Archivo de la categoría: Biografías

Agrasot; apuntes para una biografía VI. Epílogo.

Monumento a Agrasot en Valencia.
Fotografía: Tono Giménez.

Joaquín Agrasot y Juan. VI

1919. El 8 de enero, cumplidos ya los ochenta y dos años, fallece Joaquín Agrasot en Valencia.

8 de enero de 1919. Agrasot, ha muerto.

“Diario de Alicante”: “Joaquín Agrasot. Ha fallecido hoy en Valencia este ilustre pintor alicantino. Hace pocos días aludíamos a su labor, encomiándola como se merecía y de la cual, Alicante no tiene recuerdo alguno. Agrasot nació en Orihuela y casó con una alicantina, Doña Enma Zaragoza, a la cual, como a su hijo D. Ricardo, acompañamos en su dolor.”

9 de enero de 1919.

Madrid:

“La Acción”: “MUERTE DE UN ARTISTA. El decano de los pintores españoles. Valencia, 8. Ha dejado de existir, a los ochenta y dos años, Joaquín Agrasot, decano de los pintores españoles. Agrasot era un pintor del más puro estilo valenciano. Popularizó los tipos y costumbres de la región. Fue maestro de los más eminentes maestros valencianos y amigo íntimo de Fortuny. Pintaba diariamente durante cuatro horas para ganarse el sustento. La muerte de Joaquín Agrasot ha causado general sentimiento. Por iniciativa de Sorolla se le va a erigir un monumento. Mañana se verificará el entierro.”

“El Día”:  “VALENCIA. Muerte de un pintor. Valencia 8. Ha fallecido el célebre pintor Joaquín Agrasot. Tenía ochenta y dos años, y con sus cuadros alcanzó desde muy joven justificados triunfos. Además de en el Museo de Arte Moderno de Madrid, existen cuadros suyos en Viena y otros museos de Europa.”

“La Época”: «Fallecimiento, en Valencia, del pintor D. Joaquín Agratot. VALENCIA, 8. Ha tallecido hoy el notable artista D. Joaquín Agrasot, decano de los pintores españoles e íntimo amigo de Fortuny. Nació en Orihuela, pero siempre vivió en Valencia, donde popularizó el tipo del labrador de la huerta. A pesar de haber cumplido ochenta y dos años, todos los días pintaba para ganarse el sustento. Fue maestro de los más eminentes pintores valencianos.”

“El Fígaro”: «Muerte de Joaquín Agrasot. VALENCIA 8. A la edad de ochenta y dos años ha muerto en esta ciudad el célebre pintor Joaquín Agrasot. Nació el pintor Joaquín Agrasot en Orihuela (Alicante) en el año 1837. Comenzó sus estudios en Valencia, consiguiendo, apenas cumplidos los veinticinco años, una tercera medalla en la Exposición Nacional de Pintura. Años después, en la de 1868, alcanzó uno de sus más memorables triunfos con su famoso cuadro «Las dos amigas», que se conserva en nuestro Museo de Arte Moderno. Dicho lienzo obtuvo en el citado certamen una segunda medalla, recompensa que también consiguió tiempo después la misma obra en la Exposición de Filadelfia. La obra pictórica de Agrasot pasó la frontera, existiendo cuadros del artista valenciano en distintos Museos de Europa. Su lienzo «Antes de la corrida», existente en la pinacoteca de Viena, merece especial mención.”

“El Siglo Futuro”: «Fallecimiento del pintor Agrasot. VALENCIA, 8. A la edad de ochenta y dos años ha muerto en esta ciudad el célebre pintor Joaquín Agrasot. Nació el pintor Joaquín Agrasot en Orihuela (Alicante) en el año 1837…”

“Heraldo de Madrid”: “Ha muerto el famoso pintor murciano hijo adoptivo de Valencia, Joaquín Agrasot y Juan. El telégrafo nos anuncia el fallecimiento del decano de los pintores; del maestro de todos los artistas eminentes valencianos D. Joaquín Agrapot y Juan. Nació en Orihuela, en 24 de Diciembre de 1836, fue discípulo de D. Francisco Martínez, y después pasó a la Academia de San Carlos de Valencia (…) Agrasot ha muerto a la edad de ochenta y dos años: deja empezados algunos lindos cuadritos, Valencia entera está de duelo…” (En esta lo consideran murciano y aportan fotografía).

Heraldo de Madrid

Valencia:

“Diario de Valencia”: “Agrasot ha fallecido. El venerable maestro don Joaquín Agrasot falleció ayer, a las siete de la mañana, víctima de rápida enfermedad. Contaba don Joaquín la avanzada edad de 82 años, y hasta los últimos días de su vida ha manejado, los pinceles, que tanta gloria y dinero le proporcionaron, con el entusiasmo y la asiduidad de un joven principiante. Su labor artística fue tan intensa, que puede asegurarse que inundó con sus obras los mercados de Europa y América. Aunque nacido en Orihuela, pasó en Valencia la mayor parte de su vida, y quería tanto a la ciudad del Turia, que se consideraba tan valenciano como los que han nacido a la vera del Miguelete. Aquí vivió, aquí ha muerto y aquí inició en el arte de la pintura a muchos jóvenes, que después han honrado al maestro con su excelente labor.”

“Discípulo Agrasot de la Academia de San Carlos, de Valencia, completó su educación artística en Roma, donde contrajo entrañable amistad con el inmortal pintor catalán Fortuny que llegó a ser su inseparable compañero en el país del arte. Agrasot era, ante todo y sobre todo un gran dibujante, como se exigía antiguamente que lo fueran a los grandes pintores; el colorido de sus obras era fresco y jugoso; copiando los tipos y costumbres de la huerta valenciana, era inimitable. Sus discípulos le veneraban y toda la pléyade de pintores modernos sentía por él cariño y admiración.”

Diario de Valencia

“Nosotros hace tiempo rendimos al llorado maestro Agrasot, en estas columnas, el debido tributo, por lo que hoy, sin tiempo ni espacio para más, emitimos muchos datos biográficos de los publicados entonces. La noticia del fallecimiento de Agrasot ha producido en Valencia impresión penosísima. Hoy, en el entierro, que se organizará a las once, se exteriorizará ese sentimiento, cristalizado en impotente manifestación de duelo.”

“La directiva del Círculo de Bellas Artes se ha puesto incondicionalmente a disposición de la viuda del finado para organizar el entierro; pero se ha encontrado con el obstáculo de una disposición testamentaria de Agrasot, que ordena sea modesto. La comitiva fúnebre pasará hoy por el mencionado Círculo; allí la orquesta ejecutará una marcha fúnebre, y se colocará sobre el féretro una corona de laurel. También ha sido comunicada por el Círculo de Bellas Artes, la noticia de la muerte de Agrasot a los presidentes de los de igual clase de Barcelona y Madrid, al alcalde de Orihuela y los eximios artistas Sorolla y Benlliure. Reciban la esposa e hijo y demás familia nuestro más sentido pésame por tan irreparable pérdida; y apliquen nuestros piadosos lectores una oración por el alma del venerable maestro Agrasot.”

“El Pueblo”: “Joaquín Agrasot murió ayer. Una rápida dolencia ha puesto fin a sus días gloriosos, a su vida consagrada al trabajo y al arte. El pintor Agrasot tenía 82 años. Había nacido en Orihuela, pero sus primeros estudios artísticos los hizo en la Escuela de Pintura de Valencia. Los jóvenes, y en general todos los artistas le apreciaban extraordinariamente y Agrasot era para ellos algo así como, un viejo patriarca, muy bondadoso. Recordamos su silueta inconfundible, el gesto vivo de sus ojillos inquiridores y aquella preocupación suya por todo cuanto redundase en beneficio del arte valenciano, que le hacía asistir a reuniones, a certámenes y a todos los lugares donde su nombre era un apoyo moral y una garantía de seriedad artística y voluntad decidida.”

“Era presidente honorario de Círculo de Bellas Artes, a cuya entidad dedicaba sus cariños de artista. A instancias de Sorolla, el Círculo acordó erigirle un monumento. En una de sus últimas sesiones se aprobó la primera cantidad asignada a este fin. Agrasot, que presenció la sesión, lloró de emoción al conocer el noble acuerdo del Círculo.”

“Fue uno de los iniciadores de la construcción del Palacio de Bellas Artes, y puso siempre verdadero entusiasmo en esta labor, asistiendo a cuantas reuniones se celebraban para lograr la realización de lo que era uno de sus mayores empeños. Agrasot, que estudió en Roma siendo joven y fue amigo de Fortuny, tenía una manera graciosa de pintar, si no tan riente como la del autor de «La Vicaría», muy espontánea, sin aquella insistencia de procedimiento que condujo al cromo a muchos de los pintores de historia. De técnica ligera, y muy sobrio al emplear el color extendido siempre en capas ligeras, sus cuadros eran un positivo valor de una época en que dio Valencia al arte español a Domingo, a Pinazo y a una porción de maestros más, todos ilustres, todos iluminados y enamorados de un arte al que lo pospusieron todo.”

“La noticia de la muerte, de Agrasot ha producido extraordinario dolor. La junta directiva solicitó autorización de la familia para revestir de verdadera solemnidad el entierro del ilustre pintor, pero no ha podido desarrollar sus buenos deseos porque Agrasot, con su reconocida modestia encargó en vida que su entierro careciera de toda ostentación y pompa. El cortejo fúnebre se organizará mañana a las once, en la calle del Pintor López, domicilio del finado, dirigiéndose por la plaza de Tetuán a la calle de la Paz. Frente al Círculo de Bellas Artes, ejecutará una orquesta una marcha fúnebre y se colocará una corona sobre el féretro. La noticia de la muerte del maestro ha sido comunicada por el Círculo a los señores Sorolla y Beniliure; al alcalde de Orihuela y a los presidentes de los círculos artísticos de Barcelona y Madrid.”

“EL PUEBLO se asocia al duelo general que la muerte del inolvidable Agrasot ha producido y envía a los artistas de Valencia y a la familia del que fue uno de los más ilustres, su pésame sentidísimo.”

La Correspondencia de Valencia.

“Las provincias”: “Don Joaquín Agrasot. Con profunda tristeza escribimos las presentes líneas. La noticia del inesperado fallecimiento de Don Joaquín Agrasot es de las que parecen inverosímiles; le veíamos con frecuencia, llevando alegre y despierto sus ochenta y dos años,  mostrando su rostro enérgico, su cabeza cubriéndola con el sombrero airoso… un mosquetero de aquellos que con tanta gallardía pintó en sus años juveniles. En cuarenta y ocho horas, una pulmonía nos arrebató al cariñoso amigo y respetable artista. ¡Una simpatía, una profunda y sana y verdadera simpatía que desaparece!”

“Buenísimo, con su gran corazón, su ingenuidad de niño, era Agrasot todavía un joven por su amor al arte y su pasión por la belleza. Y no faltaba nunca en el Círculo de Bellas Artes, a pasar un rato con los pintores, y a sentirse así oreada su gallarda ancianidad con la compañía, de los noveles.”

“Sería indecible recordar cuántas veces prestó su apoyo, sus obras, su actividad, para fiestas de arte, fiestas benéficas, siempre desprendida ¡él, que ha muerto trabajando a los 82 años porque no era rico, y además tenía la noble conciencia de ganarse todavía el sustento!  Respetado, y querido por todos, era don Joaquín la figura venerable y patriarcal de nuestras reuniones de pintores. Pero no vaya a pensarse que fuese un huraño, sino un anciano de infinita bondad, de amabilidad indecible y de afecto constante. Agrasot fue compañero y amigo íntimo de Fortuny, con quien vivió en Roma cuando allí marchó nuestro artista a completar sus estudios después de estudiar en la Escuela de Valencia. Como valenciano le tienen todos, y así lo era de hecho, por más que había nacido en Orihuela. Recordamos también como en tiempos pasados tomó parte directamente en muchas fiestas y cabalgatas que organizó el Círculo de Bellas Artes en aquellos sus felices y artísticos tiempos…”  

“Su pintura fue siempre muy luminosa, con coloraciones vibrantes, habiendo sabido encontrar notas personales e interpretando con singular carácter los tipos de la huerta levantina. A pesar de los años y de los achaques, esta luminosidad no desapareció jamás de la paleta del infatigable maestro. Lo repetimos: una verdadera inolvidable simpatía, que desaparece. Últimamente la iniciativa de Joaquín Sorolla promovió la erección de un monumento a Agrasot. Era de justicia. El Círculo de Bellas Artes le había nombrado, tiempo ha, su presidente honorario. El entierro se verificará hoy, a las once, siguiendo este itinerario: Calle del Pintor López y plaza de Tetuán, calle de Peris y Valero. Frente al Círculo, una orquesta ejecutará una marcha fúnebre y se colocará sobre el féretro una artística corona. La noticia de la muerte del maestro ha sido comunicada por el Círculo a los señores Sorolla y Benlliure, al alcalde de Orihuela y a los presidentes de los Círculos Artísticos de Barcelona y Madrid. Con sincero dolor damos nuestro pésame a su familia, y en especial al hijo del finado, nuestro querido amigo el profesor Ricardo Agrasot. D.E.P.”

10 de enero de 1919.

Madrid:

“La Correspondencia de España”: “Entierro de un pintor. Valencia, 9. Se ha verificado el entierro del pintor D. Joaquín Agrasot, que ha constituido una imponente manifestación de duelo. Del carro fúnebre pendían coronas de diferentes Sociedades y Corporaciones, y se ha recibido infinidad de telegramas de pésame por la muerte de tan ilustre artista.”

“La Acción”: “EN VALENCIA. El entierro de Agrasot. Valencia, 9. El entierro de Joaquín Agrasot ha constituido una impresionante manifestación de duelo. El féretro, envuelto con la bandera del Círculo de Bellas Artes, llevaba encima la paleta donde trabajaba el finado. Al llegar la comitiva frente al Círculo, la orquesta ejecutó una marcha fúnebre, depositándose hermosas coronas del Círculo, del discípulo del finado, señor Beut, y de la Junta del Palacio de Bellas Artes. La presidencia la formaban los hijos del finado, el señor Cortés, profesor de la Escuela de Bellas Artes, y los presidentes de las entidades artísticas. La familia ha recibido centenares de telegramas de pésame.”

“El Imparcial”: “MUERTE DE UN ARTISTA. Joaquín Agrasot y Juan. El famoso pintor alicantino Joaquín Agrasot y Juan, hijo adoptivo de Valencia, acaba de morir en aquella capital. El decano de los pintores, maestro ilustre de eminentes artistas, nació en Onhuela el 24 de diciembre de 1836. Ha muerto, pues, a los ochenta y dos años de edad….”

“El Liberal”: “FALLECIMIENTO DE UN PINTOR. Muere en Valencia Joaquín Agrasot y Juan. VALENCIA, 8. Ha fallecido el famoso pintor murciano, hijo adoptivo de esta capital, decano y maestro de todos los artistas valencianos, D. Joaquín Agrasot y Juan…”

Oro de Ley
Enero de 1919

“El Sol”: “Entierro de D. Joaquín Agrasot. VALENCIA, 9. El entierro del pintor D. Joaquín Agrasot ha constituido una manifestación de duelo, asistiendo representaciones de todas las sociedades artísticas y literarias, los alumnos de la Escuela de Bellas Artes y los artistas residentes en esta ciudad.  Sobre el féretro fue colocada, la paleta de trabajo del finado, y la bandera del Círculo de Bellas Artes. La familia ha recibido muchos telegramas de pésame, entre ellos, de Benlliure, Sorolla, Benedito…”

Murcia:

“El Liberal”: “El pintor Agrasot. En Valencia, donde residía desde hace muchos años, falleció ayer el ilustre pintor don Joaquín Agrasot. La noticia ha producido aquí general sentimiento; Agrasot contaba en Alicante con muchas simpatías y amistades.”

“Había nacido en Orihuela y estuvo en Roma pensionado por nuestra Diputación provincial. Durante su larga vida artística obtuvo señaladísimos éxitos en varias Exposiciones. Sus cuadros eran admiradísimos y muy elogiados por la crítica. Contrajo matrimonio en nuestra ciudad de donde era su esposa doña Enma Zaragoza. A ésta y a la demás familia del finado acompañamos en el sentimiento que les aflige.”

Resto del año 1919:

Orihuela, 11 de enero:

“El Conquistador”: “El célebre pintor, hijo de esta Ciudad, ha fallecido en Valencia el día 8 del corriente a la avanzada edad de 82 años. Por sus talentos y méritos artísticos era el finado presidente honorario del Círculo de Bellas Artes, de aquella ciudad y era tal su valía, que se acordó por la Junta de dicha entidad artística erigirle un monumento en vida a fin de que fuese perpetuada su memoria.”

Madrid, 11 de enero. “La Correspondencia Militar”: “De provincias. Muerte sentida .VALENCIA, 10. El entierro del veterano pintor Agrasot ha constituido una brillantísima manifestación de duelo. Sobre el féretro se colocó la paleta del artista; aún humedecida en colores frescos a pesar de que el pintor ha fallecido a los ochenta y dos años. El ataúd iba envuelto en la bandera del Círculo de Bellas Artes. Al llegar la comitiva frente al edificio de esta sociedad, una orquesta ejecutó la marcha fúnebre. Fueron colocadas en aquel momento sobre el féretro muchas coronas…”

Fallecimiento de un artista insigne en Valencia
ABC 11 de enero de 1919.

“De su labor intensa solamente hemos de decir que en sus últimos años tomaba el pincel con la misma fe y el mismo entusiasmo que en los risueños años de su juventud; de aquí el que sus obras abasteciesen los mercados de Europa y América por lo numerosas que fueron y por la singular maestría que resplandece en el dibujo y colorido de todas sus producciones.”

“Perpetúan su nombre en pinacotecas nacionales y extranjeras multitud de cuadros mereciendo especial mención los siguientes: «Muerte del Marqués de Duero”, «Un taller de modistas en el siglo XVIII», «Antes de la corrida”, «En la feria», «El primer nieto», «La copla», «Una lavandera de la Scarpa» y otros muchísimos que le dan fama inmortal.”

“Así como «las Majas» son la obra inmortal de Goya, la obra maestra de Agrasot resplandece en el tipo del huertano de Valencia que tan fidelísimamente ha sabido reproducir en sus lienzos. Amigo inseparable del pintor catalán Fortuny, mientras completó en Roma sus estudios artísticos, supo emularle y acompañarle también en sus triunfos por eso, hoy, toda la prensa española y especialmente la de Madrid, Barcelona y Valencia dedícanle hermosos artículos necrológicos.”

“Alicante guarda tal vez las primicias artísticas de Agrasot, puesto que en 1860, cuando contaba veinticuatro años de edad, concurrió a la exposición de dicha ciudad con sus lienzos «La educación de la Virgen», «El sacrificio de Isaac» y el retrato de «Don Alfonso de Alburquerque, obispo de Córdoba». Todos los cuales le fueron premiados.”

“Valencia, pues, honra a Agrasot con la presidencia del Círculo de Bellas Artes; Alicante piensa dar su nombre a una de sus calles y la prensa local exige al Ayuntamiento que le honre como hijo ilustre de la provincia ¿Qué debe hacer Orihuela, patria Chica del célebre pintor? Esperemos a ver lo que acuerdan y determinan los que tienen la representación de la ciudad, pues ellos son los que han de ir delante con el ejemplo.”

Ayuntamiento de Orihuela a principios del siglo XX.

En el mismo diario, en la sección Ayuntamiento: “Se da cuenta de un telegrama enviado por el Presidente del Círculo de Bellas Artes de Valencia participando el fallecimiento del preclaro hijo de Orihuela D. Joaquín Agrasot. Y en señal de duelo se levanta la Sesión después de hacerlo constar en acta. ¿Se reducirá sólo al ahorro de luz y palabras las muestras de sentimiento de nuestro Municipio por la muerte del gran artista oriolano? En el salón de Sesiones de nuestra Alcaldía, donde, tantas y tantas palabras se pronuncian sean o no del caso, ¿por qué no se tejió una corona de frases bellas como último recuerdo de la tierruca a su hijo predilecto?”

“¡Si hubiese sido un político influyente, los discursos hubiesen brotado a miles! En aquel mismo instante, se hubiese declarado urgente, y entre escépticos y creyentes se habría organizado un solemne funeral, con invitación de las Autoridades de la Provincia, y las paredes del templo se cubrirían de negros crespones para dar más sentimentalismo al “dolor del pueblo” que veía en el difunto un protector.”

“¡Si hubiese sido un político de campanilla! Entonces tiempo faltara a nuestro Alcalde para rogar al comercio que cerrase en señal de duelo, y hasta algún adulador habría proclamado las excelencias del difunto; aunque ningunas tuviese además de la de su tratamiento. Pero tratándose de un artista no. ¿Cuántas credenciales había repartido para tener derecho a que se le tributasen elogios?”

“En Alicante, se le va a honrar cual merece el glorioso pintor. ¿Y nosotros, qué hacemos?  Ni un mármol siquiera que atraiga las miradas del forastero, ni un alto relieve que perpetúe la memoria del autor de la «Entrada del emperador Carlos V en el monasterio de Yuste». Las salas de nuestro Municipio, llenas están de cuadros de preclaros hijos de Orihuela;  ¿por qué no se coloca en un lugar preeminente el de D. Joaquín Agrasot? ¡Honremos cual merece el genio fallecido! Él ha honrado nuestra patria, chica. ¿Por qué ella no ha de honrarle también?”

El pintor Agrasot en su estudio.
Foto Vidal.
Oro de ley.
12 de enero 1919

Madrid, 12 de enero. “El Sol”: “Sesión municipal. ALICANTE, 11. En la sesión que hoy celebró el Ayuntamiento se acordó dar el nombre de calle del pintor alicantino Joaquín Agrasot a la que actualmente se llama del Diluvio.”

13 de enero. “Diario de Valencia”: “EL FALLECIMIENTO DE AGRASOT. El Ayuntamiento, en la última sesión celebrada, acordó por unanimidad constara en acta el sentimiento de la Corporación, por el fallecimiento del Ilustre pintor oriolano Joaquín Agrasot. Se acordó, además, dar el nombre del admirado artista a una calle de la población, independiente esto del homenaje que a su memoria se pueda preparar. Existe el pensamiento de honrar y rendir tributo merecido al nombre de Joaquín Agrasot, dándole esta denominación al Museo provincial, que por iniciativa y ayuda del ilustre Joaquín Sorolla va a constituirse en Alicante.”

El ilustre pintor Agrasot.
Recientemente fallecido. Foto Vidal.
Oro de ley. 12 de enero 1919

Murcia, 14 de enero, Corresponsal oriolano de “El Liberal”: “La muerte del pintor Agrasot. Con que conste en acta el sentimiento de la corporación municipal por el fallecimiento del pintor don Joaquín Agrasot, hijo de esta ciudad, parece que han cubierto la fría fórmula los señores concejales que asistieron a la última sesión de nuestro Ayuntamiento.”

“No creemos que el pueblo de Orihuela se haya sentido satisfecho con el seco testimonio de sentimiento oficial por la muerte de uno de sus hijos más preclaros, uno de los que dedicó su larga vida a producir obras de arte con las que llevó la fama de su nombre y con éste la de su tierra nativa a todas las partes del mundo, porque gracias al genio artístico del pintor señor Agrasot, se habrá conocido el nombre de Orihuela en los grandes centros donde se rinde culto al arte; por eso, estimamos que al que glorificó a Orihuela con su genio, se le debe algo más que una expresión rituaria (sic) de sentimiento hecha constar en el acta de una sesión del Ayuntamiento de su pueblo.”

“Si por la campaña perseverante en la prensa local realizada por mi estimado compañero Rafael Rogel, no se hubiera dado en la vida del pintor su nombre a una de nuestras calles, ahora pediríamos para su memoria ese tributo, pero como eso ya está hecho, creemos que después del sentimiento oficial a la corporación municipal lo menos que ésta puede hacer en homenaje al ilustre muerto, es organizar unas exequias fúnebres en las que uno de los más preclaros oradores sagrados de esta tierra fecunda en artistas y oradores, panegirice la vida del inmortal pintor.”

“Orihuela siente más vivo y más hondo que se expresa en el lenguaje oficial la muerte de uno de sus hijos insignes y quiere que se honre su memoria conforme a los merecimientos que contrajo en su laboriosa y dilatada vida, toda dedicada al arte.”

Madrid, 15 de enero. “La Correspondencia de España”: “El viernes 17, a las siete de la tarde, en el salón permanente de Exposiciones del Círculo de Bellas Artes, plaza de las Cortes, número 4, se celebrará una velada necrológica en honor del pintor D. Joaquín Agrasot, y en que disertará el ilustre crítico de arte, D. José Francés.”

Velada necrológica Agrasot
Mundo Gráfico

Entre los días 15 y 18, una decena de diarios madrileños se hacen eco de la anterior noticia. He escogido la versión más completa ofrecida por “El Imparcial”. En cuanto a la fotografía del acto, también fue reproducida por numerosos diarios, entre ellos «Mundo Gráfico» :

“VELADA NECROLÓGICA. En honor del pintor Agrasot. Anoche se celebró en el salón que el Círculo de Bellas Artes tiene en la plaza de las Cortes, número 4, una velada necrológica en honor del afamado artista valenciano D. Joaquín Agrasot, recientemente fallecido. La iniciativa del homenaje se debe al presidente de la Sección de Pintura, ilustre pintor y académico D. Marcelino Santa María. A poco más de las siete comenzó el acto. Primero hizo uso de la palabra el Sr. Leyva para saludar al insigne escultor Mariano Benlliure y para declarar a quién correspondía la idea del homenaje que en memoria de Joaquín Agrasot había organizado el Círculo de Bellas Artes, lamentando la pérdida que España experimenta en personalidad de tanto relieve como la citada. A continuación leyó una hermosa conferencia nuestro querido compañero José Francés acerca de la vida, la época y el arte de Joaquín Agrasot. En ella evocó a los artistas viejos, cuyo recuerdo solo vive en la memoria de contadas gentes. Agradeció al Círculo de Bellas Artes la invitación de que fuera objeto par a tratar del decano de los pintores valencianas.”

“Fijóse después en el nacimiento de este maestro, en su aprendizaje y en sus condiciones personales. Los largos años que ha vivido han sido para nuestro país motivo de gran transformación.  A partir de la primera guerra civil hasta 1900, en que se inician nuevas normas literarias y artísticas, enumera José Francés una serie de hechos que acusan con gran relieve las vicisitudes de la historia patria, y todo para presentar a Agrasot juzgando la evolución y las mudanzas de las modas pictóricas que entre nosotros se han sucedido. Examinó luego cuáles eran las tendencias que existían a la muerte de Goya, en particular la reacción contra el francesismo a la sazón imperante, con los secuaces de Luis David y la expansión de los ideales románticos. Agrasot fue solicitado pronto por el costumbrismo, en que habría de distinguirse, aunque hizo alguna concesión al género histórico.”

“La amistad suya con Mariano Fortuny en Roma dejó en él una huella imborrable. Premiado en la Exposición de 1868, despertábase por entonces la escuela valenciana, que tan severos e injustos juicios había de merecer a Tubino, el enemigo de Rosales. El cuadro de asunto histórico y la pintura negra ceden al fin ante la luz y la verdad que traía Joaquín Sorolla. Tubino, sin pretenderlo, actuaba como verdadero profeta del sorollismo. Mucho, e interesante todo, añadió José Francés respecto de Agrasot, al que conoció en Valencia el año pasado, y del cual trazó una ajustada y firme silueta. Terminada la disertación, que el público aplaudió con entusiasmo leyó el Sr. Santa María una carta del veterano artista Francisco Domingo adhiriéndose al acto. Mariano Belliure dedicó sentidas frases de emoción, a la memoria de su paisano, luchador sin descanso, y pidió la intervención del Estado y del Círculo para remediar la mala fortuna de aquellas artistas achacosos que llagan al final de su carrera viejos y sin medios tras de haber conquistado para su patria días de gloria. Tan generoso pensamiento acogióse con cordial simpatía.”

Orihuela, 18 de enero. “El Conquistador”: “Bajo la presidencia del señor Alcalde, se reúnen los concejales Belda (D. Ángel), García y Simó. El secretario Sr. García Murphy lee el acta de la sesión anterior que es aprobada. Se da lectura a un oficio muy expresivo del Ayuntamiento de Alicante, en el que manifiesta se asocia a la pena que nos aflige por la muerte de Agrasot. Y participa que se le dará el nombre del privilegiado artista a una de las calles de aquella capital.»

«COMENTARIOS. Volvemos a ocuparnos del mismo asunto que la anterior semana, porque nadie ha hecho lo más mínimo para honrar la memoria del privilegiado pintor. En Valencia, se le va a levantar una estatua, y en Alicante se le honrará designando una calle con el nombre del glorioso artista oriolano. ¿Y nosotros, qué hacemos? ¡Ni una iniciativa siquiera encaminada a glorificar a nuestro ilustre paisano! Hágase una suscripción popular, para poner un alto relieve con el busto de Agrasot en la antigua calle de la Corredera, pues nuestro Semanario está siempre presto a secundar todo aquello encaminado a honrar la memoria de los grandes prestigios orcelitanos, sin fijarse en qué campo militan aquellos a quienes se les honra.»

Orihuela, 19 de enero. «Ecos»: “Hijo Ilustre. Lo es de ésta ciudad levantina el celebrado pintor D. Joaquín Agrasot y su muerte acaecida el 8 del actual en Valencia, viene a determinar una nueva resurrección de su vida artística fecundada con más de sesenta y dos años de estudios y constantes producciones, orladas muchas de ellas con la recompensa de premio otorgado a su peregrino ingenio. Por eso podemos decir muy bien, que el insigne artista no ha muerto, porque el genio que encarnó en el alma de Agrasot, sigue viviendo en lo polícromo de sus cuadros y en la realidad viviente que su mágico pincel hizo nacer en todos ellos. Italia, Francia, Inglaterra; por todas partes fue marcando, la intensa labor del  insigne maestro, su estela esplendorosa que indudablemente seguirán muchos de sus discípulos y admiradores.»  

Ecos Orihuela
19 de enero 1919

«Si el Círculo de Bellas Artes de Valencia acordó erigir a su Presidente Honorario el afamado artista, durante su vida, un monumento que perpetuara su memoria después de muerto; y Alicante proyecta dar a una de sus calles el nombre de Agrasot, Orihuela que hace tiempo cumplió esta parte del homenaje, obligada está ahora a completarlo con algo más que venga a perpetuar dignamente la memoria póstuma de uno de sus esclarecidos hijos. Con lo que se recaudara, por ejemplo, en una velada literario musical celebrada en nuestro Coliseo del Circo, cuyo local cedería gustoso su propietario Sr. Esquer; el donativo de nuestro Excmo. Ayuntamiento y las de otras significadas personas y entidades, podría constituirse un mausoleo que encerrara en lo venidero las cenizas de este hijo preclaro; y si no esto, al menos un busto que sobre artística columna, fuese emplazado en uno de nuestros más concurridos paseos.”

Madrid, 25 de enero. “La Esfera”: “Muerte de un pintor ilustre. Joaquín Agrasot. El día 8 de Enero falleció en Valencia, a la avanzada edad de ochenta y dos años, el pintor Joaquín Agrasot, decano de los artistas españoles contemporáneos.  Joaquín Agrasot había nacido en Orihuela el 24 de Diciembre de 1836. En Alicante empezó a estudiar dibujo con un pintor humilde y ya totalmente olvidado, Francisco Martínez; pero no había cumplido aún los veinte años cuando se trasladó a Valencia y amplió sus conocimientos artísticos en la gloriosa Academia de San Carlos, de donde han salido tantos y tan notables artistas levantinos. En su extensa labor hay cuadros de historia, hay cuadros realistas hay impresiones y abocetados nerviosismos cromáticos a lo Fortuny. Pero su definitiva orientación era la realista, la del costumbrista valenciano, ya que Valencia fue su tierra de adopción. En 1860 concurre a la Exposición de Alicante con los lienzos La educación de la Virgen, El sacrificio de Isaac y el retrato de D. Juan Alfonso de Alburquerque, obispo de Córdoba, y es recompensado con una medalla de bronce.”

La Esfera. Madrid.
25 de enero 1919.

“En 1861 marcha a Roma y traba amistad íntima con Mariano Fortuny, dos años más joven que él. El arte gracioso, inquieto, brillantísimo del gran pintor catalán ahínca en el temperamento de Agrasot y le deja una huella imborrable. No solamente en su época de Roma, sino muchos años después, reintegrado a la calma provinciana de su estudio, alejado de las modernas evoluciones pictóricas que han ido renovando la pintura española, Joaquín Agrasot seguía la manera fortunysta que había llegado a ser algo consubstancial de su personalidad. Agrasot era alto y fuerte; tenía la mirada penetrante, inquisitiva, desde el abismo lúcido de sus ojos negros; el habla fácil, contagiosamente entusiasta. Se tocaba la cabeza, que ha ido a la tumba sin ser del todo blanca, con un chapeo de forma bohemia. Daba todo él la sensación de un inmortal, de un hombre a quien la Intrusa no vencería nunca. Por las mañanas trabajaba, cinco, seis horas seguidas en su estudio, con una labor cotidiana que colmó su vida y sólo ha interrumpido la muerte.”

