Madrid 16-10 m. Las noticias que siguen recibiéndose sobre la situación de Marruecos son contradictorias. El gobierno prepara alguna artillería también para marchar al primer aviso. Aquí se siguen con gran interés todas las noticias que se reciben referentes a la rebelión. Madrid 16-11 m. Los exministros liberales han acordado reunirse nuevamente el próximo domingo. En esta reunión quedará resuelta la cuestión de jefatura del partido. Justo García Soriano

Compañía de moros de Ceuta. La Ilustración española y americana. Enero de 1903.

La Comarca. Número 13 – 19 de enero de 1903: ÚLTIMA HORA. De nuestro corresponsal por telégrafo: Madrid 19-10,50 m. La cuestión de Marruecos continúa en el mismo estado. Ha salido con fuerzas para castigar a la tribu Hayinia el general Mohamed-Amrani. Las noticias que se reciben continúan siendo contradictorias. Madrid 16-12 m. Los periódicos continúan ocupándose también de los recientes escándalos principescos. Telegrafían de Mentón que anoche llegaron aquel punto la princesa Luisa de Sajonia, acompañada de su amante Andrés Girón. Justo García Soriano

Paralelamente, durante el mes de enero Justo envió también cuatro largas crónicas firmadas con seudónimo: acababa de nacer «Kandal».

¿De dónde sale el nombre? no lo sé. En puridad se corresponde con una provincia de Camboya. Pero hay una circunstancia que me parece demasiado casual. En un rastreo he localizado a un tipo que en 1902 firmaba como «Ralph Kandal» al enviar unas poesías a «Madrid Cómico». Eran al parecer demasiado serias; y estas fueron las respuestas que recibió en la sección «Correspondencia Particular».

Madrid Cómico. 5 de abril de 1902: Ralph Kandal, desde Madrid: Muy bien versificadas las dos; pero demasiado serias para este periódico ¿no le parece a usted?  Madrid Cómico. 12 de abril de 1902: Esto es otra prueba de que sabe usted hacer versos pero… ¿Por qué no envía algo cómico?

Transcribir todas las crónicas completas de Kandal sería excesivo; pero os iré dejando algunos fragmentos más o menos largos. Si os interesa leerlas completas, están disponibles como el resto de artículos de Justo en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica.

En su primera colaboración, como buen republicano, trató con mucha ironía a la persona del joven rey Alfonso XIII.

La Comarca. Número 17 – 23 de enero de 1903: MADRID AL DÍA. Denuedo soberano. Mientras tengamos un rey tan intrépido y tan valeroso como el que hoy ocupa nuestro viejo trono, no hay cuidado: España se salvará. Ayer tarde, a la una y media, salió nuestro joven monarca en un landou tirado por cuatro mulas con dirección al Pardo. Cuentan los que están bien informados que la augusta persona se dedicó en sitio tan ameno al grato entretenimiento de la caza, que es según se lee en «EI Quijote», una imagen de la guerra. Cuando la noche comenzó a extender su negro capuz por el amplio firmamento, suspendió el regio cazador su tarea cinegética y se apresuró a regresar al alcázar…

Al poco rato de marcha, el landau se atascó en un bache, quedando medio volcado, siendo ineficaces los esfuerzos de las mulas y de los cocheros. (…) Entre tanto, el rey, impaciente por llegar a Madrid, decidió proseguir el camino a pie (…) Acto seguido cambió de traje y se dispuso a recibir al ministro del Ecuador, que se encontraba en Palacio desde la hora señalada para la recepción. ¿Se puede pedir un ánimo más esforzado? La gente se  hace lenguas comentando la intrepidez y el denuedo del ínclito Alfonso. Ya lo he dicho al principio: Con reyes como éste vamos a todas partes, aunque sea sin landou. Kandal. Madrid 20 Enero 903.

Alfonso XIII. ABC. Enero de 1903.

La Comarca. Número 19 – 26 de enero de 1903: MADRID AL DÍA. Procedente de la ciudad eterna, en el expreso de la ciudad condal, ha llegado hoy a esta corte D. Segismundo Moret. ¡Pájaro de mal agüero! Viene oportunamente a presenciar el entierro del duque de Tetuán, que a estas horas se encuentra en la agonía; Menos mal que ya trae la chistera engasada hasta la tapa por el luto de su ilustre jefe y maestro. Eso que se ahorra. Sin embargo, mañana, festividad de San Ildefonso, no dejará de asistir al banquete regio. Se puede muy bien en un mismo día murmurar una oración en un duelo y brindar alegremente por la salud de un soberano. Hay que ver a D. Segis vestir el smoking ¡Mascarada de la vida!… Kandal. Madrid 22 Enero de 1903.

En la siguiente parece que tuvo problemas de tiempo o de inspiración. Lo cierto es que improvisó copiando y comentando un fragmento de otro periódico madrileño; y ni siquera utilizó el título habitual de «Madrid al día».

La Comarca. Número 20 – 27 de enero de 1903: ACTUALIDAD. Lean conmigo mis queridos lectores de LA COMARCA en «El Imparcial» de hoy: D. Aurelio Martínez Alonso paseando ayer tarde en bicicleta por el Paseo del Prado. Uno de los tornillos de la máquina se aflojó, y para reparar la avería echó pie a tierra el Sr. Martínez. Se aproximó a este señor un joven, que se prestó a ayudarle en el arreglo de la máquina, y cuando estuvo apretado el tornillo, el joven entrometido montó en la bicicleta y desapareció por el paseo de Trajineros. El dueño de la bicicleta corrió detrás del ratero hasta la Puerta de Atocha, pero no pudo darle alcance...

… La marejada que se traen estos días algunos periódicos poco adictos a la causa conservadora, con motivo de la sobradamente cacareada sinceridad electoral, es uno de los asuntos que está haciendo más furor en la actualidad política. Ayer publicó la Gaceta una circular del ministro de la Gobernación recordando las multas impuestas a los alcaldes y demás funcionarios, que por coacciones u otros medios improcedentes e ilegales infrinjan la verdad del sufragio universal. Todo hay que dejarlo al tiempo; aunque yo, ante estas cosas tan estupendas, suelo sonreírme mefistofélicamente; porque han de saber ustedes, y no lo tomen a guasa, que soy escéptico de nacimiento. Kandal. Madrid 24 Enero de 1903.

Curiosamente, su amigo y condiscípulo de los jesuitas José Escudero Bernicola, estudiante en Madrid como él, utilizo dicho título en su propia crónica que apareció publicada al día siguiente. Os dejo el principio:

La Comarca. Número 20 – 27 de enero de 1903: MADRID AL DÍA. Mi excelente amigo Justo García Soriano con su crónica «Madrid al día», me inspira otra que titulo lo mismo, aunque podía hacerlo más sugestivamente así. «Plato del día, callos» o «Sangre y fuego», «Sabañones amargos» o.. ¡Vaya V. a ver los nombres que podíamos dar a esta cháchara contando la verdad! Sí, amigo Justo; pasó el verano y lo sentimos, no solamente por el frio, sino porque con él pasó El crimen de la calle de Fuencarral. ¡Era tan simpática la Cecilia! … José Escudero Bernicola. 24-1-03.

Muerte de Sagasta. La Ilustración española y americana. Enero de 1903.

