Las Discípulas de Jesús.

Archivo Enrique Bas Cánovas.

Las Discípulas de Jesús.

El impulsor de la orden fue Pedro Ruiz de los Paños, nacido en Mora de Toledo en 1881.  A este sacerdote, director general de los Operarios Diocesanos, lo destinaron a Roma en 1927 como Rector del Colegio Español.

En la Santa Sede, donde permaneció seis años, comenzó los preparativos para la fundación de una nueva orden femenina: las Discípulas de Jesús.

Pedro Ruiz de los Paños.

Cuando estalló la Guerra Civil, Pedro lo tenía todo preparado;  con las Constituciones ya redactadas.  En el trágico verano de 1936 se escondió en Toledo, en casa de otro sacerdote, junto a uno de sus hermanos operarios.

El 23 de julio los tres religiosos fueron detenidos y asesinados por un grupo de milicianos. Terminada la contienda, los sacerdotes operarios retomaron su proyecto y, en febrero de 1942, se fundó la Congregación en Valladolid.

Primeras Discípulas de Jesús con el arzobispo García García y los sacerdotes operarios fundadores. Febrero de 1942.

Las Discípulas de Jesús llegaron a Orihuela en 1953, siendo obispo José García Goldáraz.  Pero el verdadero impulsor fue el oriolano Luis Almarcha, Obispo de León por aquellas fechas. Pinchando sus fotografías podéis acceder a las biografías de ambos prelados.

 José García Goldaraz. Pinchad para acceder a biografía. Antonio Ballester Vidal.
Luis Almarcha Hernández. Pinchad para acceder a biografía.
Palacio de Pinohermoso. Colección Javier Sánchez Portas.

En noviembre de 1950 el Papa Pío XII había publicado la Constitución Apostólica “Sponsa Christi Ecclesia” dirigida a regular la vida monástica femenina.  Comenzaba así:

“La Iglesia, Esposa de Cristo, ya desde los primeros orígenes de su historia, manifestó con repetidos señales, y confirmó con clarísimos documentos, los sentimientos de estima y maternal amor que profesaba a las Vírgenes consagradas a Dios”….

En dicha Constitución, el Papa autorizaba a las monjas de clausura para que trabajasen mejorando su situación económica; eso sí, sin perjuicio de su vida mística.

En esa línea, el obispo Almarcha abrió una Escuela Taller de Arte Sacro en el palacio de Pinohermoso, propiedad de la Caja Rural Central.

Joaquín Ezcurra lo explica muy bien en este artículo publicado en el ABC el 6 de diciembre de 1953.

Voy a transcribirlo íntegro:

Artículo de Joaquín Ezcurra. ABC 6 de diciembre de 1953.
Artículo de Joaquín Ezcurra. ABC 6 de diciembre de 1953.

Ecos del “Sponsas Christi”.  Resurgimiento de la artesanía española en un convento de monjas de Orihuela.  

Orihuela, la mitrada ciudad levantina, continúa siendo una página mironiana. Es aún la ciudad adormecida, soñolienta, aletargada, la misma que obligaba a Gabriel Miró a vestirse de “smoking” cuando escribía.

Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.

Sólo vestido de etiqueta se puede escribir sobre ella. Orihuela es la misma de siempre. Palestiniana en su paisaje, suntuosa por sus monumentos, deslumbrante por su belleza, fabulosa por su riqueza y de un misticismo temperamental.

Sigue siendo un “huerto de monasterio”, un huerto donde la naturaleza ha volcado toda su exuberancia: palmeras, naranjos, limoneros, algodón, seda, cáñamo.

Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.
Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.

Por eso, Orihuela es galante y dadivosa. Aquí se vaciaron las despensas para llenar las alforjas a los ejércitos de Isabel y Fernando, camino de Granada, y por galantería, se le regaló a la Reina Isabel las mejores salinas del mundo, las de Torrevieja, de propiedad oriolana.

El tiempo no ha influido sobre ella. La “ciudad del humo dormido” despierta de su letargo, entre el murmullo de sus treinta campanarios lanzados al vuelo, para recibir en sus viejas palacios a los excelentísimos y reverendísimos señores don Luis Almarcha, obispo de León; al arzobispo de Sión, doctor Muñoyerro; arzobispo de Valladolid, doctor García Goldáraz, y madre generala de las Discípulas de Jesús, madre Encarnación de la Hija de Dios.

Por motivo, el “Sponsas Christi” de Su Santidad Pío XII; por testigos, los heráldicos escudos; por aliciente, una galantería más.

Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.
Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.

