Los refugios antiaéreos en Orihuela.

Los refugios antiaéreos en Orihuela.

Las primeras disposiciones relativas a la defensa pasiva se legislaron en agosto de 1935 por el Ministerio de la Guerra en manos de Gil Robles por aquellas fechas.

Iniciada la contienda, y con ella los bombardeos a núcleos urbanos, se hizo necesario ofrecer a la población civil algún medio de protección organizada.

El decreto del 23 de septiembre de 1936 encomendó a la Subsecretaría del Aire la ejecución de las defensas contra aeronaves en todo el territorio leal a la República, y la construcción de refugios fue bastante común en las poblaciones situadas en la retaguardia.

En Orihuela, los primeros acuerdos municipales llegaron en noviembre de ese mismo año, poniendo a disposición de la Junta de Defensa el saldo existente en los fondos de la Décima.

El día 10 de diciembre, se dio cuenta de un oficio de la misma que concedía dos días de plazo para remitir al tesorero, Luis Riquelme, la cantidad inicial que hubiesen decidido aportar para comenzar la construcción de los refugios.

En los pagos efectuados en enero de 1937, aparecen los primeros apuntes que certifican el inicio de las obras dirigidas por el Maestro Román Sánchez en los refugios antiaéreos del túnel de San Francisco, de la Plaza de Ramón Sijé, de la Plaza del Carmen y de las Eras de San Sebastián; os dejo algunos:

7 de enero de 1937:

“A continuación se aprueban las siguientes cuentas:
Al maestro de obras Román Sánchez, para pago de jornales en el refugio antiaéreo del túnel de San Francisco, 104,75 ptas. Por el pago de jornales en el refugio antiaéreo de la Plaza de Ramón Sijé 2.182,75 ptas.
Para pago de jornales en el refugio antiaéreo de la Plaza del Carmen, 533,50 ptas”.

 

14 de enero de 1937:

“Al maestro de obras Román Sánchez para pago de jornales en el refugio antiaéreo del túnel de San Francisco, 714 ptas.
Para pago de jornales en el refugio antiaéreo de la Plaza de la Pía, 2.331,24 ptas. Para pago de jornales en el refugio del Carmen, 5,45 ptas.” 

 

4 de febrero de 1937:

“A Manuel Mengual por dos cargas de agua para el refugio de San Sebastián, 4,50 ptas.”

En marzo de 1937 debieron paralizarse los trabajos porque el tesorero Luis Riquelme preguntó al Consistorio si pensaban continuar las obras contra posibles ataques aéreos. La Presidencia contestó que esa era misión de la comisión correspondiente.

Lo cierto es que durante el mes de abril, el Comité de Transportes destinó varios camiones para retirar los escombros extraídos en las excavaciones.

Parte de esas ruinas se utilizaron para rellenar el Grupo Escolar del Sector de Mediodía -actual Colegio Andrés Manjón-, hasta que José Torres anunció que dichos vehículos, no podían continuar haciendo el trabajo gratuitamente, acordándose a indicación de la Presidencia agradecer su desinteresada colaboración.

29 de Abril de 1937:

A continuación se aprueban las siguientes cuentas:

“Al maestro de obras Román Sánchez para pago de jornales de llevar ruinas de los refugios de bombardeo, para llenar el grupo escolar de mediodía. 421,65 ptas.”

“El compañero Torres, dice que los camiones que tenía destinados el Comité de Transportes para retirar la ruina de los refugios, no podrán continuar haciéndolo gratuitamente más que hasta fin de semana, acordándose a indicación de la Presidencia agradecer esta desinteresada colaboración”.

El 8 de Julio se daba cuenta de un nuevo decreto del Ministerio, declarando obligatoria la organización de la defensa pasiva contra aeronaves, mediante la creación de comités provinciales y locales.

Archivo Municipal de Orihuela.

Además de los jornaleros de la Décima y de algunos voluntarios, en las excavaciones participaron obreros forzosos, seleccionados de entre los presos y otros elementos sospechosos de desafección.

GOBIERNO CIVIL de la Provincia de Alicante.