La Comarca. Número 22 – 29 de enero de 1903: MADRID AL DÍA. LOS FUNERALES DE SAGASTA. TRAGICOMEDIA EN UN CUADRO Y UNA ESCENA. Representada con gran éxito en la sala de comisiones del Congreso, la tarde del 24 del presente. El teatro representa la plaza de las Cortes. A la derecha del lector, se levanta colosal el frontispicio del Congreso, con las columnas herculanas y los sarcásticos leones sonriéndose sardónicamente. A la izquierda del ídem la estatua de Cervantes, que ha inclinado la cabeza y ha lanzado un suspiro, broncíneo, oculto entre media docena de árboles escuetos y macilentos (Justo improvisó aquí una especie de obra de teatro con los políticos como actores) Oyese a lo lejos una marcha fúnebre con cornetas. El cañón retumba. Telón, rápido). FIN DE LA TRAGICOMEDIA. Por el trabajo de fonógrafo: Kandal. Madrid 26 Enero de 1903.

Muerte de Sagasta. La Ilustración española y americana. Enero de 1903.

Volviendo a la sección telegráfica, duró mes y medio y su temática fue muy variada; auque el tema principal y recurrente fue siempre el conflicto de Marruecos. Con las últimas noticias de la guerra del Rif, Justo enviaba notas de política nacional, sucesos llamativos, o la relación de números premiados en el sorteo de la Lotería Nacional. También noticias internacionales de Francia, de Cuba, etc…

En caso de recibir un telegrama importante de Justo en día festivo, Rafael Rogel hacía pública la noticia en el Café Europeo, propiedad de su hermano Juan: «N. de la R: Caso de recibir mañana algún despacho interesante de nuestro activo corresponsal, será expuesto al público en el café Europeo«. Os dejo unas muestras del contenido de la sección:

La Audiencia de Logroño ha condenado a muerte al sacerdote que mató a una joven por no acceder a sus requerimientos amorosos. / En Valencia se ha encontrado un depósito de armas con destino, al parecer, a los carlistas. Ha sido detenido un barrendero llamado Jaime Carrión, su mujer y dos hijos, en cuya casa se guardaban las armas y municiones. / Comunican de Tánger, que sigue recibiendo el sultán, como trofeo de sus victorias, cabezas de prisioneros rebeldes. / Los liberales han quedado divididos hasta ahora en dos grupos. Espérase con mucho interés la próxima reunión. El partido sagastino se considera ya completamente disuelto. En las diferentes agrupaciones formadas se esperan aún disgustos.

Se reciben telegramas de Cuba en los que se dice que la situación en aquella isla es gravísima; el ejército independiente se haya sublevado y aún se espera sobrevengan graves complicaciones si se consigue derrumbar al Gobierno. En este caso témese reine en ella una completa anarquía. / Los obreros sin trabajo de Valladolid celebraron ayer una importante manifestación que degeneró en tumulto. Resultaron varios heridos y contusos. Los manifestantes en actitud violenta recorrieron varias calles desoyendo las advertencias y mandatos de la policía. / El Sr. Duque de Tetuán se halla en estado de suma gravedad, temiéndose un desenlace fatal. / A la una de esta madrugada ha fallecido el duque de Tetuán.

Hoy se han declarado en huelga los obreros tipógrafos de Barcelona. / Adquiere caracteres de gravedad la huelga de Cádiz: en Barcelona se intenta el paro general. / Se han solucionado las huelgas de Barcelona y Cádiz. Los obreros han vuelto a reanudar sus trabajos. Los empleados de ferrocarriles de Vigo se muestran intransigentes; continúan en huelga. Se ha descubierto una importante falsificación de billetes del Banco de España. / En Francia ha descarrilado un tren de viajeros resultando un muerto y trece heridos. En las cercanías de Fez libraron encarnizado combate entre las tropas del sultán y partidarios del Roghí. En las kábilas fronterizas a Melilla reina  efervescencia.

El 20 de febrero «La Comarca» apareció sin la sección «Ultima Hora» por motivos técnicos; cuando llegó la hora de meter en máquinas el número 40, no habían recibido el telegrama de Justo. Y volvió a fallar en el número 42.

La Comarca. Número 43 – 25 de febrero de 1903: Telegramas de Vigo dan cuenta de haber ocurrido en aquella localidad graves sucesos. La multitud silbó al jefe de la policía, que les provocó amenazándoles con el sable. Tuvo que refugiarse perseguido en el ayuntamiento. Se pidió auxilio a la guardia civil que acudió disparando a las masas y matando a un niño de trece años e hiriendo a seis personas. La población se muestra indignada por tan bárbaro proceder. Témese se desarrollen tristes sucesos.

La «Ultima Hora» correspondiente al último número de febrero se limitó al contenido de un escueto telegrama. Así se extinguió la sección; sin aviso previo ni justificación posterior. Quizá fueron los exámenes; pero lo cierto es que Justo desapareció hasta el verano, al menos de la prensa oriolana.

La Comarca. Número 45 – 27 de febrero de 1903: ÚLTIMA HORA. De nuestro corresponsal por telégrafo: Madrid 27-3 ’10 m. Anoche aprobóse dictamen Capdepón junta censo. Esta tarde enterrarán a Blasco; presidirán el duelo Díaz de Mendoza y Villaverde. García Soriano.

Retirado Justo, de la crónica de los carnavales madrileños, celebrados con gran despliegue de medios, se encargó el otro corresponsal oriolano destacado en la capital. José Escudero Bernicola la redactó y fue publicada el 4 de marzo con el título «La Eterna Cuaresma».

Carnaval 1903 en Madrid. La Ilustración española y americana. 

No he encontrado nada de Justo hasta el 29 de marzo, cuando en “El Graduador” de Alicante apareció una “ajena colaboración” con el título “Acuarela para mi hermanico Justo García Soriano”. La firmaba Maximiliano García Soriano, y era sólo una broma del poeta eldense jugando con la coincidencia de los apellidos. Días antes le había enviado esta tarjeta postal desde Elda, en respuesta a una carta que no he encontrado.

Tarjeta Postal de Maximiliano García Soriano.

Su hermosa epístola me ha dejado atónito. Intentaré contestarle poéticamente. Pero ¿Qué he de decirle? Mi situación presenta otra fase. ¿Haré bien con hacerla pública? ¿Me valdré de un subterfugio? No sé qué hacer. No puedo, de momento, decir nada; ya le enteraré de más cosas. En este pueblo ¿cómo? hoy mi porvenir es siempre el mismo. Su hermanico que le quiere. Max. G. Soriano. Elda. Marzo. 13/903

En marzo tenemos constancia de que su padre estaba peritando fincas para la construcción de la carretera de Almoradí. Y en abril, de que don Justo viajó a Madrid en el tren correo; seguramente a visitar a su hijo.

La Comarca. Número 49 – 5 de marzo de 1903: Los trabajos de tasación de fincas que han de expropiarse para la construcción de la carretera de Orihuela a Almoradí, son llevados a cabo por los peritos D. Enrique Torraos, D. Justo García Sánchez y D. José Díe, teniendo el encargo de hacer el plano cancelario, el ingeniero D. Santiago Ortiz.

La Comarca. Número 66 –2 de abril de 1903: En el correo de ayer salió para Madrid nuestro respetable amigo D. Justo García Sánchez. Deseámosle un viaje feliz.

Como padre debía de estar muy orgulloso de su aprovechamiento en la carrera de Filosofía y Letras. En los exámenes de junio, Justico obtuvo sobresalientes en todas las asignaturas a las que se presentó. Su amigo Rafael se hizo eco desde Orihuela de los brillantes resultados.