La Hormiga de oro
25 de enero de 1919

«Hojas selectas», revista para todos. Enero de 1919: » “Notas de Arte. Mucho sentimiento hubo de causar entre cuantos se precian de verdaderos amantes de los nobles ideales la pérdida del ilustre pintor valenciano D. Joaquín Agrasot, decano que era de los pintores españoles contemporáneos, pues contaba ochenta y dos años, sin que nada pareciese rendir aquella naturaleza atlética. Nacido en Orihuela a fines de 1836, comenzó sus estudios de dibujo en Alicante y pasó luego a la ilustre Academia de San Carlos de Valencia. Distinguiose especialmente como costumbrista de su país, y muy joven todavía se trasladó a Roma, donde entonces brillaba en el apogeo de su gloria el insigne reusense Mariano Fortuny, que contaba dos años menos. Y ya desde entonces no dejó jamás Agrasot de sentirse sugestionado por la manera del pintor de La Vicaria, sin que bastasen a desorientarle de su camino las variadísimas evoluciones experimentadas por el Arte; raro ejemplo de consecuencia, cuando tan escasos han sido los que han persistido en la senda primeramente emprendida, cambiando a cada año el aspecto de su personalidad. Quedó cumplidamente llena la vida de Agrasot…”

Valencia, 5 de febrero.

Alicante, 1 de febrero. “El Luchador”: “Ayuntamiento. La sesión de ayer.(…)  Acordaron rotular una de nuestras calles con el nombre de Joaquín Agrasot.”

Orihuela, 1 de febrero. “El Conquistador”: «Ayuntamiento. Se da lectura a una carta de pésame por el fallecimiento del eminente artista oriolano señor Agrasot, redactada en valenciano; por cuyo motivo el Sr. Martínez Arenas se opone a que se lea, arguyendo que no es ese el idioma oficial del Estado; interviniendo los Sres. Bonafós y Ferrís en contra del parecer del resto de los demás concejales, que han confundido la gimnasia con la magnesia. El Sr. Balaguer dice, que nuestro Ayuntamiento no debe contribuir al homenaje que se le va a tributar al gran pintor con menos de 500 pesetas, y se fija esta cantidad. El Sr. Bonafós expone su parecer, de que nosotros, Orihuela, también debe tomar iniciativas sobre este particular, y no ir a remolque de otras ciudades, y con tal motivo se exponen varios pareceres de la forma en que ha de exteriorizarse la admiración hacia el esclarecido paisano nuestro por parte de su ciudad natal.»

«El Sr. Bonafós cree oportuno, que se levante un pedestal rematado por el busto de nuestro ilustre paisano, en el jardín que va a construirse en la Plaza Nueva, siendo desechada la idea porque en el indicado sitio se erigirá una estatua a la memoria de D. Trinitario Ruiz Valarino, que fue ministro. El Sr. Bonafós, se opone a que se honre al genio, con un cuadro que se pondría frente a aquellos que él pintó, y cuyo importe aún se le adeuda después de más y más divagaciones, se acuerda colocar una lápida en la casa donde nació el inmortal Agrasot.»

«COMENTARIOS. El señor Martínez Arenas tomó el rábano por las hojas, oponiéndose a que se leyese la carta de pésame del Ateneo Valencianista, e igual que el aludido concejal, todos los que se sumaron a su bando. No se trataba de un documento politico, ni tan siquiera oficial, donde se oliese a separatismo: sino de una muestra de sentimiento de una sociedad valenciana por la muerte de Agrasot. El humilde parecer del chico del Conquistador es que, no es todo lo correcta que debía serlo la manera de obrar de nuestro Municipio en el indicado asunto ¿No agradecerían sus señorías que al morir uno de sus familiares un extraño les diese el pésame aunque fuese en ruso? Pues ese es el caso. Y eso, que el Sr. Arenas, dijo en la pasada sesión, que él conceptuaba justas las campañas de los catalanistas, que si llega a sentirse centralista divide y subdivide la atenta carta de referencia.»

«En cuanto al homenaje al genial artista oriolano, se vio a través del antifaz con que se encubrió el asunto, el deseo, de ciertos señores por escatimar pesetas en el mármol que ha de dedicársele para luego tributarlo todo en el monumento que ha de levantarse a la memoria de D. Trinitario. ¡Qué mala es la política! No queremos hacer semblanzas sobre los dos hijos de nuestra amada Orihuela, y menos todavía desenterrar cosillas que de seguro abonarían en mi favor; más todos cuantos pasen ante la casa donde nació el predilecto de Apeles, y luego contemple el busto de Ruiz Capdepón ha de exclamar con sonrisa burlona. ¡Cuánta falta de justicia! ¡Qué mala es la política!»

La Correspondencia de Valencia.
Febrero 1919.

Murcia, 2 de febrero, Corresponsal de “El Liberal”: “Orihuela. A la memoria del pintor Agrasot. Por fin nuestros ediles reconocieron en la sesión de ayer tarde que habían estado mezquinos para honrar la memoria de nuestro ilustre y malogrado paisano el insigne pintor, maestro de la escuela valenciana Joaquín Agrasot y acordaron colocar en la casa donde nació una lápida conmemorativa de su natalicio. La colocación de esta lápida conmemorativa. Se hará el mismo día que se coloquen las de nuestros paisanos muertos don José María Sarget y don Adolfo Claravana y se procurará que estos actos revistan los caracteres de solemnidad popular.”

Orihuela, 2 de febrero. «Ecos»: “Municipales. El pasado viernes celebró sesión supletoria nuestro Municipio bajo la presidencia de su Alcalde Presidente D. Antonio Balaguer Ruiz y con la asistencia de los ediles Sres. Martínez Arenas, Ros, Ferrís, Bonafós, Luna y Martínez Simó. Declarada abierta la sesión se lee y aprueba el acta de la anterior. Seguidamente y por el secretario suplente se intenta dar lectura a una comunicación de la sociedad valencianista «Lo Rat Penat» en la que se da el pésame a nuestro Ayuntamiento por la defunción del Ilustre hijo de Orihuela, el pintor Agrasot y decimos se intenta dar lectura a la precitada comunicación porque el edil Sr. Martínez Arenas al darse cuenta de que está redactada en Valenciano solicita de la Corporación no se consienta su lectura por no estar escrita en Castellano, idioma oficial.»

«Por los Sres. Ferrís y Bonafós se manifiesta debe darse lectura a aquella por tratarse de una sociedad cultural cuyo fin es difundir el Valenciano y que lo hace asociándose a nuestro pesar por la pérdida de Agrasot y ante ello, deben desecharse todas esas pequeñeces y prejuicios y previa lectura del oficio de “Lo Rat Penat» contestar dándole las gracias. Vista la disconformidad de pareceres se procede a votación haciéndolo en favor de su lectura los Señores Ferrís, Luna y Bonafós y en contra los Sres. Martínez Arenas, Ros y Martínez Simó, decidiendo la Presidencia el empate a favor de estos últimos. A continuación se lee una comunicación del Círculo de Bellas Artes de Valencia en la que se invita a nuestra corporación Municipal a contribuir con alguna cantidad a la erección del busto que en la Ciudad del Turia se proyecta levantar a la memoria de Agrasot, acordándose por unanimidad suscribirse por 500 pesetas.»

«Por el Sr. Bonafós se expone que él ve con gusto y satisfacción que el Municipio contribuya con 500 pesetas al homenaje a Agrasot, pero que le da pena ver que vamos a remolque de Valencia y opina debe hacer el Ayuntamiento por cuenta e iniciativa propia algo en honor de nuestro ilustre hijo Agrasot, que bien podía ser un busto en el jardín proyectado en la Plaza de la Constitución, bien una lápida en la casa donde aquel naciera o cualquier otro homenaje, todo, menos la inacción presente ni tampoco el honrar nuestro salón de sesiones con su retrato, pues sería, someter a una continua tortura al maestro ilustre poniendo su venerable figura frente o junto al cuadro del Sr. Valarino que todavía no se le ha abonado; por unanimidad y a requerimientos del Sr. Luna se acuerda la colocación de una lápida en la casa donde nació Agrasot, a cuyos herederos promete el Alcalde abonar en plazo breve la suma adeudada.”

Orihuela, 8 de febrero. “El Conquistador”: “Ayuntamiento. El Sr. Bonafós fustiga con mano dura la actitud del Ayuntamiento en la sesión anterior, no permitiendo se diese lectura al oficio de pésame de la sociedad «Lo Rat Penat”, lo cual es una falta de corrección en nuestro municipio hacia aquella agrupación eminentemente literaria. Algunos señores de los que narcotizados el viernes anterior por la elocuencia del señor Martínez Arenas, se opusieron a la lectura del expresado documento por no estar éste redactado en la lengua oficial del Estado, se justifican balbucientes, como un chicuelo sorprendido infraganti, rectificando todos su conducta, excepto el señor Ros, que como más intelectual, se mantiene inflexible, intentando dar lecciones de un grotesco españolismo.”

“Comentarios. (…) se opusieron a la lectura del oficio de «Lo Rat Penat», que venía a dar una lección a nuestro Ayuntamiento del concepto que se debe tener del gran pintor orcelitano D. Joaquín Agrasot. ¿Qué opinarán del Municipio de Orihuela las sociedades culturales de toda España? No solamente no se honra la memoria del glorioso autor de «La entrada de Carlos V en Yuste»; sino que no se agradece la atención de quienes sobre la tumba del genial artista amontonan las flores de sus recuerdos. Política es sinónimo de gratitud.”

Orihuela, 9 de febrero. «Ecos»: “Ante el hecho insólito de haberse negado el Ayuntamiento a dar lectura a la comunicación que le dirigiera la culta sociedad valenciana «Lo Rat Penat” expresando sentido pésame por la muerte del Sr. Agrasot, genial pintor e hijo ilustre de Orihuela, los que amamos a esta ciudad hasta la idolatría por ser la patria que con amor recogió nuestro primer vagido e iluminó nuestra primera mirada, no podemos menos de sentir que el carmín de la vergüenza, subiendo en llamaradas al rostro, lo quema y abochorna. Para que nunca se creyera que nuestra conducta estaba influida por alguna parcialidad, nos limitamos en nuestro número anterior a consignar el hecho en la sección «Ecos Semanales», omitiendo comentarios, que en los primeros momentos alguien habría juzgado de apasionados; pero a estas horas, cuando es general la crítica y la indignación que ha producido la corporación municipal, nos vemos en el caso de recoger la enérgica protesta que brota de los labios de los buenos oriolanos.”

“Y no puede estar más justificada esta protesta, desde cualquier punto de vista que se considere el acto que la determina. En primer lugar, la conducta del Ayuntamiento es contraría a los precedentes, a esos precedentes que tantas veces se invocan para contestar actitudes que no tienen más apoyo que el interés político del momento, pues repetidas veces se ha dado lectura a documentos escritos en valenciano, sin que entonces se mostrara oposición alguna invocando los fueros del idioma oficial. Por otra parte, supone un gran desconocimiento de nuestra historia local en sus relaciones con Valencia, la cual, constituyendo la capitalidad, que aún conserva, del reino, influyó en nuestra administración pública y en nuestras costumbres, como lo demuestra, entre otros, el hecho elocuentísimo de que los libros municipales aparecen redactados hasta primeros del siglo diez y ocho en valenciano, lengua cuyos vestigios el menos observador puede apreciar todavía en ciertas palabras y modismos del lenguaje vulgar de nuestro pueblo.”

“Pero prescindiendo de tales precedentes y disquisiciones históricas, y mirando en sí mismo el hecho que discutimos, la conducta del Ayuntamiento no ha podido ser más desacertada ni más opuesta a los sentimientos de la gratitud y de la hidalguía. No se trata de un acto oficial relacionado con el régimen y administración del pueblo, pues en este caso estaría sobradamente justificada la actitud de la Corporación Municipal, sino de un acto que aun siendo público, tiene una nota distintiva que lo coloca en la categoría de algo particular, como de casa, como de familia, de la gran familia oriolana que pierde y honra a uno de sus hijos más preclaros, y en estas circunstancias dolorosas, una sociedad culta, cuyo carácter y razón de ser es el cultivo y la difusión del valenciano, viene, penetra en la casa solariega de Orihuela y expresa a sus representantes, a sus principales patricios, su profundo sentimiento, emulando el único lenguaje que como tal sociedad valencianista sabe hablar, el único lenguaje que puede hablar sin negarse a sí misma y borrar su propia fisonomía y personalidad.”

«¿Qué diríamos y cómo calificaríamos a aquella persona particular que, sintiendo la pesadumbre de un infortunio por la muerte de uno de sus deudos más queridos, no admitiese que se asociasen a su pena aquellas otras personas que lamentando su desgracia, le expresasen su pésame en su propia lengua, acaso desconocida de la familia doliente?  Y si no solo no se dignase a admitir el pésame, sino que lo repudiase so pretexto de no entenderles, o de no ser esa su lengua, ¿cuál no sería el asombro de los circunstantes? ¿Con qué palabras no reprocharían tamaña conducta?»

“Porque lo elemental, lo humano, lo que exige la educación y demanda el simple buen sentido es que la supuesta persona que recibe el pésame, admita con agrado y gratitud a quienes se le acercan para testimoniarle tan nobles e hidalgos sentimientos; que procure, si puede, que le traduzcan la lengua desconocida para conocer y apreciar las delicadezas del sentimiento contenido en las frases de conmiseración, y, no pudiendo encontrar un intérprete, que corresponda a tal cortesía y humanidad con la elocuencia del lenguaje mímico, con un apretón de manos, con un abrazo; con lágrimas de reconocimiento. Tal es el caso de nuestro Ayuntamiento que, haciendo hincapié en un ridículo formulismo, en una verdadera minucia, en un puritanismo extemporáneo que debía reservar para otros asuntos de positiva monta de la administración municipal, ha atropellado por todos los respetos y ha menospreciado los sentimientos que más honran al hombre, colocando a Orihuela en la situación más desairada. Participando del sentir general de la ciudad, nos hacemos eco de su protesta para que el Ayuntamiento medite la gravedad de su acto y, volviendo sobre su acuerdo, dé la debida respuesta a la benemérita sociedad valencianista Lo Rat Penat.”

Mientras tanto, en Valencia, se volcaban con el maestro. 14 de febrero. “Las Provincias”: “EXPOSICION AGRASOT. No hace muchos días, la comisión erectora del monumento al maestro Agrasot vióse sorprendida en sus actividades con la noticia de la muerte del viejo pintor. Preparaba para la inauguración del monumento, entre otros actos, una exposición de pinturas de Agrasot, y ante la noticia de su muerte, ha persistido en realizarla. Siendo Agrasot un gran trabajador, se ha querido por el Círculo rendir tributo a su temperamento y a su labor, sólo interrumpida por la muerte, organizando una interesante exposición de sus cuadros, instalándola en el salón de Exposiciones de su casa.”

“La inauguración de la misma se verificará mañana sábado, a las seis de la tarde. Al acto están invitadas las autoridades, Corporaciones culturales, y distinguidas familias. Los socios del Círculo de Bellas Artes, artistas y no artistas, para quienes Joaquín Agrasot, no sólo era su presidente honorario, sino el hombre sencillo y bueno, fundador de la casa, han querido que en ella se instalen las obras del maestro, aquellas fruto de sus últimas actividades, sin perjuicio de que tan pronto el monumento quede construido, fundir en aquel momento su cariño y admiración, que se traducirán en nuevos actos de homenaje al pintor notable, al hombre bueno y sencillo. El acto inaugural promete revestir importancia, y de él nos ocuparemos. Los días siguientes al de la inauguración, será la entrada pública de 6 a 8 de la tarde, y además los días festivos, de 11 a 1.”

15 de febrero, “Diario de Valencia”: «El Círculo de Bellas Artes. Exposición Agrasot. Esta tarde a las seis se inaugurará solemnemente la Exposición de las obras del que fue decano de los pintores españoles, Joaquín Agrasot, que han quedado convenientemente instaladas en el salón del Círculo de Bellas Artes. La Exposición resulta interesantísima; pues al lado de muchas obras modernas, el público podrá admirar obras de aquella época en la que fue nuestro Agrasot, compañero íntimo del gran Fortuny.”

“En la Exposición podrán admirarse cuadros, apuntes, estudios, pintados a partir de 1871 al presente 1919. Rincones deliciosos de Roma, Nápoles, Granada, Mallorca y Toledo, trasladados al lienzo con enorme sobriedad y justo colorido, entonados por la pátina del tiempo al lado de los de costumbres valencianas, llenos de luz y color forman un conjunto que pocas veces podrá admirarse…”

Madrid, 13 de marzo. “El Sol”: “Legado artístico VALENCIA, 12. El Museo de Bellas Artes se ha hecho cargo de dos obras que, por voluntad del difunto artista Sr. Agrasot, han entregado su viuda y su hijo.”

6 de abril. “El Liberal”: “Alicante. Notas municipales. La señora viuda del insigne pintor don Joaquín Agrasot ha remitido para el Museo provincial que se proyecta establecer un precioso lienzo, obra original de su expresado esposo y el concejo acordó enviarle la expresión de su agradecimiento.”

ÓLEO DE J. AGRASOT. PROPIEDAD DEL SEÑOR JOSÉ BLANCO CASARIEGO.
«Caras y Caretas» Buenos Aires. Mayo de 1919.

1919. El 25 de julio, se levanta un busto del pintor, en los Jardines de la Glorieta de Valencia, realizado por el escultor Francisco Marco Díaz, por iniciativa entre otros de Joaquín Sorolla. (Con este párrafo finaliza la cronología del catálogo).

25 de julio. “La Correspondencia de Valencia”: “Monumento al pintor Agrasot. Esta mañana, a las once y media, se ha inaugurado en la Glorieta el monumento que por suscripción popular, iniciada por el Círculo de Bellas Artes, se ha erigido al que fue su presidente honorario y notabilísimo pintor don Joaquín Agrasot. Ha sido emplazado en el paseo central, frente a la rotonda de la música, en el macizo donde había colocada una fuentecilla pública. El monumento es sencillo, pero constituye una nota de buen gusto: sobre una columna de estilo clásico romano, se destaca el busto del llorado maestro, fundido en bronce.”

La Esfera.
Septiembre de 1920.

“El parecido es exactísimo, acreditando a su autor el escultor don Francisco Marco. El pedestal, de mármol negro jaspeado, de las canteras de Callosa, es obra de don Enrique Cuñat. En el frontis se ve la inscripción: «A Agrasot, año 1919» y debajo se destaca el sello del Círculo de Bellas Artes, dorado al fuego. El presidente de esta entidad, don Manuel Ortiz, con el secretario señor Gascón y don Manuel Sigüenza, se han trasladado al Ayuntamiento, firmando el acta de entrega del monumento a Valencia, y acto seguido, acompañados del Alcalde don Juan Bort, teniente de alcalde don Tomás Ortega y los concejales señores Feo, Llop y Fagoaga; cronista de la ciudad señor Cebrián Mezquita; los artistas, señores Sorolla y Benlliure (don José), Domenech (don Rafael), y secretario don Tomás Jiménez Valdivieso, se han trasladado en landeaux al paseo de la Glorieta, siendo recibidos por una comisión de la junta directiva del Círculo de Bellas Artes, compuesta por el vicepresidente don Agustín Medina, el tesorero, señor Gómez y el señor Polo.”

Valencia, monumento a Agrasot.
Fotografía: Tono Giménez.

“Inmediatamente el Alcalde ha descubierto el monumento, que estaba envuelto con la bandera de dicha sociedad; y el presidente de la misma, señor Ortiz ha pronunciado un elocuente discurso, elogiando los méritos del homenajeado, y ensalzando al gran Sorolla, iniciador de este recuerdo, que perpetúa la memoria de un ilustre paisano. Lo ha contestado el Alcalde señor Bort, agradeciendo, en nombre de Valencia, donativo tan valioso, y después de dedicar sentidas frases a la memoria de Agrasot, ha dado por terminado el acto, que ha resultado brillante y solemne.”

Valencia, monumento a Agrasot.
Fotografía: Tono Giménez.

“ (…) La comisión ha recibido un telegrama del Círculo Artístico de Barcelona adhiriéndose al homenaje, y La Juventud Artística ha hecho entrega de una bonita corona de laurel, que ha sido depositada en el monumento. Al acto han asistido todos los artistas valencianos, y la Banda Municipal, que ha ejecutado selectas composiciones. Una vez terminado el acto del descubrimiento, la comitiva se ha dirigido a pie al Círculo de Bellas Artes, a inaugurar la Exposición de obras de Agrasot. Allí han sido recibidos por la directiva del Círculo, y después de recorrer los salones admirando las obras expuestas, el Ayuntamiento y los representantes de las entidades que han concurrido al acto han sido invitados a un champañ, que ha servido el Ideal Room…”

Oro de Ley
3 de agosto de 1919

Datos sueltos años 1920-1926:

Madrid, 18 de septiembre de 1920. “La Esfera”: “El monumento al que fue decano de los pintores españoles es debido al notable y joven escultor Francisco Marco Díaz Pintado; y lo modeló en vida de Agrasot. Se encontraba trabajando en el estudio del viejo pintor, lleno de recuerdos de la vieja Roma, en cuya ciudad estudiara y trabajara, al lado de su íntimo y maestro Fortuny, cuando llegó el maestro Joaquín Sorolla a visitar a su compañero, sorprendiéndole en pose. Tal era el parecido del retrato, que Sorolla, impresionado gratamente, propuso al escultor sirviera el busto para elevar un monumento al pintor, que a pesar de sus largos años seguía todos los días trabajando; e inmediatamente aceptada la idea— que hizo llorar de alegría a Agrasot—, inició Sorolla la suscripción.”

Valencia, monumento a Agrasot.
Fotografía: Tono Giménez.

“Conocido lo ocurrido, los artistas valencianos, que querían mucho a Agrasot, secundaron la iniciativa, y pronto el Círculo de Bellas Artes, teniendo en cuenta de que éste era su presidente de honor, recogió, hizo suya la iniciativa, y este verano, en plenas fiestas, pudo Sorolla inaugurar el monumento, que se levanta en la rotonda central del paseo conocido por la Glorieta, sin tener el gusto de poder ver allí presente a Agrasot, que falleciera poco tiempo antes. El busto está fundido en bronce, y se yergue sobre pedestal de mármol oscuro, lo que hace no luzca la obra del escultor, porque el fondo verde de los árboles impide se destaque. Como obra escultórica es notabilísima. El parecido del retrato es exacto y su ejecución franca y fácil.”

Valencia. Sorolla en la inauguración del monumento a Agrasot
La Unión Ilustrada, 7 de agosto de 1919.

Alicante, 25 de abril de 1923. “El Luchador”: “En la sesión celebrada por el Ayuntamiento el día 10 de Enero de 1919, el Alcalde D. Antonio Bono da cuenta de haber fallecido el laureado pintor Don Joaquín Agrasot, comprovinciano nuestro y propone conste en acta el sentimiento de la Corporación y que el acuerdo se comunique a la familia; el concejal Sr. Pérez Molina añade que se debe rotular con el nombre de Agrasot una calle de Alicante y propone para ello que sea la del Diluvio. Por unanimidad se toma tal acuerdo y el concejal Sr. Guardiola Ortíz indica la conveniencia de que se solicite una obra del célebre pintor para que figure en el Museo que proyecta crear en Alicante el Sr. Sorolla. En el 4 de Abril del mismo año, el Alcalde Sr. Bono daba cuenta a la Corporación de haber recibido la obra pedida a la familia de Agrasot y añadía que era un lienzo de mucho valor. Estamos en Abril de 1923; han transcurrido CUATRO AÑOS y solo se han efectuado el envío de la comunicación dando el pésame a la misma familia y las gracias por el donativo de la obra. El cambio de nombre a la calle del Diluvio, por ahora aún no se ha realizado.”

12 de septiembre de 1924. “Diario de Alicante”: “Vida artística. Exposición de pinturas. En Orihuela se ha fundado no hace mucho tiempo un Círculo de Bellas Artes que está llevando a cabo una gran labor educativa que es muy elogiada. Actualmente está celebrando una Exposición de Pinturas verdaderamente notable tanto por el número, como por la calidad de las obras expuestas. Figuran en lugar de honor varias obras del ilustre pintor orcelitano Joaquín Agrasot. La Exposición se ve concurridísima. El sexteto que Saturnino Cebrián dirige, da conciertos con general aplauso en el local donde se exhiben las obras.”

25 de enero de 1925. “Diario de Alicante”: “En la sesión celebrada por el Ayuntamiento el día 4 de Enero de 1919, que fue presidida por el alcalde don Antonio Bono Luque, el concejal señor Alarcón dedicó un caluroso elogio al ilustre pintor valenciano Sorolla, por su loable idea de crear en Alicante un Museo Provincial de Artes Plásticas y pidió que en gratitud por su obra se sustituyera el nombre de la calle de Castaños por el de Sorolla. Los concejales republicanos señores López González y Botella se opusieron a esta petición; pero, a pesar de todo, fue aprobada. Estamos en 1925. Han transcurrido más de seis años y no obstante haberlo aprobado la Corporación Municipal, el cambio de nombre a la calle de Castaños aún no se ha efectuado. Lo mismo que decimos de Sorolla, podemos decir de otro ilustre pintor hijo de esta provincia, de don Joaquín Agrasot. A pesar de haber acordado el Ayuntamiento en su sesión del día 10 de Enero del mismo año 1919, el cambiar a la calle del Diluvio este nombre por el de Agrasot, aún no ha tenido cumplido efecto dicho acuerdo.”

8 de noviembre de 1926. “La Correspondencia de Valencia”: “La señora doña Emma Zaragoza Cubero, viuda de Agrasot, ha rendido hoy su tributo a la muerte, y su pérdida constituye doloroso sentimiento, no ya en el seno de su amantísima familia, sino también en el extenso círculo de amigos. Fue la finada madre amantísima, que supo inculcar en los suyos amor y virtud, dejando estela de bondades y de ejemplo a seguir. A su hijo, hija política, nietos y demás familia, acompañamos en el dolor que experimentan, deseando hallen lenitivo a su aflicción.”

La Correspondencia de Valencia
8 de noviembre de 1926

9 de noviembre de 1926. “Diario de Alicante”: “A los 73 años de edad ha fallecido, en su domicilio de Valencia, la respetable señora doña Emma Zaragoza Cubero, viuda del que fue ilustre pintor alicantino Joaquín Agrasot. La finada, desde hacía largo tiempo, sufría el dolor de una lenta e incurable dolencia, que ha cortado, finalmente, su vida. Una vida ejemplar, virtuosa y sencilla, en la que todo fue amor para los suyos, bondades inagotables para los humildes y piedad excepcional hacia la religión. El fallecimiento de la virtuosa señora ha producido unánime sentimiento de pésame. En esta hora de dolor expresamos a su hijo, el distinguido artista don Ricardo Agrasot, a su hija política, nietos y demás familiares, el testimonio de nuestra sincera condolencia.”

Año 2019 Centenario de la muerte de Agrasot:

“El Mundo” Comunidad Valenciana. 5 de febrero:  “Orihuela recupera el Agrasot más inédito en su centenario. Orihuela tenía que ser la que encabezara este homenaje a Joaquín Agrasot, explica Antonio Párraga. Él es uno de los impulsores de la exposición en el Palacio Sorzano de Tejada que abre el año de actividades por el centenario del fallecimiento del pintor. Con ellas, la ciudad recupera la figura de un autor cuya obra se exhibe en el museo del Prado «y que era admirado por los grandes de la época».

«Párraga apenas contiene su entusiasmo cuando recuerda cómo fue el proceso de localizar a los herederos de Agrasot. «Tuvo un hijo nada más, Ricardo, que acabó recalando en Málaga», explica, «allí están sus descendientes». Párraga habló con dos de sus bisnietos, Carmen y Carlos Agrasot, «quienes se mostraron dispuestos a facilitarnos todo aquello que les solicitaba». Y aquí destaca una de las razones que justifica su alegría, entre los cuadros que pidió a la familia, hay piezas inéditas que no se habían expuesto hasta ahora «porque habían estado siempre en el seno familiar». A eso sumar que les prestaron otros efectos personales como medallas de los certámenes en los que había concurrido o cartas con el «mismísimo Sorolla o el presidente de la República, Emilio Castelar».»

«El centenario del fallecimiento le supuso de esta forma a Párraga la sensación «de entrar en un santuario». Para el comisario de la muestra, labor que ha realizado junto a Mari Carmen Sánchez, es de resaltar «que esta familia no se ha desprendido del patrimonio artístico que recibió de sus abuelos y padres». De entre todo ese material, destaca el autorretrato desconocido hasta ahora «de un Agrasot ya mayor que se pinta con un cigarro humeante en la boca y una mirada desafiante que me impresionó bastante». A este lienzo que ha escogido como portada del catálogo publicado le da un valor especial además por las negociaciones con la nieta. En su casa se había conservado el cuadro y fue uno de los que más le costó desprenderse. Para convencerla fueron necesarios varios viajes a Málaga hasta conseguir la respuesta afirmativa.»

«A estas piezas suma los fondos de la fundación Pedrera-Martínez, el Mubag, el Thyssen Málaga y otras colecciones particulares. Con ellas reúne 56 obras, en su mayoría óleos, aunque también hay acuarelas y grabados. «El enorme descuido que ha tenido la figura de Joaquín Agrasot en Orihuela» es una de las cuestiones que preocupaba en particular a Párraga. «Salvo dos o tres pintores muy famosos, los demás quedan diluidos, olvidados en el tiempo», justifica el comisario. Y añade que la marcha en su juventud del artista debió de influir para ello. «Se va de Orihuela cuando tiene veinte años a San Carlos», la prestigiosa facultad de Bellas Artes de Valencia, «y de ahí marcha a Roma». Aunque luego este regresara, Párraga cree que «se desvinculó».»

«El contacto de Agrasot con su familia era la principal conexión que mantuvo con el municipio de la Vega Baja. Gracias a la correspondencia que ha podido estudiar, Párraga recupera unas líneas del pintor a raíz del anuncio de una calle que le homenajearía, «donde dice que ama mucho su pueblo natal porque allí he pasado los años más hermosos de la vida. En la biografía de Antonio Sequeros sobre Agrasot, escrita en 1972, «hace casi cincuenta años, él se lamenta del desconocimiento que existe entre sus propios paisanos». Por eso, Párraga quiere que esta vez se le recuerde. «Quiero llevarlo a la escuela y que las nuevas generaciones le tengan más en la memoria», apunta.»

«Presente lo tendrán ahora los ciudadanos gracias a una escultura. A él ya hay dedicadas en Alicante y Valencia pero no en su localidad natal, señala Párraga. Si la de Valencia fue sufragada con una aportación pública que inició Sorolla, ahora la tendrá, de la mano de Cristóbal Pérez, con la financiación de Caja Rural Central…”

Busto Agrasot centenario.
Cristóbal Pérez. 2019.

El 19 de enero de 1919, en la publicación oriolana «Ecos» quedó escrito: Con lo que se recaudara, por ejemplo, en una velada literario musical celebrada en nuestro Coliseo del Circo, cuyo local cedería gustoso su propietario Sr. Esquer; el donativo de nuestro Excmo. Ayuntamiento y las de otras significadas personas y entidades, podría constituirse un mausoleo que encerrara en lo venidero las cenizas de este hijo preclaro; y si no esto, al menos un busto que sobre artística columna, fuese emplazado en uno de nuestros más concurridos paseos.”

En marzo de 2019, con un siglo justo de retraso, quedó inaugurado el busto dedicado al ilustre pintor oriolano D. Joaquín Agrasot y Juan, en la Plaza Nueva de Orihuela «uno de nuestros más concurridos paseos». La escultura es obra de Cristóbal Pérez García, profesor de la Escuela de Arte de Murcia.

Agrasot en la Plaza Nueva de Orihuela.
Fotografía JM Dayas.

Termino este proyecto de biografía con la simpática caricatura de otro artista oriolano, colega de Agrasot; el dibujante y pintor Alfonso Ortuño Salar.

Caricatura de Alfonso Ortuño.

Antonio José Mazón Albarracín. (Ajomalba).

Mi agradecimiento a José Manuel Dayas.

Agrasot; apuntes para una biografía V. (1900-1918).

Joaquín Agrasot y Juan.
Coloreada por JM Dayas.

Joaquín Agrasot y Juan. V

Año 1900:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es agrasot-estudio-ret-1024x703.jpg
Agrasot y señora, en su estudio.
Pintor López, 3. Valencia

En el primitivo anuario comercial «Señas de Valencia» aparece su dirección: «Agrasot (Joaquín), pintor artista. Pintor López, 3.».

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1900-despues-de-la-merienda.jpg
«Después de la merienda». 1 de enero 1900.
Colaboración en el “Álbum Salón”.

Martes, 6 de febrero. “El Globo”: “BELLAS ARTES. Exposición en San Petersburgo. La empresa de la Revista de Bellas Artes, de Madrid, se propone organizar una serie de Exposiciones de venta de cuadros en diferentes capitales del mundo, siendo la primera de ellas la que se abrirá el día 20 de Febrero en San Petersburgo; y para ello proporciona a los artistas toda clase de facilidades, entre ellas el transporte gratuito de los cuadros. En Valencia se constituyó una comisión de pintores para la elección de cuadros, y el resultado de su labor ha sido la admisión de los siguientes:…” De Joaquín Agrasot escogieron tres: «Llegada de la condesa», «En la feria» y “Pasatiempos”.