Orihuela había sido elegida para ser la primera que se hiciera eco de la Constitución Apostólica, mediante la cual, Su Santidad el Papa faculta a las religiosas de clausura para el trabajo productivo, al objeto de aliviar su penuria económica sin perjuicio de su vida contemplativa y mística. Con ello, se intenta aliviar la grave situación de las religiosas.

Pero, como esa situación no se remedia teniendo solamente la facultad de trabajar, sino dando trabajo y los medios materiales para llevar a cabo ese trabajo, Orihuela, rumorosamente, silenciosamente, se dedicó a estudiar la manera de resolver los complicados problemas que plantea, el “Sponsas Christi”.

Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.
Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.

Primero, fue el obispo de León, hijo de Orihuela, quien fundaba en la castellana capital la Escuela Superior de Arte Sacro, a estilo de Universidad de donde habría de salir el profesorado.

Más tarde, el obispo de Orihuela, con el auxilio económico de la Fundación Piadosa de San Isidro el Labrador y Sindicatos Católicos Agrarios, creaba la Artesanía Monástica de la Diócesis con su Escuela-Taller de Artesanía.

Se construyó una moderna residencia para las Discípulas de Jesús con amplios talleres, y se dotaron a los mismos de telares y máquinas modernas con sus técnicos correspondientes.

Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.
Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.

El silencioso proyecto se ha convertido en realidad. Ya salen de los talleres tejidos de seda y se confeccionan en ellos damascos como los que producía Granada en los siglos XV y XVI, y Valencia en el siglo XVIII; brocateles, para tapices; espolines, de estilo hispanoárabe del siglo XV; brocados, de una belleza y técnica como aquellos de Granada y Toledo del siglo XV y XVI; brochados, tisúes y muchas especialidades más del arte antiguo, labores que por difíciles y costosas se han hecho raras y desaparecidas.

Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.
Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.

Y es que se pretende, nada más y nada menos, que revivir la Artesanía Monástica, contribuir al resurgimiento de la artesanía española, tan codiciada en el extranjero, a la vez que enseñar a la totalidad de las religiosas de los 880 conventos de clausura españoles el arte de esas artísticas labores.

El proyecto fue sencillo y humano, pero como la realidad en sus comienzos ha mostrado una grandiosidad sin precedentes, Orihuela estudia ya, sobre la marcha, la pronta instalación de nuevos talleres, dotados de telares mecánicos con las más modernas máquinas industriales, a la vez que cita, a los más renombrados técnicos de esta Artesanía difícil y abandonada..

Escuela-Taller de Artesanía. Discípulas de Jesús. Colección Javier Sánchez Portas.

En esos talleres se restauró,  por ejemplo,  la “Gloriosa Enseña del Oriol”.  Debajo de las amas de Aragón conserva la inscripción “Restaurado en 1957”.

También quedó constancia de un vestido bordado en hilo de seda y oro para la Virgen de Monserrate.  En su interior contiene la inscripción: “regalado por la Marquesa de Rafal, taller de las discípulas de Jesús Orihuela”.  Dicha marquesa era Pilar Martos y Zabálburu.

Palacio de Pinohermoso. Ministerio de Cultura.
Zagüan palacio de Pinohermoso. Colección Javier Sánchez Portas.
Palacio Pinohermoso. Acceso Calle de la Feria..

En colaboración con la Obra Social de la Caja Rural, las Discípulas de Jesús comenzaron como escuela femenina, enseñando cultura general, corte y confección, cosidos a máquina y bordados, mecanografía y taquigrafía, etc…

Alumnado femenino, 1957. Fotografía: Juan Fenoll. En Fotos antiguas de Orihuela.

Esta obra dio paso al Colegio Jesús Maestro.  En el Boletín Oficial del Estado de fecha 6 septiembre de 1969, la Dirección General de Enseñanza Primaria autorizó su funcionamiento con carácter provisional:

“Orihuela: Discípulas de Jesús. Establecido en la calle Marqués de Rafal, número 1. Por  RR. Discípulas de Jesús”.

Alumnado años setenta. En el centro la hermana María Teresa. Archivo Alberto Cánovas Seiquer.
1974. 4º EGB. En el centro la hermana Amelia. Archivo Enrique Bas Cánovas.
Pinohermoso demolido. Colección Javier Sánchez Portas.

A mediados de los setenta, con Pinohermoso en estado de ruina, el Colegio de Enseñanza Primaria “Jesús Maestro” quedó integrado en el Colegio Diocesano Santo Domingo. Y allí fuimos trasladados sus alumnos.

Permitidme cerrar este trabajo con mi propia fotografía provisto del uniforme del colegio.

Un servidor. Discípulo de las Discípulas de Jesús.

 

Antonio José Mazón Albarracín.