La Comarca. Número 119 –10 de junio de 1903: Con verdadera satisfacción hemos tenido noticias del brillante resultado obtenido en los exámenes verificados antes de ayer en Madrid por nuestro queridísimo amigo y compañero Justo García Soriano. Ha obtenido la nota de sobresaliente en las diferentes asignaturas de que se ha examinado. Nuestra enhorabuena al amigo Soriano la cual hacemos extensiva a sus cariñosos padres.

Notas 1902-1903. AMO. LJGS

La última semana de julio regresó a Orihuela de vacaciones; pero antes había enviado una larga colaboración a un nuevo periódico oriolano de publicación semanal; un impresionante y valiente alegato a favor de la República y la Libertad que me veo obligado a recortar por su gran extensión.

Unión Republicana. Julio de 1903.

Unión republicana. Libertad, Igualdad y Fraternidad. Año 1 Número 5 – 3 de julio de 1903: AL PUEBLO. Amante de lo razonable y de lo justo, mis sentimientos cristianos me han llevado a la República, la forma de gobierno que tiene por lema la vindicación de los buenos y los humildes y la condenación de las iniquidades de los perversos y los déspotas. No miro la política como campo fecundo donde poder conseguir el medro de mis intereses personales, pues soy demasiado joven  para tener otro dogma que la verdad y otra inspiración que el altruismo.

Estoy tan convencido, han arraigado tan profundamente en mi corazón los santos ideales republicanos, que me atrevo a incluir por completo, sin temor de equivocarme a todos los que no profesan las puras doctrinas democráticas en este dilema sin salida; o son almas depravadas que por móviles egoístas, conociendo el bien, lo rehúsan; o son seres desgraciados a quienes la ignorancia, sepultándoles en la ceguera de su noche tenebrosa, les impide atinar con el camino recto y seguro que conduce al suave imperio de la razón y el derecho … 

A los hombres falsos de corazón de cieno, a los que se enmascaran con el místico velo de una religión prostituida y hablan con apocalíptico lenguaje a las masas crédulas para hacer esclavos, a esos seres que jamás han sentido surgir en sus almas viles una idea generosa y noble, despreciémoslos como a la escoria de la sociedad humana; su propia conciencia será su juez y acaso su verdugo más implacable. (…)  ¡Siento tan grandes simpatías por ese honrado pueblo que humilde y pobre sufre con resignación de mártir la negra servidumbre de los encumbrados zánganos que comen de su trabajo!…

… Adelante, republicanos; no desmayemos en nuestra santa misión y en nuestra obra redentora; seamos los nuevos apóstoles de esta patria adorada que se precipita a su ruina (…) es un joven el que te habla, un alma nueva que aún no ha tenido tiempo de mancharse con el lodo de la mentira. Justo García Soriano. Madrid y Junio de 1903.

Madrid y la universidad le habían cambiado. Esta profesión de fe republicana escandalizó a sus paisanos, que no entendían como, un joven oriolano producto modelo de la educación jesuítica, podía escribir algo así.

José de Madaria era el director de Unión Republicana, órgano de prensa en Orihuela del partido fundado en Madrid ese mismo año por Nicolás Salmerón y Alejandro Lerroux. Dirigido por este famoso médico, el semanario tenía la redacción en su domicilio, en la calle de San Agustín. Transcribo la carta que envió a Justo:

AMO. LJGS.

Unión Republicana. Órgano del partido en el distrito de Orihuela. 21 de julio de 1903. Dirección. Sr. D. Justo García Soriano. Distinguido amigo: con mucho placer pongo en su conocimiento que la Redacción de este semanario me ha manifestado que se considera orgullosa teniéndole a Vd. en su seno, por lo cual le notifico el nombramiento de Redactor de “Unión Republicana”.

Para el próximo número, correspondiente al 3 de Agosto ¿se serviría V. hacer un artículo a título forzado? Iría en el fondo hay disponible media columna poco más y el tema debe ser “El 29 de Julio”: aniversario de la expulsión de los frailes de España el año 97. Contésteme su conformidad para saber a qué atenerme. Aprovecho esta ocasión para reiterar a V. el reconocimiento de mi más sincera amistad, su correligionario.  Dr. MADARIA.

Los republicanos estaban encantados con su pluma y Justo pasó oficialmente a formar parte de su redacción. Pero no sólo eso; de vuelta a Orihuela por vacaciones, y con sólo 19 años, se estrenó como orador político en un mitin del partido.

La Comarca. Número 155 – 28 de julio de 1903: Se encuentra de nuevo entre nosotros nuestro muy querido amigo Justo García Soriano, que con tanta brillantez sigue en Madrid la carrera de Filosofía y Letras.

La Comarca. Número 160 – 3 de Agosto de 1903. Los republicanos de esta localidad celebraron ayer un mitin de propaganda en el partido rural de Puertas de Murcia y sitio llamado Camino de Enmedio. Hablaron los señores García Guillén, Teruel y Santiago.  Nuestro joven e ilustrado amigo don Justo García Soriano hizo su debut como orador pronunciando un discurso que le  valió muchas felicitaciones.

El artículo cuyo «título forzado» fue «El 29 de julio» apareció sin firma en la fecha indicada a modo de editorial. Justo había cumplido. En el mismo número se anunció su incorporación como nuevo redactor y la noticia de su éxito como orador político.

Unión republicana. Número 9 – 3 de agosto de 1903: El 29 de Julio. Toda la España republicana celebró el último día 29 el aniversario de la promulgación del edicto ley por el que se extinguían las comunidades de regulares en nuestra nación, cuya alma y verbo fue el gran Mendizábal, espíritu moderno de singulares energías. El poder de los frailes aumentaba en esta España tan católica más de lo que era menester: todas sus inmunidades y riquezas atraían a los monasterios inmensa multitud de vagos, amenazando convertirse, el pueblo español en una gran familia religiosa y su territorio en un enorme convento, mansión del sibaritismo y la molicie…

Tenemos el gusto de poner en conocimiento de nuestros lectores que D. Justo García Soriano ha sido nombrado redactor de esta publicación. Nos complacemos en llamar compañero a este ilustrado joven que profesa ideas federales.

La infatigable comisión de propaganda de nuestro partido, continúa sus fructíferas excursiones por todos los pueblos y partidos rurales del distrito. Ayer verificaron una nueva salida exponiendo ante numeroso auditorio de huertanos, las excelencias de la República y los defectos y vicios de la monarquía, los señores García Guillén, Teruel, García Soriano y Santiago.

Los oradores fueron escuchados con gusto y aplaudidos frecuentemente. El Sr. García Soriano aludido por el Sr. Teruel, hizo un breve e improvisado discurso, que resultó muy del agrado de la concurrencia.

El siguiente artículo, también en defensa de la República, lo tituló «Tarjeta Postal».

Unión republicana. Número 12 – 27 de agosto de 1903: TARJETA POSTAL. El extraordinario movimiento de efervescencia política que está sacudiendo a toda España, no es obra casuística de circunstancias caprichosas, sino producto necesario del cumplimiento debido a las leyes morales de la Historia que, como las del mundo físico, regularizan matemáticamente el progreso de la creación. No lo dudemos: estamos presenciando una etapa crítica en el movimiento de avance de la humanidad; es decir, vivimos en una época esencialmente de transición, de crisis. En el futuro está nuestro problema; no en la presente actualidad inestable. Ante la inminencia de un porvenir confuso, pocos resisten la tentación de interrogarlo.