Madrid, 25 de marzo.
“La Lectura Dominical”

Madrid, 30 de julio. “El Imparcial”: “EN VALENCIA. POR TELÉGRAFO. De nuestro corresponsal. En honor de Benlliure y Sorolla. El público de Valencia ha realizado una grandiosa manifestación de admiración y afecto a Benlliure y Sorolla. Antes de la hora señalada se hallaba situado frente al Ayuntamiento un inmenso gentío que invadía el vestíbulo y la escalera del edificio. (…) Una comisión compuesta de los concejales Sres. Garrido y Pastor, y de los artistas Sres. Agrasot, Peiró y presidente del Círculo de Bellas Artes, se dirigió en un “tándem” llevado por batidores y escoltas municipales de caballería a los domicilios de Benlliure y Sorolla, a quienes condujo juntos a donde había de verificarse la recepción popular. (…) La música del regimiento de Tetuán ejecutó la marcha “Sorolla Benlliure”, escrita expresamente por el maestro Eugenio Amorós.”

Discurso del alcalde, de los homenajeados; entrega de diplomas entre salvas de aplausos. Nombramiento como hijos predilectos y meritísimos de Valencia. Descubrimiento de las lápidas de la calle y plaza que les habían asignado (Plaza de la Pelota/Mariano Benlliure; calle de las Barcas/Pintor Sorolla). El acto terminó poco después de mediodía con una traca de seis mil metros que duró 37 minutos corriendo por las principales calles de Valencia.

1901. Se le nombró Académico correspondiente de la Real Academia de San Fernando, Madrid.

Año 1901:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1901-álbum.jpg

El 1 de enero, en el «Álbum Salón»: «El Murciano de la Huerta, de Agrasot, no por sencillo deja de ser un trozo de pintura que resume en sí todas las buenas cualidades del celebrado pintor valenciano. Figura bien dibujada, puesta con naturalidad, se recomienda en particular por la exacta calidad de todos los detalles, hechos con la conciencia de un miniaturista y con la holgura de un pintor de cepa española.»

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1901-feria.jpg
JOAQUÍN AGRASOT. FERIA DE GANADO
Enero de 1901.
Salón Robira (Fernando VII, 5g)

Guía oficial de España 1901: “REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN CARLOS DE VALENCIA Fundada por el Rey D. Carlos III en 14 de Febrero de 1768. Desde aquella fecha ha venido ejerciendo saludable influjo en el progreso y desarrollo de las artes en Valencia. En la actualidad sostiene las enseñanzas completas de Pintura y Escultura con carácter libre desde que en 1869 fueron suprimidas las escuelas profesionales de Bellas Artes. Aparte de dichos estudios, ha creado asignaturas de Aplicación al Arte industrial, como son las de Paisaje y Acuarela de carácter popular y la de Arte decorativo. Además ha organizado el Museo provincial de Pintura, ampliándolo con una sección de antigüedades de relativa importancia. Posee igualmente una Biblioteca pública en la cual existen 5.000 volúmenes de obras relacionadas con las Bellas Artes y ramas auxiliares. La Academia, se compone de 28 individuos, entre los cuales figuran siete profesores de pintura, dos escultores y seis arquitectos.” Entre los académicos numerarios por orden de antigüedad, en penúltimo lugar, figura D. Joaquín Agrasot Juan.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1901bailando-parrandas.jpg
JOAQUÍN AGRASOT. BAILANDO PARRANDAS.
Enero de 1901.
Salón Robira (Fernando VII, 5g)

Martes 2 de abril “El Liberal”: “A los veintitrés años de edad falleció ayer en Madrid D. Enrique Agrasot González, doctor en Derecho desde 1898, muy conocido y estimado por sus talentos en la Academia de Jurisprudencia. A su padre, nuestro querido amigo el notable abogado D. Enrique; a su tío, el renombrado pintor valenciano D. Joaquín Agrasot, a toda su distinguida familia, enviamos el testimonio de nuestro pesar por tan irreparable pérdida.” Nota: Era hijo de su hermano Enrique; joven abogado al igual que su padre.

Expediente y esquela de Enrique Agrasot.

Miércoles 3 de abril “El Día” y varios periódicos de Madrid: “Han sido nombrados académicos correspondientes de la de Bellas Artes de San Fernando los notables pintores D. Joaquín Agrasot y Juan; y  D. José Nogales y Sevilla; de Valencia y Málaga, respectivamente.”

Lunes, 6 de mayo “La Época”. “El arte español en Londres. La Exposición del Guildhall. Corresponsal en Londres, 1 de mayo. El éxito de la exposición de arte español antiguo y moderno, inaugurada en el Ayuntamiento de esta capital el mismo día que se inauguraba en Madrid la Exposición Bienal de Bellas Artes, ha superado las esperanzas más optimistas. La exposición española es el atractivo principal de la “season” de primavera.” La pintura moderna española está representada entre otros por Joaquín Agrasot.

Año 1902:

«Álbum Salón» Enero de 1902

«Álbum Salón» 1 de enero: “La juventud y la belleza hacen las veces de símbolo; y aunque no podría titularse el cuadro La primavera; son primaverales los medios de expresión: la figura, el colorido y la florida vegetación del fondo. Idéntica relación ofrece el cuadro de J. Agrasot ¡Cuánto tarda!, con la diferencia de que aquí el asunto es el amor, suprema manifestación de la primavera. La hermosa campesina de la huerta espera apoyada en el alféizar de la ventana al ídolo de sus amores. La tibia estación parece creada ex profeso para exteriorizar esos sentimientos que el cierzo invernal recluye en las intimidades del corazón y del hogar. La bella huertana espera y no teme exponer públicamente sus amorosos afanes por la tardanza de su amado. El gracioso cuadrito es una de esas cositas que adquiere valor por el de la firma que figura al pie. Y el arte de Agrasot es de tan buena cepa, que presta interés a cuanto toca”.

Valencia, martes 18 de febrero “Las Provincias”: “La Institución para la Enseñanza de la Mujer ha nombrado profesor de dibujo y pintura, al notable pintor Joaquín Agrasot. La elección de dicho cargo, recaída en personas de las condiciones artísticas tan eminentes como son las del Sr. Agrasot, permitirá extender considerablemente la educación artística que reciben en dicho centro las alumnas, y cuyos resultados han de verse patentes, no solo en el mayor desarrollo de sus sentimientos de la belleza, sino en la más fácil comprensión y ejecución de las labores artísticas propias de la mujer. Felicitamos a la junta directiva de la Institución y a sus alumnas por contar en su excelente profesorado a tan notable artista.”

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Monserrat-4.jpg

En Orihuela, el 8 de agosto, “El Labrador”: “Las comisiones nombradas para la colecta de objetos destinados a la rifa en beneficio de Ntra. Patrona María de Monserrate, siguen recogiendo donativos a este beneficio. (…) En los escaparates de los señores Maymón, de la calle Mayor, se hayan expuestos algunos valiosos regalos, entre ellos, el de S. M. el rey D. Alfonso XIII; que es una obra de arte, en bronce, muy estimable. (…) Con destino a la tómbola que ha de abrirse en el real de la feria en beneficio de nuestra patrona María de Monserrate, ha remitido nuestro paisano D. Joaquín Agrasot un hermosísimo cuadro. Esta noche probablemente será expuesto en el aparador de los Sres. Brotón Hermanos.”

Viernes, 5 de septiembre “Las Provincias”: “Crónica artística. Regreso de Agrasot. El pintor Agrasot, dando por terminadas sus vacaciones del veraneo, regresó ayer de Manzanera, pintoresco rincón de Aragón, en donde le dijeron que había todo cuanto el respetable maestro deseaba: mucho aire y mucho horizonte. Como el año anterior, no ha sido infructuoso para el arte su veraneo, pues según mis noticias, ha traído terminados ocho o diez cuadros y otros tantos apuntes que este invierno le darán motivos para pintar varios lienzos.” El año anterior había elegido los alrededores de Sarrión, pintando varios cuadros de la siega y la trilla en sus espaciosas eras. Este, el interior de Manzanera, dándole sus míseras calles y sus pobres casas, “ancho campo para componer simpáticas escenas llenas de luz y de vida.”  

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 19020811-La-ilustración-artística-periódico-semanal-de-literatura-artes-y-ciencias-Tomo-XXI-Año-XXI-Número-1076-b-1024x651.jpg
«La ilustración artística».
Agosto de 1902.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 19020811-La-ilustración-artística-periódico-semanal-de-literatura-artes-y-ciencias-Tomo-XXI-Año-XXI-Número-1076-a-1024x616.jpg
«La ilustración artística».
Agosto de 1902.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 19021027-La-ilustración-artística-periódico-semanal-de-literatura-artes-y-ciencias-Tomo-XXI-Año-XXI-Número-1087-.jpg
«La ilustración artística».
Octubre de 1902.

Barcelona, 27 de octubre. “La Ilustración Artística”. “EXPOSICIÓN DE PINTURA ESPAÑOLA CONTEMPORÁNEA, ORGANIZADA EN EL SALÓN «CASTILLO» DE BUENOS AIRES POR EL LAUREADO ARTISTA JOSÉ PINELO. Perplejos nos encontramos al decir que la exposición abierta en el salón «Castillo» es de pintura española, con serlo de verdad y muy soberanamente, porque entendemos que para merecer semejante nombre los artistas debieran pertenecer, en cierta proporcionalidad, a todas las regiones de España. (…) Pero sí que de los 46 expositores que figuran en el catálogo hay 32 que lo son con 122 obras; en contra de cinco valencianos con 10 cuadros, cuatro castellanos con 15, dos catalanes con 20, un aragonés con 2, un extremeño con 6 y un murciano con uno. De fijo que no será culpa del Sr. Pinelo si las otras regiones no han estado con mayor abundancia representadas; sobre todo, las de Levante. (…) Uno de los primeros cuadros que al entrar llaman la atención es de Agrasot: La trilla en Aragón, con mucha luz y preciosos detalles de dibujo y colorido. Del propio autor son otros tres lienzos que acreditan bien el experto pincel que los ha trazado: unas floristas valencianas uno; y los otros, asuntos aragoneses….”

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1902-trilla-aragón.jpg
LA TRILLA EN ARAGÓN. JOAQUÍN AGRASOT 
Salón Robira (Fernando VII, 59).

Fallecidos su hermano Ramón y su padre, Joaquín se convierte en el patriarca de la familia. Valencia, martes 16 de diciembre “Las Provincias”: «Crónica mortuoria. A la avanzada edad de 97 años falleció ayer tarde el Sr. Joaquín Agrasot Costa (sic), padre del laureado pintor y académico de la de San Carlos, del mismo apellido. El Sr. Agrasot era estimadísimo en Valencia por sus excelentes dotes personales y su muerte será muy sentida. Descanse en paz, y reciba su desconsolada familia nuestro sincero pésame.»

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es padre-97-años.jpg
Mi padre a los 97 años.
Joaquín Agrasot

Año 1903:

Valencia, 20 de abril. “Las Provincias”: “Agrasot. Exposición en el Círculo de Bellas Artes. El salón de exposiciones del Círculo de Bellas Artes fue ayer muy visitado con motivo de haber expuesto el Sr. Agrasot una variada y valiosa colección de obras. (…) El número de obras que ha presentado pasa de cincuenta, y en ellas hay de diferentes géneros y de distintas épocas.” En la sección de paisajes destacan los que pintó en su última excursión veraniega a Manzanera. Retratos expone dos: el suyo, un autorretrato dedicado a su hijo, y el de su padre con 97 años. También una colección de desnudos, alarde de dibujo y color que demuestran, que su paleta ha sido y es, de las primeras de Valencia.

Autorretrato dedicado a su hijo.

Madrid, 12 de mayo. «El Liberal»: Con el título “El monumento a Castelar y los artistas españoles”, la comisión ejecutiva para la erección de un monumento a Emilio Castelar agradece la colaboración a los artistas españoles que están mandando sus trabajos para organizar una exposición subasta cuyos beneficios se destinarán a engrosar lo recaudado para dicho monumento. Entre los pintores valencianos que han enviado o se han ofrecido a enviar obras, figuran Joaquín Agrasot y su hijo Ricardo. Nota: el hermoso conjunto escultórico, costeado por suscripción popular, lo realizó Mariano Benlliure. Nota: por una noticia posterior (enero de 1904), sabemos que la obra de Joaquín se subastó por 40 pesetas y la compró Julio G. Pola.

Sábado 6 de junio “La Época”: Durante la visita a Valencia de Eduardo Dato, líder conservador y ministro de Gracia y Justicia. “Hallándose el ministro en el Círculo Conservador, se presentó D. Teodoro Llorente, acompañado de más de cien conservadores del distrito de Liria, los cuales, al salir, han regalado al Sr. Dato un hermoso cuadro de Agrasot, que representa a varios labradores de la huerta tocando la guitarra.”

Madrid, 2 de agosto. “La Correspondencia de España»: “De Alicante. Han comenzado las fiestas en honor de la Virgen de los Remedios. En las primeras horas de la mañana varias músicas han recorrido las calles tocando dianas. A las once se ha inaugurado la Exposición provincial de Industrias y Bellas Artes. El acto resultó brillantísimo, siendo presidido por todas las autoridades y amenizado por varias bandas de música. Hay instalaciones preciosas, sobresaliendo entre ellas la de la fábrica de muñecas del Sr. Onil y la de mosaicos hidráulicos. Entre las obras artísticas expuestas figuran varios cuadros de Agrasot, Cabrera, Guillén y otros pintores.”

Joaquín Agrasot tuvo la desgracia de no nacer en Valencia. Ya he hablado del espectacular homenaje ofrecido por los valencianos a Sorolla y Benlliure. A Orihuela le costó mucho reconocer a su universal hijo. La primera petición tuvo lugar el 31 de agosto de 1903 en «La Comarca»; con el título «Una proposición»:

«Vamos a permitirnos dirigir una proposición, una humilde proposición al Excmo. Ayuntamiento de esta muy noble y muy leal ciudad de Orihuela. Se trata de poca cosa, es decir de poco gasto y de mucho provecho.»

En el artículo, redactado por Justo García Soriano, se pide una calle oriolana para D. Joaquín Agrasot y Juan, «pintor laureado de universal fama cuya larga vida de trabajo y triunfos le ha remontado a la olímpica región de la gloria». El joven periodista (19 años tenía Justo) afirma que la mayor parte de las calles oriolanas tienen nombres oscuros; y señala, para esta obra de gratitud y justicia, la de Unión Agrícola (actual Avenida España); pues además de céntrica y hermosa, su nombre viene a ser anómalo y absurdo. Termina asegurando que la obra merecerá el aplauso de todos los oriolanos que sientan amor por las glorias de su tierra.

Calle Unión Agrícola. Orihuela.

Barcelona, 19 de octubre “La ilustración Artística”: “Pelando la pava, cuadro de Joaquín Agrasot. – Otra página agradabilísima de la extensa colección de tipos y costumbres valencianos nos ofrece el distinguido pintor Joaquín Agrasot, quien tan merecida fama goza como decano y maestro de los artistas de la ciudad del Turia. Portentosa es la labor realizada por nuestro respetable amigo. A muy pocos es dable ofrecer a la pública consideración un caudal tan copioso de producciones estimables, destinadas a dar a conocer cuanto de pintoresco existe en la región a que pertenecen. Desde este punto de vista, ha contraído Agrasot méritos indiscutibles para obtener el cariño y el respeto de sus conciudadanos, y como artista distinguido y celebrado el aplauso que le tributamos.”

Labradores pelando la pava. Colección Pedrera.
Pelando la Pava. La ilustración Artística. 1903.

Año 1904:

El 8 de febrero, desde Orihuela, «La Comarca» vuelve a la carga con el tema de la calle. Con el título «Petición justa» recuerda al nuevo Ayuntamiento, un asunto «que dimos al olvido, más que por otra cosa por el desaliento que empezaba a apoderarse de nosotros, convencidos de que predicábamos en el desierto (…) Hace tiempo publicamos un artículo debido a la pluma de nuestro compañero y entrañable amigo, Justo García Soriano, en el que impulsado por su probado patriotismo iniciaba la idea de poner el nombre a una de las calles de Orihuela, de nuestro paisano, el laureado pintor D. Joaquín Agrasot, el que con sus méritos ha sabido honrar no solamente su nombre, sino el del pueblo que le vio nacer que debe estar orgulloso de contar entre sus hijos a un eminente artista cuyas obras son apreciadas y celebradas en todas partes.»

«El Sr. Agrasot nunca ha olvidado a Orihuela: cuando para algún fin benéfico se le ha llamado, ha respondido en el acto, con alguna de sus producciones que se las han disputado sus paisanos, dando una buena suma a favor del caritativo objeto a que se destinaba. Debemos ser pues patriotas y agradecidos. (…) lo que pedimos es bien poco costoso, y hasta modesto para lo que debemos al célebre artista. Un recuerdo de su pueblo que, además puede servir de estímulo a los demás que trabajen, y cuyos nombres al sonar como celebridades, en el arte, en las letras o en las armas, llevan siempre unido el de su pueblo, honrándolo y engrandeciéndolo. Por esta vez nos prometemos ser escuchados, y que (a) la idea de nuestro compañero García Soriano llegue a concedérsele la importancia que tiene, viéndola realizada en muy breve plazo.»

«La Ilustración Artística». Barcelona, 22 de febrero: «La sultana favorita, cuadro de Joaquín Agrasot. Agradabilísima variante de sus cuadros de costumbres valencianas, que tanta celebridad han dado al distinguido pintor Sr. Agrasot, es «La sultana favorita,» que reproducimos en estas páginas. Vese en ella la experta mano del maestro que sabe por igual obtener resultados, sea cual fuere el lema o el asunto que interprete. Siempre será justificada la consideración que merece el excelente pintor valenciano, pues aparte de sus méritos personales, débele Valencia la copiosa colección de sus cuadros de costumbres y la circunstancia de haber contribuido con su ejemplo y enseñanzas a formar el núcleo artístico que tanto honra a la reina del Turia.»

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 19040222-La-ilustración-artística-periódico-semanal-de-literatura-artes-y-ciencias-Tomo-XXIII-Año-XXIII-Número-1156-.jpg
«La Ilustración Artística» 1904.

«El Heraldo de Madrid», «El Globo», «El Imparcial», 24-26 de febrero: «Arte y artistas. Exposición Amaré, Instalada con el buen gusto que siempre han acreditado los hermanos Amaré, (en los magníficos salones de la calle de Alcalá) se abrirá mañana para el público una interesantísima Exposición de cuadros y esculturas. Son la casi totalidad de las obras expuestas excelentes trabajos de prestigiosos artistas, y en no pocas, debidas a la inspiración de grandes maestros, se admiran verdaderos aciertos de los que ocupan primeros puestos entre pintores y escultores. Los trabajos que por su mérito atraen en primer término la atención son los siguientes…» «El veterano Agrasot, del que hace tiempo no se veía pintura en Madrid, tiene dos cuadros de costumbres valencianas»

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 19040725-La-ilustración-artística-periódico-semanal-de-literatura-artes-y-ciencias-Tomo-XXIII-Año-XXIII-Número-1178--626x1024.jpg
La Ilustración Artística 1904

El 7 de marzo, “La Comarca” volvía a la carga con el título “Por un paisano”. El artículo comenzaba con una noticia de Monóvar en la que dedicaban una calle a un oculista fallecido, asunto que les había causado gran tristeza: “Sí, todos los pueblos, cuando uno de sus hijos consigue crearse un nombre en el arte, en las ciencias o en la política, se apresuran a honrarle merecidamente.

(…) Aquí en nuestro pueblo, por desgracia, pensamos de muy distinta manera, y bien lo demuestra el que aún no hayamos podido conseguir cosa tan justa como que se le ponga a una calle de Orihuela el nombre de nuestro paisano, honra de su tierra, D. Joaquín Agrasot. Quizá si este no hubiera nacido aquí, si su cuna no fuera la misma nuestra, se hubiesen mirado con más detenimiento los escritos en que nos hemos venido ocupando del asunto, y se hubiesen atendido los llamamientos que hemos hecho repetidas veces.

Somos oriolanos, hemos nacido en esta tierra, y por lo tanto siempre tenemos que sentir cariño a ella; y que se le dé nombre y fama ha de enorgullecernos porque lo creemos cosa nuestra. Nuevamente volvemos a llamar la atención de nuestra Excma. Corporación Municipal, donde abundan los buenos patriotas, para que atiendan tan justa petición, ocupándose en la primera sesión que celebre, y que se lleve a cabo lo que hace mucho tiempo debiera haberse hecho: esto es, poner el nombre de D. Joaquín Agrasot a una calle.”

Durante los meses de mayo y junio, todos los periódicos madrileños se volcaron con la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1904, celebrada en la capital. En lo que a nosotros nos interesa: «El veterano maestro Agrasot, trabajador infatigable, trae a esta Exposición cuatro cuadros: su retrato, de gran parecido, y un desnudo de muchacho—para mí la mejor de las obras presentadas, sólido, bien pintado y de un dibujo correcto.» En el apartado condecoraciones, fue propuesto para comendador de número de la orden civil de Alfonso XII.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Baco-Joven.jpg
«Baco Joven» J. Agrasot.
Museo de Bellas artes de Valencia.
En el bosque. J. Agrasot.
Exposición Nacional de Bellas Artes, 1904.

El citado desnudo masculino, pintado años atrás, se presentó con el título «En el bosque»; como podéis comprobar en la anterior imagen. Pertenece a un catálogo original al que podéis acceder pinchando en la siguiente.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es catalogo-1904.jpg
Enlace al catálogo

Madrid, 3 de Agosto “El País” (corresponsal): “La Feria de Valencia. Batalla de flores. Los premios. El desfile. Se ha verificado la batalla de flores, último festejo del programa. El espectáculo ha sido brillantísimo. Hecho el despejo por las bandas de trompetas y clarines de Artillería y Caballería, entró en el lugar de la fiesta la primera carroza, «Faisán», seguida de treinta y una más, que tomaron parte en la batalla. Formaban el Jurado el exministro señor Gasset, el alcalde, el concejal Sr. Llagarla, D. Mariano Benlliure, Sorolla, Llorente y Agrasot.”

Barcelona, 14 de noviembre. “La Ilustración Artística”: “República Argentina. Buenos Aires. Tercera exposición de pintura española, organizada por D. José Pinelo. (…) Agrasot figura con cuatro preciosas telas, y en todas está bien representada la personalidad del insigne artista, sobre todo en un vendedor ambulante y El encuentro, ambos admirablemente sentidos.”

Año 1905:

En el anuario «Señas de Valencia»: «Agrasot (Juan Joaquín), pintor de historia y académico de número de la Real de Bellas Artes de San Carlos, Pintor López, 3.»

Barcelona 1 de enero “Álbum Salón”: “La Exposición Miralles, sita en la calle de Escudillers de nuestra ciudad, va tomando cada día mayor incremento con la adquisición de las más valiosas firmas que privan en nuestro mercado, ya sea de artistas de casa, ya forasteros. Con ocasión de las pasadas fiestas pascuales y de año nuevo puso el señor Miralles su Exposición “au complet”, y en la visita que a ella hicimos, pudimos admirar obras de artistas buscados por los buenos aficionados (…) La musa picaresca y popular de Agrasot le ha inspirado uno de sus muchos cuadros sacados de la vida de la Huerta de Valencia. Su fecundidad, comparable sólo a su maestría, le hace encontrar bellezas en los más triviales episodios, bellezas pintorescas, que sólo los ojos experimentados del artista saben descubrir, donde otro vería sólo vulgaridad; y su principal mérito consiste en hacerlas perceptibles a los ojos ajenos. Todo en este cuadro de Matando el tiempo revela la hábil mano de un maestro y un discernimiento superior. El grupo de los jugadores puestos con insuperable naturalidad, los accidentes arquitectónicos del fondo, los detalles cuidados hasta la minuciosidad, y, junto con todo esto, el color y la luz que reverbera como un polvillo de oro por todo el cuadro. Es, en suma, una obrita con todas las condiciones apetecibles para agradar a la generalidad, pero afianzada con los más sólidos principios del arte.”

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es matando-el-tiempo.jpg
Matando el tiempo. Joaquín Agrasot.
Exposición Miralles (Escudillers, 5, 7 y 9)

De nuevo en Orihuela, desaparecida “La Comarca” el año anterior, en 1905 apareció una nueva publicación con el título “El Diario”. Y el 29 de julio tomó el relevo en la reivindicación de una calle para el artista con el encabezamiento “Honra merecida”: “Otras veces se ha traído a las columnas de los periódicos que nos han precedido en el estadio de la prensa local, la justísima y proporcionada proposición, de que se honrara a nuestro insigne paisano el laureado pintor D. Joaquín Agrasot, dando su nombre a una de las calles de Orihuela. Nuestro paisano tiene adquirida una envidiable reputación en el mundo del arte. Con el suyo, el nombre de nuestro pueblo ha traspasado las fronteras de España. En el Museo de Arte Moderno de Madrid figuran pinturas de Agrasot entre las más apreciadas firmas que han escalado el pináculo de la fama. Hoy que al frente de nuestra corporación municipal figura una personalidad tan ilustrada y celosa por las glorias de este pueblo, como es el Sr. de Madaira, reproducimos la aludida proposición, esperanzados en que la ha de tomar en consideración, así él, como todos los demás señores que tienen representación en el municipio.”

El 5 de agosto, con el mismo encabezamiento “Honra merecida”, “El Diario” se extendía en su reivindicación, aprovechando un homenaje al Padre Francisco de Orihuela: “Es un deber en los pueblos que aspiran a ser grandes (y esta pretensión la tienen todos por modestos e insignificantes que sean) de honrar a sus hijos más preclaros pues al honrar a estos se honran a sí mismos. Los que, habiendo nacido entre el montón de familias modestas, y con sus merecimientos, sus virtudes o su talento consiguen por su propio esfuerzo sacar su nombre a la luz encumbrándolo en las más altas esferas de la política, de la iglesia, de las ciencias, de las letras o del arte, esos, lo merecen todo del pueblo en que vieran la luz primera y que corrieron los primeros años.”  Citan el reciente acuerdo por el que han decidido colgar en el salón de sesiones del Ayuntamiento, un retrato del obispo de Santa Marta (Colombia) P. Francisco de Orihuela, hijo ilustre de esta ciudad; y el efecto producido entre los oriolanos amantes de su tierra, aplaudiendo sin reservas tal acuerdo.

«¿A quién se le encomendará el retrato del obispo de Santa Marta de Colombia? Si se hace lo que siempre, se fiará al pincel del insigne artista oriolano, hoy residente en Valencia Sr. Agrasot; ya sabemos, que éste ha de enviar una obra, como suya, digna de adornar y enriquecer el salón de sesiones de nuestro ayuntamiento. Pero no es nuestro objeto el ocuparnos de este asunto al nombrar al notable artista oriolano. ¿Hay aquí quien quiere escatimarle méritos suficientes al artista de fama universal, para que el pueblo en que nació tenga una calle que lleve su nombre? Entonces ¿Por qué tardar en honrarle? ¿Qué son esas vacilaciones? ¿Es que no merece esa distinción, el artista cuyos cuadros son expuestos en el Museo de Arte Moderno de Madrid y cuya firma vale mucho en el extranjero y su nombre se conoce y menciona allí donde se hable de mérito y de arte?»

«Bien cerca tenemos a Murcia, de cuyas calles van despareciendo los títulos antiguos que son sustituido por nombres de los murcianos, que más se distinguen en algún orden de la vida social dentro de la presente época. ¿Le ponemos el nombre del Pintor Agrasot a una calle de Orihuela? El Excmo. Ayuntamiento y muy particularmente su actual ilustrado presidente Sr. de Madaira, tienen la palabra.”

Mientras, en Valencia, el 2 de agosto en “El Imparcial”: «LAS FERIAS DE VALENCIA. Aunque se abrigaban temores de que la espléndida batalla de flores verificada en honor del rey quitara brillantez a la de esta feria, la de hoy ha resultado tan hermosa que bien puede decirse que no ha desmerecido de la anterior. Numerosas carrozas artísticamente engalanadas han hecho que la Alameda presentara un aspecto verdaderamente deslumbrador. Los pabellones, tribunas y palcos se hallaban ocupados por elegantes damas y hermosas señoritas. Inmenso gentío ha presenciado el festejo (…) El jurado estaba compuesto del alcalde, el presidente de la comisión, don José Benlliure, don Joaquín Agrasot y el director de El Mercantil.»

Año 1906:

Miércoles 18 de febrero “El Globo”: “Desde Valencia. El Carnaval. Las mascaradas. Las fiestas del Carnaval están verificando con gran entusiasmo. El paseo de la Alameda se ha visto animadísimo, siendo muchas las mascaradas; comparsas de labradores de la huerta, pierrots, diablos, domines y muchos mamarrachos. (…) El Jurado, presidido por el alcalde, Sr. Sanchís Bergón, y formado por los Sres. Cortina, Mira, Pichó, Agrasot, Legna y Patán, distribuyó los premios muy acertadamente.”

Madrid, sábado 12 de mayo “Diario oficial de Avisos”: «Exposición de fotografía. El Círculo de Bellas Artes de Valencia ha publicado un suplemento a las bases del gran Concurso Exposición de Fotografía que ha organizado. Habrá un premio único de honor y un premio especial, y además varios premios para las secciones de composición, figura y retratos, paisaje, marinas, estereoscopia y profesionales. Constituyen el Jurado calificador los señores D. Rafael Albiñana, presidente del Círculo de Bellas Artes; Benlliure, Agrasot, Stoiz, García (don Antonio), Grollo, Narvaró, Pérez (D. José), Mazariedo, Donat y Uberos.»

Domingo, 8 de julio. “El Imparcial”: “FIESTAS EN CASTELLÓN. Hoy han comenzado las fiestas de Julio, que con motivo de la crisis económica que atraviesa la comarca, ofrecen pocos atractivos. Se acaba de Inaugurar la Exposición y tómbola organizadas a beneficio del monumento a Rivalta, y que se han instalado en los claustros del Instituto general técnico. Han asistido al acto el Ayuntamiento, muchos artistas y gran número de curiosos. En la Exposición figuran obras de pintura y escultura en número de unas 200 aproximamente, de Benlliure, Viniegra, Agrasot…”

21 de julio,“La Correspondencia de Valencia”: Exposición de Pintura y Escultura en el Círculo de Bellas Artes con motivo de la Feria de Valencia; con gran afluencia de público: “J. Agrasot: El maestro Agrasot tiene expuestos varios cuadros, entre ellos un paisaje muy detallado, un desnudo fresco de color y otro paisaje, en el que se ven dos de sus discípulos pintando, todo ello hecho de mano maestra.”

Domingo, 22 de julio «El Imparcial»: «En la Feria de Valencia (…) A las nueve de la noche se ha inaugurado la Exposición de pintura y escultura del Círculo de Bellas Artes. Han llamado la atención los cuadros de Benlliure, Agrasot…»

Jueves, 29 de noviembre. “El Imparcial”: “NOTAS DE ARTE. La Exposición Pinelo en Buenos Aires. Pinelo, el notable paisajista sevillano, expone anualmente en Buenos Aires pintura española con gran provecho de nuestros artistas. Puede decirse, sin temor de exagerar, que sus Exposiciones constituyen ya un mercado de pintura española. Más de doscientos cuadros figuran en la que celebra actualmente, muy elogiada por los periódicos, y que lo merece; demuéstranlo las reproducciones fotográficas que de algunas obras traen los periódicos llegados en el último correo. «Componiendo la red», de Sorolla (…) Citan también cuadros de Villegas, Guerrero, Agrasot…”

Año 1907:

Costumbres valencianas. Joaquín Agrasot.
Exposición Miralles (Escudillers 5, 7 y 9)
Álbum Salón 1907.

Valencia, 10 de marzo. “Las Provincias”: Exposición artística en “Lo Rat-Penat”. Se trata de dos hermosos libros en pergamino, ilustrados y embellecidos por los más destacados pintores valencianos, para un homenaje a dos ex ministros valencianos. Esa misma tarde se cerraba la exposición y las obras serían remitidas a Madrid a fin de presentarlas al público de la Corte. “El veterano maestro Sr. Agrasot envía un magnífico apunte de la sierra, en que sobresale una interesante figura de campesina guardesa de ganado. La obra del Sr. Agrasot ha sido por todos muy elogiada.”

Orihuela, 14 de mayo. “La Huerta”: “Honra a los tuyos.. ¡Oh pueblo! Si quieres perpetuar tus glorias y ser grande honra a tus hijos que lo merecen.” El artículo comenta como en la vecina Murcia están descubriendo mármoles a la memoria de los ilustres murcianos. Recuerda que la antigua Orihuela también tuvo y tiene hombres brillantes en Ciencia, en Letras, en el Arte y en la Guerra.

“Hace mucho tiempo que, en un periódico local, si la memoria no nos engaña, escribió D. Alfonso Ayarra quejándose de que en Orihuela no existiese el nombre de una calle que nos recordara la heroica hazaña de Teodomiro, que no hubiésemos perpetuado otros nombres. Ahora venimos pidiendo nosotros que se le ponga una calle de Orihuela el nombre del ilustre artista, paisano nuestro, Joaquín Agrasot. ¿Tanto cuesta este tributo de honor a un oriolano que lo merece? Los pueblos, repetimos, que honran a sus hijos se honran a sí mismos. Nuevamente echamos al viento esta petición justísima. ¿Será recogida por quienes pueden y deben recogerla?”  

