Archivo de la etiqueta: Calles

Callejeando 17. Del callizo de la corte al ángel de la guardia.

Colección Javier Sánchez Portas.

Del callizo de la corte al ángel de la guardia.

Como es habitual, comenzamos nuestro recorrido donde lo dejamos en la entrega anterior. Partimos de los antiguos juzgados, situados frente a la puerta norte de Santa Justa.

Aunque este edificio -actualmente vacío y pendiente de rehabilitación- es relativamente moderno -años setenta del siglo pasado-,   aquí ha estado la sede de la Justicia oriolana durante más de 500 años.  Dice Juan Bautista Vilar:

“Tenemos noticia de la existencia en Orihuela durante el siglo XV de cuatro hospitales cuya antigüedad no resulta factible precisar.  La parroquia de Santa Justa contaba con el de San Bartolomé, mitad casa-hospicio, mitad hospital, asiento después de la corte y cárcel”.

Seguir leyendo Callejeando 17. Del callizo de la corte al ángel de la guardia.

Callejeando 15. Santiago y cierra España.

 

Portada de Santiago. Charles Clifford, 1862.

Santiago y cierra España.

Tras un breve vagabundeo por las caprichosas callejas cercanas a la peña regresamos a la plaza de Santiago para detenernos frente a su Iglesia parroquial cuya portada es una auténtica joya arquitectónica culminada en el último tercio del siglo XV.

Iglesia de Santiago Apóstol en 1905. Colección Javier Sánchez Portas

Pertenece al gótico isabelino, también llamado flamígero por evocar el fluir de una llama.  Este estilo nació a la par del resurgimiento producido por el final de la cruzada ibérica y la unificación territorial, hechos históricos acaecidos durante el reinado de los Reyes Católicos.

Portada de Santiago en el siglo XIX.
Postal de 1909. Colección Jesús Rodríguez Tejuelo.
Colección Esteban Sanmartín Alonso.
Colección Javier Sánchez Portas

Consta de un arco apuntado y abocinado con arquivoltas de decoración vegetal.  Hay que contemplarla detenidamente para hacerse una idea de la minuciosidad con la que los escultores tallaron las hojas de cardo y aún más para encontrar algunas figuras animales entre las que destaca la ya famosa lechuza.

José María Pérez Basanta.

Declarado Monumento Nacional en la II República, durante la Guerra Civil su interior se conservó casi intacto.

Por desgracia, en el exterior se destruyeron dos esculturas: una en el parteluz de la puerta principal, dedicada al Apóstol;  y otra en la parte superior de la portada de la capilla de la Comunión.

Portada de Santiago en 1931. Ministerio de Cultura.
Santiago en 1933. Universidad de Sevilla. Gentileza de Luis Mirete.
El parteluz de la iglesia de Santiago con la imagen del apóstol desaparecida en la Guerra Civil. Colección Javier Sánchez Portas
Portada de Santiago sin el apóstol en su parteluz. Archivo Celia Senén
Portada de Santiago sin el apóstol original, desaparecido durante la Guerra Civil. Colección Javier Sánchez Portas.

El Santiago representado en la actualidad sustituye a la imagen gótica coetánea al resto de la portada.   Es obra del escultor madrileño Ángel Ferrant y la realizó a finales de la década de 1940.

Portada de Santiago. Con el apóstol recién restaurado. Antonio Ballester Vidal.
Comparativa. Ajomalba.
José María Pérez Basanta.
Ajomalba.

Arriba, junto al escudo de España sujeto por el águila de San Juan, se muestran el yugo y las flechas, emblemas de los Reyes Católicos.

El haz de flechas pertenecía a Isabel.  El yugo,  con una cuerda suelta,  corresponde a Fernando,  junto a la divisa “tanto monta”.

Ambos símbolos fueron adoptados y manipulados en el siglo XX;  primero por Falange y después por el régimen franquista.

Isabel tomó como emblema un haz de flechas en referencia a una vieja historia en la que un padre, en el lecho de muerte,  recordó a sus hijos que una flecha era frágil; pero formando parte de un haz se volvía muy fuerte.  Isabel reunía en su persona y debía mantener unidos los reinos de Castilla, León, Extremadura, Asturias, Galicia, Murcia, Sevilla….