¿A dónde vamos a parar? Toda entidad es perfectible y se desenvuelve bajo la tendencia de su perfeccionamiento. La entidad colectiva que constituye el linaje humano, es seguramente la que tiene mayor grado de perfectibilidad y bajo su influencia evolucionará indefinidamente. Hasta sus mismos enemigos sistemáticos reconocen que la República, como forma de gobierno, es un progreso político. Y ante estas reflexiones y verdades inconcusas, que nos sirven de premisas, hemos de convenir lógica y necesariamente que la República es la indiscutible forma de gobierno del porvenir. Justo García Soriano.

A las páginas de «La Comarca» regresó con la fervientemente defensa de una calle para Joaquín Agrasot; en cuya solicitud fue pionero. Su reivindicación se hizo unánime en toda Orihuela. Y aunque tuvieron que pasar cinco años para conseguirlo, se hizo realidad en 1908. Os dejo un resumen de lo que escribió en la primera plana de «La Comarca».

La Comarca. Número 183 – 31 de Agosto de 1903. Una proposición. Hoy, puesto que parece que nuestros munícipes ya vuelven a reunirse en íntegro concejo, vamos a permitirnos dirigir una proposición, una humilde proposición al Excmo. Ayuntamiento de esta muy noble y muy leal ciudad de Orihuela. Se trata de poca cosa; es decir, de poco gasto y de mucho provecho. Porque ¿quién duda que lo tiene el dar honra merecida a un ilustre paisano para estímulo y aliciente de los demás?

Expliquémosnos. D. Joaquín Agrasot y Juan, pintor laureado de universal fama en el mundo artístico y que, a pesar de que una larga vida de trabajo y de triunfos le ha remontado a la olímpica región de la gloria, nunca ha olvidado el hermoso paisaje y delicioso regazo de la común patria chica, es sin disputa muy digno de que lleve su nombre una calle de esta ciudad, que le vio nacer, en justo y sincero testimonio de admiración y agradecimiento de sus paisanos …

Si hubiera de valer nuestro voto, nosotros señalaríamos para esta obra de gratitud y justicia, la calle que hoy se llama de Unión Agrícola, toda vez que además de ser céntrica, y hermosa, su nombre viene a ser en la actualidad, anómalo y absurdo (…) Nuestro municipio debe apresurarse y poner todo su empeño en hacer una obra que le hará meritorio y acreedor a un aplauso más de todos los buenos, oriolanos que sientan amor por las glorias de su tierra.

Joaquín Agrasot. AMO. LJGS.

Tras esta publicación del último día de agosto, el diario «La Comarca» desapareció temporalmente.

Unión republicana. Número 14 – 10 de septiembre de 1903: Ha salido para Madrid a continuar sus estudios nuestro compañero don  Justo G. Soriano, el cual nos encarga le despidamos desde las columnas de nuestro periódico de sus correligionarios y amigos. Buen viaje.

En septiembre Justo regresó a Madrid para continuar con sus estudios; y ya en la capital, recibió una carta de su «correligionario» José Manuel Teruel.

Sr. D. Justo García Soriano. Muy señor mío y amigo: Le supongo enterado de la publicación del semanario “Orcelitano” cuyos dos primeros números le llevo enviados. Pues bien, en el expresado semanario deseamos publicar el fotograbado del Sr. Ruiz Capdepón, y enterado por D. José María López de que en la revista de esa corte en la que V. colabora, se publicó ese grabado, a V. me dirijo rogándole que si lo puede adquirir, me lo remita certificado y a correo vuelto si le es posible, porque lo hemos de insertar en el número 3 del mencionado semanario, que corresponde al día 6 de octubre próximo.

A la vez me dice usted el importe del grabado en cuestión para reembolsárselo inmediatamente por medio de una letra del Giro Mutuo o como a V. le parezca más conveniente. Sírvale la presente de invitación a colaborar en mi periódico, con lo que me honraría V. mucho. Le suplico haga mi encargo del grabado enseguida, si no tiene inconveniente en ello y dándole gracias anticipadas, se ofrece a la recíproca su afto. amigo y correligionario. José Mel. Teruel. Orihuela 30 de septiembre de 190

Supongo que se refería a la «Revista Parlamentaria y Diplomática», publicación madrileña en la que colaboró Justo y que mostraba en portada fotograbados de políticos.

No sé qué le contestó; pero para el número 3 de «Orcelitano» Teruel se tuvo que conformar con la imagen de D. Francisco Ballesteros. En su efímera existencia (poco más de cuatro meses) no llegaron a publicar el fotograbado de Capdepón; tampoco tengo constancia de que García Soriano colaborase de ninguna forma en «Orcelitano» a pesar de la oferta.

En octubre «La comarca» volvió a la calle con un largo poema de Justo en homenaje a su «resurrección». Un trabajo original titulado «Resurrexit. Romance-aleluya dedicado a La Comarca en su pascua florida».

La Comarca. Número 184 – 5 de octubre de 1903: PALABRA CUMPLIDA. Un mes justo hace que contra toda nuestra voluntad, y a pesar de todos nuestros esfuerzos para que así no sucediera, nos vimos precisados a suspender nuestra modestísima publicación, pero no sin que antes y en hoja que repartimos a todos nuestros queridos y constantes favorecedores anunciáramos nuestra próxima reaparición.

Teníamos pues, nuestra palabra empeñada con el público orcelitano a quien sin duda debemos mucho más favor del que merecemos, y esta palabra teníamos que cumplirla. La Comarca despierta de su corto letargo y, llena de fe, viene de nuevo al estadio de la prensa local, para ser uno más que defienda los sagrados intereses de nuestra hermosa ciudad y de la fertilísima vega que la rodea.

La Comarca. Número 184 – 5 de octubre de 1903

Rafael se acordaba mucho de su amigo; y utilizando uno de sus numerosos seudónimos, «Pepito Tudó», en el número 186 insistió en la solicitud de una calle y un homenaje para Agrasot.

La Comarca. Número 186 – 7 de octubre de 1903: CHARLA…..Y mi amigo del alma Justo García, como buen oriolano, se lamentaba en cierta ocasión de que no hubiésemos pagado la deuda de gratitud que todos los que hemos nacido en esta hermosa tierra, tenemos pendiente con el gran artista D. Joaquín Agrasot y Juan, porque bien mirado, todos los que de alguna manera podemos, estamos obligados a hacer lo posible para que su nombre quede perpetuado para las generaciones venideras del pueblo en que nació. Bien poca cosa se pedía: que una de las calles de Orihuela llevase su nombre.

Agrasot ha nacido en esta ciudad, su cuna ha sido la nuestra, y nosotros debemos quererlo, porque a la fama de su nombre ha llevado siempre unido el de nuestro pueblo honrándolo, porque gran honra es para los pueblos que cuentan con hijos tan esclarecidos. Nuestro paisano ha conseguido con su talento abrirse paso contra los innumerables obstáculos que al hombre se oponen para remontarse a las olímpicas regiones de la gloria, consiguiendo un gran nombre en el mundo del arte. Se trata de poca cosa; decía el amigo García Soriano, es decir, de poco gasto y de mucho provecho.

Joaquín Agrasot. Autorretrato.

Porque ¿quién duda que lo tiene el dar honra merecida a un ilustre paisano para estímulo y aliciente de los demás?  Eso pensamos todos, todos los oriolanos menos nuestros munícipes, que lo creen muy secundario. Porque si no, ¿quién duda que las indicaciones de La Comarca se hubiesen mirado con un poco de más interés? es decir con alguno siquiera, y a estas fechas el nombre de nuestro paisano hubiese quedado debidamente honrado y perpetuado en una lápida, aunque ésta lápida fuese de las modernistas que es género más barato.