Martes 15 de Octubre. En «El Imparcial» anuncian una Exposición del Círculo de Bellas artes de Madrid. Es la décima bienal. Agrasot figura entre los artistas expositores. «La Ilustración artística» precisa: «Agrasot es un veterano pintor que nos muestra tres cuadros de pequeño tamaño, sumamente agradables y bien compuestos todos, y muy especialmente el titulado Estudio de desnudo.»

X Exposición Bienal de Bellas Artes.
La familia real en la inauguración.

Lunes, 21 de octubre, “Las Provincias”: “Notas artísticas. La prensa de Madrid, al dar cuenta de la inauguración de la Exposición de Bellas Artes, instalada en el Parque de Madrid, dedica grandes elogios a los artistas valencianos que han concurrido a este certamen bienal. El veterano Sr. Agrasot presenta varios lienzos, siendo el más notable un estudio de desnudo…”

El lunes, 23 de diciembre, “El Diario oficial de avisos de Madrid”, en el apartado “Edictos y sentencias”, publicaba: “EDICTO En virtud de providencia dictada con fecha catorce del actual por el señor juez de primera instancia del distrito de la Latina de esta corte, se anuncia la venta en pública subasta y por primera vez de las obras artísticas o cuadros de pintura, cuya denominación, autor y precio en que cada uno ha sido tasado son los siguientes: Primero. Un cuadro titulado «Llegada de la condesa», su autor J. Agrasot, tasado en tres mil pesetas. Segundo. Otro titulado «Pasatiempo», su autor J. Agrasot, tasado en dos mil pesetas…”

En la larga lista figuran  noventa y seis cuadros cuyos precios oscilan desde las sesenta pesetas el más barato a once mil el más caro (es una excepción). La gran mayoría están por debajo del precio de los de Agrasot (uno de Sorolla está valorado en ocho mil pesetas). «Se subastarán por el orden que quedan reseñados y en lotes separados, o sea cuadro por cuadro, sirviendo de tipo el importe de la tasación correspondiente a cada uno, y comenzando el acto del remate el día trece de enero próximo venidero y hora de las tras de su tarde, en la Sala audiencia de este Juzgado.(…)  la subasta, de diez a doce de la mañana en el Paseo del Rey, número ocho, donde se encuentran depositados, bajo la custodia de la Casa Garrouste de esta corte.» (La casa Garrouste es de transporte y guardamuebles).

1908. En la sesión del Pleno del Ayuntamiento celebrada el 8 de agosto de 1908, se acuerda dar el nombre de “Pintor Agrasot” a la entonces denominada calle de La Corredera.

Año 1908:

25 de julio. El “Heraldo de Madrid” y otros periódicos de la capital: «Las fiestas de Valencia. En el Círculo de Bellas Artes se ha inaugurado la Exposición de pintura y escultura valenciana. Han asistido una Comisión del Ayuntamiento y representaciones del Ateneo Mercantil, Diputación provincial y otras entidades. Se destacan las obras de Benlliure, Pinazo, Sorolla, Agrasot, Cecilio Pía, Monguell, Sala, Benedito y otros. El aspecto de la Exposición es soberbio…»

Orihuela, 1 de agosto “La Huerta”: «¡Honremos al artista! Hace mucho tiempo que surgió en la Prensa local la idea de poner el nombre del eminente artista Sr. Agrasot a una calle de Orihuela. Nuevamente queremos recordar esa iniciativa, digna de ser recogida por los que pueden y deben hacerlo. Don Joaquín Agrasot, nacido en esta ciudad para la que conserva un inmenso cariño, no es un artista vulgar. Sus cuadros son admirados en los más importantes Museos y su fama ha traspasado las fronteras. Debemos enorgullecernos de contarlo entre los nuestros.»

“En todos los pueblos se observa actualmente singular predilección por inmortalizar o distinguir a sus hijos más preclaros artistas, literatos, políticos, guerreros etc. etc. cuando se distinguen, obtienen por lo menos el merecido homenaje de sus paisanos señalando una calle con su nombre.”

“¡Cuántos con menos méritos que el pintor Agrasot merecieron esa distinción! ¡Honremos a nuestro artista! Esperamos que el Ayuntamiento actual tomará el acuerdo de poner a una calle de Orihuela el nombre del Pintor Agrasot. Es lo menos que podemos hacer.”

Orihuela a principios del siglo XX.

5 de agosto, “La Huerta”: «HONREMOS AL ARTISTA. Con este mismo título publicamos en nuestro editorial del sábado último, un breve artículo acogiendo la excelente idea, puesta en circulación hace algunos años en la Prensa local por la iniciativa de un querido compañero, de dar el nombre ilustre de nuestro paisano el pintor Agrasot a una de las calles de Orihuela. Esta simpática y justa propuesta, desatendida por otros ayuntamientos, esperamos será aceptada por el actual, con lo que demostrará su celo y cultura enalteciendo, como merecen a los hijos preclaros de Orihuela, que en el mundo dan honra al pueblo en que han nacido.»

«Ocioso e inoportuno sería que nos esforzáramos de nuevo en patentizar el mérito positivo que adorna a D. Joaquín Agrasot, y que le hace digno de todo homenaje; pues muy alejado del mundo y atrasado de noticias ha de estar el que ignore que nuestro insigne paisano es una de las glorias indiscutibles del arte contemporáneo español. Sus admirables cuadros son modelos de un estilo original y vigoroso, que se guardan como preciosas reliquias ungidas para la inmortalidad, en los principales Museos de España y del extranjero. Pintor incomparable de nuestras costumbres regionales, por sus cuadros desfilan, realzados por la magia poderosa del artista, todos los tipos de nuestros clásicos huertanos, que toman vida sobre el fondo de selectos y deliciosos paisajes de esta encantadora Vega. “La pastora recostada”, de Agrasot, que se conserva en el Museo de Arte Moderno, de Madrid, es un lienzo de factura tan delicada y valiente a un mismo tiempo, y de tal realismo en el colorido y el dibujo, que le hacen digno de un gran pintor del Siglo de Oro o del Renacimiento italiano. Baste decir que la firma del popular autor de “Una boda” y “Un bautizo”, es una de las que más caras se cotizan en los mercados artísticos extranjeros.»

«Es preciso, pues, que nuestro Ayuntamiento patrocine y tome con empeño el deber de honrar al artista que lo merece. Todos los pueblos civilizados se afanan por ostentar ante el mundo que entre sus hijos han habido y existen hombres ilustres en las Letras, en las Artes, en las Ciencias, en la Política, en todos los diversos ramos que abarcan la actividad y el saber humanos. Hay que tener presente que al llevar a cabo la obra de justicia y gratitud de honrar al artista, somos nosotros los que nos honramos, y damos al mismo tiempo un noble estímulo y un alto ejemplo a la generación  presente y a las venideras.»

«Aquí le brindamos a la Comisión de Festividades de nuestro Excmo. Consistorio, que anda estos días preocupada y laboriosa buscando festejos baratos con que formar un programa decentito; “que parezca otra cosa”. Un número que no grave al erario para nuestra próxima feria. ¿No vendría que ni de perlas, entre los demás festivales, un número que fuera: “Solemne descubrimiento, con asistencia de las autoridades y representaciones de la localidad, del rótulo de una calle, cuyo nombre sea el del Pintor Agrasot”?  Juzgamos esta idea muy digna de que sea acogida con entusiasmo por todos los señores concejales y aprobada por unanimidad en la sesión de mañana.»

10 de agosto, “Diario de Alicante”: “En la sesión que celebró el sábado el Ayuntamiento, el concejal Sr. García Mercader propuso a dicha corporación se diera el nombre del pintor Agrasot a la calle de la Corredera, palabra tradicional que nada significa, y así se acordó por unanimidad. De modo que de hoy en adelante se le llamará calle del Pintor Agrasot. Nosotros damos nuestro aplauso al concejal proponente y compañeros de consistorio. Esperamos que el Sr. García Mercader no dejará el asunto de la mano para que el descubrimiento de la lápida sea una fiesta lujosa, animada, en la que el pueblo de Orihuela rinda homenaje al artista. Allí acudirán representantes de todas las sociedades que aman a esta tierra, y las personalidades todas de la aristocracia de las letras, de las artes, del comercio, de la banca; estamos seguros. ORCELIS.”

“La Huerta” 10 de agosto: “El Pintor Agrasot. Justo Homenaje. Nuestro Excmo. Ayuntamiento se ha dignado por fin acoger la idea que ya le propuso hace tiempo “La Comarca” primero, luego “El Diario” y finalmente en “La Huerta” de que se pusiera el nombre de nuestro insigne paisano el pintor Agrasot a una de las calles de esta ciudad. En la sesión municipal del sábado, de la que en otro lugar damos cuenta, el edil e ilustrado jurisconsulto D. Ascensio García Mercader hizo la proposición que fue aceptada y aprobada unánimemente, por el Consistorio e incluida en el programa de festejos de feria.”

“Este acto patriótico y simpático de nuestro Ayuntamiento lo acredita de culto y de amante del buen nombre del pueblo que representa. Vaya pues un caluroso aplauso y nuestras más rendidas gracias al Sr. García Mercader, y al Sr. Brotons y a los demás munícipes. Sabemos que el pueblo entero de Orihuela les aplaude lo mismo pues han visto con simpatía que se honre al paisano insigne que lo merece.”

La Corredera

El 11 de agosto “La Iberia”: «FERIA Y FIESTAS. He aquí el programa de fiestas organizado por el Excmo. Ayuntamiento para la feria próxima cuya copia nos ha facilitado el presidente de la comisión de festividades D. Ascensio García Mercader: (…) Día 19. Por la tarde a las cinco y con asistencia del Excelentísimo Ayuntamiento y de la banda de música se descubrirá la lápida que da el nombre del insigne artista Joaquín Agrasot a la antigua calle de la Corredera celebrándose a continuación cucañas y juegos populares en la mencionada calle. Por la noche, a las nueve, música en la feria.»

12 de agosto.»La Iberia»: «COMUNICACIÓN: El alcalde de Orihuela ha remitido a D. Joaquín Agrasot la siguiente comunicación: El aplauso que se tributa y la estimación que se tiene en el mundo artístico de la Pintura, a las obras que llevan la firma de Agrasot, no solo son honra y gloria de tan insigne artista, sino que este honor alcanza también al pueblo que le vio nacer. Así lo reconoce el Excmo. Ayuntamiento de la ciudad de Orihuela que tengo el honor de presidir.»

«Y para dar un público testimonio de este reconocimiento y para difundir y perpetuar el nombre de tan esclarecido hijo de esta ciudad, acordó, en sesión celebrada el día ocho del actual y por unanimidad, dar a una de sus principales calles, a la de la Corredera, el título de calle del Pintor Agrasot, cuyo acto revestirá la mayor solemnidad y constituirá uno de los festejos más brillantes y cultos con que celebrará este pueblo su feria tradicional. Justo y merecido galardón, que en testimonio de admiración y de respeto, rinde a D. Joaquín Agrasot y Juan, como a uno de sus preclaros hijos. Dios guarde a V. muchos años. Orihuela 10 de Agosto de 1908. El Alcalde Presidente: Tomás Brotons. José María López, Secretario.»

17 de agosto, “La Huerta”: “Después de compuesta hemos retirado del número de hoy una hermosa carta que nuestro paisano el eminente pintor D. Joaquín Agrasot, ha dirigido al Alcalde, Sr. Brotons, como presidente del Excmo. Ayuntamiento que ha tomado el acuerdo de sustituir el nombre de la calle de la Corredera por el de tan eximio artista. No queremos privar a nuestros lectores de tan interesante documento, que publicaremos en el número de pasado mañana, que dedicaremos al Sr. Agrasot.”

La Huerta 19 agosto 1908.

19 de agosto, “La Huerta”: «Homenaje al Pintor Agrasot. Por la Patria y por el Arte. La orcelitana urbe ha señalado el 19 de Agosto, fecha de hoy para, rendir un homenaje a su hijo ilustre, el eminente Pintor D. Joaquín Agrasot, inscribiendo con su nombre una de sus mejores calles. El acto solemne de descubrir dicha inscripción tendrá lugar esta tarde. Siempre ha permanecido el espíritu del gran artista en este florido y apartado rinconcito, aunque la materia, por exigencias del acaso, viva lejos, en otra bellísima tierra, en la ciudad del Turia; pero hoy aquel corazón, aquel espíritu de Agrasot, vuela más conmovido y se ensancha entre nosotros sus paisanos.»

«Su querida Orihuela, nuestra, querida Orihuela entera se eleva hasta la cima del Arte, henchida al propio tiempo de orgullo patrio, para honrarlo y enaltecerlo en la amable figura de su hijo preclaro, D. Joaquín Agrasot. Porque este oriolano, este paisano nuestro, no es solamente una gloria que se esfuma en los lindes de la patria chica, es una gloria nacional, una gloria española, y los destellos de su luciente nimbo deslumbran, en el mundo entero donde se admira y se aprecia el Arte y el mérito.»

La Corredera/Pintor Agrasot.
Colección Javier Sánchez Portas

«No somos exagerados, no escribimos cegados por el legítimo orgullo que sentimos por nuestro querido artista: ahí están unos breves apuntes de su biografía, con que honramos el presente número, y que pregonan nuestra imparcialidad. Al Ayuntamiento actual le corresponde la gloria de haber acordado en una de sus sesiones, poner el nombre del Pintor Agrasot a una calle de Orihuela. Los pueblos que honran a sus hijos preclaros, se honran a sí mismos. Esas letras vienen a sostener la fama de culta y altruista que tiene conquistada nuestra ciudad y servirán siempre de estímulo para el estudio, servirán de eterna admiración hacia quien por sus méritos es digno de ella. La redacción de La Huerta reitera en este día a su paisano ilustre el saludo más cariñoso y la más entusiasta felicitación. Contestando D. Joaquín Agrasot a la comunicación de nuestro Excmo. Ayuntamiento, expresándole el acuerdo de poner su nombre a una calle de esta ciudad, ha escrito la sentidísima y vibrante carta que sigue:»

Una carta del Pintor Agrasot. Al Alcalde Presidente del Excmo. Ayuntamiento Constitucional de la Ciudad de Orihuela. Excmo. Señor:

Ayuntamiento de Orihuela
Colección Javier Sánchez Portas

«Por B. L. M. que V. E. me dirige, fechado en 11 de Agosto, veo confirmado oficialmente el acuerdo de ese digno Ayuntamiento, que conocía por noticias particulares, de dar mi nombre a la actual calle de la Corredera de esa ciudad. Al mismo tiempo, y en nombre de sus compañeros de Consistorio y del Pueblo de Orihuela, me invita V.E. a asistir al acto, para mí tan honroso, de descubrir la lápida que ha de dar mi modesto nombre a dicha calle.»

«Buscar palabras con que exteriorizar mi gratitud a todos aquellos, que más por el cariño que me profesan que por mis méritos, han contribuido a honrarme con tan elevada distinción sería inútil por imposible; no hay formas capaces de encerrar el agradecimiento de un viejo como yo que ve que en su país natal, del que los azares de la vida le han tenido ausente durante tantos años, no solo se guarda la memoria de su nombre, sino que se muestra con pruebas que no guardan proporción con mis merecimientos, que no es solo el recuerdo, sino algo más íntimo y más efusivo lo que por mí se siente. Mi gratitud a todos: a la Prensa, al Pueblo de Orihuela y a ese dignísimo Ayuntamiento que V. E. preside y que ha encarnado en una forma oficial y en mi concepto excesiva, el pensar y el afecto de mis queridos paisanos.»

«Gusto mío sería poder acceder a la invitación que V. E., en nombre de Orihuela, me hace. En primer lugar por complacer a quienes con tanta esplendidez me honran; en segundo, porque siendo hijo de esa tierra, amando como amo su cielo y su huerta, teniendo en cada calle, en cada rincón y en cada piedra un recuerdo de mi lejana infancia, siempre ha de ser para mi alma una alegría incomparable, llena de íntimas emociones, el pisar esa ciudad. Pero existen razones atendibles que, por el momento, me privan de ese gusto. Soy ya viejo y aunque conservo las fuerzas de mi espíritu, las flaquezas de mi cuerpo, hijas de los años de constante trabajo, no consienten que éste pueda responder siempre a los entusiasmos de aquél.»

«Una dolencia a la vista, sino grave, larga y molesta, cuya curación procuro, me ata a las prescripciones médicas, que me aconsejan un gran reposo. ¿Cómo tenerlo en días de fiestas para mí tan llenos de recuerdos, siendo objeto de inmerecidas distinciones por parte de esa ciudad querida y encontrándome entre infinitas causas de fuertes impresiones, muchas de ellas dolorosas por referirse a los que fueron mis amores de niño y que hoy ya no existen? Comprenda V. E. que serían muchas las emociones e innumerables los sentimientos, todos intensos y profundos, para que la vieja máquina de mi cuerpo pudiera resistirlos.»

«Añada V. E. a ello, como razón secundaria, pero que también pesa en mi ánimo, el considerar lo inmerecido de la distinción con que se me honra y mi poco gusto por las exhibiciones y entusiasmos, que habían de llenarme de confusión por considerarme sin méritos que lo justifiquen. Si mis achaques no me privaran de cumplir mis deseos, ya visitaré esa ciudad en tiempo de más calma. Si siempre sentí gran amor a Orihuela por ser mi ciudad natal y donde transcurrieron los años más hermosos de la vida, añádense hoy nuevos motivos para que nunca pueda olvidarla. Motivos son estos de gratitud, que no pueden expresarse por escrito y que necesitan de la palabra para manifestarse, y aún no del todo.»

«Por eso prometo a V. E., al Ayuntamiento, a la Prensa y al pueblo de Orihuela —a quienes les suplico comuniquen cuanto en estas líneas lo digo— que en el momento me sea dable realizar mis propósitos, visitaré esa ciudad, para manifestar personalmente a todos, y en especial a V. E., representante genuino de Orihuela, la gratitud y el profundo reconocimiento que siento por la distinción honrosísima con que se quiere premiar mis escasos o más bien supuestos méritos. Su reconocido paisano. Joaquín Agrasot. Valencia 13 de Agosto de 1908.»

Biografía de Don Joaquín Agrasot

«El pintor insigne a quien hoy honra Orihuela tributándole un pequeño homenaje, justo y merecido, nació en esta ciudad en la calle de la Mancebería (hoy de Muñoz), el 24 de Diciembre de 1836, siendo hijo de una modesta familia. En su juventud más temprana y a impulsos de su irresistible vocación al arte soberano de Apeles, comenzó sus estudios de dibujo en una Academia que había por entonces establecida en el convento de Santo Domingo, bajo la dirección de don Nicolás Dodero. Habiendo adquirido en poco tiempo cuantos conocimientos pictóricos podía proporcionarle aquel pequeño centro de arte, y viendo sus padres las decididas y cada vez más arraigadas aficiones del joven Joaquín, resolvieron enviarle a Valencia, a fin de que siguiera sus estudios de pintura y completara su educación artística. Ya en aquella ciudad, se matriculó en la Academia de San Carlos, donde cursó todas las asignaturas teóricas y prácticas con notable aprovechamiento y brillantez, siendo la admiración de sus compañeros y maestros.»

«El novel artista no estaba todavía contento de sí mismo y quiso llegar a la meta de sus mágicos ensueños. Inflamado de este constante anhelo y del amor fervoroso que rendía al hada seductora de la Pintura, logró trasladarse a Roma el año 1861, con la exigua pensión que sus padres podían asignarle y con la protección de D. Antonio Sánchez Almodóvar. En la inmortal ciudad de los Césares, encontró el romero del Arte ancho campo para el desarrollo de sus aspiraciones. Fue recibido con gran júbilo y cariño por aquella numerosa colonia de artistas españoles, entre los que se encontraba el que más tarde fue el famoso Mariano Fortuny. Entre éste y el pintor oriolano hubo desde el primer momento una corriente de simpatía, que los unió para siempre en fraternal cariño, hasta el fallecimiento de aquél, ocurrido en Roma el 22 de Noviembre de 1874.»

Retrato de Mariano Fortuny
Francisco Domingo Marqués.

«En los tres primeros años de su permanencia en Roma, trabajó el Sr. Agrasot sin descanso, empleándolos exclusivamente en gastar tela y papel, en hacer y deshacer, es decir, en estudiar con ahínco los secretos de la naturaleza. Así realizó rápidos y maravillosos progresos, que acabaron de formar al artista. Como producto de aquellos tres primeros años de constante lucha, regresó a España, trayendo en su equipaje numerosos dibujos y estudios en color, con dos pequeños cuadros que expuso en Madrid en 1864, cuadros prodigiosos que causaron sorpresa y admiración a artistas e inteligentes, porque vieron en ellos toda una revolución pictórica, un arte nuevo, lleno de atrevida sinceridad y de realismo asombroso. Estos cuadros eran de costumbres de la campiña romana, representando «Lavandera de la Scarpa» y «Una escuela al aire libre», y fueron premiados con la 3ª medalla en aquella Exposición. Hoy se encuentra en el Museo Municipal de Barcelona. Alentado por este primer éxito, volvió de nuevo a Roma, continuando con más fe y entusiasmo sus estudios y concurriendo el año 67 a la Exposición de Madrid, en la que presentó su celebrado cuadro «Las dos amigas», un primor de factura, de colorido y de realismo, que denotaba un progreso extraordinario. El Jurado le concedió por tal obra una 2ª medalla. Este cuadro se conserva en el Museo Nacional de Arte Contemporáneo, de Madrid.»

«Después de este segundo triunfo permaneció el Sr. Agrasot en Orihuela, donde pintó su hermoso cuadro «Las hermanas de la Caridad» y algunos otros de costumbres de esta huerta, hasta el año 69, en el que la Diputación de esta Provincia quiso premiar los méritos del laureado pintor, concediéndole una pensión por cuatro años, para que volviese a Roma. En 1871 tornó a España por indicación de dicha Diputación, con el objeto de que hiciera el retrato del Rey Amadeo; y terminado este cometido volvió a marchar a Roma. En este período de su vida artística, fueron muchos los cuadros y acuarelas notables que pintó el Sr. Agrasot; y todos estos trabajos, verdaderas joyas de arte, acabaron por darle fama universal, los cuales se adquirieron a elevados precios y hoy día se encuentran formando parte de las más selectas colecciones en galerías particulares de París, Londres, Berlín, San Petersburgo y algunos en las Américas.»

«Fallecido su cariñoso amigo e inolvidable compañero el gran Fortuny e impresionado hondamente por tan sensible desgracia, decidió D. Joaquín Agrasot restituirse definitivamente a España; y lo hizo en Marzo del 75, fijando su residencia en la artística y hermosa ciudad del Turia. Allí y siempre consecuente en el estudio de la naturaleza, fuente fecunda de toda inspiración y de la belleza el más acabado arquetipo, ha pintado innumerables cuadros, tomando sus asuntos en los tipos y en el paisaje de aquella incomparable huerta, alegre y risueña como una perpetua primavera, cuadros que la mayor parte van al extranjero. En los años 84 y 86 pintó en Valencia dos cuadros históricos de grandes dimensiones, quizás sus obras maestras, que son «La muerte del Marqués del Duero», existente en el Palacio del Senado, y «Entrada del Emperador Carlos V en Yuste», que fue adquirido por el Estado.»

«El Sr. Agrasot ha sido Jurado en varias Exposiciones Nacionales por sufragio de los artistas; pertenece a la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, de Valencia, y es además Académico correspondiente de la de San Fernando, de Madrid. Tales son los datos biográficos del insigne pintor, que hemos podido recoger y que hemos trazado a vuela pluma, brindándolos como ofrenda al homenaje público, y como patente demostración de los méritos relevantes que adornan al anciano y laborioso artista paisano nuestro, a quien hoy festejamos.»

«AGRASOT Y LA HUERTA. Apenas supimos el acuerdo, que por iniciativa de nuestro periódico, y a propuesta del segundo teniente de Alcalde don Ascensio García Mercader, había tomado nuestro municipio, nos apresuramos a felicitar calurosamente al Sr. Agrasot. Este nos ha honrado sobremanera, con la siguiente carta, contestando a la nuestra:»

Justo García Soriano
Archivo Municipal Orihuela LJGS.

«Valencia 12 Agosto 1908. Señores D. Justo García Soriano y D. Rafael Rogel. Orihuela. Muy señores míos y queridos paisanos: Recibo su grata del 10, en la que me participan el acuerdo de ese Excmo. Ayuntamiento de poner mi nombre a la que es hoy calle de la Corredera. Creo firmemente que no tengo méritos suficientes para merecer tal distinción, pero sí puedo asegurarles, que en mi larga vida artística he hecho cuanto he podido y mis facultades me han permitido. El acuerdo de ese Ayuntamiento me obliga más que nunca a continuar luchando por el Arte, y hoy aunque viejo, he de seguir mi labor, para que si puedo conseguir nuevos lauros, que estos sean una pequeña compensación al alto honor que Orihuela me otorga. Y a ustedes, que con tanta constancia y cariño iniciaron la idea, les agradezco con toda mi alma el afecto que con tal motivo me han demostrado. Con esta ocasión ahí va un abrazo de este viejo artista y paisano agradecido. q. b. s. m. Joaquín Agrasot.»

«Teníamos pensado publicar el retrato del Sr. Agrasot, en el número de hoy; pero la carencia de tiempo y de medios en esta ciudad para encomendar el cliché nos priva de esa satisfacción. Poseemos una reproducción fotográfica, que nos ha enviado de su notable cuadro “El primer nieto”. Por el mismo motivo antes dicho no la publicamos hoy, pero prometemos hacerlo, en la primera ocasión oportuna que se nos presente.»

20 de agosto. «La Iberia» : “Homenaje al pintor Agrasot. La ciudad de Orihuela tributó ayer tarde el justo homenaje que merece su hijo ilustre, el pintor D. Joaquín Agrasot. Lo menos que un pueblo puede hacer cuando sus hijos lo enaltecen, es honrarlos debidamente perpetuando su memoria al dar su nombre a una de las calles de la ciudad que le vio nacer. Orihuela ha cumplido con ese deber, y lo ha cumplido con regocijo, con el entusiasmo de la amorosa madre que acaricia un hijo predilecto. Nuestra ciudad está orgullosa de que el señor Agrasot haya nacido en ella; pero el artista insigne debe estar satisfecho del amor que le profesan sus paisanos y de la justicia que se le ha hecho.”

“La vocación decidida y ferviente que el Sr. Agrasot sentía por el arte pictórico se manifestó desde su tierna infancia. Hizo sus primeros estudios en Orihuela, los amplió en  Valencia y los completó en Roma. En el curso de su carrera que bien se puede llamar carrera triunfal se reveló como genial artista; ganando diplomas y medallas en diferentes exposiciones.”

“Cuando trasladó su residencia a la ciudad del Cid, el nombre de Agrasot era conocido en el mundo del arte como el de un pintor eminente; y sus obras modelo de realismo y colorido, eran disputadas en los mercados donde la inteligencia mide a grandes puñados de oro las producciones de los ingenios privilegiados. Ha sido y es un obrero infatigable; ha producido mucho y muy bueno. Sus cuadros más celebrados se encuentran en los museos nacional y en casi todos los del extranjero, donde son la admiración de los profesionales y de los que copian, los discípulos más aventajados de las escuelas más importantes.”

“Su modestia está perfectamente reflejada en la carta que dirigió al presidente de esta Corporación municipal y que tuvimos el gusto de reproducir en nuestro editorial del lunes. El acto de descubrir la lápida que da el nombre del pintor Agrasot a la antigua calle de la Corredera, tuyo lugar ayer tarde revistiendo los caracteres de una gran solemnidad, a la que se asociaron con el elemento oficial todas las clases sociales ansiosas de rendir su tributo al artista insigne y al conciudadano querido.”

La Corredera/Pintor Agrasot
Colección Javier Sánchez Portas.

“La Excma. Corporación Municipal, bajo mazas, acompañada del Comandante Militar de la Plaza, el Provisor del obispado, el Juez Municipal, y representaciones de sociedades, Corporaciones y gremios, salió de las Casas Consistoriales poco después de las 5. La banda de música «La Orcelitana» precedía a la comitiva ejecutando alegres marchas; y un gran gentío siguió a la comitiva oficial. Al llegar a la Corredera el alcalde descorrió el paño rojo que cubría la lápida con el nombre del pintor Agrasot. Fue este un momento emocionante; descubierto, el público prorrumpió en un aplauso atronador, en tanto que la música llenaba el espacio de armónicos acordes. Los vecinos de la calle del Pintor Agrasot engalanaron sus viviendas con esmero gusto delicado en señal de regocijo y como queriendo recibir con mayor solicitud el bautismo de la calle con el nombre preclaro de  un oriolano ilustre.”

“Después se celebraron juegos populares que estuvieron muy concurridos y animados. Una nutrida comisión del Excelentísimo Ayuntamiento, de periodistas y de admiradores de D. Joaquín Agrasot, cumplimentaron a su hermano D. José que en el domicilio de su pariente, nuestro querido amigo y correligionario D. César Giménez, estaba presenciando las fiestas que se celebraban en honor de su hermano. D. José Agrasot dio a todos las gracias emocionadísimo. La redacción de La Iberia siente profunda satisfacción enviando su testimonio de admiración y su felicitación más sincera y entusiasta a un laureado paisano: D. Joaquín Agrasot.”

20 de agosto, “La Huerta”: “LA FIESTA DE AYER. En honor del señor Agrasot. Como teníamos anunciado, se verificó ayer por la tarde el acto de descubrir la inscripción que ha de dar a la antigua calle de la Corredera, el nombre del ilustre pintor oriolano D. Joaquín Agrasot. Con este festejo simpatizaba el pueblo entero y bien lo patentizaban, los elogios que se hacían en todas partes a nuestro Excmo. Ayuntamiento, por el acuerdo que tomó, de honrar a nuestro artista.”

Fiestas en la Corredera.

“EN LA CORREDERA. Desde bien temprano aparecieron engalanadas las fachadas de las casas, con vistosas colgaduras y banderas. Los vecinos estaban contentísimos y muchos hubieran querido mostrarle, personalmente este entusiasmo a su ilustre paisano el Sr. Agrasot. El conjunto que ofrecía la calle de la Corredera era magnífico y de hermosa perspectiva. Seguramente, que si el veterano artista la hubiese visto, hubiera sentido una honda emoción. Nosotros que sabemos ha de leer estos breves apuntes, quisiéramos poder enviarle con ellos, un ligero y fiel boceto de este cuadro.”

«EN LA CASA CONSISTORIAL. Poco antes de las cinco comenzaron a llegar las autoridades invitadas. La música, dirigida por el joven y estudioso maestro D. Saturnino Cebrián, esperaba dispuesta en la plaza, donde se había congregado bastante gente.»

Ayuntamiento y Plaza Nueva.
Colección Javier Sánchez Portas.

“EN MARCHA: La comitiva se puso en marcha a las cinco y media, pasando por la plaza de Cubero, calle Mayor, plaza de la Soledad y calle de Alfonso XIII. Abría marcha la música. Después iban las autoridades e invitados, precedidos por los maceros del Ayuntamiento. Recordamos entre los asistentes al alcalde D. Tomás Brotons; al comandante de infantería, jefe de este Batallón de Reserva, D. José Capdepón; al ilustrado canónigo, Provisor de este Obispado, D. Agustín Cavero; el distinguido abogado, Juez Municipal de esta ciudad, D. Pedro Turón y Pastor; a los tenientes de alcalde, D. Ildefonso de Ayarra y D. Ascencio García; a los concejales D. José Díe Losada, don José Botella, D. Luis Gil Alfosea, el popular y querido Secretario del Excmo. Ayuntamiento, gran amigo del Sr. Agrasot, don José M. López, y otras muchas personalidades cuyos nombres no podemos recordar en este momento. Detrás se formó una nutrida manifestación popular.”

“LA INSCRIPCIÓN. La inscripción correspondiente a la entrada de la calle del Pintor Agrasot, por la de Alfonso XIII, estaba cubierta con un paño rojo, del que pendían unos cordones de seda. La comitiva se detuvo ante este lugar donde había de verificarse la ceremonia. Los balcones estaban atestados de hermosas mujeres. «La Orcelitana», ejecutaba un soberbio pasodoble.”

La Corredera/Pintor Agrasot.

“CALLE DEL PINTOR AGRASOT. Entonces, se adelantó el Sr. Brotons, descubriendo la inscripción y resonó, una salva de aplausos. Dicha inscripción es blanca sobre fondo azul.”

“SIN DISCURSOS. Gran sorpresa produjo que nadie tomase la palabra, como es costumbre en estos casos para enaltecer y poner de relieve la importancia del acto que acababa de realizarse. Se hicieron muchos comentarios. La concurrencia, en general, mostraba su contrariedad.”

“DE FIESTA. Acto seguido se verificaron en dicha, calle cucañas y otros juegos populares. Por este motivo estuvo bastante concurrida, hasta que avanzó, la noche. Desde ayer cuenta Orihuela una de sus calles con el nombre del Pintor D. Joaquín Agrasot. Se ha hecho justicia al paisano ilustre.”