“En contestación a su oficio, fecha 4 del actual, número 952, con esta fecha, se ordena al Jefe de la cárcel de esa ciudad, ponga a disposición de esa Presidencia para ser dedicados a trabajos de construcción de refugios los siguientes detenidos:

Federico Izquierdo Sánchez, Manuel Lidón Cecilia, Carlos Riquelme Ortega, Juan Manuel Seijas y Severo Yturburo Guinea”.

Alicante, 5 de Julio de 1938.

EL GOBERNADOR.

Refugio antiaéreo de Triana.

Desechado el de la Plaza del Carmen por su proximidad al río, en abril de 1938, el Comité de Defensa Pasiva, acordó construir un nuevo refugio horadando la sierra que tendría entrada por una casa de la calle de Santa Justa propiedad del Consejo, en la que estaba instalada la Inspección de Policía.

El refugio era una cueva horadada en el subsuelo del Barrio de Triana, con un acceso cercano a la antigua cárcel, frente a la portada norte de Santa Justa.

Refugio de Triana. José María Pérez Basanta.

Gracias a una denuncia efectuada en 1939 sabemos que, finalizando la contienda, compartió dicha utilidad con la de almacén de abastos, teniendo que adoptar medidas de seguridad para hacer compatibles ambos usos sin poner en peligro los géneros allí depositados.

Refugio de Triana. Nick Moore.
Refugio de Triana. Nick Moore.
Refugio de Triana. Nick Moore.

23 de febrero de 1939:

“El Señor Soriano Jiménez, manifiesta que ha observado por las mañanas abierta la puerta del refugio de Santa Justa, creyéndolo peligroso por los géneros de abasto allí almacenados”.

 

28 de febrero de 1939:

“El Señor Hernández pregunta a la presidencia el resultado de las gestiones sobre la denuncia hecha en la sesión anterior por el Sr. Soriano Jiménez, sobre la inseguridad en el almacén de abastos”.

“El Señor Presidente contesta que inmediatamente tomó las medidas oportunas para asegurar los víveres almacenados”.

“El Señor Soriano Jiménez confirma las medidas de la presidencia y dice que las escasa cantidad de géneros cuya falta se ha advertido, puede atribuirse a mermas normales, sin que haya motivos bastantes para sospechar alguna sustracción”.

“El Señor Andreu manifiesta que como presidente de abastos ha inspeccionado el almacén de Santa Justa y ha acordado las medidas para hacer compatibles el uso del refugio allí establecido y la seguridad de los géneros almacenados”.

Refugio Plaza de la Pía. Colección Javier Sánchez Portas.

El de la Plaza de Ramón Sijé, nombrado a veces como de la Plaza de la Pía, también se conserva. Sus dos entradas siguen visibles, emplazadas frente a la Biblioteca Fernando de Loazes.

En Orihuela estas instalaciones defensivas no llegaron a ser necesarias, pero las bombas cayeron muy cerca.

El 25 de agosto de 1938, la vecina Torrevieja, sufrió un terrible bombardeo a cargo de la aviación italiana.  El Consejo oriolano, envió un telegrama de condolencia “por el criminal bombardeo realizado por la aviación extranjera contra aquella población civil”.

En febrero de 1940, terminada la contienda, el director de la Caja de Monserrate y los vecinos de la Plaza de la Pía solicitaron la demolición del refugio instalado en dicha plaza, por entender que no reunía las debidas condiciones, constituyendo un obstáculo para el transito.

En abril, llegó la autorización otorgada por la Junta Provincial de Defensa Pasiva contra aeronaves para retirar la cubierta que sobresalía de la superficie de la calle y se acordó proceder a su eliminación, estudiando la forma de que los vecinos interesados contribuyesen a la obra.

Plaza de San Sebastián. Colección Javier Sánchez Portas.

El último apunte que encontré sobre el tema es de mayo de 1940, cuando las monjas de San Sebastián y de Jesús María pidieron la inmediata demolición de los refugios antiaéreos que quedaban entre sus dos conventos.

Antonio José Mazón Albarracín.

Extractos del libro “La II República y la Guerra Civil en Orihuela, Vistas desde el Puente de Rusia.