Pero… ¡oh amigo Justo o Jelipe! que para nosotros es lo mismo, ya verás como en la próxima sesión o cabildo que celebren nuestros notables; habrá alguno que quiera hacerse notar antes de hacer entrega de armas y bagajes, es decir, de la chapa y el cinturón encamado que tan a gusto lo lucieron y tan hinchados los llevaron. Verás, amigo mío, qué discurso nos pronuncia el menos pensado papá de nuestro hermoso cuanto desgraciado pueblo. Yo te prometo enviarte su retrato para que recrees tu vista en este otro que también merecería que su nombre fuese inmortal. Verás las cosas que te dirá tu Pepito Tudó.

Al día siguiente, Rafael escribió una carta a su buen amigo «Jelipe»; es decir a Justo García Soriano.

Orihuela, 8 de octubre de 1903. Mi querido Justo: Creo habrá llegado a tu poder el primer número de nuestra chiquita “La Comarca”, correspondiente al 5 del actual, pues nos fue imposible darla antes a luz, por no tener aquí la imprenta a su tiempo debido. Tus versos han gustado mucho, a mí sobre todo, me gustó muchísimo la idea. Estoy ocupadísimo, y a ver que el diario para un pobre diablo como yo, no es un grano de anís. Los cajistas me piden original continuamente; he tenido que dejar ya esta carta nueve veces.

Estuve en (semejante sitio) u sease en mi Toboso y ¡chiquillo! ¡Qué cosas te contaría si tuviera tiempo! Mándame algo y no dejes de ver a tu amigo, el Barón de Antón que sabes te escribió estando aquí. ¡Qué ganas tengo que venga junio para que (oye al oído) te jodas y te vengas al país de la cogulla y el incensario! ¡Qué quieres! yo soy egoísta y quisiera, ya que no puedo yo ir, que tú vinieses. Tu padre se viene todas las tardes aquí conmigo. Si te faltase algún periódico me lo dices enseguida para remitírtelo. Escudero me manda hoy una poesía que publicaré mañana.

Escríbeme, hombre, escríbeme y cuéntame algo de tu vida. Supongo que te habrás hinchado el pellejo a caminar con equis, que diría el chato de marras. Escribe, que no sabes los deseos que tengo de saber de ti directamente. Escribe, Jelipe, no dejes de hacerlo. Ponte un hilo en el dedo para que no se olvide que en Orihuela tienes un amigo que te quiere más que a sus propios hermanos.  Teruel ha sacado a la arena con Zerón un periódico. Me dicen que es para hacerme guerra, pero yo no lo creo, pues Teruel aún me llama amigo. En su periódico no me ha dedicado siquiera una frase de galantería propia entre compañeros. “La Verdad” sigue buena de salud. Y mucha te desea tu amigo del alma. RAFAEL. Escribe pronto. Recuerdos de administra.

Cuando en la carta menciona a su amigo «el Barón de Antón» se refiere al periodista bilbaino Luis de Antón del Olmet, antiguo compañero de Justo en los jesuitas. Seguramente le pedía colaboraciones para su periódico; y lo consiguió. «La Comarca» publicó la serie «En la Universidad» y otros artículos firmados por «L. de A. del O» desde Madrid.

En octubre Kandal volvió también a «La Comarca» y envió puntualmente una crónica por semana con el título «Por estos madriles». Trancribo largos fragmentos de las mismas.

La Comarca. Número 192 – 14 de octubre de 1903: POR ESTOS MADRILES. Y… ya estamos aquí otra vez, como quien dice, dispuestos a merodear por el laberinto del presente, sin dejar de introducir mi órgano olfatorio en cualquier cocina de la corte, donde se guise. Sí señor; en eso nos ocupamos; en criticar medio mundo al otro medio. Y punto y aparte. Pues una vez que he venido cúmpleme exponer al ocioso lector el por qué y para qué. Es decir, hacer mi correspondiente programita-presentación, como se estila entre nuestros políticos de hoy día.

¿Cuál es mi encargo? Muy sencillo: poner al corriente a cuantos suscriptores tenga La Comarca de cuantas novedades nos traigan los calendarios de estos Madriles, que ya, ya dan de que hablar. (…) Y por esta vez primera, basta. La brevedad es un mérito. Solo me resta enviar, junto con estas garabatosas líneas, un afectuoso saludo de cortesía a  las oriolanas y oriolanos y participar a mi querido colega Pepito Tudó que en este instante acabo de unir el cable telefónico que me ha de poner en charla con su oreja. Hasta la vista. KANDAL. Madrid, 11 Octubre 1903.

La Comarca. Número 197 – 20 de octubre de 1903: POR ESTOS MADRILES. La semana que ayer terminó, ha sido exuberante en novedades y pródiga en  emociones, hasta el punto de hacer contraste sorprendente con la somnífera modorra de los pasados meses estivales. Sin embargo, ya pueden dormir a pierna suelta algunos centenares de vecinos de esta villa que habían perdido el sueño por un buen lapso de tiempo. Me refiero a la multitud de ávidos curiosos que, sin parpadear, tenían fija su atención y suspenso el animó en el lento decurso del celebérrimo proceso de la celebérrima Cecilia Aznar. Con este motivo la tensión, nerviosa de algunos desocupados era ya insostenible. Llegó por fin el ansiado indulto  y todo ha vuelto a su primitivo estado…

… En cambio, los taurófilos de la calle de Sevilla (llamada por mal nombre «el Mentidero de Madrid» dicho sea entre paréntesis) han tenido mucho de qué hablar con la cogida del «Fuentes» (…) El afán inmoderado de viajar que cunde por las cumbres regias de todos los países de Europa, es digno de notarse. Los soberanos europeos sienten el vértigo del sport automovilístico de la época. Se asfixian respirando las atmósferas enrarecidas de sus cortes y les impele a la vida nómada la necesidad de respirar los aires del siglo. Las aclamaciones estentóreas y los recibimientos triunfales les persiguen de pueblo en pueblo, al tiempo que el clamoreo angustioso y dolorido de mil huelgas que surgen en todo el orbe, nos hace saber que existen millones de obreros que trabajan y no comen (…) KANDAL. Madrid, 18 Octubre 1903.  

La Comarca. Número 204 – 28 de octubre de 1903: POR ESTOS MADRILES. (De nuestra colaboración). Nos encontramos ya en plena legislatura y con ella el período más crítico e incierto por el que ha atravesado nuestra patria hace un buen número de años. El tumultuoso hervir de las diversas y encontradas ideas que fermentan en nuestro pueblo, hace posible, en un porvenir muy próximo, cualquier mudanza, sin que pueda señalársele rumbo fijo ni orientación segura. Nada hay permanente ni estable; todos los partidos se agitan violentamente y todos en su seno esconden gérmenes cismáticos, corrientes antagónicas que van corroyendo a toda prisa su organización interna.

El divorcio que se manifiesta entre los políticos y el pueblo, es completo, disolvente, irreconciliable; y como su consecuencia inmediata, el desaliento de los unos y el escepticismo de los otros. (…)La tarde está nebulosa y tristona: El cielo de Madrid parece una bóveda de plomo que pesa sobre mi alma. Imperceptible lluvia salpica y empaña las vidrieras de mi cuarto; a través de las cuales penetra una claridad pálida y siniestra. La pluma escarabajea bajo el peso de mi mano temblorosa… KANDAL. Madrid 25 Octubre 1903.