22 de agosto, “Diario de Alicante”: “Crónica oriolana Ferias y fiestas. Sentimos en el alma no poseer las dotes del buen decir, carecer de las elegancias del lenguaje cervantino, y deploramos no tener una bien cortada pluma para reseñar el festejo del miércoles en honor del ilustre oriolano Joaquín Agrasot. Mucho antes de la hora anunciada para el acto, estaba la calle de la Corredera invadida de gente. Los edificios y casas particulares veíanse engalanados con colgaduras de los colores nacionales. Los balcones ocupados por bellas damas, que lucían elegantes toilettes.”

Calle del Pintor Agrasot.
Colección Javier Sánchez Portas.

“A las cinco en punto se percibieron los armoniosos acordes de la música. La multitud se agolpa hacia la entrada de la calle. Llega la comitiva. Va precedida de la banda «La OrceIitana»; siguen los maceros del Ayuntamiento con sus dalmáticas rojas; después todas las autoridades locales — gubernativas, judiciales, militares y eclesiásticas— y representaciones del Ayuntamiento, Prensa y fuerzas vivas de la localidad. Cerraba el cortejo una sección del cuerpo de policía. Se hace silencio y se descubren todas las cabezas. El alcalde toma el cordón y descorre la cortinilla. Al aparecer la lápida con el nombre «calle del Pintor Agrasot» suenan estruendosos aplausos y vibrantes vivas al artista. Terminada la ceremonia, se celebraron juegos populares en la misma calle, amenizados por la mencionada banda de música. Una vez más damos las gracias al Ayuntamiento por haber honrado a tan esclarecido hijo de esta ciudad, dando su nombre a una de las principales calles de la población. ORCELIS.”

El mismo 20 de agosto, la noticia ya tiene repercusión nacional. Desde Madrid «La Correspondencia de España» y «La Época»: «Descubrimiento de una lápida. ORIHUELA 19. A las seis de la tarde se ha verificado el acto de descubrir la lápida del pintor Agrasot. Por acuerdo del Ayuntamiento se ha puesto lápida en la calle de la Corredera, una de las principales de la ciudad, y que de hoy en adelante se llamará calle de Agrasot. Al acto de descubrir la lápida acudió el Ayuntamiento con maceros, autoridades civiles y militares, la banda de música y numerosa público, representación de todas las clases sociales. Los balcones de la citada calle estaban engalanados y ocupados por hermosísimas mujeres. Al tirar del cordón para descubrir la lápida, el alcalde, D. Tomas Brotóns, fueron disparados centenares de cohetes, y el público prorrumpió en vivas, sonando muchos aplausos. Los periódicos locales publican hoy notables biografías de ilustres oriolanos.»

«En honor de un pintor. ORIHUELA 20.—Se ha verificado el acto de descubrir la lápida en honor del pintor Agrasot. Por acuerdo del Ayuntamiento, a la calle de la Corredera, que es una de las más importantes, se le ha puesto el nombre del ilustre artista, y en ella se ha colocado la lápida.»

25 de agosto, “La Huerta”: “En honor de Agrasot. Con este mismo título hemos leído en «El Radical», de Valencia, correspondiente al domingo último, y nos apresuramos a reproducir lo siguiente: Orihuela, la ciudad natal del veterano, artista D. Joaquín Agrasot, ha realizado estos días un acto que la enaltece, dando el nombre de su preclaro hijo a una de las calles de dicha ciudad. El acto de descubrir la inscripción revistió gran solemnidad, concurriendo las corporaciones y entidades de Orihuela y el vecindario en masa, que de ese modo rindió justo tributo de admiración al artista de gloriosa historia, al hijo insigne de aquella población.”

“Los periódicos de Orihuela dedican gran parte de sus columnas a dar cuenta del acto celebrado y encomiar la personalidad del Sr. Agrasot, publicando su biografía y los triunfos obtenidos en su vida artística. Mucho celebramos que los paisanos del Sr. Agrasot hagan justicia a sus méritos y perpetúen su memoria en la forma que lo han hecho. De todo es merecedor el veterano artista, que tanta gloria ha dado al arte pictórico y ha sido uno de los principales maestros de la escuela valenciana. Hace pocos días, en el banquete que celebraron los socios del Círculo de Bellas Artes, los insignes artistas Sorolla y Benlliure levantaron su copa en honor de D. Joaquín Agrasot, lo que prueba que nuestros eminentes paisanos tienen en alta estima los merecimientos del veterano pintor. «El Radical» se asocia gustosísimo al acto celebrado por los paisanos del Sr. Agrasot.”

26 de agosto “La Época”: “Al acto de descubrir la lápida del Sr. Agrasot, asistió el Ayuntamiento bajo mazas, pero el alcalde y los concejales fueron poco menos que en zapatillas. Todo el mundo esperaba un discurso del alcalde; pero como el alcalde no sabe hablar, se limitó la cosa al tirón de rúbrica y a descubrir la lápida. El Sr. Agrasot puede estar muy satisfecho del homenaje de sus paisanos aunque parece que el alcalde y los concejales trataron de rebajar los merecimientos del pintor con una porción de actos de cortesía al orcelitano que trataban de honrar. Como no saben más… no hay que pedir peras al olmo.”

Calle del Pintor Agrasot

Valencia, 27 de agosto. “Las Provincias”: “Orihuela ha rendido un justo y merecidísimo homenaje a su ilustre hijo D. Joaquín Agrasot, dando su nombre a una de sus mejores calles: a la de la Corredera. El acto solemne de descubrir dicha lápida fue una conmovedora y sentida demostración del cariño, del respeto y de la admiración que todos profesan al preclaro oriolano. Fue un día de júbilo y de fiesta en la que tomaron parte todos, sintiendo vivamente el vecindario que el veterano artista, como era el deseo general, no presenciara aquella fiesta, una de las más hermosas que se han celebrado en la orcelitana ciudad. El maestro Agrasot justificó su ausencia en una sentida carta dirigida al alcalde, y de la que publicamos los siguientes sentidos párrafos:” (Ya he transcrito anteriormente  la carta completa).

“El pintor insigne a quien ha honrado Orihuela nació en aquella ciudad en la Noche Buena del año 1836, en una casa de la calle de Mancebería (hoy de Muñoz). Era hijo de una modesta familia. Comenzó sus estudios de dibujo en una Academia que había por entonces establecida en el convento de Santo Domingo, bajo la dirección de D. Nicolás Dodero. Vino pocos años después a nuestra ciudad para completar su educación artística. El año 1861, con la exigua pensión que sus padres podían asignarle y con la protección de D. Antonio Sánchez Almodóvar, se trasladó a Roma, donde hizo gran amistad con el célebre Mariano Fortuny.”

La Mancebería.

“El año 1867 concurrió a la Exposición de Madrid, en la que presentó su celebrado cuadro «Las dos amigas», que obtuvo una segunda medalla. En 1875, de regreso de Roma, se estableció en Valencia, y aquí vive y aquí tiene todos sus cariños y todas sus afecciones. El Sr. Agrasot ha sido jurado en varias Exposiciones nacionales por sufragio de los artistas; pertenece a la Real Academia de Bellas Artes, y además es académico correspondiente de San Fernando, de Madrid. Nuestra enhorabuena al insigne pintor por el merecido homenaje que le han tributado sus paisanos.”

Alicante, 9 de septiembre. “Diario de Alicante”: “Ha regresado procedente de Valencia el notable pintor D, Joaquín Agrasot, que se hospeda en casa de su sobrino, el reputado médico D. Antonio Agrasot. En breve marchará a Orihuela, su pueblo natal, a corresponder personalmente al homenaje que se le dispensó recientemente.”

14 de septiembre. «La Iberia»: “El ilustre pintor, nuestro paisano D. Joaquín Agrasot, visitó ayer al alcalde para expresarle su reconocimiento por el acuerdo de la corporación municipal de dar su nombre a la calle de la Corredera; acompañaban al señor Agrasot su hermano, el letrado D. Enrique y su sobrino, el médico D. Antonio, que con él han venido desde Elda.”

La Corredera/Pintor Agrasot.
Colección Javier Sánchez Portas

15 de septiembre, “La Huerta”: “El Pintor Agrasot. Ayer tarde honró esta casa con su presencia el insigne pintor y respetable paisano nuestro D. Joaquín Agrasot, cuyo nombre, preclaro en el mundo del arte, se ha dado recientemente a una de las calles de esta su ciudad natal. Acompañábale su señor hermano D. Enrique, distinguido jurisconsulto que reside en la Corte. Ambos señores se encuentran desde el sábado en Orihuela, donde han venido a pasar unos días entre sus parientes y entre sus numerosos amigos.”

Expediente Enrique Agrasot Juan.

“El ilustre D. Joaquín nos expresó con frases sentidas y sinceras lo reconocido que está a sus paisanos por  la honrosa distinción de que le han hecho objeto hace poco, siendo satisfacción mayor el saber que todos los oriolanos se han asociado gustosos al homenaje que se le tributó. No podía ser por menos que así obrara Orihuela, tratándose de un acto hermoso de justicia, como lo es el ensalzar a un artista meritísimo, y obligándole además el deber de gratitud de pagar, del modo que puede, a uno de sus hijos más notables, quien ha proporcionado a su patria chica gloria y fama en el mundo entero.”

Agrasot en Orihuela.
Septiembre de 1908

“El Sr. Agrasot ha hecho también una visita de atención a este Excmo. Ayuntamiento, habiéndole sido devuelta por una escogida comisión de los individuos de este Cuerpo. Entre las muchas visitas que recibe, anoche cumplimentaron al celebrado pintor en la casa de nuestro distinguido amigo D. Vicente Galiana, D. César Giménez, nuestros redactores D. Rafael Rogel Rech, don Justo García Soriano, su señor padre y el aventajado pintor decorador don Enrique Luis Cárceles. El Sr. Agrasot permanecerá en esta ciudad hasta el jueves próximo. Reiterámosle nuestro más cariñoso saludo de bienvenida, deseándole que le sea feliz su estancia en Orihuela.”

17 de Septiembre. «La Iberia»: “En el correo de esta mañana han salido para Elda, desde donde se dirigirán para Valencia y Madrid respectivamente nuestros queridos paisanos el ilustre pintor D. Joaquín Agrasot y su señor hermano el distinguido letrado D. Enrique Agrasot. D. Joaquín, antes de marchar honró la redacción de este modesto periódico, con su visita, atención que agradecemos en lo mucho que vale. Deseamos a los señores Agrasot un feliz viaje.”

Floristas Valencianas. Joaquín Agrasot.
La Ilustración Española y Americana
8 de noviembre de 1908.

Madrid, 21 de octubre, “El Liberal”: «Segunda exposición de otoño. El Círculo de Bellas Artes de Madrid, ha organizado este año lo que han dado en llamar los periódicos «Salón de Otoño». (…) Doscientas y pico de obras forman la actual Exposición. Entre las más salientes (…) y D. Joaquín Agrasot con «Floristas valencianas» e «Hilanderas leonesas».«

Hilanderas Leonesas. Joaquín Agrasot.
La Ilustración Española y Americana
8 de noviembre de 1908.

Orihuela 11 de diciembre. «La Iberia» : “Ha llegado a nuestras noticias que nuestro ilustre paisano el Pintor D. Joaquín Agrasot, ha regalado un cuadro debido a su pincel, no sabemos si al Ayuntamiento o al Alcalde. En ambos casos la producción de nuestro paisano ha debido ser expuesta para que la admirásemos los que tuvimos la dicha de nacer en esta tierra de flores y artistas. Esperamos conocer la forma en que se ha efectuado el obsequio para juzgar en consecuencia.”

Valencia 11 de diciembre. «Las Provincias» : “Exposición Valenciana para 1909.(…) La Junta de la comisión de Bellas-Artes ha quedado definitivamente constituida en la siguiente forma: Presidente, D. Antonio Martorell; vice primero, Gonzalo Salvá; vice segundo, D. Joaquín Agrasot; secretario, D. Francisco Mora; y vice, D. José Grollo.”

12 de diciembre. «La Iberia» : “Nuestro ilustre paisano el pintor Agrasot ha remitido un cuadro que llegó a esta ciudad el domingo último y que entre otras personas lo ha visto su señor hermano D. José. Don Tomás Brotons no conocía ni trataba a D. Joaquín Agrasot antes de la venida de éste a Orihuela con motivo de haber dado su nombre a la antigua calle de la Corredera; esta visita ocasionó el trato entre los dos señores, y motivó sin duda la afecta del espléndido obsequio del laureado pintor.”

Orihuela 1909.

“¿Si público fue el agasajo que se hizo al Sr. Agrasot y públicos también las manifestaciones de agradecimiento de este señor, por qué no se ha de hacer público su obsequio y no se ha de exponer a la admiración de sus paisanos, de aquellos paisanos que aplaudían emocionados cuan do silenciosamente descubría el señor Brotons la lápida que daba su nombre a la antigua calle de la Corredera?”

“Las inmortales obras de los genios deben ser conocidas para que se les rinda la admiración que merecen y sirvan de estímulo a los que trabajan en cualquier arte; lo demás es egoísmo.”

Año 1909:

22 de enero. “La Correspondencia de Valencia” : En la junta general ordinaria celebrada en el Patronato de casas para obreros, bajo la presidencia de D. Ramón de Castro, tomaron posesión de sus cargos los nuevos vocales. Verificada la renovación del Patronato, D. Joaquín Agrasot y otros señores fueron reelegidos por aclamación.

Lavanderas. Joaquín Agrasot.
La Ilustración Artística. 25 enero 1909

22 de marzo. “La Correspondencia de Valencia” : “Exposición Valenciana. El distrito de Sueca. Reunida la comisión del distrito de Sueca, encargada de hacer la instalación de los productos del mismo en la Exposición, y asesorada por los Sres. D. Joaquín Agrasot y D. José Benavent, para el estudio y elección de boceto entre los presentados para la instalación, resultó elegido el boceto cuyo lema era Sueca en la Exposición.”.

Al día siguiente, 23 de marzo, fallecía en Madrid su hermano Enrique Agrasot y Juan. Abogado del Ilustre Colegio de la capital.

Esquela Enrique Agrasot y Juan

Valencia, 22 de mayo. “El Pueblo”: “DÍA DE JÚBILO PARA VALENCIA. Hoy se inaugurará con el requisito oficial de la presencia del jefe del Estado la Exposición Regional, que es la más espléndida manifestación de la laboriosidad de la región valenciana que sin auxilio del Estado, aún más, a pesar de los obstáculos que ese Estado, absorbente y desmoralizado opone al progreso de la agricultura, la industria y el comercio, ha creado fuentes de riqueza que son motivo de orgullo para los que amamos entrañablemente esta tierra (…) El certamen que hoy se inaugura es la moderna Valencia que se asoma a Europa (…) El Círculo de Bellas Artes debiera a estas fechas haber protestado enérgicamente contra lo que ocurre en la sección de Bellas Artes de la Exposición. ¿Cómo si no se explicaría que se le haya rechazado a Soriano Fort un cuadro premiado en una Exposición de Madrid con segunda medalla? (…) esa comisión donde figuran el veterano Agrasot, Zapater y Abril; no puede admitir una pintura que el Jurado de una exposición patrocinada por el Gobierno premió con medalla de plata…”

Madrid, 28 de mayo. “La Correspondencia de España” : «Instrucción Pública. Escuelas especiales. Nombrando Tribunal para las oposiciones a la plaza de profesor numerario de Colorido y Composición de la Escuela de Artes e Industrias de Barcelona, que presidirá D. Alejo Vera; y serán vocales D. Joaquín Agrasot, D. Enrique Simonet y D. Julio Romero.»

Madrid, sábado 3 de abril. Francisco Alcántara elogia un libro de Ricardo Agrasot, el hijo de Joaquín : “LAS ARTES DECORATIVAS. Historia, teoría y técnica ornamental y decorativa de Egipto por Ricardo Agrasot. Hace poco tiempo apareció el libro mencionado en los titulares. Quise dar cuenta de él en cuanto lo leí, y no lo hice por no encontrar manera digna de expresión del suceso transcendentalísimo que constituye el advenimiento de ese libro a nuestra desmedrada vida artística. (…) En cuanto a su importancia, créolo llamado a producir una revolución profunda en las escuelas de Artes industriales y en los talleres. He de escribir sobre él en otras ocasiones. En Valencia vive uno de los más venerables patriarcas de la pintura española, Joaquín Agrasot. El autor de este libro sobre las Artes decorativas de Egipto, que constituye una grande y gloriosa hazaña en la lucha de la España nueva por redimirse, Ricardo es hijo de aquél. Yo envío al viejo y, como saben todos, nobilísimo artista, la parte de efusivos aplausos que le corresponda en la obra admirable de su hijo.»

Retrato de su hijo Ricardo. Joaquín Agrasot.

17 de abril “La Correspondencia de España”: “Valencia. Cuadros para la Exposición. Previa autorización del Consejo de Ministros, el de Instrucción pública y Bellas Artes ha dispuesto que sean traídos a Valencia, para figurar en la Exposición, los siguientes cuadros del Museo de Arte Moderno, de Madrid: De Agrasot: «Las dos amigas» (…) Mañana se publicará la real orden autorizando la traslación de los referidos cuadros a esta capital. Todos ellos serán convenientemente instalados en el pabellón de las Artes, que está a punto de ser terminado.”

21 de abril “La Correspondencia de España”: «Valencia. Sección de Bellas Artes. Una Comisión del Círculo de Bellas Artes, formada por los Sres. Agrasot, Cebrián y Salva, ha visitado al presidente de la Diputación para rogarle que este organismo exhiba en la sección correspondiente de la Exposición regional los cuadros que posee de los pensionados en Roma. Es de creer que la Corporación accederá a lo solicitado.»

24 de mayo,  “La Correspondencia de España”: «El Rey en Valencia». «La Época»: «Alfonso XIII en Valencia».

«Segundo día: En la Exposición. Desde el tiro de pichón se ha trasladado el Monarca, en automóvil al recinto de la Exposición, con objeto de visitarla con más detenimiento que ayer. Los andenes de la misma estaban ocupados por un público enorme, que esperaba la llegada del Rey desde mucho antes de la hora anunciada. (…) Detúvose el Rey, ya dentro del salón de pinturas, ante un retrato de mujer, de que es autor Sorolla; ante el lienzo “El tribunal de aguas”, de Ferrándiz, y también ante algunos cuadros debidos al pincel de Agrasot…»

29 de mayo,  “La Correspondencia de España”:“INSTRUCCIÓN PÚBLICA. Escuelas especiales. Nombrado Tribunal para las oposiciones a la plaza de profesor numerario de Colorido y Composición de la Escuela de Artes e Industrias de Barcelona, que presidirá D. Alejo Vera, y serán vocales D. Joaquín Agrasot, D, Enrique Simonet y D. Julio Romero de Torres.”

Entre los días 6 y 10 de julio, media docena de periódicos de Madrid, publican la misma noticia sobre su hijo: «Se nombra, por oposición, Profesor de Concepto del Arte de la Escuela de Artes Industriales de Córdoba, a D. Ricardo Agrasot Zaragoza.» A partir de esa fecha, las noticias sobre el trabajo de su hijo se multiplican, al mismo tiempo que van escaseando las de D. Joaquín.

Lunes 6 de diciembre, del “El Correo Español”, extraigo una noticia en la que figuran padre e hijo: «De arte. Hojeando un libro. La Exposición regional de Valencia. Días ha que para ocuparme de él tengo sobre mi mesa un hermoso libro, en que el editor, Leoncio Miguel, ha querido extender y perpetuar, con sus palabras, el recuerdo de la Exposición regional valenciana, timbre de gloria para quienes la han organizado y para España. Eran los primeros días del mes de mayo cuando yo veía por vez primera la bella Valencia y trabajábase en ella con febricitante empuje para la Exposición en la que los valencianos todos tenían puesta su ansia. (…) No midieron los valencianos su esfuerzo; las dimensiones y calidad de su obra les ha hecho merecedores de que se les conceda el hacer su Exposición nacional. Tampoco el editor, Leoncio Miguel, ha reparado en sacrificios, que han debido ser enormes, a juzgar por las grandes dimensiones del libro, casi todo él destinado a la información gráfica, con hermosos fotograbados y cubierta impresa en oro, dibujada por Marco.»

«Ricardo Agrasot, valenciano también, a lo que creo, concreta en cortas páginas el carácter de la sección artístico industrial y la de Bellas Artes; y del artista industrial Sr. Dueñas es la portada alegórica de Valencia y su Exposición, que va al frente del libro. Al corto estudio crítico de los Sres. Salvador y Carreras y Agrasot, sigue en hoja doble un plano de la Exposición; lo demás del libro, como he dicho, está destinado a los fotograbados, abriendo marcha el del retrato de D. Tomás Trenor, siguiéndole los de las beldades premiadas y los de los carteles, en número de 10, también premiados, de las fuentes decorativas, de conjuntos y detalles de los pabellones, los de varias instalaciones y numerosos de las obras presentadas en la sección de Bellas Artes, cuyas firmas son Sorolla, Agrasot (D. Joaquín), Pía, Pinazo, Muñoz de Grain, Fillol, Sala, los Benlliure y otros valencianos.»

Año 1910:

1 de marzo. Como Ricardo trabaja en Córdoba, en “El Defensor de Córdoba”, encontramos: En la sesión del 22 de febrero de la Comisión Provincial se adoptó el acuerdo de “Dar las gracias a don Joaquín Agrasot por el cuadro que ha donado al Museo Provincial de Bellas Artes y al conservador de éste don Enrique Romero de Torres por las gestiones que hace para enriquecerlo.”

La Ilustración Artística.
Octubre de 1911.

Valencia, 22 de junio. «El Pueblo», «Valencia Nueva» : “Exposición española en Méjico. Se ha constituido el Comité local de la Exposición española de Arte e Industrias decorativas que se ha de celebrar próximamente en Méjico, y lo componen los señores siguientes: Presidente, D. Eduardo Salinas, delegado de la Unión Ibero-Americana en esta provincia y cónsul de dicha República; vocales: D. Antonio Fillol, presidente del Círculo de Bellas Artes; D. Salvador Abril, director de la Escuela de Artes Industriales; D. Vicente Sancho, arquitecto, y los laureados artistas D. Juan Peyró, D. Joaquín Agrasot…”

El viernes 10 de julio, en “El Liberal”: “Valencia. La pintura en la Exposición. Sala primera. (…)  El maestro Agrasot presenta «En la feria», labradores y gitanos, sorprendiéndoles en el interesante momento de contratar. La observación es aguda y la ejecución notable.”  

La Ilustració Catalana.
Barcelona, septiembre de 1906

12 de julio. “La Correspondencia de Valencia” : “Exposición mejicana. Ayer zarpó de nuestro puerto el vapor Antonio López, llevándose 75 bultos con destino a la Exposición de Arte Español de Méjico, que será inaugurada en primero de setiembre. Los trabajos del digno cónsul de aquella República en Valencia, nuestro distinguido amigo D. Eduardo Salinas, han sido muy fructuosos, pues ha sabido despertar el entusiasmo de los artistas e industriales, como se desprende de la siguiente relación de expositores: Pintores valencianos: D. Juan Peyró, D. Joaquín Agrasot… (…) Quedan por embarcar obras de varios Artistas.”

Año 1911:

Lunes, 6 de marzo “La Mañana” de Madrid: “Valencia en Méjico. El centenario de la Independencia mejicana no ha sido sólo la conmemoración de un hecho histórico que señala la fecha en que nació a la vida autónoma de relación un pueblo más o menos bien preparado para la emancipación política de la madre patria es un gran capítulo de la Historia de Méjico y de España, que, debido a la feliz iniciativa de la ilustre colonia española en Méjico y a la protección de los Poderes públicos de ambas naciones, sintetizó las fraternales relaciones que les une por medio de la Exposición de Artes e Industrias decorativas de España, en la que ha obtenido grandiosa y espléndida representación la madre patria, testimoniando de este modo sus sinceros deseos de prosperidad del pueblo mejicano. De las provincias españolas que fueron invitadas para concurrir al gran festejo, bajo la forma de la mencionada Exposición, Valencia concurrió con lo que le fue posible por la premura del tiempo, y en la hermosa manifestación que dio del lugar preeminente que ocupa esta ciudad en el mundo del Arte, nos complace consignar que ha conseguido un éxito brillantísimo, a pesar de que aquélla sólo ha permanecido abierta poco más de un mes y de que no había persona alguna comisionada por los expositores valencianos para que, en su nombre, utilizase los medios de atracción que son de costumbre en tales casos. De las obras remitidas desde dicha ciudad se han vendido veintitantos cuadros de los pintores: D. Joaquín Agrasot…”

Madrid, 3 de julio “El Imparcial”: “Notas de arte. José Pinelo se hallará a estas fechas instalando en Buenos Aires su décima Exposición de pintura española. Después hará la segunda de Río Janeiro. Las obras que con destino a ambas Exposiciones ha llevado a América, son de estos autores: Agrasot… (…) Además va a hacer otra Exposición de treinta copias del Museo del Prado, el arte religioso de los grandes maestros. FRANCISCO ALCÁNTARA.”

Agrasot en su estudio, rodeado de discípulos

Año 1912:

Madrid, 8 de enero de 1912 “El Imparcial”: “Notas de arte. (ilegible) la acogida que obtiene nuestra pintura gracias a la hábil gestión del notable paisajista sevillano Pinelo. Este año, la X Exposición de Buenos Aires y la II de Río Janeiro, que ha sido acontecimiento artístico de primer orden en la capital del Brasil fue recibida la pintura española con todos los honores apetecibles. (…) “Jornal do Commercio” de 2 de Diciembre da la noticia de que, invitado el Sr. Pinelo por importantes personalidades de San Paulo, pensaba hacer en esta capital la primera Exposición de pintura española con los cuadros que en aquella fecha le quedaban sin vender en Río Janeiro, entre los que figuraban algunos de ilustres artistas. El 7 del referido mes publica dicho periódico la lista de los autores que habían vendido cuadros en las Exposiciones de Buenos Aires y de Río Janeiro, con relación de los títulos de las obras. Por abreviar, sólo transcribo los nombres de los artistas que vendieron, y por el orden en que figuran en el periódico. Son los siguientes: Joaquín Agrasot…”

Valencia, 2 de junio “Las Provincias”: “En la última junta general celebrada por el Círculo de Bellas Artes, fue nombrado por aclamación presidente honorario el ilustre pintor D. Joaquín Agrasot. Esta distinción de que ha sido objeto el socio más antiguo del Círculo, por cuya prosperidad tanto trabajó desde su fundación, constituye un acto de justicia y sanciona los prestigios de tan notable artista.”

Joaquín Agrasot en el Círculo de Bellas Artes. Valencia

“El próximo martes saldrá de Valencia una comisión del Círculo, que va a Madrid a visitar la Exposición de Bellas Artes y a entregar a nuestro ilustre paisano D. Trinitario Ruiz Valarino el título de socio de honor de dicho Círculo. Los señores socios que deseen formar parte de la expresada comisión, podrán inscribirse hasta las doce de la noche de mañana, advirtiendo que el viaje se realizará en el tren rápido, en tercera clase, importando el billete de ida 16 ’20 pesetas.”

Trinitario Ruiz Valarino aparece también en las sesiones municipales de Orihuela. Aquí queda constancia del encargo de su retrato a Joaquín Agrasot.

“El Eco de Orihuela” 21 de septiembre: “AYUNTAMIENTO. Sesión supletoria celebrada hoy. Preside el alcalde y asisten los concejales Sres. Wandosell, Payá, Sánchez Costa, Román (Don Carlos) Marín, Carrió, Pescador, Pescetto, García Balaguer, Franco, López Rocamora, Ibáñez y Cárceles. Se aprueba el acta de la sesión anterior. (…) El Sr. Pescetto interpela al alcalde sobre incumplimiento de los siguientes acuerdos que adoptó el municipio: colocación de un retrato de D. Trinitario Ruiz Valarino en el salón de sesiones: entrega a este señor de una placa de oro en que había de grabarse el acuerdo de nombrarle hijo adoptivo de Orihuela y construcción de un mausoleo para guardar los restos del señor Capdepón. Con palabra cálida y vivas frases protesta el señor Pescetto del incumplimiento de tales acuerdos.”

Trinitario Ruiz Valarino
Joaquín Agrasot
Ayuntamiento de Orihuela.

Orihuela, 30 de septiembre “El Diario”: “AYUNTAMIENTO. Sesión supletoria del 28 de septiembre de 1912. Se da lectura a la moción del Sr. Pescetto el cual insiste y repite las manifestaciones de la sesión anterior pidiendo se subiera el libro de actas para que se leyeran los acuerdos de que trata en su moción; a lo que contesta el alcalde Sr. Ferrer que tenía encargado el retrato a nuestro paisano el ilustre Pintor D. Joaquín Agrasot.”

Año 1913:

27 de julio. “La Correspondencia de Valencia”: “Círculo de Bellas Artes. La exposición de arte que, como dijimos, se inauguró al principio de la Feria en el Círculo de Bellas Artes, continúa siendo visitadísima por el público, especialmente el de fuera, que no cesa de admirar las producciones de nuestros artistas. Los lienzos colgados llevan firmas acreditadas, y entre ellos sobresalen las de D. José Benlliure y su hijo, que concurren, el primero, con un dibujo correctísimo de líneas, y el segundo con un estudio grande, de buena factura y colorido. D. Joaquín Agrasot ha enviado varios cuadros de costumbres de un género agradable y con vistas a la venta…”

Año 1914:

25 de diciembre. “Diario de Valencia” : “En el Círculo de Bellas Artes. La Exposición. Pocos días han transcurrido desde que dimos a nuestros lectores la última crónica. Esta fue un vistazo general a cuanto figuraba en la Exposición; pero hoy nos dedicaremos a reseñar sucintamente algunas obras que en el presente certamen ensalzan el nombre de Valencia. Comenzaremos citando a los maestros consagrados y a continuación nos ocuparemos de otros expositores que dignamente figuran. (…) JOAQUÍN AGRASOT.  El veterano pintor que a los 78 años de edad no conoce lo que es vacilar su pulso, y que a pesar de su trabajo constante no desfallece, presenta varios asuntitos valencianos, entre los que llama la atención una acuarela concienzudamente ejecutada, que causa la admiración de cuantos la contemplan…”

Año 1915:

Pelando la pava.
Joaquín Agrasot.
La Ilustración Artística 1915.

22 de julio. “La Correspondencia de Valencia” : «Feria de julio. EXPOSICIÓN DE BELLAS ARTES. A las siete de la tarde se está inaugurando en el Palacio Municipal la Exposición de Bellas Artes, organizada por el Círculo y patrocinada por el Ayuntamiento. (…) Joaquín Agrasot. El viejo pintor de cuadros de caballetes aún demuestra energías pictóricas, y su arte personal manifiesta al momento la mano del profesor de una pléyade de artistas que han alcanzado con sus lecciones buenas recompensas. Agrasot labora con más entusiasmo que un joven, y de él hemos admirado en el actual Certamen un lienzo titulado «Murmuraciones de mujeres de pueblo en el interior de un patio», y otro que es una damisela de visita.»

Barcelona 1915. Exposición artística en las «Galeries Laietanes». Organizada por Cristóbal Bou. Exhibe en ella cincuenta y tres cuadros originales de renombrados pintores españoles modernos; entre ellos Joaquín Agrasot.

Año 1916:

10 de abril. “La correspondencia de Valencia”: “Un palacio de exposiciones. Atendiendo a la invitación de los laureados artistas don José Benlliure, don Joaquín Sorolla, don Ignacio Pinazo y don Joaquín Agrasot, reuniéronse a última hora de la tarde de ayer gran número de artistas y de amantes del arte en el Círculo de Bellas Artes. (…) Se acordó designar un ejecutivo permanente para la construcción del palacio de Bellas Artes. Formarán el comité don José Benlliure, don Ignacio Pinazo, don Joaquín Agrasot…”

Valencia, 27 de mayo. “El Pueblo” : “El Palacio de Bellas Artes. La Junta de La Señera. Por la información telegráfica se habrán enterado nuestros lectores de la emocionante escena que anteayer se desarrolló en Madrid en el estudio de nuestro gran Joaquín Sorolla. Los artistas valencianos que allí se congregaron, entre los que se encontraba, aparte de los nombrados, el notable pintor Francisco Pons, hijo político del Sr. Sorolla, se hallan, en un momento pasional muy interesante y que se está traduciendo en positivos beneficios para el arte levantino. Primero el Sr. Muñoz Degrain, realizando el estupendo donativo que admiramos en nuestro Museo; y después la iniciativa de Sorolla, secundada tan ardientemente por los ilustres maestros José y Mariano Benlliure, Ignacio Pinazo y Joaquín Agrasot, han venido a provocar el renacimiento de nuestra pintura y escultura, en el cual la juventud que parecía dormitar ha entrado resueltamente caminando a un positivo y laudable resurgimiento.”

Año 1917:

Madrid, 8 de mayo. “El Día”: “Por los hijos de Granados. Valencia. La juventud artística valenciana realizará dentro de breves días un viaje a Barcelona, con objeto de concurrir a la Exposición de Bellas Artes que allí se celebrará esta primavera. Llevarán una colosal paleta con fragmentos pintados por Sorolla, Blas, Benlliure, Joaquín Agrasot y otros. Esta paleta se la ofrecerán a sus compañeros de Cataluña para que la subasten y entreguen su importe a los hijos de Granados.”

