Archivo de la etiqueta: Oriola

De Tudmir a Oriola 60.

De Tudmir a Oriola 60. 

Acampado en la huerta de Almoradí, el rey de Aragón preparó el asedio a Orihuela; un asedio que comenzó el 1 de mayo de 1296. El 10 de mayo nuestra ciudad abrió sus puertas. El sitio había sido más bien una formalidad.

El 11 de mayo de 1296, en la iglesia del Salvador, antigua mezquita mayor de Uryula en proceso de transformación, los miembros de la corporación oriolana acataron a Jaime II como legítimo soberano y señor natural.

El acta de homenaje prestado por el consell y la villa al rey Jaime II de Aragón fue el primer documento oficial escrito en catalán en Orihuela.

La famosa Sentencia Arbitral de Torrellas partió en dos el Reino de Murcia fijando como frontera el cauce bajo del río Segura. Lo que quedó en manos de Castilla conservó el nombre histórico de Reino de Murcia.

El resto pasó a ser la recién nacida Procuración General de Orihuela o Reino de Valencia ultra Sexonam, territorio gobernado por un delegado del Procurador General de la Corona, con sede oficial en el nuevo baluarte de Aragón.

El cambio de corona permitió a los oriolanos mantener los antiguos privilegios concedidos por Castilla y conseguir otros muchos de Jaime II, el artífice de la sexta partición, la última de nuestro Llibre de Repartiment y la primera redactada en catalán.

La invasión aragonesa y la posterior partición del Reino de Murcia, fue una vuelta de tuerca más en la peligrosidad de un terreno fronterizo, donde se forjó Orihuela.

Medio siglo después, Pedro I el Cruel intentó recuperar lo perdido en otro conflicto mucho más sangriento y destructivo. Durante la Guerra de los dos Pedros, el Ceremonioso introdujo algunas modificaciones en la procuración y comenzó a llamarla “Governació d´Oriola”, entidad que permaneció hasta el siglo XVIII, cuando el primer Borbón la suprimió dentro de los decretos de Nueva Planta.

Como os prometí hace más de dos años y sesenta programas, tomamos nuestra ciudad cuando era un protectorado del emirato Omeya, y tras pasar por diversos emiratos y califatos, por los reinos de Almería, Denia, Valencia y Murcia, la dejamos en la Corona de Aragón como segunda capital del Reino de Valencia.

Un viaje en el tiempo de Tudmir a Oriola que finaliza con esta entrega. Sólo espero no haberos aburrido.

Antonio José Mázón Albarracín. 2018.

Vídeo.
Programa.

De Tudmir a Oriola 59.

De Tudmir a Oriola 59.

En esta entrega hablamos de una guerra determinante para la futura la historia de Orihuela y de lo que hoy conocemos como la provincia de Alicante. La invasión del reino de Murcia por la Corona de Aragón.

Después del costoso despliegue militar utilizado para someter el reino de Murcia treinta años antes,  Jaime I no aprovechó la problemática situación de su yerno Alfonso X para obtener territorios a cuenta de Castilla.

Defraudado por los pactos de Sancho IV con Francia, Alfonso de la Cerda acabó proclamado rey de Castilla en Jaca,  desatándose una primera guerra de baja intensidad entre aragoneses y castellanos.

La muerte de Alfonso y la llegada de su hermano Jaime II al trono de Aragón,  propiciaron un periodo de distensión, un tratado con Castilla que incluyó su matrimonio con Isabel, hija de Sancho.

Pero la muerte del monarca castellano cambió el tablero de juego.  Con ayuda del Papa Isabel fue repudiada y devuelta a Castilla, cuyo trono estaba en manos de un niño; un niño que para el rey de Aragón era tan solo don Fernando, él que se decía rey de Castilla.

Sin embargo, al de la Cerda, ya le llamaba:  el muy noble y muy honrado don Alfonso por la gracia de Dios rey de Castilla. Y le había cedido de nuevo el Reino de Murcia.

Con esa legitimidad,  se dispuso a tomar posesión de él, por las buenas o por las malas…..

Vídeo.
Programa.

De Tudmir a Oriola 58.

De Tudmir a Oriola 58.

En el último programa, dejamos nuestro relato en 1285, con la muerte de Pedro III.