El yugo hace referencia a Alejandro Magno y el nudo gordiano.  Una antigua tradición prometía el imperio a quien desatase dicho nudo. La leyenda popular cuenta que Alejandro lo cortó con su espada y dijo: “tanto monta cortarlo que desatarlo”.

Inspirado en esa leyenda, Fernando de Aragón utilizó en su escudo el lema “tanto monta”  junto al yugo con el nudo desatado.

Ajomalba.

Falange Española unió las flechas y el yugo que siempre se habían representado separados.  Los “historiadores” de la época, basándose en las iniciales de los nombres los asignaron al revés: Yugo a Ysabel, Flechas a Fernando.  Además a la divisa de este último se le añadió una absurda coletilla:”tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando”.

Se ha dicho también que la granada de Santiago está cerrada porque Granada no había sido conquistada todavía. Y que en la iglesia de Santiago se celebraron cortes. Unas cortes en las que se decidió conquistar Granada, nada menos.

Todo eso forma parte de la “patriotera” historia de Orihuela que fueron creando nuestros cronistas locales.

Ajomalba.

La granada ya la utilizaba Enrique IV, el hermano de Isabel con el lema “Agro dulce” que quiere decir misericordia y rigor.

Fijaos bien y podréis comprobar que la granada no está totalmente cerrada, tiene una abertura lateral.  La he puesto al lado de la de la Catedral de Granada , que por narices se esculpió con Granada conquistada. Tienen la hendidura en el mismo lado.

En cuanto a las cortes, las de Orihuela se celebraron en el verano de 1488.  La Guerra de Granada había comenzado seis años antes, en 1482.  Aquí, como en todas partes, solo buscaban dinero y tropas.  Antes las celebraron en Tarazona y Valencia.

Y no pudieron ser en Santiago: cualquier ceremonia de esa entidad se celebraba en la iglesia más importante, la entonces Colegiata del Salvador, la actual Catedral.

José María Pérez Basanta.
Ministerio de Cultura.
Ministerio de Cultura.
Colección Esteban Sanmartín Alonso

La capilla de la Comunión adosada a su derecha se edificó en el siglo XVIII y muestra una interesante portada de dos cuerpos al más puro estilo barroco.

Tras el concilio de Trento, la Iglesia católica decidió combatir la reforma protestante dando mayor importancia entre otras cosas a los sacramentos y en especial a la eucaristía.

En esta exaltación,  las fachadas tuvieron gran importancia. Muchas iglesias como la de Santiago erigieron capillas de la comunión con portadas diseñadas como vehículo de propaganda.

Colección Javier Sánchez Portas
Santiago en 1933. Universidad de Sevilla. Gentileza de Luis Mirete.

Frente a la sencillez luterana, en las iglesias católicas las líneas definidas y rectas del Renacimiento desaparecieron para dar preferencia a la línea curva, con abundante ornamentación y exuberancia de flora y fauna sobre cornisas y columnas,  siendo las más comunes las llamadas salomónicas con forma de espiral.

José María Pérez Basanta.
Colección Javier Sánchez Portas

Esta portada es un ejemplo de todo ello y está íntegramente dedicada a la eucaristía.

Muestra una alegoría de la fe que también tuvo que ser reconstruida por Ángel Ferrant tras haber perdido en la guerra más o menos la mitad superior.

Nos resulta curioso que este artista de vanguardia y cercano al arte abstracto aceptara este tipo de trabajo. Pero todo encargo debió de ser un lujo en los duros años de la posguerra.

Ministerio de Cultura.
Ajomalba.
Colección Javier Sánchez Portas. Ajomalba.
José María Pérez Basanta.
José María Pérez Basanta.

A partir del templo comienza la calle de Francisco Díe Losada, cuyo titular vivía justo aquí.  Pinchando la siguiente imagen tenéis un enlace a su biografía.

Pinchad aquí.

 

Ajomalba.
Turismo Orihuela

Ya hablamos en la Calle del Hospital del ruinoso Palacio de Rubalcava,  que tiene en esta calle su entrada principal.