1917. Típica fiesta valenciana en el Círculo Artístico.  Entre los invitados, el “venerable patriarca” Joaquín Agrasot (en el centro, con sombrero negro).

5 de agosto. “El Correo Español” : “Fiesta del abanico en Valencia. El próximo lunes se celebrará la fiesta del abanico, con preciosos originales de Mariano y José Benlliure, Agrasot, Sorolla, (…) Habrá una función teatral adecuada a la fiesta del abanico, en la que actuarán cómicos, poetas y músicos valencianos. Los productos de esta fiesta serán destinados a las colonias escolares.” Nota: el abanico de Agrasot se subastó por 25 pesetas.

La Esfera
Julio de 1917

6 de agosto. “La Correspondencia de España” y otros periódicos de la capital: “Banquete homenaje a Benlliure. Valencia. La Junta ejecutiva permanente para la construcción del Palacio de Bellas Artes, en representación de los artistas valencianos, obsequió con un banquete en el restaurante Miramar a Mariano Benlliure. Asistió cuanto representa en la ciudad, cerca de 200 comensales. Con Benlliure se sentaron en la cabecera el alcalde, Sr. Martínez Aloy, el maestro Agrasot (decano de los pintores valencianos) y el secretario del Comité de la Exposición…”

La Esfera
Julio de 1917

14 de julio. «La Esfera»: «Artistas contemporáneos. Joaquín Agrasot. Suave y profunda melancolía nos invade al evocar la obra de este artista que todavía vive y alienta entre nosotros, y que es, tal vez, el decano de los pintores españoles. Ante sus lienzos de los años últimos, la crítica enmudece y recuerda, como un desquite, aquellos otros pretéritos que triunfaron en las Exposiciones Nacionales en tiempo de nuestros abuelos y de nuestros padres. Una vida tan extensa y fecunda merece ser contemplada con respeto. Pocos son los pintores españoles que quedan de la generación de Joaquín Agrasot. Y todos más jóvenes que él (…) este viejecito octogenario no estará conforme con la pintura actual; la acusará de insincera, de poco representativa, de desligada de la tradición castizamente española. Y no será nueva su acusación.»

La Esfera
Julio de 1917

«Ya el año 1871, cuando Joaquín Agrasot estaba en la plenitud de su vida y de sus triunfos, el crítico Turbino reprochaba a la pintura española de afrancesada y desorientada. (…) Aunque afiliado a la pintura valenciana, de tal modo que puede considerársele como el patriarca de ella, Joaquín Agrasot es alicantino. Nació en Orihuela, el 24 de diciembre de 1836. Desde muy niño empezó a estudiar dibujo con un pintor mediocre, y ya totalmente olvidado, Francisco Martínez. Cuando tenía poco más de veinte años se trasladó a Valencia y amplió sus conocimientos artísticos en la Academia de San Carlos, de donde han salido tantos y tan notables pintores levantinos. En 1860 concurre a la Exposición de Alicante con los lienzos La educación de la Virgen, El sacrificio de Isaac y el retrato de Don Juan Alfonso de Alburquerque, Obispo de Córdoba, que son recompensados con una medalla de bronce. En 1861 marcha a Roma, donde traba íntima amistad con Mariano Fortuny. El arte nervioso, inquieto, brillantísimo del gran pintor catalán, influye notoriamente en esta época de Joaquín Agrasot. Alterna con los cuadros de mayores dimensiones las tablas y lienzos pequeños de caballete. En 1864 obtiene otra tercera medalla en la Exposición Nacional con la obra Lavandera de la Scarpa. Cuatro años después, en la Nacional de 1868, es recompensado con segunda medalla su cuadro Las dos amigas, que había de obtener igual recompensa en la Internacional de Filadelfia, el año 1876. Además de estos cuadros ya mencionados, se consideran como sus obras más importantes Muerte del marqués del Duero, Un taller de modistas en el siglo XVII, Antes de la corrida, En la feria, El primer nieto, Una manola con un torero y una vieja, etc., que se conservan en importantes pinacotecas oficiales y particulares de Austria, Francia y España.”

Año 1918:

3-4 de febrero de 1918. “El Día” y otros cinco periódicos de la capital, dan cuenta de la misma noticia: “En memoria de Pinazo. Inauguración del monumento. Gran manifestación. Esta mañana se ha celebrado el homenaje al insigne pintor valenciano Ignacio Pinazo, organizado por el Círculo de Bellas Artes de esta capital. Una Comisión del Círculo se trasladó a las doce de la mañana al Ayuntamiento, para formular la escritura de cesión del monumento al Municipio (…) El Sr. Agrasot, en nombre del Círculo de Bellas Artes, hizo donación del monumento a la ciudad…”

La prensa local, «Diario de Valencia» y “La Correspondencia de Valencia”, dan más detalles; incluso una fotografía del evento: “Se inaugura un monumento. El pintor Pinazo. En esta hermosa tierra valenciana ha quedado inaugurado hoy un monumento a uno de sus ilustres hijos.  (…) Se ha procedido a dejar al descubierto el monumento, siendo el encargado de tirar de la cinta el decano de los pintores don Joaquín Agrasot. (…) El señor Agrasot representaba en el acto de hoy, además de la presidencia honoraria del Círculo de Bellas Artes, al presidente del Círculo del Palacio de Bellas Artes, don José Benlliure, que por el reciente luto no ha podido asistir.”

Agrasot figura en la fotografía

Lunes, 13 de mayo de 1918. “La Correspondencia de España” : “Valencia. Exposición de Bellas Artes. En el Círculo de Bellas Artes se ha inaugurado una Exposición de Pintura, Escultura, Arquitectura y Arte decorativo. Es muy interesante y a ella concurren muchos artistas jóvenes, además de los maestros Agrasot…”

Nuevo Mundo. 30 agosto 1918.

Murcia, 22 de diciembre. “El Liberal” : “Alicante. Museo provincial en proyecto. Decididamente va de veras ahora. Hace mucho tiempo que la población alicantina deseaba tener un gran Museo provincial, sin que tan justos deseos llegasen a verse satisfechos: todos los intentos fracasaron. Pero, por fin, podemos contar ya como un hecho la creación de esa Museo de arte. La iniciativa ha partido esta vez del gran pintor Joaquín Sorolla y no hay que decir con cuánto entusiasmo ha sido acogida. Sorolla cuenta con la decidida ayuda del alcalde don Antonio Bono y de los artistas alicantinos Bañuls y Guillén. Es muy posible que también ponga manos en la obra el ilustre pintor Joaquín Agrasot, comprovinciano nuestro, pues nació en Orihuela. El nuevo Museo quedará instalado en el local de la calle de Castaños donde estuvo establecida la Academia de la banda municipal de música. Inmediatamente empezarán las obras necesarias.”

Joaquín Agrasot poco antes de morir.
Los últimos brochazos. Nota al pie del cuadro: «Pintando este cuadro enfermó y murió mi padre, el pintor Agrasot, a los 82 años. Ricardo Agrasot.»

Antonio José Mazón Albarracín. (Ajomalba).

Mi agradecimiento a José Manuel Dayas.

Enlace al último capítulo

Agrasot; apuntes para una biografía IV. (1883-1899).

Joaquín Agrasot y Juan.
Coloreada por JM Dayas.

Joaquín Agrasot y Juan. IV

Año 1883:

El 28 de febrero «La Unión Democrática», de Alicante, dice tomar un suelto de los periódicos de Hamburgo: «En el salón artístico de Aettenheim (sic) se ha hecho en estos últimos días una adquisición importantísima de un pintor no conocido todavía en Hamburgo, el Sr. Agrasot , que ha presentado un cuadro para su exhibición, el cual representa a una labradora de una de las provincias españolas, (León). (…) También otro cuadro del mismo autor nos presenta: El descanso en la marcha, el cual es importantísimo y muy rico en figuras y grupos hábilmente combinados de soldados del siglo XVII, que se encuentran descansando en una taberna.»

30 de abril, «La Ilustración Española y Americana»: “Nuestros lectores están familiarizados con el nombre del señor Agrasot: hemos publicado, en efecto, en este periódico varias producciones artísticas del distinguido pintor valenciano, todas notabilísimas por su bien estudiada composición, su correcto dibujo , su finura de color y sus detalles, concienzudamente marcados; y recordamos, entre otras, las tituladas un Prestidigitador en 1800, La feria de Orihuela, Antes de la corrida de toros y Salida de una procesión. El nuevo cuadro del Sr. Agrasot, denominado Costumbres valencianas.- Después de la merienda, que reproducimos en el grabado de la pág. 264 (exposición Bosch), es una bellísima composición de género sentida con exquisita delicadeza, una escena de costumbres de huertanos de Valencia, que tiene toda la verdad, todo el movimiento y la vida que el asunto reclama, en las figuras, en las actitudes, en el lugar, en los accesorios: es en una posada extramuros de Valencia; alrededor de mesa de pino, cubierta de mantel blanquísimo, sobre el cual se ven todavía los restos de frugal merienda, están sentadas, en toscas sillas de anea, tres parejas de ricos labradores de la huerta, escuchando atentamente el aire popular que uno de ellos puntea en la guitarra; hay una silla desocupada, que corresponde al que se ha acercado al mostrador de la posadera para abonar la cuenta, y faltan dos para los nuevos huertanos que acaban de llegar, a fin de emprender todos juntos el viaje de regreso a su pueblo. Los tipos son característicamente locales, enriquecidos con la exuberancia de detalles que brotan del pincel de Agrasot, cuando este artista fotografía, digámoslo así, las costumbres pintorescas de su patria; el fondo y los accesorios no dejan nada que desear al crítico más exigente: vense marcadas en el enarenado patio hasta las huellas de las palomas y gallinas, que se acercan a beber en el vidriado lebrillo, y el leve surco que traza la hoja del árbol empujada por el viento.”

La Ilustración Española y Americana. 30 de abril de 1883.

En junio de 1883 la Exposición Bosch muestra cuatro cuadros de Agrasot: «Ramilletera valenciana», valorado en 12.000 reales; «Antes de la corrida», 16.000; «Hilanderas leonesas», 5.000; y «Recuerdos de Valencia», 1.500.

Catálogo Exposición Bosch, junio de 1883.

“El Mundo Ilustrado”, 1881-1883,  Barcelona: “CAMPESINAS DE LA PROVINCIA DE LEÓN. CUADRO DE JOAQUÍN AGRASOT. En la factura de este hermoso cuadro, que figuró en la Exposición Bosch, de Madrid, y del que es nuestro grabado una concienzuda reproducción, échase de ver la mano segura de un maestro, el gusto exquisito de un artista que sabe elegir bien y sobre todo que presta a los asuntos que trata el sello de su poderosa genialidad. Ese pobre rincón de corral en el que se destacan con tanto relieve las figuras de algunas hilanderas, encierra la verdadera poesía de la vida de los campos, y se ofrece a la vista con tal grado de verdad, que fácilmente se forja la mente aquellas aldeas de la histórica tierra leonesa cuyas costumbres conservan un sello patriarcal, el más a propósito para cautivar la imaginación de un viajero artista. ¡Qué hermosa figura la que el pintor ha reproducido en primer término! ¡qué magistralmente entendido el efecto de luz! ¡cuánto realismo y cuánta poesía en esas paredes ennegrecidas, en esos pobres enseres domésticos! Joaquín Agrasot, que firma esta composición, es uno de los artistas más conocidos en España por sus cuadros de costumbres así españolas como italianas, pues en Italia ha pasado buena parte de su vida y precisamente en la época de Fortuny, de quien fue inseparable compañero. En sus cuadros se revela como un artista amante de la Naturaleza y de la verdad, de concienzudo estudio y de talento observador. Pintados con gran holgura y valentía adunan el dominio del color, con la corrección del dibujo, siendo su factura, en alto grado vigorosa y brillante. Nuestro Museo del Prado cuenta dos lienzos de este distinguido pintor, titulados respectivamente Las lavanderas y Las dos amigas.—F. B.”

El Mundo Ilustrado, Barcelona,1881-1883.

El 3 de agosto «El Constitucional» de Valencia se deshace en elogios a las artes valencianas y presenta una crónica sobre la Exposición Regional; concretamente sobre el pabellón de Bellas Artes: «Un gitano y dos cabezas muy bien ejecutadas presenta en este brillante certamen de pintura el afortunado pintor Sr. Agrasot; todos le conocen, por tanto basta con que digamos que el mencionado artista ha hecho una cosa digna de él, y lo fuera más si el típico gitano estuviera más concluido en algunos detalles.»

Año 1884:

El 26 de marzo en «El Coliseo» de Madrid, anuncian que el mundo artístico de la corte no se ocupa de otra cosa que de la exposición oficial de Bellas Artes. Y que los pintores valencianos están trabajando afanosamente. «D. Joaquín Agrasot, pintor distinguidísimo, pero que siempre se ha limitado a cuadros de caballete, está pintando un gran lienzo, su primera obra de carácter histórico, es la Muerte del General Marqués del Duero…»

La ilustración artística 14 de abril de 1884.

El 19 de abril «El Graduador», periódico alicantino, da cuenta de la terminación de dos magníficos lienzos que va a enviar al certamen pictórico de la Exposición Nacional de Bellas Artes, en Madrid. Los asuntos tratados en sus lienzos son «la presentación del primer nieto, en fiesta de familia, a principios de siglo; y la muerte del General Marqués del Duero, en el campo de batalla, hecho sangriento que recuerda una epopeya de gloria en nuestra guerra civil». Piden al Gobierno que lo adquiera para el Senado, «Ya que reproduce una página, si sangrienta, gloriosa, escrita en la Historia patria por un noble soldado de la Libertad.»

El 30 de abril, «El Día» de Madrid: «El reputado pintor valenciano, D. Joaquín Agrasot, exhibirá un cuadro en la próxima exposición de pinturas, el cual hemos oído elogiar mucho. El lienzo, que tiene unos cinco metros, representa la muerte del general marqués del Duero, en la memorable batalla de Monte-Muro. Aseguran los inteligentes que han tenido ocasión de verla, que la última obra del Sr. Agrasot es digna de la reputación de su autor.»

La Muerte del Marqués del Duero. J. Agrasot, 1884.

El dos de mayo, «El Serpis», periódico alcoyano, da cuenta de la reunión en el Círculo de Bellas Artes, de los expositores en el certamen nacional, con el objeto de elegir a parte del jurado, presidido por el Director General de Obras Públicas. Al hablar de la representación valenciana, se extiende con el mismo cuadro, la muerte del general Concha en la batalla de Monte Muro. Termina alabando el talento del amigo y compañero de Fortuny; de Madrazo; de Villegas. El viaje a Monte Muro y los diez meses que ha empleado en pintarlo con afán.

El 28 de mayo, en el mismo periódico, el corresponsal en Madrid redacta una crónica con fecha 26, de la Exposición Nacional; en la que un cuadro de colosal tamaño, es de los que más ha llamado la atención (el tamaño del lienzo era muy importante teniendo en cuenta que las pinturas se exponían unas encima de otras, ocupando completamente las paredes de la sala). Se trata del mismo cuadro de Agrasot, la muerte del General. En otra sala, tiene colocado otro con el título de «El Abuelo». El maestro valenciano tan conocido en Europa, ha vuelto a sorprender este año con el realismo y colorido de «una fotografía».

21 de junio, «El Imparcial» de Madrid: «EXPOSICIÓN DE BELLAS ARTES. Sala E: (…) El número 7, de D. Joaquín Agrasot y Juan, «El primer nieto», es más un boceto que un cuadro;  tiene 54 centímetros por 77. Las figuritas están bien dibujadas, pero en la manera de usar el color no estamos conformes con el Sr. Agrasot; su lienzo está más cerca del cromo que del óleo, en apariencia: tiene demasiada frescura en los tonos.»

El primer nieto. Joaquín Agrasot. Exposición Nacional de 1884.
La Ilustración Ibérica. Barcelona, 4 octubre 1884.

El 20 de diciembre «El Graduador» alicantino da cuenta de la última obra vendida por Agrasot. Se trata de un retrato al óleo de D. Alejandro A. García, expresidente del Casino. Felicita a dicha asociación recreativa por la adquisición.

Año 1885:

El 16 de abril, «El Martes», semanario oriolano, se hace eco del alicantino «El Constitucional Dinástico», de Valencia: «Nuestro paisano, el inteligente y notable pintor Sr. Agrasot, acaba de exponer en Valencia, en los escaparates del Bazar Giner, dos cuadros que con justicia están llamando la atención de los transeúntes. Representa uno de ellos una hermosa pradera en la que una rolliza pastora apacenta un ganado cabrío. Representa el otro una falda de montaña, entre cuyas breñas aparecen dos o tres cazadores con sus lebreles, esperando arma al brazo en la alborada, el vuelo de las perdices o salida de las liebres.»

El 18 de octubre, «El Constitucional Dinástico» anuncia la exposición de otra obra en la calle de Zaragoza de Valencia. Se trata de un «cuadrito» que representa con maestría a unos cuantos soldados de los tercios españoles, bebiendo y cantando en un patio.

El 12 de noviembre, «El Oriolano» anuncia, en el mismo establecimiento de la calle de Zaragoza de Valencia, la exposición de dos bellísimas acuarelas de nuestro paisano el Sr. Agrasot. Una reproduce de su famosa florista valenciana pintada anteriormente al óleo. La otra representa a una campesina leonesa, hilando con la rueca. Con esta interesante pareja demuestra la perfección en este agradable y difícil género de pintura.

Año 1886:

A mi mujer y a mi hijo. Joaquín Agrasot. 1886.
Óleo sobre lienzo. Valencia, Museo de Bellas Artes.

El 3 de enero, «El Oriolano» informa de otro bello cuadrito que Agrasot ha expuesto en los escaparates del Sr. Nicolás. Dos personas y cuatro cuadrúpedos; los primeros, gitanos, los segundos, pollinos. Una escena vulgarísima que ha reproducido muchas veces. Y como su arte todo lo embellece, esquiladores y esquilados resultan interesantes y hasta bonitos.

El 11 de marzo, es «La Crónica» quien anuncia la exposición de un nuevo cuadrito en la papelería del Sr. Carratalá, en Alicante. Representa a un soldado de los tercios de Flandes tocando el laúd en un rincón de húmeda hostería.

«La Dinastía», de Barcelona; los madrileños: «La Correspondencia de España», «El Día», «El Liberal» y «La Unión». Entre los días 8 y 10 de abril, la prensa de toda España publica la misma noticia: “El cuadro del distinguido pintor don Joaquín Agrasot, representando la muerte del general Concha en Monte-Jurra, que figuró en la última Exposición Nacional de Bellas Artes, ha sido adquirido para el palacio del Senado, por la suma de 10.000 pesetas.” o «El Senado ha adquirido en 2.000 duros el cuadro del pintor orcelitano D. Joaquín Agrasot, representando la muerte del Marqués del Duero en Monte Jurra.»

El 30 de julio, en «El Diario de Orihuela», Agrasot es elegido vocal del jurado que ha de adjudicar la pensión de pintura de la Diputación Provincial de Valencia.

La noticia de la venta al Senado llega a Orihuela el 9 de agosto, publicada también en «El Diario de Orihuela». Le dan la enhorabuena y se felicitan por ser un artista oriolano objeto de tan honrosa como justa distinción.

El 28 de agosto, con el encabezado «Obra maestra», «El Graduador» anuncia la venta de uno de sus últimos cuadros; acaso el mejor. Representa una procesión que regresa a la iglesia atropelladamente por la lluvia. Lo ha adquirido el gran tenor Massini por 6.000 pesetas; quedando muy satisfecho con la compra.

La ilustración artística 4 de julio de 1892.

El 2 de octubre, gracias al «Diario de Orihuela, sabemos que hay otro cuadro expuesto en la papelería del Sr. Carratalá, en Alicante. Su última producción representa en un paisaje los alrededores de Elche.

El martes 19 de octubre, el mismo diario relata la entrada del Obispo Juan Maura. Siguiendo la costumbre, el Ayuntamiento le ha regalado un hermosísimo ramillete que honra altamente al obrador de la confitería del Sr. Agrasot. Consta de tres cuerpos, el primero de estilo gótico, sostenido por ocho columnas; el segundo, un caprichoso sostenimiento de variados dibujos; y el tercero formado por diez columnas aplanadas, parece recordar al templo de la gloria.

Nota: En los anuarios del comercio y la industria de 1879 y 1881, figuran dos Agrasot confiteros: Ramón Agrasot Juan, el hermano de Joaquín, domiciliado en los Hostales, 23; y Mariano Agrasot Serrauta, en la plaza de Cubero. Mariano pertenecía a otra familia de Xátiva, como ya he comentado al principio. Ambos formaron parte del Ayuntamiento oriolano y no sé cuál hizo la ofrenda al obispo. Desde 1899 a 1901, la confitería figura como: «Agrasot (Viuda de Ramón), Hostales». Fallecido Ramón, su viuda traspasó la confitería a Mariano Ros García, quien en 1902 aparece ya como propietario.

Los Hostales engalanados esperando al obispo Maura.
Octubre de 1886. Colección Antonio Luis Galiano Pérez.
«El Labrador» julio de 1902

El 19 de noviembre, el mismo diario felicita al querido amigo y paisano, el reputado pintor Sr. Agrasot, por la visita a su estudio de un título italiano que ha viajado a Valencia con el único objeto de comprar alguno de sus cuadros. También quiere encargarle otros para llevarlos a su país, «donde son justamente admirados los que concluyó por encargo de la Scalchi Lolly y Masini.»

Año 1887:

Este año lo monopoliza un solo cuadro. Las primeras notas son todas de «El Diario de Orihuela»:

El 7 de enero habla de los elogios que está despertando la última obra de Agrasot. Representa la entrada de Carlos V en el monasterio de Yuste. En opinión de los inteligentes, promete ser de las más notables del hábil pintor. Y, como veremos, aciertan.

1 de abril. “Boletín del Centro Artístico”, Granada:  “Para finalizar por hoy, diré algo de los estudios que he visitado, empezando por el del Sr. Agrasot. Este artista está terminando una tela que mide 4’20 metros por 3’30, con destino a la futura Exposición nacional, y que representa la entrada de Carlos V en el monasterio de Yuste. La impresión que produce esta obra en el ánimo del espectador, es buena, y le predispone para que se fije con detenimiento en la composición, que es bastante acertada, en su dibujo, que nada deja que desear, y en lodos los demás accesorios. Paréceme que su autor ha ganado mucho, y que logrará dejar bien sentada su reputación en el certamen a que me refiero. Entre las demás cosas que tuve el gusto de ver en su estudio, figuran dos cabezas, muy bien pintadas; un boceto de una mujer desnuda, hecho en Roma, y que es un portento de color y ejecución; y coleccionados en un álbum, varios dibujos de Fortuny, haciendo contraste con algunos autógrafos. En el testero principal del cuarto que habita tiene una preciosísima acuarela, retrato de su señora, penúltima obra de este genio de la pintura moderna. Todo cuanto diga de ella resultaría pálido relativamente a su mérito, y hago punto final, manifestando antes mi profundo agradecimiento por las deferencias de este señor.”

El 23 de mayo, en la sección «sueltos y noticias», da cuenta de la inauguración de la Exposición de Bellas Artes por la reina regente en Madrid; donde el cuadro de Carlos V, obra de Agrasot, está acaparando elogios de todo el mundo.

El 11 de junio informa de que el jurado lo considera digno de ser adquirido por el Estado.

El jueves 23 de junio, los madrileños “El Día” y «La Época» publican : “LOS PREMIOS DE LA EXPOSICIÓN DE BELLAS ARTES. La Gaceta publica hoy una real orden cuya parte dispositiva, aprueba la propuesta de medallas que hizo el jurado”. En el apartado de certificados de honor, concedidos por el ministro de Fomento a las obras que el Jurado estima de mérito suficiente para el honor de segundas medallas, figuran: con el número 100, «Muerte de D. Alfonso XII», por don Juan Antonio Benlliure; con el 9, «Entrada de Carlos V en el Monasterio de Yuste», por D. Joaquín Agrasot; con el 785, «Entierro de Cristo», por D. Joaquín Sorolla…

Publicado en La Ilustracíón Católica en 1888.
En La Esfera, en 1917.

“La Ilustración” de Barcelona publica el 10 de julio una crítica de D. Fernando Martínez Pedrosa; quien se expresa en los siguientes términos: «Los que se detienen delante del lienzo Entrada de Carlos V en Yuste, de Joaquín Agrasot, comprenden que debe ser juzgado con la serenidad que está hecho. Su autor razona sometiendo el arte a principios fijos, lejos de divagar o de rebuscar el efecto. Se preocupa de lo intrínseco; no juega con el pincel; se acuerda de que el pincel a veces debe ser lápiz. Es un modo de ver concreto el suyo, pero que produce belleza; pues entre otras cualidades, sabe distribuir la luz. La escena es reposada y elocuente; la agrupación natural y agradable. Tanto en la comitiva del Emperador, como en el clero que le recibe, hay figuras vigorosas e  interesantes. Las del celebrante, diácono y subdiácono, y el terno verde y suntuario que visten, están pintados de mano maestra; y otro tanto puedo decir de la atildada figura del duque de Gandía, cuya cabeza parece algo enfática.»

«Al monarca le denuncian nobleza, dignidad y humildad; su traje está ajustado a la tradición, pero el concienzudo artista convendrá conmigo en que no basta para abultar estas grandes figuras, observar bien la naturaleza, sino que hay que dar algo al parecido. No diré copiar la cabeza con que Ticiano hizo a Carlos segunda vez inmortal, pero siquiera imprimir en aquel rostro carácter. De lo expuesto se deduce que si como obra humana la obra de Agrasot adolece de defectos, las bellezas que la avaloran son grandes y bastantes por sí para hacer olvidar aquellos, y que es muy justo y merecido el certificado de honor con que ha sido premiado.»

Por fin el 25 de octubre, «El Liberal» de Alicante habla de otra obra: «Con objeto de entregar una preciosa Purísima Concepción, pintada al óleo, que se ha de instalar en la capilla del nicho de la propiedad de D. Francisco Ribelles, ha llegado a esta capital, el laureado pintor nuestro comprovinciano y estimado amigo D. Joaquín Agrasot.»

1888. Obtiene una segunda medalla en la Exposición Internacional de Barcelona, presentando los lienzos Antes de la corrida y En la feria.

1871, 1881 y 1892. Miembro del Jurado de las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes de España.

Año 1888:

Batería de noticias en «El Diario de Orihuela». Comenzamos el viernes 13 de abril: «Nuestro querido amigo y paisano Sr. Agrasot enviará a la Exposición Universal de Barcelona, un precioso cuadro representando una feria de Murcia.» (La Exposición Universal de Barcelona tuvo lugar entre el 8 de abril y el 9 de diciembre).

El 12 de mayo, haciéndose eco de un «colega valenciano» informa de la exposición de «un cuadrito que es una miniatura» en el Bazar Valenciano. «Representa el asunto una posada. En primer término se ven dos soldados de los tercios españoles que han hecho el alto para tomar un refresco que les sirve una moza con traje leonés. A la izquierda del espectador, y en segundo término, tres soldados sentados alrededor de una mesa están bebiendo , y uno de ellos sostiene conversación con otro de los recién llegados; en el fondo está el mostrador, sobre el cual apoya sus codos otra moza.»

El jueves 2 de agosto, precediendo a un suelto sobre las nuevas casas en la calle de la Unión Agrícola, encontramos lo siguiente: «Se han remitido a nuestro distinguido paisano el pintor Sr. Agrasot, dos fotografías del Sr. Capdepón, para que proceda a hacer por encargo del Ayuntamiento, un retrato de nuestro ilustre paisano el señor ministro de Ultramar.»

Retrato de Ruiz Capdepón, 1888
Ayuntamiento de Orihuela.

El martes, 4 de septiembre ya habían tenido el gusto de ver el retrato del Sr. Capdepón. Después de deshacerse en elogios alabando hasta el marco: «Según nuestras noticias, tanto este, que se expondrá al público en uno de los escaparates de la calle Mayor, como el del Sr. Santacruz, serán colgados en el salón de sesiones de la Casa-Ayuntamiento.» (El retrato de Santacruz, era obra de Antonio Ruidavets).

El 7 de septiembre, en la sección Ayuntamiento: «Léese después una carta de nuestro esclarecido paisano, el pintor Sr. Agrasot, en la que con levantadas y patrióticas frases ofrece gratuitamente a Orihuela, el magnífico retrato del Sr. Capdepón. La Corporación municipal declara haber oído con satisfacción la lectura de la carta del ilustre artista orcelitano, y acuerda por unanimidad concederle un voto de gracias.»

El viernes 7 de diciembre, con permiso de «La Crónica» toman de un colega valenciano la noticia de que se haya expuesto otro cuadro de Agrasot en el escaparate del Sr. Nicolás. Representa el asunto una escena familiar entre labradores. Están colocados formando un círculo con trazas de empezar un baile. Un emparrado les sirve de cobertizo. En medio destacan dos figuras que son la pareja de baile. Ella con castañuelas. Un labrador ya entrado en años lleva en la mano izquierda la guitarra mientras con la otra coje una silla. En primer término un labrador está sentado dando la espalda al espectador.

Año 1889:

Madrid, 8 de febrero. “La Iberia”: “ESPAÑA EN LA EXPOSICIÓN DE PARÍS. Decididamente los artistas españoles tendrán representación digna y numerosa en la próxima Exposición Universal de París. El Sr. Palmaroli desde Roma, y D. Enrique de Mélida desde París, han escrito al presidente del Comité ejecutivo en Madrid, manifestándole que en ambos importantes centros artísticos nuestros paisanos tienen los mejores deseos y los más bellos propósitos, disponiéndose todos a concurrir al gran certamen internacional. Hasta hoy el Comité ha recibido de nuestros artistas 54 peticiones de sitio. Entre ellas se encuentra (…) Joaquín Agrasot. Una pastora leonesa.”

La Ilustración Española y Americana

El 20 de marzo, «El Diario de Orihuela» da cuenta del nuevo cuadrito expuesto en el escaparate del establecimiento de la calle de Zaragoza, en Valencia. Se trata de una merienda de galanes de casaca y labradoras murcianas. obra muy elogiada por el público.

Madrid, 22 de Agosto, “La Ilustración española y americana”: «Joaquín Agrasot nos presenta una pastora de la provincia de León, cuyas manos nos parece que han sido deformadas por las labores del campo, hasta el punto de que carecen totalmente de dibujo. Pero si las manos son vulgares, el traje no lo es, y hasta diríase que el pintor ha temido arrugar el vestido de una pastora tan bien puesta para guardar su rebaño. Esto es lo que nos permitiremos calificar de pintura «honrada», pero sin personalidad y sin brillo.»

El cinco de octubre, «El Atlántico» de Santander, carta de su corresponsal en París, redactada tres días antes: Lista de expositores españoles premiados. Grupo uno, titulado obras de arte; apartado de menciones honoríficas, el primero Joaquín Agrasot.

Familia Agrasot en su estudio de la calle Pintor López.

Año 1890:

Viernes, 16 de mayo, “La Monarquía”: “Exposición Nacional de Bellas Artes.(…) Agrasot, el artista valenciano que tantos éxitos ha obtenido, presenta un cuadrito que representa un obrador de modistas en que éstas discuten acaloradamente, y que titula Historias de taller (5). Cosas de mucho más mérito ha pintado el autor; mas así y todo, es una obra grata a la vista y con el color de que siempre ha hecho el Sr. Agrasot prodigioso alarde. Hay además mucha luz y la composición es original. ANTONIO CÁNOVAS.”

Domingo, 18 de mayo. “La Iberia”: “EXPOSICIÓN DE BELLAS ARTES. Madrid, 16 de mayo (…)  Historias de taller (5), de Joaquín Agrasot. Cuadro lleno de luz y de vida, pero que peca de convencionalismo en las carnes y en los paños. Su Montañesa de León (6) es superior, en mi concepto. Mejor dibujada, más sentida, tiene más armonía de color y un sello de verdad de que carece el cuadro anterior.”

Madrid 5 de junio, en la “Gaceta de Instrucción Pública”:  «LA EXPOSICIÓN NACIONAL DE BELLAS ARTES. LOS PREMIOS. (…) El VOTO DE LOS TRECE. Este es el nombre con que se titula por todos, el fallo del Jurado que ha concedido las recompensas cuya relación precede, y que viene siendo objeto de las mayores censuras y protestas. Reconocemos, con la unánime opinión de la prensa y del público en general, la injusticia notoria que en el famoso reparto de premios se ha cometido; pero no podemos menos de confesar que siendo fruto de la libre elección de los artistas el Tribunal que con ellos tan mal se ha portado, no tienen derecho a quejarse.» Historia de taller y Montañesa de León, dos lienzos dignos de mención, de Joaquín Agrasot, artista inteligente y laboriosísimo, se quedaron sin premio.

