Callejeando 08. Orden del Carmelo en Orihuela 2.

El Carmelo en Orihuela: Las Carmelitas.

Al convento de San Pablo,  abandonado y sin ocupantes,  le esperaba una segunda oportunidad.

Como en cualquier orden mendicante, los frailes se consideraban la primera orden; las monjas de clausura dedicadas a la vida contemplativa, la segunda;  la tercera estaba formada por seglares de ambos sexos, los llamados terciarios.

En el siglo XIX se desarrolló un concepto nuevo: la Tercera Orden regular; congregaciones femeninas de vida activa que no guardaban clausura.

Estos grupos de mujeres, que hasta entonces no fueron consideradas verdaderas monjas, los formaba el General de la Orden con permiso y apoyo del obispo de cada diócesis.

La prehistoria de las carmelitas de Orihuela comenzó con una joven valenciana llamada Tomasa Ortiz, quien tras varios intentos fallidos de ingreso en diferentes conventos, decidió fundar una nueva congregación en Puebla de Soto, pedanía murciana cercana a Alcantarilla. Acababa de nacer la primera comunidad de Terciarias Carmelitas.

Portada Iglesia del Carmen. Orihuela.

En el mes de diciembre de 1886, Tomasa fundó una segunda comunidad en el convento de San José de Caudete, que como tantos otros en España,  llevaba medio siglo vacío.

Plaza del Mercado en Caudete, al fondo el convento carmelita de San José.

Poco después trasladaron la Casa Madre a Alcantarilla, apenas a un kilómetro de Puebla de Soto.

Pero la tardanza del obispo de Cartagena en aprobar las constituciones frustró el proyecto de Tomasa, o de Sor Piedad de la Cruz, como pasó a llamarse.

Calle Beata Piedad de la Cruz. (Alcantarilla).

La alicantina Josefa Oliver Molina, ingresó en la congregación dos años después; y de Alcantarilla pasó a Caudete, donde un grupo de frailes carmelitas estaban restaurando el convento con ayuda del obispado.

Un dato importante: hasta 1950, Caudete pertenecía a la diócesis de Orihuela. Con los religiosos de vuelta, las monjas se instalaron en el hospital.

Josefa Oliver Molina en Caudete (1895).
Convento e iglesia de San José en Caudete.

En Caudete, Josefa conoció a Salvador Barri, uno de estos carmelitas que la asesoró para formar allí la congregación de Terciarias, poniéndola en contacto con sus superiores y con Juan Maura, el obispo de Orihuela.

Juan Maura y Gelabert (1886-1910) retrato con autógrafo.

Al prelado le gustó la idea.  En marzo de 1891 ocho hermanas vestían el hábito pardo del Carmelo en el convento de San José de Caudete. Entre ellas Josefa, que pasó a llamarse Elisea.

Terciarias carmelitas con la madre Elisea en el centro.

Tras un año de formación, siete de las ocho novicias profesaron en la iglesia conventual.  Una nueva congregación había nacido ratificada por el obispo de Orihuela.

Beata Piedad de la Cruz.

En cuanto a la madre Piedad de la Cruz, aquella valenciana que lo había intentado en Alcantarilla, frustrado su intento carmelita hizo un retiro espiritual en las Salesas de Orihuela y acabó fundando la Congregación salesiana del Sagrado Corazón de Jesús en Alcantarilla.

Real Monasterio de la Visitación de Santa María de Orihuela.

Las nuevas terciarias carmelitas atendían el hospital y montaron una pequeña escuela en Caudete.

Junto a Elisea, en todo el proceso organizador jugaron un papel importante dos hermanas: Josefa y Carmen Vives Pla. Josefa fue nombrada Superiora General, Carmen directora del Hospital, y Elisea maestra de Novicias.

Calle de la Santa, primer noviciado en Caudete.

Con el cargo vitalicio, las hermanas Vives demostraron un carácter arrogante y polémico. Informado el obispo, modificó las constituciones limitándolo a seis años. Estas culparon a Elisea y trataron de hacerle la vida imposible.

El colmo llegó cuando la denunciaron ante la autoridad civil por robar ropa y comida en el hospital. En plena noche fue llamada por el juez, provocando un escándalo que obligó al obispo a tomar de nuevo cartas en el asunto.

Demostrada su inocencia, Josefa Vives fue destituida y el cargo de Superiora General interina paso a Josefa Oliver Molina, la Madre Elisea.

Josefa Oliver Molina. La madre Elisea.

Ante la nueva situación de poder y el traslado, las hermanas Vives abandonaron la congregación.

Al mismo tiempo, el obispo se marcaba otro objetivo: recuperado el convento de Caudete por los carmelitas que trajo de Onda, lo intentó con el de Orihuela trasladando la Casa Madre y el noviciado a los restos del convento de San Pablo.

