Callejeando 16. Por Triana a Santa Justa.

Plano de confección propia sobre original del XVIII.

San Pablo y la Judería de Triana.

Retomamos nuestro paseo  girando a la izquierda, por la calle del Maestro Esteban.  Ascendiendo por su empinada pendiente haremos un pequeño desvío para visitar un barrio asentado en terreno desigual, un puñado de callejas sinuosas y laberínticas que crecieron adaptándose a la sierra.

Triana es un barrio situado en la ladera de San Miguel que nos puede dar una idea de lo que debió ser el laberíntico urbanismo islámico. Callejas tortuosas con desiguales trazados, escaleras y recovecos caprichosos.

José María Pérez Basanta.

Los oriolanos solo se acuerdan de él durante las procesiones y desfiles. Cuando las calles están bloqueadas, transitando por estas angostas callejas se puede cruzar la ciudad pegados a la sierra.

Triana fue antes nombre popular y ya era conocido así en el siglo XIX.  Pero la titulación oficial es del XX, cuando las calles de San Pablo y la del Estudio Viejo, pasaron a denominarse Travesía de Triana.

Archivo Municipal de Orihuela.
Ajomalba.
Archivo Municipal de Orihuela.

Dos cosas relacionan este barrio con Triana: el estar cerca de Justa y Rufina, las famosas alfareras de Triana;  y una modesta capillita desaparecida dedicada a la Virgen de la Esperanza, advocación mariana que se venera en el famoso barrio de Sevilla.

Santas Justa y Rufina.
José M. Pérez Basanta

Esa modesta hornacina, colocada en el último tercio del siglo XX, ocultó durante años la entrada trasera de un refugio antiaéreo de la Guerra Civil abierto al público recientemente.

Para saber del refugio pinchad la siguiente imagen.

Pinchad aquí.

La Judería.

 

José María Pérez Basanta. Ajomalba.

Antes, la zona era conocida como el Estudio viejo  y antes aún,  como la Judería.  Tenemos constancia de Juderías en Orihuela, Elche y Elda.

La mayoría de la información que nos ha llegado de la población  judía de Orihuela fue recopilada por el padre Agustín Nieto. El resto está en los Anales de Mosén Pedro Bellot.

Este último deja muy clara su situación:

“En la Parroquia de Santiago,  hacia la peña del Castillo. En la parte o acera de la Feria hacia la Peña, desde el callejón de Nicolás Viudes a la calle de la Morera y al Estudio. Empezaba por la calle de San Pablo y corría por el Estudio”.

Plano de confección propia sobre original del XVIII.
Archivo Municipal de Orihuela.

Del Callejón de Nicolás Viudes ya hablamos en la entrega anterior relacionándolo con el de Maestro Esteban, que desemboca en Francisco Díe, la antigua calle de Santiago.

Archivo Municipal de Orihuela.
Ajomalba.

La calle de la Morera es la actual calle de la Paja.  Las de San Pablo y Estudio ya hemos dicho que coinciden con el trazado de la actual travesía de Triana.

Los judíos oriolanos convivían con toda seguridad en la Orihuela musulmana, pero las primeras noticias escritas datan del siglo XIII, cuando Alfonso X los cita expresamente en el privilegio del Mercado Semanal.

También sabemos de un judío llamado Jacob, que se encerró en el castillo junto a los vecinos cristianos que resistieron en la rebelión mudéjar de 1264.  Este Jacob fue mejorado en las particiones.

José María Pérez Basanta.

Ya en la segunda mitad del XIV se empadronó a los judíos. Así, además de pagar al Rey, se les obligaba a contribuir con el muro y a velar como cualquier vecino “porque viven dentro de la villa y dentro de los muros, como los cristianos”.

También pagaban un impuesto pequeño pero simbólico: treinta dineros, la  famosa renta de Judas que se partían por mitad, obispo y cabildo.

En épocas anteriores lo desconocemos, pero por esas fechas quedaban en Oriola sesenta casas de judíos y veinte de moriscos; es decir unos trescientos judíos.

Sabemos también que en 1383, como las casas de judíos y moros ya no pasaban de cien, el Consell acordó dejarles una sola carnicería.

Tenían prohibido despedazar sus reses en carnicerías de cristianos, y si algún carnicero lo permitía, era sancionado con sesenta sueldos;  y el judío con otros treinta.