El mismo día en el madrileño “La República”: “EXPOSICIÓN DE BELLAS ARTES. LA PROTESTA DE LOS ARTISTAS. Ayer quedó presentada al ministro de Fomento la protesta que la mayor parte de los pintores que han expuesto trabajos en el palacio de Bellas Artes oponen a los acuerdos del Jurado. He aquí el nombre de los firmantes: (…) Joaquín Agrasot, premiado con la medalla de arte en la Exposición Universal de Filadelfia, de segunda clase en la Exposición Universal de Barcelona, y de tercera y segunda en las Nacionales de 1864 y 1867.”

Jueves, 6 de noviembre. “El Heraldo de Madrid”: “Nos escriben de Valencia, que entre las obras expuestas durante la pasada semana en la Exposición permanente de Bellas Artes de aquella capital, figura un cuadro de pequeñas dimensiones que es una perla por lo bien acabado debido al pincel del Sr. Agrasot. En suntuoso palacio se ve a un personaje que con mucho sigilo, al pasar por delante de una puerta, separa con tiento un cortinón en actitud de espiar. Hasta el más insignificante detalle tiene el sabor de época que el artista ha querido representar. Dibujo y colorido es correctísimo. El Sr. Agrasot es un artista que ha sido premiado en varias Exposiciones nacionales de Bellas Artes celebradas en Madrid.”

Año 1891:

«La hormiga de oro»
Barcelona, 14 de febrero de 1891.

Miércoles 7 de abril en “El Diario de Orihuela”: “Nuestro paisano y amigo Sr. Agrasot, ha expuesto en el Salón de Bellas Artes de la calle Caballeros de Valencia, dos cuadros que han de remitirse a Barcelona para tomar parte en el concurso que en breve va a verificarse en aquella capital.”  Se hacen eco de la descripción que hace un colega del “Correo de Valencia”. Se trata de dos cuadros de diferentes tamaños. El más grande muestra una habitación con ventana a la calle iluminando a dos costureras junto a la máquina de coser. El segundo es un bautizo de labradores que sale de la iglesia y una tartana les espera en la calle.  

La ilustración artística 4 de julio de 1892.

Jueves, 9 de abril, “La Época”: “Entre los pintores valencianos que enviaran cuadros a la Exposición de Bellas Artes de Barcelona se cuenta el señor Agrasot, que remite dos cuadros; uno que representa una habitación con vistas a la calle, y otro un bautizo.”

Lunes, 11 de mayo. “Diario de Avisos” de Madrid: “Exposición de Bellas Artes. La que hoy ha de inaugurarse en el palacio de cristal del Buen Retiro ofrecerá al público una numerosa colección de cuadros de caballete de todos los géneros de la pintura, garantidos y recomendados por firmas acreditadas. La hábil dirección de este certamen no ha podido reunir cuadros de importancia y ha presentado las mejores firmas españolas en ejercicio—porque no todas las primeras concurren asiduamente a estas fiestas periódicas — Y era imposible dada la proximidad de la última exposición oficial, y el hecho actual de la de Barcelona, que pensara nadie en reunir cuadros de importancia, este año al menos, en el Palacio del Retiro. Todas las paredes del gran salón están cubiertas de cuadros. Se aproxima el total a 500. (…) Sorolla ofrece muchas cosas buenas. La procesión en la catedral, los celos del valenciano, la figura de mujer y un soberbio retrato del ex – ministro republicano D. Rafael Cervera. El «viejo», de Fortuny, concienzudo y de gran color. El retrato de Agrasot, bueno.”

Miércoles 13 de mayo, en “La Libertad”, periódico madrileño: “La Exposición del Círculo de Bellas Artes. Agrasot (Joaquín): En Visita. La media figura de mujer que ha pintado el Sr. Agrasot, lo mismo puede estar de visita que de espera, que de cualquier otra cosa. Y observo con pena el amaneramiento en que va cayendo este distinguido autor.”  

«El Álbum ibero-americano», 7 de julio: En visita. Cuadro de Joaquín Agrasot. Exposición del Círculo de Bellas Artes.

El 24 de julio, en “El Diario de Orihuela”: “En la instalación de cuadros en la exposición permanente de la calle Caballeros de Valencia, ha colocado varias obras nuestro estimado amigo y paisano Sr. Agrasot, a propósito de las cuales, dice un colega de Valencia:” El primero es una odalisca de tamaño natural recostada sobre artísticos almohadones. Los otros dos son dos tablas de pequeño tamaño: una feria de ganado a las afueras de una población, confuso tropel de huertanos y gitanos concertando tratos; el otro un mosquetero en el cuerpo de guardia, fumando una pipa.

JOAQUÍN AGRASOT
Descanso en la taberna. Óleo sobre tabla.
Medidas: 33 x 23 cm.

Año 1892:

La ilustración artística 4 de julio de 1892.

El 4 de Julio, “La Ilustración Artística” le dedica un especial con varias reproducciones de sus obras: y una especie de biografía en vida, redactada por el crítico de arte Antonio García Llansó:

«El camino estaba ya trazado cuando Goya produjo sus inimitables obras, genuinamente españolas, y la escuela se halla bien determinada, cuando entre sus entusiastas e inteligentes adeptos figuran nombres tan distinguidos como los de Bécquer, Ruy-Pérez, Fortuny, Zamacois, Rico, Jiménez, Ribera, Galofre, Más, Llimona, Ramos y otros más que, desechando la morralla flamenca, han producido obras de encomio por su espíritu, por su belleza y la verdad de la forma.  A este grupo pertenece Joaquín Agrasot. Y este género de pintura es el que ha cultivado desde que dio sus primeros pasos en el camino del arte. A sus bellísimas composiciones, a sus sencillas notas de color que tan visible sello tienen de modernismo, debe la justa reputación de que goza entre los inteligentes y «amateurs». Aun en Roma, en donde permaneció algunos años , precisamente los mismos que Fortuny, de quien fue predilecto y cariñoso amigo, supo evitar el contagio del amaneramiento y emprendió la forma agradable y simpática que marca el carácter de esta época, y que otros pintores distinguidos en Francia, Bélgica, etc. han cultivado después con tanto aprovechamiento.»

«(…) la mayor parte de los que constituían entonces la colonia artística romana, reñidos con la verdadera pintura histórica y con el verdadero misticismo religioso, y no presintiendo la laboriosa evolución que había de producir el modernismo y con él la pintura de género, derrochaban lastimosamente su ingenio y malograban sus aptitudes pintando flamencas y toreros estudiados en «modelos», convertidos en desgarbadas comparsas por su teatral atrezo y falta de carácter. Ya hemos dicho que Agrasot supo sustraerse de tan pernicioso contagio, y después de haber recogido en Roma las enseñanzas que podían prestarle, en el ocaso de su vida, los que fueron astros de primera magnitud en el mundo del arte, trasladóse a París en donde pudo impregnar su espíritu del puro ambiente de los modernos conceptos del arte que presentía y anhelaba manifestar.»

La ilustración artística 4 de julio de 1892.

«Aunque suponemos en Agrasot, ya desde sus primeros años, especiales condiciones para el arte, creemos justo consignar que estas se han solidado por efecto del continuo estudio. Exigente consigo mismo, no ha permitido la exposición de una de sus obras sin haber vencido todas las dificultades que le hayan opuesto la línea o el colorido. La mayoría de sus cuadros representan luchas, investigaciones; porque aparte de la concepción y desarrollo del asunto, plácese, ajustándose a las reglas artísticas de la estética y el arte, en vencer los escollos que a los tonos, al combinarlos, pueden ofrecerle. Agréguese a esta que pudiéramos llamar cualidad, la de observar en todas, absolutamente todas sus composiciones, la mayor corrección en el dibujo; circunstancia que no poseen la mayoría de los pintores, aun los que se distinguen como coloristas, y se comprenderá el buen concepto del que goza, y la estima en que se tienen sus cuadros.»

«Si Agrasot no se hubiera ya dado a conocer en Roma como artista modernísimo y cultivador de la pintura de género, podríamos decir que es un alicantino extranjerizado. Pero el pintor nos pertenece, es español, aun en los cuadros en que representa escenas y tipos no vulgarizados todavía en nuestra patria, porque sobre las filigranas del color y la elegancia de la factura, que armoniza con la fidelidad de la reproducción, se destaca la viveza, el calor, el sentimiento que solo se halla en la tierra española, en donde el cielo brilla más, el sol ilumina con más fuerza y la naturaleza toda sonríe.»

«Discípulo de la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, en la que ingresó en 1857, dióse pronto a conocer, siendo pensionado en Roma por la Diputación de Alicante, su provincia. En la ciudad eterna pintó la «Lavandera Napolitana» y la «Escuela de aldea», que fueron premiados en la exposición de 1864, y adquiridos por el Estado, figurando el primero en el Museo del Prado y el segundo en la Academia de Bellas Artes de Barcelona. A este triunfo siguió el que obtuvo en el concurso de 1867 por su bellísimo lienzo, titulado «Las dos amigas», adquirido así mismo por el Estado. De esta época datan los cuadros de caballete y las bonitas acuarelas que figuran en las colecciones de París, Berlín, Londres y Nueva York.»

«El fallecimiento de su cariñoso amigo Fortuny determinó su regreso a España, en donde debía recoger nuevos lauros por su cuadro «Muerte del marqués del Duero», premiado en la exposición de 1884 y adquirido por el Senado. Otra recompensa alcanzó por su «Entrada del Emperador Carlos V en Yuste», que también fue adquirido para el Museo Nacional. «Historia de taller», «Montañesa de León» y «El bautizo», son sus últimas producciones, premiadas en las Exposiciones Nacional y en la de Bellas Artes de Barcelona.»

La ilustración artística 4 de julio de 1892.

«Tal es este campeón del arte moderno español, y tales las manifestaciones de su ingenio. Si logra hallar imitadores, podrá caberle la gloria, a pesar de su modestia, de haber ejercido un influjo en el arte pictórico español y marcado segura senda por donde enderezar sus pasos a los que no pueden todavía orientarse. Mas sea cual fuere el resultado de sus laudables esfuerzos, el nombre de Joaquín Agrasot figurará siempre entre el de los artistas distinguidos, honra de las artes patrias.»

El 9 de noviembre, «La España Artística», quincenal madrileño: “LA EXPOSICIÓN INTERNACIONAL. SECCIÓN DE PINTURAS. D. Joaquín Agrasot y Juan, natural de Orihuela (Alicante), discípulo de la Escuela de Bellas Artes de Valencia y de D. Francisco Martínez, con premios de la Exposición Universal de Filadelfia, de la de Barcelona y de las Nacionales de 1864 y 1866. Ha presentado cuatro cuadros, y es el mejor, a no dudar, el señalado con el lema «A la salud de la novia», de 86 centímetros de alto por 1,47 metros de ancho. La composición es movida y alegre: bajo el emparrado de una granja valenciana celebran la comida de boda, y uno de los comensales, vistiendo el clásico traje del país, brinda, copa en mano, a la salud de la novia. El conjunto resulta precioso, bien dibujadas todas las figuras, y el colorido tonante y emplastecido.”

La ilustración artística.

19 de noviembre, «La Ilustración ibérica» :«BELLAS ARTES EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE 1892. CUADROS DE COSTUMBRES. Joaquín Agrasot expone una sentida composición: Las hermanas de la caridad. La perspectiva de la sala inundada de luz está sabiamente dispuesta, y muy tierno el grupo que rodea la camita de la niña asilada. Hilandera leonesa es un buen estudio del natural, y El bautizo y A la salud de la novia, escenas populares de Valencia muy bien observadas.”

La ilustración artística.

1893. Fundador, propulsor y Presidente del Círculo de Bellas Artes de Valencia.

Año 1893:

El Álbum Iberoamericano.
Mayo de 1893.

Viernes 21 de julio «La Justicia» de Madrid:“Uno de los atractivos de la feria de Valencia consiste en la Exposición de Bellas Artes, instalada en la Lonja. Los artistas valencianos han respondido dignamente al llamamiento de la Junta, asegurando el éxito del certamen. Sólo en la sección de pintura, el número de cuadros asciende a 400, y los hay de todos tamaños, desde seis metros cuadrados hasta la pequeña tablita de estudio, abundando más los de regulares dimensiones; viéndose la firma de Agrasot…”

Lunes, 14 de agosto, en “La Época”: “Se inauguró ayer, en el Liceo, las Exposiciones de Bellas Artes, flores, productos industriales, plantas y labores de mujeres. La de pinturas es la más completa, figurando las siguientes obras: (…) Sorolla, un «Apunte»; Morris, una «cabeza de gitano», y otra Agrasot (…). Hay además un «Fortuny» de los primeros tiempos del maestro.»

La Exposición Mundial Colombina, llamada oficialmente Feria Mundial o Feria del Mundo, se organizó en Chicago para conmemorar el IV Centenario del Descubrimiento de América.

Chicago, 1 de mayo de 1893.
Ceremonia de inauguración.

El domingo, 3 de septiembre, varios diarios de la capital dan cuenta del fracaso español en Chicago. Corresponsal de “La Época”:“LA FERIA DEL MUNDO Chicago, 18 de agosto de 1893.—Cuando escribí mi carta anterior, el fallo del Jurado de Bellas Artes era un secreto, y no pude, por lo tanto, hacer más que adelantar algunos nombres de artistas agraciados. Hoy debería continuar el secreto, pero como los periódicos de Chicago han publicado esta mañana las listan generales de los premios concedidos, no tengo por qué callar lo que afecta a España, y puedo hacer públicas mis opiniones, como ofrecí en la citada carta, y decir que el fallo del jurado ha sido una completa derrota para los artistas españoles.” Entre los artistas derrotados, figura Agrasot.

«La ilustración artística», 25 de diciembre: «Un trovador valenciano.—Aldeana leonesa, cuadros de Joaquín Agrasot.-Ventajosamente conocido de nuestros lectores el nombre del distinguido pintor valenciano Joaquín Agrasot, algunas de cuyas composiciones nos ha cabido la honra de publicar, nos abstenemos de repetir el concepto que nos merece como artista, con mayor motivo cuando sus méritos colócanle entre los que sostienen a gran altura el buen nombre de la escuela española. Llamamos, pues, únicamente la atención hacia los dos notables cuadros que publicamos, trasunto fiel de dos tipos de opuestas regiones peninsulares; la garrida aldeana leonesa, compañera de aquella que alcanzó para Agrasot un premio en la penúltima exposición Nacional, y el trovador valenciano, copia de uno de esos huertanos, en cuyas venas circula todavía la ardiente sangre morisca que no han modificado ni los cruzamientos de la raza conquistadora ni el poderoso alambique de los siglos.»

La ilustración artística.
25 de diciembre de 1893.

Año 1894:

Sábado 24 de marzo. “La Dinastía”: “Pasan ya de 150 los artistas que se han inscrito para enviar obras a la Exposición general de Bellas Artes, figurando entre ellos 18 españoles, 34 italianos, 41 por conducto de Sus Altezas Reales los Príncipes de Baviera, en su mayoría de Munich, 15 franceses, 18 austríacos, 14 belgas, 8 alemanes, 4 holandeses y los demás de Hungría, de Baden, de Wurttemberg, de Suiza y de Inglaterra. Además otros artistas nacionales y extranjeros han ofrecido tomar parte en la Exposición”. Más adelante, en el mismo número: “Recomendamos a nuestros lectores el número once de La Semana Cómica, que por lo artístico de sus grabados y lo selecto de la lectura, merece que se adquiera. La nota taurina es original y de un gusto exquisito; lo mismo que los originales de Agrasot y Llovera que publica.”

El 3 de junio, en el semanario oriolano “El Orden”, el columnista se queja amargamente de la indolencia de Orihuela; que no ha sido capaz de enviar una representación digna a la Exposición de Bellas Artes celebrada en Alicante. A pesar de los esfuerzos del director de la publicación, nombrado comisario especial de la exposición por la sociedad “Amigos del País”, organizadora del evento, “solo nuestro paisano, el laureado pintor Sr. Agrasot, concurrirá a aquella fiesta del Arte.”  

Viernes 22 de junio “La Dinastía”: «Revista de Madrid. Cuarta Exposición Bienal del Círculo de Bellas Artes. “Sala Velázquez”. Así se la denomina porque todas las obras en ella expuestas destínanse a la tómbola, organizada en pro de la estatua del gran pintor de nuestro siglo de oro. Murillo, aunque humilde, tenía ya su estatua en Madrid. Rivera poseía la suya en Valencia. Solamente el inmenso Velázquez, el parejo de Cervantes en la historia de nuestra cultura nacional, el inmenso naturalista no disfrutaba de ese tributo que las generaciones posteriores rinden a sus figuras inmortales. Más debiera hacerse; ninguna manera mejor de perpetuar la memoria del artista sin rival, que reunir bajo un solo techo todo lo producido por un pincel. (…) Todos cuantos manchan no ya en la coronada villa, sino en provincias, han acudido a la súplica del Círculo de Bellas Artes. El éxito de lo reunido ha superado a las esperanzas concebidas, hasta el punto de que la sala de la rifa es por sí sola de tanta importancia como las demás y no tiene el catálogo con haberlas muy buenas, firmas como las que figuran en los cuadros que el manubrio de la tómbola se está encargando de repartir.” Nota: Agrasot aporta un cuadro fino de factura, una cabeza de odalisca.

El mismo viernes en “La Correspondencia de España”: “Pocas veces pensamiento tan hermoso como el de levantar un monumento a Velázquez ha tenido comienzo tan feliz como la tómbola organizada por el círculo de Bellas Artes para iniciar la suscripción proyectada. El Madrid elegante, siguiendo elevadísimos ejemplos, parece haber patrocinado la rifa. Pasan de 80 ya los cuadros adjudicados a personas distinguidísimas, a cuyo frente figuran S. M. la reina y S. A. la infanta doña Isabel, quien en su última visita obtuvo un precioso paisaje del insigne Haes. (…) Al conde de Cabra le otorgó la suerte el Trovador valenciano, de Sorolla; (…) al conde de Valencia una cabeza, de Agrasot…” Nota: El monumento a  Diego Velázquez, que preside el Museo del Prado, fue inaugurado en 1899 conmemorando el III centenario de su nacimiento. En la parte posterior se puede leer: “Los artistas españoles, por iniciativa del Círculo de Bellas Artes”.

El martes 31 de julio, en el “Heraldo de Madrid”, aparece como jurado en la “Batalla de Flores” que da fin a la Feria de Valencia.

Joaquín Agrasot. Autorretrato.

Año 1895:

Sábado 27 de abril “La Unión Católica” de Madrid. “EL REINA REGENTE. Donativos. Comunican de Sevilla que bajo la presidencia de la Infanta Doña María Luisa Fernanda se ha constituido la Junta de Damas, para tratar del modo de allegar recursos a las familias de los tripulantes del Reina Regente. Con igual fin se ha organizado una función extraordinaria en el teatro de San Fernando. En Valencia están ya terminados los detalles de organización de la función que ha de celebrarse en el teatro Principal a beneficio de las familias pobres de los náufragos del Reina Regente. (…) Se rifarán los objetos de arte (cuadros, bustos, etc.), regalados por los ilustres artistas Mariano y José Benlliure, Agrasot, Pinazo y otros. Los precios de las localidades serán muy subidos, y los productos íntegros de la función se destinarán en la siguiente forma: El 75 por 100 para las familias de los náufragos hijos de la provincia de Valencia, y el restante 25 por 100 para ingresarlo en la suscripción nacional encabezada por S. M. la Reina.»

El 29 de abril, “La Época” y «El Liberal» trataban el mismo tema: “Fiesta benéfica. En el Teatro Principal de Valencia se celebró ayer la función organizada por Benlliure, Agrasot y otros artistas para auxiliar a las familias de los tripulantes del crucero.” «Los Benlliures, Agrasot y demás celebrados artistas multiplicaban allí esta tarde su actividad y su ingenio, para dejar el local convertido en una especie de gruta formada por plantas y flores.»

El domingo 19 de mayo, el «Heraldo de Madrid»: «A las cuatro y media de la tarde, inaugurará S. M. la Reina Regente la Exposición de Bellas Artes, en el Palacio consagrado al efecto.» Al evento, realzado por tan augusta presidencia, se proponía  asistir todo el Madrid culto y elegante; afanoso ya en la búsqueda de invitaciones. Incluye un listado de las obras expuestas.  En la sala 7, encontramos la de  Agrasot: “Flores de Valencia”.

Domingo 9 de junio, en “La Dinastía”: “REVISTA ARTÍSTICA. Exposición general de Bellas Artes de 1895 en Madrid. Pintura. Sala 5ª. “Yo llamarla a esta Exposición la de los cuadros chicos. A la primera ojeada resulta endeble por la falta de grandes obras; examinada despacio se ve que es rica, que no está privada ni mucho menos la pintura de buenos cultivadores. El actual certamen carece de la hermosura que se impone, v. g.; de la arquitectónica de una catedral; pero posee con creces el interés de una capilla de reliquias abundante en restos y orfebrerías. Continuando la exploración me encuentro en esta sala con Agrasot y Juan (don Joaquín). Flores de Valencia. Es un cuadro gráficamente bautizado, de una luz espléndida. La figura de la vendedora, de fino dibujo, tiene mucha vida. El natural está sorprendido y trasladado al lienzo con absoluta fidelidad. Es el autor, además, un colorista, cosas todas sabidas hace mucho tiempo.”

El 25 de junio, «El Liberal Navarro» de Pamplona habla de la «Exposición Rovira», animando a visitarla por San Fermín. Entre otras obras, destaca «un cuadro del Sr. Agrasot, una chula que llama justamente la atención. El cuadro es bueno, como todos los que llevan al pie esa acreditada firma.»

El 26 de junio, el «Diario de Murcia» recuerda como el pintor Gil Montejano se quejaba de una venta al Casino de Murcia. A él y a otros pintores murcianos les habían pagado quinientas pesetas por sus cuadros y a Agrasot, mil.

Los lunes de «El Imparcial”, 29 de julio 1895.

Los lunes de «El Imparcial”, 29 de julio: “Joaquín Agrasot: Una de las personalidades más salientes de nuestro arte moderno, es Joaquín Agrasot, cuyo retrato, acompañado de uno de sus bellísimos cuadros, reproducimos en estas columnas. Agrasot pertenece al grupo de los pintores valencianos que, con Domingo, Casanova, Muñoz Degrain, Martínez Cubils, Amérigo, Pinazo, Cortina y otros, estudiaron el arte en la Academia de Valencia, y sin pasar por las enseñanzas oficiales de la de Madrid ampliaron sus estudios en Roma. Forma parte por tanto de la brillante legión de pintores levantinos (…) Fue Agrasot el amigo íntimo, el hermano del alma de Fortuny (…) de aquellos tiempos de bohemia data la fama de insigne artista que tiene Agrasot. (…) Ha cultivado con gran lucimiento los géneros todos, pero el que ha llevado su nombre a todas las galerías extranjeras durante los últimos veinte años es el de costumbres, y más singularmente de costumbres de su bello y pintoresco país, como el titulado «En la venta», cuya reproducción acompaña estos renglones.  Las ferias de Valencia y su comarca, las posadas y ventas, la vida de los labradores, han sido como la inagotable mina de donde ha sacado por miles los asuntos de sus bellísimos cuadros, animados siempre con los esplendorosos colores de los trajes de la región, con la luz, la alegría y la hermosura de su país, donde la especie humana compendia como en ningún otro todos los de la creación. Es un colorista insigne, pero posee un mérito superior al del genio, el de su bondad sin límites. Es difícil estrechar mano más honrada y leal que la suya.”

Lunes 12 de agosto, en “El Correo Español” y en otros cuatro periódicos, la misma noticia desde Cádiz: “Se ha verificado en Cádiz la inauguración de la Exposición de Bellas Artes. Concurren a ella, con notables cuadros, los no menos notables artistas Sres. Villegas, Agrasot, Cutanda, Pastorino, Bilbao (D. Gonzalo), García Ramos, Pérez y otros. Las obras expuestas pasan de 250, y son admiradas por muchísimos amateurs.”

Año 1896:

III Exposición de Bellas Artes é Industrias Artísticas.
Barcelona 1896
La Ilustración artística. Agosto de 1896

“La Unión Católica” Madrid, 14 de julio: “Se espera que la próxima Exposición de Bellas Artes, que aquí se celebre, resulte un verdadero acontecimiento. Por orden alfabético publicamos los nombres de los artistas cuyas obras figurarán en esta Exposición: Sres. Agrasot…”

Miércoles 11 de noviembre, “La Época”: “SALÓN MURILLO. El resultado que dio la venta de los cuadros y objetos de arte de la antigua e histórica casa de Osuna, la afluencia de aficionados a las subastas que se vericaron en el Palacio de la Industria y de las Artes, y el afán con que los particulares y los comisionados de Gobiernos y Museos extranjeros se disputaban las obras en porfiada puja, fueron otros tantos motivos para sugerir a un activo e inteligente industrial la idea de establecer un centro de venta de cuadros de los pintores modernos cuyas firmas alcanzan mayores cotizaciones en el mercado pictórico. El Salón Murillo ha venido a realizar los deseos de artistas y compradores, que tienen en él un lugar de contratación o, mejor dicho, un verdadero Museo de arte contemporáneo. Después de admirar tanta belleza artística, asiste el público a la subasta, en la que los amateurs adquieren, tras de porfiada lucha, cuadros dignos de figurar en las más renombradas galerías. (…) Entre los cuadros que hay actualmente allí, algunos son verdaderamente notables. Un labrador valenciano, de Agrasot, bastaría para dar fama a tan distinguido artista, si ya no la tuviera tan grande y con tan justos títulos…”

El 2 de diciembre, en “La Época” de Madrid se anuncia la exposición/venta que ya citamos en 1895 en Pamplona: «EXPOSICIÓN ROBIRA. Con este título acaba de inaugurarse en el local que ocupaba la Academia de billar en la calle de Carretas, un certamen de venta de cuadros y objetos artísticos del Japón. Predomina en los lienzos de este pequeño concurso la nota impresionista y el llamado modernismo; pero hay también otros muchos cuadros de diferentes pintores, estilos y escuelas. La Exposición se ve con verdadero gusto, pues hay allí coloraciones muy agradables y manchas de verdaderos artistas. Basta que citemos los nombres de Agrasot…»

Año 1897:

«El Liberal». Madrid, 14 de enero: «Hoy a las cinco en punto de la tarde, empezará la gran subasta de cuadros al óleo en la Exposición Robira de la calle de Carretas. Entre los aficionados está clasificada esta subasta de “monstruo”, y como tal puede considerarse, dada la importancia de las obras que se presentarán. He aquí el título de algunos cuadros y sus firmas:» En la lista figura “Valenciana” de J. Agrasot.  “Todos ellos se presentarán sin tasación y se cederán al mejor postor. Lo advertimos para que los concurrentes lo sepan. Dicha subasta ha despertado gran interés, pues será la primera verificada en Madrid de autores contemporáneos de tanta importancia.” Durante semanas se anuncia la subasta «monstruo». En realidad son varias subastas. Comienzan el 14 de abril y se mantienen hasta mediados de mayo.

Sábado 30 de enero “La Época”: “Exposición Pares en Barcelona. Se ha inaugurado en Barcelona la decimacuarta Exposición extraordinaria en el Salón Pares. En ella figuran en su mayoría cuadros de firmas catalanas, como las de Masriera, Urgell, Brull, Miralles, Cusí, Graner, Borrell, Mas y Fondevila, Agrasot, Váncell, Baixeras y muchos otros. Los inteligentes han notado que en la Exposición Pares predominan los cuadros que se pudieran llamar sensatos, abandonando sus autores las corrientes impresionistas por las que de vez en cuando se han dejado arrastrar. En la referida Exposición, según las noticias que tenemos, hay expuestos cuadros que podrían figurar en los mejores certámenes.”

El 10 de febrero “El Imparcial”: “LOS SOLDADOS Y EL CÍRCULO DE BELLAS ARTES. Desde hace meses viene preparando el Círculo de Bellas Artes una publicación, cuyos productos íntegros se destinen a aumentar la suscripción de EL IMPARCIAL para los soldados de Cuba y Filipinas (…) La publicación constará de cinco cuadernos, que aparecerán en cinco miércoles sucesivos.” Joaquín colabora en todo acto benéfico. Aquí, en el tercer cuaderno figura “Estudio” de J. Agrasot.

El 22 de agosto, «El Imparcial»: «Mañana se inaugurará la Exposición de Bellas Artes. Entre otros varios de nuestros más distinguidos pintores…» Uno de ellos es J. Agrasot.

El Jurado de la Exposición Nacional de 1897
Carta fotográfica.
La ilustración artística Octubre de 1897
La ilustración artística Octubre de 1897

1898. Fue nombrado miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia.

Año 1898:

La ilustración artística
1897-1898

Lunes 7 de marzo, “Las Provincias”, diario valenciano: “La academia de Bellas artes se reunió ayer bajo la presidencia del Sr. Atard. Entre otros asuntos se acordó aprobar el programa para las oposiciones a la clase de colorido y composición; y nombrar académico de número para la sección de Pintura, a D. Joaquín Agrasot, cubriendo la vacante del difunto Sr. Asenjo.”

Miércoles 8 de junio, “Las Provincias”: “Bajo la presidencia del Sr. Atard, se constituyó ayer tarde en la Academia de Bellas Artes, el tribunal que ha de juzgar los ejercicios de oposición a la clase de Colorido y Composición, vacante en aquel centro. Fue designado para el cargo de secretario D. Joaquín Agrasot; y se acordó igualmente que los ejercicios comiencen el día 13, a las once de la mañana.”

La ilustración artística 1898.
La Ilustración Artística.
Barcelona, diciembre de 1898.

1899. Inicio del curso 1899-1900, leyó su preceptivo Discurso de Ingreso bajo el título “Enseñanza del Arte” en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, de la que fue profesor interino.

Año 1899:

Álbum salón. 

Lunes, 30 de enero. “El Globo”: “ESPAÑA EN AMÉRICA. La Escuela de Bellas Artes de Méjico está celebrando actualmente su XIII Exposición Internacional de Pintura y Escultura. La Exposición de este año representa un cariñoso recuerdo para la que en otro tiempo fue metrópoli de la mayor parte del continente americano, recuerdo más de agradecer hoy, que ya no ondea sobre el suelo de América nuestra bandera. El Gobierno mejicano ha tenido un hermoso rasgo para España acordando que se costee con fondos de aquel Estado el transporte de las obras de arte que nuestros artistas envíen a la Exposición anunciada.” Llegaron ochenta y nueve obras pictóricas y de escultura, remitidas por artistas de todas las regiones españolas entre los que figura D. Joaquín Agrasot.

Lunes 9 de octubre, “Las Provincias”: “APERTURA DE CURSO. Academia de Bellas Artes. En la sala de retratos del Museo de Pintura se celebró ayer mañana la apertura del Curso en la Academia de San Carlos, y la distribución de premios a los alumnos de los estudios superiores de Bellas Artes (…) A las doce se abrieron las puertas del Museo y comenzó el acto, presidiéndolo el consiliario D. Joaquín Agrasot (…) Luego ocupó la tribuna el distinguido artista y académico, D. Joaquín Agrasot, leyendo el discurso inaugural. Conocíamos los trabajos pictóricos del maestro, pero ignorábamos lo fuera también en el arte literario. En forma llana y correcta expuso profundas observaciones sobre la Enseñanza en el arte. El Señor Agrasot habló con la autoridad del maestro (…) el numeroso concurso oyó con religioso silencio al Sr. Agrasot; y al terminar la lectura resonó en la sala nutrida salva de aplausos (…) Terminó la ceremonia declarando el presidente en nombre de S. M. el rey, abierto en curso académico 1899 a 1900. La banda de música de la Casa de Beneficencia amenizó los intermedios.”    

La ilustración artística 1899.
Portada del «álbum salón». Marzo 1899
«Un rincón de mi pueblo». Cuadro de Joaquín Agrasot
«Álbum salón». Marzo 1899
«Chalán Andaluz». Cuadro de J. Agrasot

«La ilustración artística», 31 de julio: “Un huertano, cuadro de Joaquín Agrasot. Si Agrasot no fuera ventajosamente conocido en el mundo del arte, si a su nombre no estuviera unido el concepto de maestría, bastaría el lienzo que reproducimos para demostrar sus estimables cualidades. Artista de corazón y entusiasta por su región, ofrece al país que le vio nacer las galas de su ingenio y el resultado de su habilidad. Pocos como él han logrado representar con tanta fidelidad los brillantes cuadros de costumbres y esos tipos, que cual el del huertano, recuerdan los del pueblo morisco, que legó su savia a la tierra valenciana, convirtiéndola en continuado jardín. El tipo al que nos referimos es sin duda uno de tantos que abundan en la huerta, y aunque real, descúbrese en el cuadro la experta mano del pintor y el esfuerzo del artista.”

La ilustración artística 1899.

Antonio José Mazón Albarracín. (Ajomalba).

Mi agradecimiento a José Manuel Dayas.

Pinchar la imagen para continuar

Agrasot; apuntes para una biografía III. (1875-1882)

Joaquín Agrasot Juan
Autorretrato 1867

Joaquín Agrasot y Juan. III

1875. Tras la muerte de Mariano Fortuny a finales de 1874, el matrimonio Agrasot-Zaragoza regresa a Alicante, donde nacerá su hijo Ricardo.