Justo era capaz de llenar una página sin tener tema. El siguiente artículo es un ejercicio de escritura en la que no dice nada:

La Comarca. Número 209 – 3 de noviembre de 1903: POR ESTOS MADRILES.  Hoy bendito, día de todos los Santos, está siendo para mí el día de todos los demonios, a pesar de todos mis esfuerzos, me veo en la imposibilidad de cumplir la obligación que contraída tengo con La Comarca, y dejar por esta semana sin crónica madrileña a sus benévolos lectores. (…) Desayunándome estaba, cuando me sorprendió la visita de varios amigos que, según ellos, venían a complacerme. Me saludaron afectuosamente y rebosantes de júbilo hablaron, fumaron, bromearon, cantaron, bailaron, rieron y me sobaron sin respeto ni consideración alguna, convirtiendo mi casa en un manicomio suelto…

… El café está hasta los topes; la algarabía y el humo llenan su estancia. Allá al fondo, en un rincón obscuro, me instalo ante una mesa desocupada, dejándome caer muellemente sobre un asiento. Ya tengo ante mí el café y el recado de escribir. La taza humea despidiendo aromático olor. Doy un sorbo, abro la cartera, saco el papel, lo extiendo, mojo la pluma y comienzo a escribir. Pues estamos aviados, como hay Dios. Nada, que hoy me es de todo punto imposible escribir la crónica para La Comarca. ¡Hoy que tenía tanto que decir!… Por lo menos escribiré cuatro líneas, poniéndolo en conocimiento del Director, y luego iré a echar la carta a la calle de Carretas…

… En medio del fenomenal barullo que continúan produciendo los polemistas, mis vecinos, vuelvo a mojar la pluma y escribo: Sr. Director de La Comarca. Muy respetable señor mío: Por motivos ajenos a mi voluntad me es hoy de todo punto imposible escribir la crónica madrileña. Póngalo en conocimiento de los lectores del periódico de su digna dirección y estoy seguro de que con ello les dará usted una noticia que les ha de alegrar. Recuerdos a Pepito Tudó y dígale que siento mucho la afonía que padece. Siempre de usted afmo. amigo y s. s. q. b. s. m. KANDAL. Madrid 1 Noviembre 1903.

El 26 de octubre y el 2 de noviembre «La Comarca» rescató dos antiguos poemas titulados «Una lágrima» y “El arroyo”. Ambos habían sido publicados anteriormente en el «Diario de Murcia»; concretamente en 1900 y en 1901.

Los días 4 y 5 de noviembre «La Comarca» publicó también un largo relato con carga social dividido en dos capítulos y titulado «Un crimen misterioso». En él, un hipotético barón del Soto “cuya fortuna era inmensa pues su abuelo, que había sido negrero, le transmitió la suma de cuarenta millones de reales y un título de nobleza subastado” viola a una virtuosa sirvienta y la arroja a la calle embarazada.

La chica muere en el parto de su hijo y el bastardo se convierte en un mendigo maltratado que, tras muchos sufrimientos y en un ataque de ira, asesina a un caballero. El muerto resulta ser su padre y todo queda en un «crimen misterioso» atribuído a un anarquista que acaba ahorcado. Os dejo unos fragmentos del principio y del final: 

La Comarca. Número 210 – 4 de noviembre de 1903: UN CRIMEN MISTERIOSO (De colaboración I) Nació plebeya y hermosa como una flor silvestre; pero no tenía más dote que su trabajo ni más blasón que su virtud. Sola y sin hogar era para ella el mundo un desierto. El hambre la llevó a la servidumbre; y vendiendo su voluntad compró su sustento, pues el pobre será siempre un esclavo. Los encantos y atractivos de la nueva doméstica excitaron la lujuria del degradado barón y, en la ceguedad de su concupiscencia, la asedió constantemente como fiera hambrienta y encarnizada...

La Comarca. Número 211 – 5 de noviembre de 1903: UN CRIMEN MISTERIOSO (De colaboración, conclusión) … Un hambre de dos días le roía el estómago como una carcoma; la cabeza le pesaba  como un plomo; los oídos le zumbaban como una colmena y su vista se nublaba como un cristal que se empaña. Las sienes le latían violentamente, la garganta se le anudaba, el corazón se le oprimía. (…) Se  abalanzó como un chacal sobre el aristócrata del gabán de pieles y con la mano izquierda le asió fuertemente por el cuello mientras descargaba sobre la parte inferior de su garganta repetidas veces con violento coraje la diestra armada de su cuchillo herrumbroso. El señor cayó al suelo como un saco, arrojando un gran chorro de sangre por debajo de su barba. (…) Tras el breve proceso de una fiscalización implacable, el asesino fue condenado a la horca y todo el mundo aplaudió el veredicto. No os fieis de la opinión de las gentes ni de la justicia humana. Justo García Soriano. Madrid. Noviembre de 1903.

Las siguientes dos entregas de noviembre versaron sobre las elecciones municipales y las disputas internas por el control del Partido Liberal tras la muerte de Sagasta. Fueron las últimas del año desde Madrid para «La Comarca».

La Comarca. Número 215 – 10 de noviembre de 1903: POR ESTOS MADRILES. La expectación general que de ha tiempo se tenía puesta en las elecciones a concejales que hoy se están celebrando, se distrajo completamente desde que los republicanos, en vista de las maquinaciones no muy legítimas llevadas a cabo por la junta municipal del censo, anunciaron su retraimiento. La estupenda y jamás imaginada batalla que todos esperábamos iba a librase entre los partidarios del gorro frigio y la corona en los actuales comicios de noviembre, ha venido a parar en una ridícula aventura que ni siquiera merece el nombre de simulacro.

Así son las cosas en España. Siempre seremos los eternos Quijotes de la Historia. (…) La viruela  y el tifus arrecian su furia contra los inofensivos seres que paseamos nuestras personas por estos madriles. Y con esto hemos llegado al colmo de las calamidades públicas. KANDAL. Madrid, 8 Noviembre 1903.

La Comarca. Número 222 – 18 de noviembre de 1903: POR ESTOS MADRILES (De colaboración). Semana azarosa y emocionante para la peste de todos nuestros políticos ha sido esta última, que ya pasó a la jurisdicción de la historia. La cosa está que arde y el río tan revuelto como un turbión inesperado; con lo que muchos pescadores de oficio se prometen, frotándose las manos, pingües ganancias próximas. ¡Ajajá! Esto ya se va poniendo bueno y hay que relamerse de gusto. Los que vemos los toros cómoda y tranquilamente desde la barrera, nada mejor podemos apetecer que una lidia bien accidentada donde se maten muchos caballos y corra la sangre a chorros. Para algo hemos de tener en nuestras venas sangre española…

… ¡Pensad que ahora, en este mismo momento, en este instante mismo, en este mismo segundo, está decidiéndose la suerte de todo un partido de tantas campanillas como el fusionista!… ¡Vamos, que hay para estar nervioso de veras! Porque ¿Quién es el pecho esforzado que puede afrontar con ánimo sereno y paso firme tantas tentaciones como nos asaltan en este diablo mundo? ¡Oh, lector! ¡Está visto!… Esta vida no es para llegar a viejos. KANDAL. Madrid, 15-11-1903. 

En cuanto a su empleo en «Unión Republicana», aunque Madaria dejó el semanario en noviembre «por la imposibilidad material de atender debidamente a sus labores personales, políticas y periodísticas», ofreció su propiedad a varios ex directores de prensa y consiguió que la aceptase José Santiago.