Por cada res que mataban, así carnero, oveja, cabra o cabrón, pagaban veinte dineros. Del cabrito y del cordero, pagaban como los cristianos.

Resulta curioso, tanto hablar de los moros y había el triple de judíos en Oriola. Eso tiene su explicación; estamos hablando de la ciudad. Los moriscos, trabajadores agrícolas, eran muchos más, pero estaban diseminados por los señoríos rurales donde gozaban de más libertad.

Ajomalba.

En cambio los judíos tenían otros oficios más urbanos. Figuran como mercaderes, sastres, tapiceros, plateros, relojeros, prestamistas, corredores de Orella – los corredores de cambio y bolsa de la época-. Intervenían en los contratos de exportación e importación, negociaban letras de cambio, seguros, peritajes, etc…

Pero sobre todo, copaban el ramo de la medicina: físicos, cirujanos, boticarios, incluso un oculista;  tan prestigioso, que la ciudad le pagó 600 maravedíes para que no se marchase a ejercer su profesión a otro sitio.

Todos acabaron convertidos, muertos o expulsados. A finales del siglo XIV,  las prédicas de fanáticos religiosos en épocas de peste y crisis, produjeron miles de asesinatos por toda la península. Convencidos de que la enfermedad era el castigo divino por convivir con infieles, en las aljamas se perpetraron auténticas matanzas.

Ajomalba.

En Orihuela se pudo evitar el saqueo por las precauciones adoptadas por el gobernador tras las noticias de la masacre ocurrida en Valencia.

Los judíos se presentaron ante él y solicitaron la protección del Consell. Los jurados les aconsejaron que “estuviesen quietos y se guardasen del furor del pueblo”. Muchos se bautizaron y otros huyeron de la ciudad.

San Vicente Ferrer.

Un predicador famoso, enemigo de los judíos, fue Vicente Ferrer. San Vicente recorrió buena parte de Europa acompañado de un grupo de laicos y clérigos que vivían con él de las limosnas.

Estos sacerdotes itinerantes atendían a las múltiples confesiones que los sermones del santo provocaban. A Orihuela llegó en 1411 y tras su visita quedaron pocos judíos sin convertir.

Aun así sabemos que alguno se resistió. En 1415 el Consell se vio de nuevo obligado a proteger “a los que no habían abandonado la ley de Moisés”. Entre otras disposiciones prohibió insultarlos so pena de sesenta sueldos. Pero el acoso fue en aumento, cito textualmente:

“Deben andar señalados para que les conozcan, y si un israelita yace con una cristiana, que muera por ello”.

Los señalaban con un distintivo en el gorro. También les obligaron a tener las casas abiertas. Ya convertidos, eran inspeccionados y adoctrinados constantemente.

En 1450, tanto moriscos como judíos quedaron obligados a arrodillarse al paso de la cruz, del santísimo, o de cualquier procesión cristiana.

José María Pérez Basanta.

Hasta el último año el Consell intentó protegerlos. Pero como todos sabemos, en1492 fueron expulsados de España y comenzó una feroz limpieza de sangre a cargo de la Santa Inquisición.

En Oriola los solares de la judería fueron repartidos. Su cementerio, situado extramuros cerca de la torre de Embergoñes, se convirtió en huerto por cesión municipal a Joan de Rocafull.

En uno de esos solares, a espaldas de la cárcel y Corte -lo que hasta hace poco fueron los juzgados-, el Consell instaló en el siglo XVI el estudio de gramática,  cátedras que cedió a los Jesuitas en el XVIII.

Este establecimiento motivó que se nombrase como “Lo carrer del estudi” y  luego, en castellano, la calle del Estudio Viejo.

Archivo Municipal de Orihuela.
Archivo Municipal de Orihuela.

La calle de San Pablo – hoy travesía de Triana- tomó su nombre de una antigua ermita situada frente a Santa Justa.

Archivo Municipal de Orihuela.

Esta ermita bien pudo ser la antigua sinagoga, dedicada luego al apóstol de los gentiles, Pablo el converso. Pero esto es solo una teoría.

Fue utilizada en el sigloXVI por el obispo Joseph Esteve para catequizar a moriscos y a judíos conversos. Expulsados los moriscos y asimilados los conversos, la ermita quedó sin utilidad y fue clausurada en 1624.