Convento e Iglesia del Carmen

Lo cierto es que un grupo de estas monjas había llegado a Orihuela meses antes.  En 1898, el semanario “El Eco del Segura”, informaba de la puesta en marcha de la cocina económica de San Antonio en el antiguo convento del Carmen.

Huerto del Carmen.

A su inauguración asistieron el obispo, el alcalde, el clero y buena parte de la alta sociedad oriolana.

El primer menú, por cuenta del obispo, se componía de arroz, garbanzos, patatas, tocino y media libra de pan.

Para atender la cocina trajeron a cuatro terciarias carmelitas de Caudete, que llegaron en diciembre de 1898.

Camarín del altar mayor, construido en 1740. Alberga una Virgen del Carmen, talla de Salzillo. Baltasar Gómez Berná.

Al año siguiente comenzaron los trámites para el traspaso.

La Cofradía les cedió la custodia de la capilla del Carmen y poco a poco, comenzaron a adquirir los terrenos fraccionados en pequeñas propiedades que formaban el huerto de los carmelitas.

Huerto del Carmen.

Esta especie de refundación, pilotada personalmente por el obispo Juan Maura, transformó el convento abandonado en la Casa Madre de las Hermanas de la Virgen María del Monte Carmelo,  “Las Carmelitas de Orihuela”.

Convento e Iglesia del Carmen

En septiembre de 1904 celebraron el primer Capítulo General en Orihuela, y fue elegida Superiora General Josefa Oliver Molina, ya para siempre la Madre Elisea, maestra de novicias, considerada como la verdadera fundadora en detrimento de Josefa Vives, aquella que la denunció en Caudete.

La congregación prosperó y pronto comenzaron a abrir casas en Elda, en Cox, en Alicante….

Josefa Oliver Molina, la Madre Elisea, maestra de novicias, considerada como la verdadera fundadora de las Carmelitas de Orihuela.

A su muerte, acaecida en 1931, contaban con dos centenares de monjas y más de cuarenta fundaciones.

Con el paso del tiempo, las Carmelitas de Orihuela se extendieron a lo largo de la península Ibérica y en otros países de Europa, América, Asia y África.

XX Capítulo General de las HH. de la Virgen María del Monte Carmelo.

Estas monjas atendían también el vecino sanatorio de los doctores Eusebio Escolano y Ángel García Rogel (los santos médicos) ubicado en la esquina entre la plaza y la calle del hospital.

Josefa Oliver Molina, la Madre Elisea

Según la publicidad de la época, era un moderno centro sanitario, en el que se unían el confort, la asistencia científica y el consuelo moral.

Antiguo palacio de los Roca de Togores. Sanatorio de los doctores Eusebio Escolano y Ángel García Rogel.

El edificio, antiguo palacio de los Roca de Togores, se mantuvo en pie hasta principios de los ochenta del siglo pasado. Derribado, como es costumbre en este pueblo, de él sólo nos queda una portada barroca trasladada al patio del convento.

Colección Javier Sánchez Portas.
Colección Javier Sánchez Portas.

El Colegio del Carmen lo pusieron en marcha poco después de su llegada. Al principio gratuito para párvulos; después de pago para niñas más mayores.

En los años veinte, muy vinculado a los jesuitas montaron el Patronato de la Joven Católica en la calle del Colegio, con párvulos y niñas.

Durante la II República fue clausurado y reabierto, pero al estallar la Guerra Civil desapareció para volver a funcionar al terminar la contienda; esta vez en un local situado en la travesía de la calle del Hospital.

“Academia Magistra”, en Duque de Tamames. 1959-1960. Último curso. Colección Javier Sánchez Portas.

Allí se mantuvo hasta 1.959, año en que debido a su estado, la congregación compró la Academia Magistral situada en Duque de Tamames, donde quedó instalado definitivamente el colegio del Carmen.

Convento e Iglesia del Carmen

En cuanto al convento, desde 1981 disponen de un moderno edificio construido en lo que fue el huerto de los carmelitas.

Escudo en la fachada del nuevo edificio conventual.

Como recuerdo a su fundadora, la calle paralela, antes llamada de jinjoleros, lleva el título de Madre Elisea.

Antonio José Mazón Albarracín.

Adaptación del guión confeccionados para Radio Orihuela Ser, programa dedicada a las Carmelitas de Orihuela. Os dejo enlaces al programa y alguna fotografía más:

Pincha aquí.
Pincha aquí.

Galería fotográfica:

Portada Iglesia del Carmen
Portada capilla de la VOT.
Patio conventual. Portada del palacio desaparecido.
Patio conventual.
Patio conventual.