A la izquierda tenemos el museo de la Reconquista, inaugurado en 1985 en los bajos de Rubalcava y trasladado recientemente a la nueva sede de la Asociación de Moros y Cristianos. Es un edificio obtenido de la rehabilitación de dos antiguas casas.

Rebasándolo contemplamos una artística fuente, también de reciente construcción, situada bajo un edificio-depósito asentado en la peña.

Miguel R Bailén González
Ajomalba
José María Pérez Basanta.

Este enorme aljibe abastecido por los pozos llamados de Cremós, proveía de agua potable a un gran sector de la ciudad a comienzos del siglo XX.  Fue rehabilitado para instalar en él el museo del agua, pero permanece cerrado.

José María Pérez Basanta.

El último tramo de esta calle conserva algunas preciosas casas, solo hay que levantar la vista e imaginarlas bien restauradas.

José María Pérez Basanta.

Termina la calle de Francisco Díe y encontramos la del Maestro Esteban, que aparece en los repartos del siglo XIX, como callejón del Maestro Esteban.

Archivo Municipal de Orihuela.
José María Pérez Basanta.

Esta titulación debió de popularizarse en la segunda mitad del siglo XVIII. Creo que anteriormente podría ser la calle de Nicolás Viudes.

Archivo Municipal de Orihuela.
Archivo Municipal de Orihuela.

En el reparto de 1750 – aún sin desgajar de la calle Santiago- aparece inscrito “Estevan Viudes, maestro de niños”.  En la actualidad abarca también la travesía al Hospital que anteriormente tenía su propio nombre: la calle de Eusebio.

Antonio José Mazón Albarracín y Jorge Belmonte Bas.

Extracto corregido y aumentado de artículos publicados en 2006.

Callejeando 13. El Raval Roig 3.

Convento del Santísimo Nombre de Jesús. Capuchinos. Colección Esteban Sanmartín.

Capuchinos y aledaños.

Desde la Ermita del Sepulcro, por la breve Travesía de la Armengola,  llegamos a la calle Charamita cuyo título es sinónimo de dulzaina. Este instrumento de viento llamado también xirimia en Cataluña y Valencia, se ha transformado fonéticamente en xaramia y luego en xaramita.

El charamitero acompañado del tabaleter -que porta un pequeño tambor o tabalet- y generalmente del polvoristero,  formaban un conjunto que, marchando delante del pasacalles, llamaba a la fiesta interpretando melodías populares.

Por ello, en las comarcas del sur y en algunos pueblos de Murcia, el término castellanizado en charamita se utiliza también para denominar a dichos pasacalles.

Seguir leyendo Callejeando 13. El Raval Roig 3.

Callejeando 11. El Raval Roig 1.

Colección Javier Sánchez Portas.

La plaza del Raval y la Mare de Déu de Montserrat.

Nuestro paseo por lo que fue el verdadero arrabal comienza en un precioso rincón al pie de la sierra,  a espaldas del santuario de Monserrate.

Es la calle Torreta, cuyo vetusto nombre queda evidenciado por los restos que se mantienen en pie dando fe del antiguo perímetro defensivo.

Archivo Municipal de Orihuela.
Archivo Mariano Pedrera.

Este conjunto de torreones de origen almohade conectaba la muralla con el castillo y con la Puerta de Murcia.

Al igual que el muro, se fabricaron empleando el sistema conocido como tapial, por lo que conservan los orificios redondos, huellas evidentes del citado proceso constructivo.

Seguir leyendo Callejeando 11. El Raval Roig 1.

Callejeando 10. Hacia el arrabal.

Colección Esteban Sanmartín.

La Cruz del Río y la muralla.

Siguiendo por la calle del Hospital dejamos la Plaza de Santiago – de la que hablaremos a la vuelta- y encontramos dos callejuelas a la derecha y tres a la izquierda.

Colección Mariano Pedrera.

Las de la derecha se llaman Espada – debe ser nombre moderno pues no me aparece en ningún padrón- y travesía de Santiago.

Este último nombre era el más común a la hora de redactar los padrones.  Se usaba el título de la principal y el resto eran “traviesas”.

Seguir leyendo Callejeando 10. Hacia el arrabal.