Plano de confección propia sobre original del XVIII.

El hecho de cerrar la ermita, refuerza la teoría de la antigua sinagoga. El mobiliario y objetos de culto pasaron a Santa Justa y el edifico fue habilitado como cuartel.

Con capacidad para 200 hombres, fue conocido popularmente como “la corte de los soldados de marina”.

A finales del XVIII  fue utilizado por el  “Ejército de voluntarios honrados del Reino de Valencia”, un cuerpo armado provisional creado por el Capitán General de Valencia y el Obispo de Orihuela, a base de ciudadanos dispuestos a luchar contra la invasión de los revolucionarios franceses, que ya asomaban por Cataluña. En Orihuela lo componían aproximadamente 550 hombres.

Ajomalba.

Bajamos por la antigua calle de San Pablo, hoy travesía de Triana y, al salir del callejón, frente a nosotros se muestra majestuosa la torre de Santa Justa en la que se instaló el reloj de la villa en el siglo XV.

Miguel R Bailén González

A pesar de que El Salvador era la iglesia principal, dicho reloj acompañado de su campana, tenía la doble función de marcar las horas y convocar a los vecinos para los actos religiosos y ante cualquier suceso.

Reloj de Santa Justa. Manuel Rodríguez.

Podría así justificarse este emplazamiento, ya que al quedar situado en la torre más alta de la ciudad, sus campanadas serían percibidas desde los lugares más alejados de la huerta.

Ministerio de Cultura.
Ministerio de Cultura.
Archivo Rafa Almira.

La portada norte es un buen ejemplo de la espléndida arquitectura que se desarrolló en Orihuela en el siglo XVI.

Desconocemos el autor del diseño de esta obra singular en la que se intuye un programa iconográfico estudiado y lleno de simbología.

En cuanto a su ejecución, gracias a las investigaciones del padre Agustín Nieto, tenemos noticia del concierto que en 1569 hicieron sus constructores, los canteros Juan Ruiz y Ferrando Vélez con el escultor Francisco Ayala.

Éste último, pertenecía a un clan de maestros asentados en Murcia que dominaron el panorama escultórico durante la segunda mitad de esa centuria, en el vecino reino y sus zonas limítrofes como Orihuela.

Ajomalba.

La portada se estructura, como es habitual en esta época, a la manera de los arcos de triunfo de la antigüedad clásica, que los artistas del Renacimiento se encargaron de rescatar.

En el cuerpo inferior, junto a las columnas de orden corintio, permanecen vacías cuatro hornacinas que contuvieron una serie de esculturas lamentablemente desaparecidas.

Ministerio de Cultura.

El cuerpo superior, aparece configurado como una estructura clásica con otras tres columnas del mismo orden, entre las que se disponen dos hornacinas más grandes que albergaron a las santas Justa y Rufina, titulares del templo.

Las guirnaldas vegetales que penden en ambos lados, son características en el repertorio ornamental renacentista.  Llama la atención la originalidad que supone que esta sólida estructura aparezca sostenida caprichosamente por pequeños ángeles-atlantes desnudos que contrastan con los elegantes ángeles mancebos vestidos a la clásica y portando airosos el escudo de la corona de Aragón.

José María Pérez Basanta.
José María Pérez Basanta.
José María Pérez Basanta.

Queremos destacar la presencia de dos cartelas con el Oriol tal y como se representaba en estos momentos, es decir doblemente, con las alas explayadas y dotados de aureolas, dispuestos justo debajo de las hornacinas donde estaban las Santas.

¿Casualidad?, nosotros pensamos que no, que o bien aluden a su protección y patronazgo sobre la ciudad o a la estrecha relación entre el Consell y la iglesia parroquial.

Ajomalba.
Ajomalba.

Por otro lado, el que se represente doblemente el escudo de Aragón quizás no sea por la búsqueda de simetría y tenga relación con los dos orioles y las dos Santas.

Lo mejor es que tras una detallada observación, saquéis vuestras propias conclusiones.

Archivo Mariano Pedrera.

Antonio José Mazón Albarracín.

Con la imprescindible colaboración de Jorge Belmonte Bas.

Extracto corregido y aumentado de un artículo publicado en 2006 y de un programa de radio en 2016.  Os dejo enlaces al programa.

Vídeo Youtube.
Programa de radio.