La villa de Orihuela llevaba más de cuarenta años en la Corona de Castilla; veinte desde que fue repoblada por Jaime I.

Situada en un enclave estratégico, bien amurallada, y con un formidable castillo, su concejo controlaba un amplio término municipal salpicado de lugares y alquerías.

Las líneas divisorias con Aragón, pactadas en Almizra por Jaime I y su yerno Alfonso, eran demasiado inconcretas y muy permeables, marcadas por rosarios de castillos y fortalezas que penetraban en el área de demarcación de Orihuela.

El rey de Castilla era Sancho IV, el bravo, quien confirmó a Orihuela cuantos fueros, privilegios, donaciones, franquezas y mercedes había hecho su padre, Alfonso X.

En Aragón, muerto Pedro el Grande, ocupaba el trono su primogénito Alfonso III, llamado el liberal. En septiembre de 1288, en Jaca, el infante Alfonso de la Cerda fue jurado rey de Castilla.

El 16 de junio de 1291 Alfonso III fallecía sin dejar descendencia y subió al trono de Aragón su hermano, Jaime II llamado el justo.

En noviembre de 1291 firmó con castilla el Tratado de Monteagudo. Cuando las cosas parecían más tranquilas entre Castilla y Aragón, durante una campaña militar Sancho cayó enfermo y murió.

Pronto, la alianza firmada con Aragón sería papel mojado, se avecinaba otra guerra….

Vídeo.
Programa.

De Tudmir a Oriola 57.

De Tudmir a Oriola 57.

En esta entrega presentamos a uno de los monarcas más breves de la Corona de Aragón;  un rey,  que ante la dificultad para ampliar sus dominios en la península, volvió la vista hacia el Mediterráneo.

Aunque reinó solo nueve años,  Pedro III consiguió pasar a la historia como  Pere “el grande”.

Dice el cronista Ramón Muntaner que no era ángel,  ni demonio, sino hombre, el hombre que había nacido con más gracias después de Jesucristo. Fue tan famoso en su tiempo que hasta Dante y el propio Sakespeare se inspiraron en él como el ejemplo de caballero.

El infante Pedro nació en Valencia, como primer varón del matrimonio entre Jaime I y su segunda esposa, Violante de Hungría.

No fue el primogénito. Pero la muerte sin des­cendencia de su hermanastro Alfonso le llevo directo al trono.

Mucho antes había demostrado sobradamente su capacidad guerrera. Dotado de gran corpulencia física y educado por nobles en su mayoría catalanes, fue bien adiestrado en el manejo de las armas, especialmente en la maza.

Imprudente ante el peligro, resistente a las inclemencias del tiempo,  peleaba hombro con hombro con sus almogávares sin dar tregua al adversario, con juicio, con arrojo y osadía.

Estamos probablemente, ante el verdadero liberador de los asediados en el castillo de Orihuela durante la primera revuelta mudéjar….

Vídeo.
Programa.

De Tudmir a Oriola 56.

De Tudmir a Oriola 56.

En este programa despedimos a otro personaje fundamental. Nada menos que Don Alfonso, por la gracia de Dios rey de Castilla, de Toledo, de León, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia, de Jaén y del Algarve.  Alfonso X el Sabio.

Con su muerte desaparecía el más culto y universal de nuestros reyes medievales. Un hombre adelantado a su tiempo,  incomprendido,  impopular y con una vejez muy desgraciada.

Educado por los mejores profesores de la época,  musulmanes incluidos,   en su corte se mezclaron las corrientes humanistas tradicionales, con la filosofía de Aristóteles traducida por Averroes. Rodeado de juristas, de poetas, de científicos y traductores, dejó como legado una extensa obra en lengua castellana que tocaba todos los campos del saber.

Desaparecido Alfonso, su hijo Sancho IV y su nuera María de Molina implantaron en la corte un modelo cultural completamente diferente al que el sabio había defendido, volviendo a los usos y costumbres de la época.

 Deseaba ser sepultado en Sevilla su ciudad favorita, o en Murcia, su primera conquista; pero con una condición: debían extraer su corazón y entregárselo al Maestre del Temple para que lo enterrase en Tierra Santa….

Vídeo.
Programa.