Crónica de Antonio Ballester 03. La fábrica de la seda.

© Antonio Ballester Vidal

Crónica de Antonio Ballester Vidal, el fotógrafo de la Plaza Nueva.

Cap 3. La fábrica de la seda.

Durante siglos la morera se mantuvo como uno de los principales cultivos en Orihuela.

El proceso de la elaboración de la seda era una herencia cultural  transmitida de padres a hijos, como eslabones de una larga cadena que se remontaba a la Edad Media, cuando agricultores y artesanos musulmanes la implantaron en Uryula.

© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
En las bobinas, Justa Sabater Pamies. © Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal

La llegada de las sedas artificiales en el primer tercio del siglo XX significó un duro golpe para esta industria milenaria.

Pero acabada le Guerra Civil, la Dictadura puso en marcha un plan para fomentar la producción del capullo de seda.

Sus medidas proteccionistas incentivaron temporalmente el cultivo de la morera generando una notable recuperación.

En 1941 creaban el Servicio de Sericicultura, un organismo específico dependiente del Instituto de Fomento de la Producción de Fibras Textiles.

En este contexto nació la empresa “Sedas Orihuela”, en 1939.

© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal

Impulsada por la Federación de Sindicatos Católicos -futura Caja Rural y Central-, la fábrica llegó a rondar las trescientas empleadas; y utilizo el femenino, porque como podéis comprobar, la inmensa mayoría eran mujeres.

Alcanzó su zenit en los años cincuenta, época en la que Antonio Ballester decidió inmortalizar la fábrica oriolana con este completo reportaje fotográfico.

Ramón Noguera Romaní, José Calvo Esquiva y José Godoy Robles. © Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal

Amables lectores me han facilitado la identidad de algunos de los retratados: el director de la fábrica, Ramón Noguera Romaní;  el contable José Calvo Esquiva, apodado “el nano” por razones evidentes;  José Godoy Robles, encargado del peso; Lolita Martínez Cartagena, escribiendo a máquina, Justa Sabater Pamies, con las bobinas de seda .……

Ramón Noguera Romaní, José Calvo Esquiva y José Godoy Robles. © Antonio Ballester Vidal
José Calvo Esquiva con uno de los hermanos Balaguer. © Antonio Ballester Vidal
Lolita Martínez Cartagena en la máquina de escribir. © Antonio Ballester Vidal

Y así el padre guardián de San Francisco siguió bendiciendo la simiente del gusano,  año tras año,  en la vecina iglesia conventual, antes de proceder a su reparto.

Hasta que “sedas Orihuela” cerró sus puertas en 1977,  después de 38 años de actividad.

Como recuerdo de aquellas seculares tareas nos queda en San Antón el edificio llamado “Ahogadero de la Seda”.

© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
© Antonio Ballester Vidal
Fotografías de Antonio Ballester Vidal. Retoques y texto,  Antonio José Mazón Albarracín.

El artículo queda abierto a la futuras incorporaciones de nombres si os apetece facilitármelos. 

Por último, ya fuera del reportaje al no ser de Ballester, quiero incluir esta interesante fotografía de Juanito Fenoll para resaltar la importancia de estas instalaciones. 

Es Juan Carlos de Borbón, aspirante al trono, en su visita a la fábrica de la seda de Orihuela, el 19 de febrero de 1965.

© Juan Fenoll Villegas