Justo siguió colaborando con los republicanos de Orihuela; y el 10 de diciembre le publicaron otro extenso y magistral artículo en defensa de la República con el título «Alientos y esperanzas».

Unión republicana. Número 26 – 10 de diciembre de 1903: ALIENTOS Y ESPERANZAS. A todas cuantas difamaciones se lancen contra los ideales santos que defendemos, por espíritus egoístas y mezquinos, y a cuantas perniciosas mentiras y criminales errores se siembre entre el pueblo sencillo y crédulo para embaucarles responderemos con la verdad concreta y elocuente, exenta de eufemismos y libre de mistificaciones que la prostituyan. Esa es nuestra única táctica y nuestro único plan de defensa o de ataque.

Es una obra de conciencia que nos obliga a todos los hombres honrados. Nuestro trabajo será lento; pero constante. Tal vez laboremos sobre un campo demasiado inculto, sobre un erial harto estéril y baldío; tal vez machacamos sobre peña endurecida por las concreciones continuas de veinte siglos de embrutecimiento y de ciega barbarie; pero nuestra incesante labor, nuestro martilleo persistente hará fecundos los terrenos más improductivos, los campos más ingratos. Nuestra misión será eficaz, alumbrada por la fe y la justicia y alentado por la esperanza. El triunfo coronará nuestras frentes. Contamos con la fuerza incontrastable de la razón, con las energías irresistibles de la verdad y del bien; y doquiera marchemos con nuestra enseña redentora, se inclinarán las conciencias a nuestro paso y nos rendirán homenaje los corazones acendrados, las almas sin mancilla.

Inútiles cuantas tempestades se levanten contra nosotros. El mar enfrenará su violencia. Somos la única tabla de salvación que flota serena, inalterable, sobre el piélago revuelto y sañudo de las iniquidades de los hombres. Quien sienta sed de justicia y anhele llegar al puerto seguro del derecho, que venga a nuestro amparo y conquistará la paz que apetece. Encarnamos la virtud y es nuestro lema el altruismo. ¡Escépticos, si amáis el bien, abandonad vuestra mortal indiferencia, sacudid vuestro aletargamiento perezoso y agrupaos bajo nuestra bandera gloriosa! Palpad y no dudaréis en adelante; todas nuestras ideas responden a realidades concretas y positivas.

El llevarlas a la práctica depende sólo de la voluntad de los hombres. Si queréis, podréis. Reflexionad detenidamente; volved a pensar sobre vuestro destino y desecharéis vuestros prejuicios erróneos de desconfianza, que fundasteis en vuestras tercas incertidumbres. No dejaos engañar por vividores y pancitas que ríen de todo porque les conviene y hacen mofa de nuestras ideas, porque sus pechos de mármol son imponentes para sentirlas y sus cerebros obscuros incapaces de sustentarlas. Los sonrientes albores de una nueva vida de libertad sacrosanta comienzan a desgarrar el negro celaje de nuestro estúpido y servil tradicionalismo.

Quedó atrás nuestro pasado funesto y caen rotas las cadenas de nuestra histórica esclavitud, que entumecieron nuestros miembros y laceraron nuestras carnes. Esta naciente era de feliz independencia cicatrizará con su bálsamo de calma las heridas que en nuestras espaldas abrió el látigo del déspota. Lavaremos el baldón de nuestro largo cautiverio con la sangre de los traidores. Ya se fueron para no volver más aquellos siniestros y desatentados reyes de procedencia divina y sangre azul, que ahorcaban al pechero infeliz y hacían pesar su férula de hierro sobre los miserables que se arrastraban a sus plantas. En vano algunos soñadores suicidas evocan el nefando recuerdo de su fatídica pujanza.

Dios no los oye. El pueblo escarmentó para siempre y anhela ser libre. Los que, a pretexto de hipócrita religión, se unieron en ilícito maridaje con los poderosos para engendrar los horrendos crímenes que ennegrecen nuestra Historia y chuparon como vampiros insaciables la sangre de esa plebe resignada que trabaja y sufre, merecen el dogal del facineroso. La justicia se complace en maldecirlos. Por fortuna, la semilla ha germinado vigorosamente y echado hondas raíces prometiendo, en primavera muy cercana, darnos el dulce regalo del fruto apetecido. Ya tenemos los cimientos. ¡Adelante! Ahora nos falta únicamente coronar la obra. Justo García Soriano. Madrid, Noviembre 1903.

El siguiente número de «Unión Republicana», aparte de ser un homenaje póstumo al consecuente republicano federal Miguel Cremades, ofreció otro espectacular trabajo de García Soriano escrito todavía desde Madrid.

Unión republicana. Número 27 – 18 de diciembre de 1903: LATIDOS DE VIDA. Grandioso, entusiástico, indescriptible fue el acto que los republicanos de esta Corte celebraron en el teatro Lírico el domingo último, con motivo de honrar a sus representantes en el Parlamento. Ha sido la sacudida convulsa, el arranque instintivo de conservación de un pueblo agonizante que lucha desesperadamente con los estertores de una muerte próxima que le asedia. Millares de ciudadanos de todas clases y condiciones, representación de todos los intereses y todas las aspiraciones legítimas del país, unidos en multitud compacta y vibrante, han fallado en pro de la República, única fuente de esperanzas que nos queda, emblema de nuestra sola posible regeneración urgente y perentoria.

Quien esto niegue, o está ciego o miente desvergonzadamente a sabiendas. El testimonio, no ha podido ser más elocuente, más manifiesto, más irrecusable. Si los que alardean de monárquicos, toda esa taifa descreída de gubernamentales que medran a expensas del régimen, fueran capaces de abrigar sentimientos pundonorosos en sus almas secas, en sus corazones sin savia, abochornados estarían ante el espectáculo singular de un pueblo que los abandona y hasta los despide como a sirvientes torpes que no saben cumplir con sus deberes. Esta verdad, amarga debiera serles abrumadora y hacerles desistir en la porfía insensata y egoísta de afianzarse brutalmente en un sitio que no les corresponde. Cesen ya esos gobiernos parricidas que han precipitado a esta España infeliz y benévola en el abismo doloroso de su perdición.

Escarmentados y convencidos, no podemos tolerar la obra continua de aniquilamiento de esos hombres que se llaman conservadores y prudentes porque no tienen fe, porque no tienen energías, porque no tienen ideales para conducir a la ventura a una nación que la desea. Rebasan ya la copa de nuestra paciencia tantas imposiciones odiosas, tantas humillaciones, tanto oprobio, de que somos víctimas resignadas. Hora es ya de que el pueblo que produce y paga, deseche su indiferentismo mortal y exija el acatamiento debido a sus derechos. Lo ha dicho Salmerón, con su persuasiva elocuencia, en el meeting del domingo: «Hagamos que llegue a cumplirse en común la aspiración del pueblo y del ejército, llegando a la unión de ambos elementos ante el problema de con el rey o con la patria». Latidos de vida son estas palpitaciones vigorosas del partido republicano. Justo García Soriano. Madrid 15 Diciembre 1903.

Como bien anunció su amigo Rafael que tanto lo echaba de menos, este año Justo sí volvió a Orihuela para celebrar las navidades con su familia.

La Comarca. Número 244 –15 de diciembre de 1903: Vacaciones. Dentro de breves días vendrá con objeto de pasar las pascuas entre su familia nuestro ilustrado compañero y querido amigo don Justo García Soriano. Los amigos se alegran de poder abrazarle.

Orihuela a principios del siglo XX.

En nochebuena, ya desde su tierra natal, firmó el siguiente villancico como «Jelipe» y viajó con su familia a Murcia a pasar el día de Navidad.

La Comarca. Número 252 –24 de diciembre de 1903: VILLANCICOS POLÍTICOS. Cargada de turrones, / de golosinas / y otras mil ilusiones / de las cocinas / guerra haciendo valiente / a toda pena / ha venido de Oriente / la Noche-Buena / “Gloria in excelsis Deo” / cantan mil coros de querubines / y entre el jaleo / al calor del vino de los festines / se escucha el febril canto, ritmo o compás / carrasclás, carrasclás, carrasclás.

Políticos de pega / y alma apostólica / que vais a la refriega / por la bucólica / remojando pendones / con mil divisas / y mudáis de opiniones / cual de camisas / a todas vuestras hierbas medicinales / que vendéis por remedio de nuestros males / como os vio el rabo el pueblo, canta a compás; carrasclás, carrasclás, carrasclás.

Lo que el turrón sabroso / del presupuesto / coméis en el reposo / de vuestro puesto /sabed que por reproche / de vuestras mañas / nadie quiere esta noche / vuestras castañas / y aunque nos veis callados e indiferentes / y a todos vuestros hechos somos pacientes; / recelosos cantamos, siempre a compás /  carrasclás, carrasclás, carrasclás. JELIPE.

A Murcia. Acompañado de su distinguida familia ha salido para Murcia donde pasará el día de mañana nuestro querido compañero Justo García Soriano.

El 30 de diciembre, Kandal redactó desde Orihuela un demoledor artículo sobre la capital de España, variando ligeramente el título de la sección: «aquellos madriles» por «estos madriles».

La Comarca. Número 254 –30 de diciembre de 1903: POR AQUELLOS MADRILES. Lejos quedó la gran capital con el oropel de su falsía y el bullicio de sus pasiones… Este rincón tranquilo y solitario, que la naturaleza plugo embellecer como a paraíso terrenal, es su contraste más antitético que despierta profundas meditaciones. (…) Madrid; la corte, el  emporio, el núcleo de España, es una carga que pesa sobre los hombros cansinos de todos los españoles. (…) Ella es la que más consume, la que más gasta, la que más dilapida en frivolidades y groseras concupiscencias. ¿Es justicia, es equidad, es derecho? No, sino imposición brusca, privilegio egoísta, fraude permanente, baldón deshonroso de los que es autora y cómplice la histórica desidia de los que nos llamamos súbditos suyos. Y así vamos viviendo, desangrados por la sangría suelta de su centralización absorbente.

El aristócrata pedante, procaz, intrigante y lascivo; el político inepto que medra engañando al país, acémila sufrida; el abogado chanchullero; el artista monopolizado, depravado y rutinario; el cómico sodomita y sin vergüenza que vive en la promiscuidad más salvaje, el torero matarife y balandrón; el empleado holgazán, carcoma del presupuesto; el prestamista, ladrón autorizado que vive chupando la sangre del pobre; el militar fatuo; la cocota indecente, cubierta de afeites y almacén de inmundicias; el estudiante calavera y desaplicado que malgasta los ahorros de su padre; el periodista tapadera, asalariado y descreído, que vende su pluma y prostituye su sacerdocio igual que una mujerzuela; el ratero y el golfo maleante, que viven y trabajan en medio del arroyo; en fin, toda la chusma de parásitos que se forman de la suciedad de nuestro abandono, allí merodean triunfando, mientras las provincias laborean y producen. ¿Nosotros no lo queremos? Pues, ¡adelante! Cada cual tiene lo que se merece. KADAL. Orihuela.

La Comarca. 31 de diciembre de 1903.

El mismo KANDAL despidió 1903 publicando el artículo «Abur al año». Con su transcripción despido yo también esta entrega.

La Comarca. Número 255 –31 de diciembre de 1903: Escasas horas de existencia le quedan al año 1903, que pudiéramos llamar el de las transformaciones, a la manera de Ovidio. ¡Vaya con Dios el segundo hijo de la vigésima centuria de nuestra Era! Cosas estupendas hemos visto durante su transcurso que bien pueden llenar una historia; libro de escarmientos y enseñanzas; porque siempre hay algo que aprender en este mundo de mentiras.

Nuestra patria continúa descendiendo a su ocaso, un ocaso triste de tarde otoñal de crepúsculo lúgubre y sombrío. ¡Permita el cielo que su inminente noche sea rápida y serena y que pronto asome por oriente, halagüeña y coronada de flores, la mañana de un nuevo día de venturas! El batiburrillo de nuestra política local ha sido delirante, abundando los pasos cómicos y las ironías amargas. Hace años que no veíamos a nuestro pueblo tan preocupado y tan agitado por los negocios públicos. Sin duda ha respondido a un movimiento general de antagonismos y de luchas. Marejadas, intrigas, conatos, rencillas, desafueros; infamias y miserias; pasiones desordenadas y egoísmos mal reprimidos, en heterogéneo y escandaloso conjunto, sobrevinieron a porrillo ocasionando la batahola continua de incesantes disturbios e interminables debates.

Partidos que, como el republicano, parecían en nuestra población enterrados y fósiles, han resucitado a nueva vida de actividad y pelea tomando incremento  prodigiosamente hasta formar un contingente considerable y requerido a juego. A su frente ha estado la disuelta liga católica, nombre vacío y de relumbrón que hubo de adoptarse para encubrir la amalgama irrisoria de los restos diseminados e impotentes de todos los partidos retrógrados y tradicionalistas de esta tierra en unidad imposible, que buscan con ansia la ocasión de chupar en la matadura de nuestra hacienda pública, sin tener reparo alguno en consecución de tal fin, de proceder con medios detestables y atacar con armas traidoras, soliviantando las conciencias tranquilas de los ciudadanos pacíficos.

Aquellos católicos ligueros que tanto execraron y anatematizaron a los liberales, hechuras del demonio, cátate que ahora en vista de la poca cuenta que les trajeron sus pasadas extremosidades e intransigencias, vuelven su santa casaca bonitamente y se venden a voz en grito por liberales conservadores, dispuestos si es preciso, hasta pasar el día de mañana por auténticos anarquistas de hacha y petróleo con tal que la nueva profesión de fe pueda servir de escala a sus bastardas ambiciones; con burla y menosprecio del Syllabus y todas las martingalas de sus ñoñeces. Buena escoba nos hace falta. Contra su calumniador Candiles surgen impugnadores valerosos y decididos como Candilejas y apaga Candiles, pues tan inservibles y viejas lamparitas son impropias de estos tiempos de Electra. KANDAL. Orihuela.

Nota: Su nieto, Luis Ángel García Melero, cita en su bibliografía cuatro artículos más escritos este año a los que no he tenido acceso. Se titulan: “El Progreso”, “Homenaje fúnebre”, “Litigio diocesano” y “Necrología de Miguel Cremades Ballester”. Fueron publicados en «La Federación», órgano del Partido Republicano en la provincia de Alicante, entre julio y diciembre de 1903. «La Comarca» se hizo eco del homenaje a Cremades. Pero desgraciadamente, en la Biblioteca Digital de Prensa Histórica no hay ejemplares de esta publicación alicantina anteriores a 1907. Trataré de encontrarlos por otra vía.

Se accede al siguiente capítulo pinchando en la imagen.

Enlace al siguiente capítulo.

Antonio José Mazón Albarracín (Ajomalba).

Mi agradecimiento a Javier Sánchez Portas, a Jesús García Molina y a José Manuel Dayas.