 Alicante
Laurent, J. ca. 1870

Año 1875:

La primera noticia que nos informa de su regreso definitivo de Roma está fechada el 10 de marzo en diario alicantino «El Constitucional»: “Nuestro querido amigo y comprovinciano, el distinguido pintor D. Joaquín Agrasot, ha regresado a esta capital, después de haber permanecido algún tiempo en Roma, ganando honra y provecho, pues como hemos dicho en distintas ocasiones, sus cuadros de género, han alcanzado tanta fama en el mundo artístico que son muy buscados por los inteligentes y pagados a alto precio. Según tenemos entendido, viene a establecer su estudio en España, aunque no sabemos dónde fijará su residencia; pero sí que permanecerá algún tiempo en Alicante donde piensa pintar algunos cuadros. De un día a otro debe recibir los trabajos que ha hecho en Roma, y que aún conserva en su poder: la mayor parte de esos trabajos son los apuntes y bocetos que le han servido para pintar los lienzos que han adquirido muchos particulares franceses, ingleses y españoles y algunos comerciantes en pinturas. Cuando tengamos el gusto de ver esos trabajos, nos ocuparemos de ellos con el detenimiento que merecen las obras de arte, debidas a los artistas que en nuestra provincia han sabido conquistar una merecida reputación, honrando a su país.”

Como habían prometido, el 21 de marzo dan cuenta de una visita a su estudio en Alicante: “Como anunciamos oportunamente, nuestro distinguido amigo y comprovinciano el ya célebre pintor D. Joaquín Agrasot, se halla en esta capital, de regreso de su viaje a Roma, en donde estuvo el año último pintando muchos cuadros de reconocido mérito, y ha abierto su estudio, pues piensa permanecer algún tiempo entre nosotros. Ayer tuvimos el gusto de visitar su galería, y a fe que nos felicitamos de ello, pues pudimos admirar algunos lienzos bellísimos, los unos ya concluidos y los otros sin terminar, pero todos ellos primorosos. Los cuadros de género del señor Agrasot gozan ya una reputación muy merecida, pues no puede darse más armonía en el conjunto, más verdad en los detalles y más belleza en el colorido. Sus paisajes respiran tal frescura, y tienen tanto ambiente, que el que los ve se cree trasportado a un verdadero jardín o a una floresta, y cuando pinta edificios les da ese tono vigoroso y positivo que solo la escuela realista sabe imprimir a las reproducciones del pincel. En cuanto a las figuras, ya hemos dicho que el Sr. Agrasot nos recuerda siempre a Goya, si bien acaba más los detalles accesorios y es más perfecto en los contornos. Sentimos que el poco tiempo que pudimos consagrar a nuestra visita, no nos permitiese estudiar con detenimiento todos los cuadros de nuestro amigo; pero ofrecemos ocuparnos más extensamente de este particular, pues tratándose de un artista comprovinciano nuestro y que tanto honra a su país natal, nos creemos en el deber de fijar la atención en sus obras para dar noticia de ellas a nuestros habituales lectores.”

El 11 de abril, anuncian que ha regalado un precioso cuadro para una buena causa. Esta generosidad la demostrará el resto de su vida colaborando en múltiples causas: «Objeto de arte. — Sabemos con gusto que el distinguido pintor, nuestro querido amigo y comprovinciano don Joaquín Agrasot, ha regalado a las señoras encargadas de la rifa para los pobres, un precioso cuadro que representa la vista del palacio del Dux de Venecia. Esta obra que tiene un valor intrínseco por ser debida a los pinceles de un artista que goza una merecida reputación en España y fuera de ella, estamos seguros de que la adquirirían con gusto algunos aficionados a la pintura, y en tal concepto creemos sería más conveniente para los pobres, que en vez de rifarse como los demás objetos reunidos al efecto, se vendiese a pública subasta uno de los días en que la feria se halla en su apogeo, por cuyo medio se conseguiría que el cuadro produjese una suma razonable. Si nuestra insinuación fuese favorablemente acogida, sería conveniente anunciarlo con tiempo, para llamar la atención de los aficionados de Alicante y de la provincia, lo cual, como hemos dicho ya, produciría indudablemente un ventajoso resultado.»

Alicante
Laurent, J. ca. 1870

Nace su hijo Ricardo, bautizado el 23 de junio en la Parroquia de San Nicolás de Alicante

Ricardo Gervasi Joaquín Agustín Agrasot Zaragoza Parroquia de San Nicolás de Alicante
Bautizado el 23 de junio de 1875
Inscrito en el B-66 (1874_1875) Folio 112
Padre: Joaquín natural de Orihuela, artista
Madre: María Leandra natural de Elche
Abuelos paternos: Joaquín de Játiva y Rita Juan de Orihuela
Abuelos maternos: Bartolomé y Micaela Cubero
Padrinos: Cristóbal Cubero, hacendado y Teresa Santo

El 13 de julio, el mismo diario lo sitúa en su estudio de Alicante, preparando las maletas para trasladarse a Valencia y aconsejan a la Diputación o al Casino que adquieran una de sus obras: «Por fin nuestro querido amigo y comprovinciano, el ya célebre pintor D. Joaquín Agrasot, va a trasladarse a Valencia, en cuya ciudad piensa permanecer algún tiempo. Antes de su partida, hemos tenido el gusto de visitar nuevamente su estudio y de admirar los cuadros que ha pintado durante su permanencia en esta capital. Entre ellos hay varios bocetos bellísimos; algunos paisajes preciosos, y una marina de extraordinario mérito que, representa la explanada de los Mártires, el muelle de costa y el puerto de esta capital. Nosotros conocíamos ya al señor Agrasot como uno de los pintores de género más aventajados de España. Sus cuadros de costumbres y sus vistas copiadas del natural, le han valido una justa fama de que goza en todo el mundo artístico; pero hasta ahora no había ensayado las marinas, en cuyo género se ha colocado a la altura de los primeros pintores dedicados a él. Difícil es describir el cuadro a que nos referimos, en donde no se sabe qué admirar más, si su bellísimo y brillante colorido, o su riqueza de detalles, su manera, su movimiento, y sobre todo, la transparencia de las tintas que forman un ambiente inmejorable.»

«Nosotros a fuer de alicantinos desearíamos que ese cuadro quedase en nuestra capital, y si no se nos acusase de oficiosos, recomendaríamos a la Diputación o al Casino, corporaciones que pueden disponer sin gran extorsión  de la cantidad suficiente para adquirir esa obra maestra de un comprovinciano nuestro, que se quedasen con ella, si es que el Sr. Agrasot no la tiene comprometida, y piensa venderla. La marina á que nos referimos es en nuestro humilde concepto un cuadro llamado a ser célebre, y por eso quisiéramos que no saliese de entre nosotros, seguros de que honraría a la corporación que lo adquiriese.»

1876. Se instalan en Valencia. Recibe la medalla de arte de la Exposición Universal de Filadelfia.

Año 1876:

El 13 de febrero, “La Época” de Madrid, anuncia el final de la exposición en el Museo de la Trinidad (desamortizada  iglesia de los Trinitarios Calzados, en la calle de Atocha), de los objetos españoles que se remiten a Filadelfia por el ramo de Instrucción Pública. Entre los cuadros que se remiten, figura “Las dos amigas”, de Joaquín Agrasot.

La Exposición Universal de 1876 en Filadelfia fue la primera celebrada fuera de Europa. Superada la Guerra Civil, los americanos celebraban su primer centenario de independencia. Diez millones de visitantes recibieron con entusiasmo el arte y los productos españoles.

Catálogo oficial de la Exposición Universal
1876 en Filadelfia.

Volvemos a «El Constitucional». El 22 de julio, un artículo a dos columnas titulado «Nuestra provincia en Filadelfia» : «Desde el momento en que vimos anunciada la exposición universal que debía tener lugar en la capital de la Pensilvania, comprendimos que España era una de las naciones más interesadas en acudir a este gigantesco certamen en que todos los países del mundo iban a hacer gala de sus productos naturales y de sus adelantos industriales y artísticos. (…) Teníamos la seguridad de que la provincia de Alicante iba a jugar un brillante lugar en aquel palenque. (…) Hasta ahora, solo un jurado ha terminado sus tareas; el de Bellas Artes; y en este importantísimo ramo, es precisamente en el que España en general y nuestra provincia en particular, han conseguido un triunfo inmenso en Filadelfia. (…) Entre los premios adjudicados a la pintura de género, ha obtenido uno nuestro querido amigo el Sr. Agrasot. (…) De esos seis premios que ha obtenido España, dos han caído en pintores hijos de esta provincia, es decir, en D. Antonio Gisbert, natural del Alcoy, y en D. Joaquín Agrasot, que lo es de Orihuela».

El 27 de octubre: «Nuestro comprovinciano, el conocido pintor D. Joaquín Agrasot, ha recibido una carta del Sr. Conde Donadio, Director y Jurado de Bellas Artes en la exposición de Filadelfia, participándole que ha sido premiado su bello cuadro de «las dos amigas», del cual nos hemos ocupado en otra ocasión. Nosotros enviamos nuestra enhorabuena al Sr. Agrasot por su nuevo triunfo».

Año 1877:

El 2 de febrero se cumple la petición que habían formulado: «Hemos visto con satisfacción, que el Casino de esta capital ha adquirido la preciosa marina de nuestro amigo y comprovinciano, el ya célebre pintor de género D. Joaquín Agrasot. Dicho cuadro, representa una vista de nuestro puerto, tan perfectamente ejecutada, que estamos seguros, llamará la atención de cuantos inteligentes tengan el gusto de verla ….»

Vista del Puerto de Alicante, 1875.
Joaquín Agrasot.
Adquirido por el Casino de Alicante.

El 21 de abril, en «El Graduador», otro periódico alicantino: «Viajero. Según me han asegurado, dentro de unos días debe llegar a esta capital el reputado e inteligente pintor Sr. Agrasot, saliendo inmediatamente con dirección a París, con objeto de atender a la colocación de su magnífico cuadro en la exposición universal que debe tener efecto en esa capital». (Dicha exposición fue inaugurada en París el 1 de mayo de 1878).

Lunes 4 de junio; “El Globo”; su sección cartas: “París 31 mayo 1877. Sr. Director de EL GLOBO: Difícil es hacer una reseña concienzuda de una Exposición como la del palacio de los Campos Elíseos, visitada diariamente por más de seis mil personas, y hasta por 20.000 los días festivos, en que es gratuita la entrada. (…) Gitanos y paisanos en la feria, titula Agrasot su cuadro, de graciosa composición y correcto dibujo.”

El 22 de noviembre, «El Constitucional» de Alicante, haciéndose eco de «Las Provincias» de Valencia: «Al inaugurarse las sesiones del Ateneo (de Valencia) en el presente curso, apareció en el Salón de Presidentes, el retrato de D. Eduardo Alard, que lo fue en el curso anterior. Dicho retrato, que es una obra maestra, está pintado por el reputado artista nuestro querido amigo y comprovinciano D. Joaquín Agrasot»….

1878. El matrimonio Agrasot fijan su domicilio en Valencia en la calle del Pintor Vicente López, invariable residencia hasta el fallecimiento de ambos.

Año 1878:

El 16 de marzo, es el semanario oriolano «El Segura», el que cita a «El Constitucional» en un artículo titulado «El arte en nuestra provincia»:

«..hoy tenemos una verdadera complacencia en llamar la atención de los inteligentes sobre la última obra del Sr. Agrasot, que es una verdadera perla del arte recientemente adquirida por nuestro amigo D. Arturo Salvetti (…) El cuadro al que nos referimos representa a un halconero de la Edad Media, sentado sobre la pilastra de una escalinata de piedra que da a un jardín (…) Felicitar a nuestro querido paisano, el reputado pintor y recordarle que Orihuela, siempre amante y cariñosa, tiene siempre en su mente un recuerdo, y en su alma raudales de amor para sus nobles hijos.»

El 6 de julio en el mismo semanario oriolano, citando a «El Imparcial»: «Nuestras bellas artes, no solo alcanzan gran honra en los salones que exhiben las de todo el mundo, sino provecho, pues todos nuestros artistas obtienen señalados precios por sus cuadros, pudiendo citar, como llegados con datos verídicos a mi noticia, detalles del cuadro animadísimo y leal de Agrasot «Antes de la corrida», por el cual ya han ofrecido 12.000 francos, que el artista no acepta por haberlo tasado en 15.000.»

El 31 de diciembre, mismo semanario: «Hemos tenido el gusto de saludar hace pocos días a nuestro querido amigo y notable pintor, D. Joaquín Agrasot, de regreso de su viaje a París».

Año 1879:

El 24 de enero, sin dejar «El Segura»: «Ha sido adquirido por D. Anselmo del Valle, rico capitalista cordobés, el magnífico cuadro titulado «La feria de Orihuela», expuesto en Londres y debido al pincel de nuestro paisano Sr. Agrasot».

La Ilustración española y americana.
Publicado el 15 de agosto de 1877

Madrid, jueves 28 de junio. “Crónica de la Música”: “LOS PINTORES ESPAÑOLES EN PARÍS. El Salón de 1879, o sea la Exposición de Bellas artes de este año en París, ha sido bastante brillante, y el Jurado ha adjudicado gran número de premios. (…) Entre los pintores españoles que han permanecido retraídos de este certamen pueden citarse Pradilla, Domingo, Madrazo (Raimundo), Gisbert, Rico, Iguzquiza, Navarrete, Agrasot, Martínez Cubéis, Tapiro y Vico.”

El 2 de agosto, «El Graduador» de Alicante. Un largo artículo firmado por Joaquín del Amo, dedicado a la sección de Bellas Artes en la Exposición Provincial de Alicante, celebrada aquel año: «Como hemos dicho, el Sr. Agrasot es el artista que mayores elogios ha recibido en el certamen de este año; sus dos cuadros, que representan dos manolas (…) una de ellas, sentada sobre un banco de un patio, toca la guitarra (…) También ha presentado el Sr. Agrasot otros dos cuadros menores, una dama y un halconero, los cuales no desdicen en ninguno de sus detalles de la justa fama de su autor…»

Alicante, 25 de agosto, “El Liberal”: «Exposición de Alicante. Entre los muchos festejos preparados por esta ciudad con el objeto de atraer a los forasteros en la presente estación, ninguno seguramente más adecuado que la exposición provincial par a dar una idea de la cultura de Alicante. (…) En la sección primera sobresale Orihuela con sus sedas, linos, cáñamos y las muestras de caña de azúcar. (…) En la sección tercera, Bellas Artes, es de lamentar la falta de concurso de pintores eminentes de la provincia. Llaman la atención de los aficionados los lienzos de Agrasot y Bushell.»

Joaquín Agrasot. Autorretrato.

El 6 de septiembre, el mismo periódico publica la relación de premios otorgados por el jurado de dicha exposición a tres columnas: Joaquín Agrasot, de Valencia, presentó «obras de mérito sobresaliente sin opción a premio».

24 de septiembre, “El Liberal” de Madrid: “Exposición Provincial de Alicante septiembre de 1879 (…) El Sr. Agrasot tiene, entre otros, dos cuadros que representan manolas, una de ellas abanicándose en actitud provocativa, y otra sentada tal vez en situación algo forzada y tocando la guitarra. La animación y gracia, unidos a la propiedad y perfección con que están representados los detalles, y particularmente los vestidos, son las cualidades que más resaltan en los indicados lienzos”.

«La Ilustración Española y Americana» 30 de octubre: «En la página 261 damos varios episodios alusivos a la inundación en Orihuela, según apuntes que debemos a la atención del Sr. Agrasot, artista ventajosamente conocido del público, y que hallándose en aquélla, su ciudad natal, se ha servido favorecernos con los interesantes datos que en la citada página ofrecemos a nuestros lectores. No necesitamos dar sobre ellos explicación alguna, pues por sí solos describen elocuentemente la tristeza de las escenas que representan.»

La inundación en Orihuela. Croquis remitidos por el Sr. Agrasot.
La Ilustración Española y Americana, núm XL. 30 octubre
1879.
 La calle de los Hostales, Plaza de las Salesas, distribución de víveres al vecindario, escenas de desolación en la huerta en la mañana del 16, Puerta de las Cadenas en la Catedral, casas arruinadas en las afueras de la Mancebería.  

El 12 de noviembre, «El Comercio» de Valencia: «Para la rifa que los artistas de esta capital van a celebrar en favor de las víctimas de la inundación de las provincias del Sur (…) tenemos noticias que está pintando D. Joaquín Agrasot , un busto de una joven veneciana»…

Año 1880:

El 12 de marzo, «El Constitucional» nos informa de que está en Valencia. Acaba de terminar un cuadro cuyo asunto es: «Un taller destinado a la construcción de armas y otros utensilios propios de la guerra. En primer término se destaca un grupo de soldados flamencos que se hayan conversando tranquilamente; y un poco más retirado, se distingue otro grupo de soldados que discuten con el jefe de taller, acerca de la forma que ha de tener una empuñadura de cazoleta que se haya trazada con lápiz en un encerado que cuelga de un pilar. Allá en el fondo, bajo la techumbre, se ve una fragua encendida, y junto a ella un banco rodeado de operarios y soldados. En las paredes hay arrimadas varias armaduras, petos, espadas, lanzas y otros adminículos propios de los soldados y del taller»….

El 11 de abril, en «El Católico» de Valencia, figura el programa de la exposición de Bellas Artes que va a celebrar la Sociedad recreativa «El Iris», del 20 al 31 de mayo de 1880, para todos los artistas valencianos. Joaquín Agrasot figura en la comisión organizadora y es elegido como jurado.

La Ilustración Española y Americana. 8 de mayo 1880.

El 23 de mayo, «La Unión Católica», de Valencia, certifica la apertura de la exposición artística dispuesta por la Sociedad «El Iris». Encabeza el listado de obras expuestas el Sr. Agrasot. La mayoría de los cuadros eran de pequeño formato; no así el retrato de señora, de cuerpo entero presentado por Agrasot junto al de un «Clown», pintura ya conocida por el público valenciano. Casi al final del listado, figura también Joaquín Sorolla.

Gracias a la publicación sobre la Sociedad Recreativa Iris, de Vicente Mª Roig Condomina, tenemos la crítica publicada en «El Mercantil Valenciano»; que se ocupó en primer lugar de Joaquín Agrasot. Afirmando que su fama pública le concedía cierta supremacía entre los demás artistas residentes en Valencia, por lo que si se mostraba severo con él, se debía al hecho de pertenecer a la escuela de los que creían «que nobleza obliga», y que cuando se había llegado «a cierta altura, descender un solo paso era hundirse». Sobre el retrato de señora de cuerpo entero: «Lienzo que reúne condiciones muy apreciables aun cuando por casualidad se ha podido vencer hasta cierto punto en él la entonación y la verdadera armonía en el conjunto. El contraste, sin embargo, tanto del tono de luz como del color, si no es duro porque en realidad no lo es, tampoco tiene la debida suavidad, aquella morena cabeza sobre fondo amarillo claro, no acabó de satisfacernos. Fue un atrevimiento del genio aquella verdadera lucha de contrastes, pero el arte no gana gran cosa con estas audacias, a veces pretenciosas, de los artistas. Por lo demás el rostro de la retratada tiene una expresión muy tierna; lástima que las manos padezcan de alguna deformidad»; del Clown apreciaba el carácter y la precisión en el dibujo -excepto en algunos perros-, así como «la verdad y belleza del colorido como las cualidades más sobresalientes.»

Concluía el crítico con «el cuadrito» del joven Joaquín Sorolla, muy bien concebido y casi bien expresado, revelando el germen de un artista que todavía necesitaba el estudio para su desarrollo.

El 31 de octubre, «El Constitucional» transcribe una larga carta del corresponsal en Alicante al director de «Las Provincias», de Valencia. En ella describe detalladamente un notable edificio que acaba de visitar en Alicante. Es la morada del acaudalado banquero Sr. Salvetti; quien gastando a manos llenas el oro de sus arcas, está rehabilitando un viejo caserón para convertirlo en un pequeño palacio con todas las comodidades que puede exigir el gusto más refinado. El techo del salón está dividido en tres medallones debidos al pincel del distinguido pintor alicantino Sr. Agrasot: «Representa el centro una porción de niños con alas de mariposa, entretenidos en perseguir y cazar unas preciosas avecillas de mil colores, que vuelan en el ancho espacio de un cielo sereno y azul; y los de los extremos son dos bellísimas alegorías de la Música y de la Poesía».

No es su única intervención decorando palacetes; el pintor aragonés, Máximo Juderías Caballero, afirma que cuando estudiaba en Madrid, trabajó con Agrasot en las pinturas de una mansión en la Castellana, propiedad de un alto funcionario llamado Rafael Ruiz Martínez.

Palacio Salvetti Suites, Alicante.

Año 1881:

El 26 de enero, «La Unión Católica», Valencia: La Junta directiva de lo Rat-Penat nombra a D. Joaquín Agrasot como uno de los «Mantenedores» para que formen el «Consistorio» de los Juegos Florales de 1881.

Entre el 25 y el 26 de abril, «El Demócrata», «La Iberia» y «Crónica de Cataluña», presentan la lista de jurados para la Exposición Nacional de Bellas Artes. Aparece Joaquín Agrasot.

El 1 de junio, “La Ilustración popular económica de Valencia”: “Los artistas valencianos y la exposición de «Bellas Artes» de Madrid. Valencia está de enhorabuenas, sus hijos están alcanzando un puesto muy distinguido en la exposición que actualmente se celebra en Madrid”. En un largo artículo repasa las intervenciones valencianas en Filadelfia o París.

23 de julio, «El Comercio», Valencia: Bajo el título «La exposición industrial y artística del Ateneo Obrero» habla de su apertura, celebrada en el salón del teatro del Ateneo Casino Obrero; y describe su contenido sala por sala. Al llegar a la parte artística, «sin ser muy notable, ofrece algunas obras interesantes de maestros ya consumados y de jóvenes artistas que ofrecen lisonjeras esperanzas. Figuran entre las primeras dos cuadros de Don Joaquín Agrasot: una cabeza de labradora o gitana, y el retrato del Sr. Labaila, para la galería de presidentes de «Lo Rat-Penat».

16 de diciembre. “La Época”, Madrid: “Del martes al miércoles próximo se inaugurará la brillante exposición de acuarelas y dibujos que prepara el conocido negociante de cuadros, Sr. Hernández en su establecimiento de la calle del Desengaño núm. 24. Los aficionados esperan con ansia este certamen artístico, que honrarán, además de S. A. la infanta doña Paz, cuyos trabajos sorprenderán agradablemente al público, acuarelistas y pintores tan notables como…” Entre la larga lista figuran Fortuny, Madrazo, Rosales, Agrasot…

24 de diciembre. «El Imparcial» de Madrid: «Exposición de acuarelas y dibujos. Una leonesa, del Sr. Agrasot, es acuarela de las más dignas de encomio que se hallan en el salón».

Año 1882:

El 12 de enero, «El Constitucional» de Alicante transcribe dos curiosos certificados expedidos por los afamados pintores Joaquín Agrasot y Raimundo Domingo tras examinar un álbum confeccionado por un invidente.

Francisco Just i Valentí era un cajista que perdió la visión muy joven; dedicando su vida a  los invidentes; como profesor y como precursor de lo que hoy conocemos como la once. Además fue el artífice de increíbles mapas y publicaciones para ciegos. Entre ellas, un álbum de dibujo que fue largamente elogiado por ambos artistas. Transcribo un poco de Agrasot que comenzaba así:

«D. Joaquín Agrasot y Juan, pintor premiado en varias exposiciones nacionales y extranjeras, miembro del jurado en las Bellas Artes de Madrid en 1871 y 1881, etc., etc. Certifico: Que he quedado sorprendido al examinar el álbum con dibujos de adornos en relieve que el ciego Don Francisco Just ha ejecutado solo con el auxilio de un punzón y una pauta, cuya obra tiene por objeto el facilitar a los ciegos el estudio del dibujo por medio del tacto».

Tras hablar de la importancia del la obra; de su paciencia y talento; de la conveniencia de que ese «monumento a la paciencia» fuese adquirido por el Estado, por el bien de la Patria, se atrevió a asegurar que bien podría tasarse por la cantidad de ocho a diez mil pesetas; y para que sirviera de satisfacción al autor, expedía y firmaba la presente en Alicante a 3 de octubre. El otro «examinador» lo tasó directamente en 10.000 pesetas.

El 24 de enero, el diario valenciano, «El Universo», felicita a Agrasot por una obra expuesta en los escaparates de la tienda del señor Pampló. Un cuadro de grandes dimensiones destinado a figurar en la Exposición Internacional de Viena, a celebrar en breve (mayo de 1873). «Representa a una hermosa florista de nuestra huerta, sosteniendo el clásico canastillo lleno de flores.»

La ilustración artística. Publicado el 4 de julio de 1892.

El 4 de febrero, “La Época”, periódico madrileño: «El distinguido pintor D. Joaquín Agrasot, hijo de Orihuela, y hace años establecido en Valencia, envía a la Exposición de Viena un hermoso lienzo, que llamará la atención en las orillas del Danubio. Representa a una florista valenciana, con el pintoresco traje de nuestras antiguas campesinas, y está pintado de una manera deliciosa».

El 8 de febrero, «El Graduador» de Alicante, se hace eco de la misma noticia citando a «El Universo» y uniéndose a la felicitación.

El 16 de marzo, «El Constitucional» da su cordial enhorabuena y deseaba el merecido premio al Sr. Agrasot por una nueva joya del acreditado pintor. Su destino es la próxima exposición que se ha de celebrar en París. Representa la salida de una procesión de la Catedral de León; y está temporalmente expuesta en el que califica de «centro de exposición permanente», el escaparate del establecimiento del Sr. Nicolás.

El 21 de marzo desde Alicante, es «El Graduador» quien le felicita por el mismo cuadro, expuesto en la calle Zaragoza, de Valencia; con destino a la exposición permanente del Salón de París. Y lo describe: En las puertas de la Catedral de León una pareja de guardias civiles a caballo aguarda para abrir paso al séquito religioso; una banda de música; clérigos con cirios y estandartes; gente de la ciudad y del campo agrupada para ver la procesión…

Dos días después, el mismo periódico menciona el mismo cuadro haciéndose eco de «El Universo» por el inmenso gentío que transita por la calle de Zaragoza, en el escaparate del Sr. Nicolás. Curiosos y aficionados se acercan a ver con sus propios ojos la procesión del Corpus en la Catedral de León.

14 de abril, “El Liberal” de Madrid: “El salón destinado a las obras de los artistas españoles en la Exposición de Bellas Artes que se celebra actualmente en la capital de Austria mide 15 metros de largo y siete de ancho, y es el primero del edificio, entrando por el vestíbulo de honor.» En él figuran 40 pinturas, entre ellas una de Agrasot.

Madrid, 7 de mayo.“La Ilustración Católica”: «En esta corte se ha celebrado en el mes de abril una exposición de pinturas, organizada por el Círculo de Bellas Artes. Figuraban entre ellas un retrato de la señora V. Q., de D. Federico Madrazo, digno de su fama; un paisaje de Martín Rico, una Julieta de Casado del Alisal, una marina de Monleón, dos paisajes de los alrededores de Granada, de Gomar. Puede decirse que la Exposición no es de las que forman época; mucho cuadro de género, muchos paisajes, y en general se advierte que el tiempo ha faltado a los autores que exponen. En el mes de mayo se celebrarán tres exposiciones: la de la Sociedad de acuarelistas; otra organizada por D. Pedro Bosch, en la que habrá cuadros de Rosales, Fortuny, Villegas, Jiménez Aranda, Agrasot y otros; y en fin, la tercera, de que es promovedor el comerciante de pinturas Sr. Hernández. Esta última se realizará en el palacio del conde de Arenzana, y figurarán en ella obras de las infantas Doña Paz y Doña Eulalia, de Fortuny, Rosales, Pradilla, Casado, Villegas Haes, Plasencia, Domínguez y otros celebrados pintores.”

De nuevo «El Graduador», el 16 de julio informa de la reproducción de «Salida de una procesión» en el último número de «La Ilustración Española y Americana». De la tienda de la calle Zaragoza, ha pasado a la exposición Bosch de Madrid.

La Ilustración española y americana.
Publicado el 8 de julio de 1882.

El mismo periódico alicantino cita el 22 de agosto una feliz casualidad que les ha permitido examinar otra obra del aventajado pintor Sr. Agrasot; al que dan la enhorabuena. Se trata de un cuadro de costumbres valencianas en el que una familia de labradores se encuentra alrededor de una mesa en el patio, después de la comida.

“El Liberal”, sábado 2 de septiembre: “Anteayer se ha verificado en los salones de la Exposición artística de don Pedro Bosch, la adjudicación de premios otorgados a los pintores que presentaron obras en el último concurso, del cual dimos cuenta a su debido tiempo; habiendo pertenecido al jurado calificador los distinguidos artistas señores Domínguez, Ferrant, Franco, Francés, Madrazo y Martínez Cabells.(…) El señor Agrasot obtuvo un busto de bronce, regalo de doña Isabel II.” (Esta noticia se repite en todos los periódicos de la capital).

«La Ilustración Artística», 1 de octubre: «EN LA PLAZA, acuarela por J. Agrasot. Ya ha sonado la hora de dar principio al sangriento espectáculo; la autoridad competente ha ocupado su asiento en el palco de la presidencia, y agitado el blático cendal, a cuya señal ha salido la cuadrilla en correcta formación para hacer el saludo de rúbrica; ya están los picadores en sus puestos, dando saliva al agudo rejón, y ya los peones, indiferentes al peligro, esperan tranquilos que llegue el momento de ejercitar sus piernas, su destreza y sangre fría, conversando con sosiego, asegurando los mal prendidos lazos del traje o paseando la mirada por los tendidos para dirigir una sonrisa a sus entusiastas admiradores. Este es el momento elegido por el estudioso pintor valenciano don J. Agrasot para representarlo en la acuarela de que es una reproducción nuestro grabado.»

La ilustración artística 1 de octubre de 1882.

Antonio José Mazón Albarracín. (Ajomalba).

Mi agradecimiento a José Manuel Dayas.

Joaquín Agrasot y Juan.
Coloreada por JM Dayas.
Pinchad para continuar.

Agrasot; apuntes para una biografía II. (1861-1874).

Retrato de Mariano Fortuny. F. Domingo Marqués.
Pinchando la imagen, enlaza con el Museo de Bilbao.

Alma que habita en dos cuerpos. Mariano Fortuny y Joaquín Agrasot. Historia de una amistad.

Inés Antón Dayas.

Joaquín Agrasot Juan
Autorretrato, 1867
.

ROMA

La historia de Joaquín Agrasot y Mariano Fortuny, es la historia de una amistad que se remonta a 1861. Por aquel entonces ambos coincidieron en Roma. La ciudad era un destino obligado para todos los artistas. Ya fuera pensionados por sus ciudades de origen o con gastos sufragados por mecenas, la formación que allí se ofrecía a los jóvenes artistas no tenía parangón.

El compañero de Agrasot en la Academia de San Carlos, Bernardo Ferrándiz Badenes, lo introdujo en el círculo de los españoles que vivían entonces en la capital y que se reunían habitualmente en el Caffé Greco: Mariano Fortuny, Alejo Vera, Luis Álvarez, Dióscoro de la Puebla, Jerónimo Suñol, Vicente Palmaroli y Eduardo Rosales, entre otros.

El Café Greco en Roma.
Ludwig Passini, 1856
.

La personalidad de Fortuny pronto encajó con el joven Agrasot y comenzaron a compartir clases en la Academia Giggi Talaraci, en la Vía Margutta. Allí recibían dos horas diarias de clase: una de desnudo del antiguo y otra de moderno. En la primera se dedicaban a hacer bocetos y dibujos y en la segunda a pintar acuarelas. Recorrieron varias ciudades italianas, galerías de arte y museos y se empararon juntos del arte y la belleza clásicas. Convivieron, junto con Tomás Moragas, otro compatriota, en una vivienda en el número 25 de la Via de Avignonesi. Horas de aprendizaje, de trabajo y también de asueto que fueron fraguando una relación de admiración y cariño.

Entre septiembre y diciembre de 1862, Mariano Fortuny solicita a la Diputación de Barcelona fondos para un segundo viaje por Tánger y Tetuán. Quería recoger detalles para su obra La Batalla de Tetuán. De febrero a abril de 1860, ya había estado en Marruecos, enviado por la propia Diputación, como cronista artístico de la guerra. Durante este tiempo, Agrasot siguió trabajando en Roma y a la vuelta de Fortuny a la ciudad eterna, compartieron también taller. Un estudio más amplio en Via Flaminia 98, en la villa renacentista Riganti, que había sido residencia del Papa Julio II. Tenía un gran jardín al aire libre que le permitía colocar a los modelos según sus necesidades y retratarlos con diferentes grados de detalle. Ese jardín era compartido por los estudios de otros pintores como Simonetti y Moragas.

Roma significó para ambos aprendizaje y crecimiento profesional, pero también personal. En esta primera etapa de sus vidas Mariano pintó a Agrasot en varias ocasiones. Pequeños retratos del pintor oriolano que son el testigo más fiel de la amistad entre ambos.

Fortuny, M., Retrato de Joaquín Agrasot, h.1864, óleo sobre tela,
Museo Nacional de Arte de Cataluña.

MADRID

En el verano de 1866, Fortuny viaja a Madrid, visita el Museo del Prado, realiza sus copias de los grandes maestros del museo y establece una amistad con Federico de Madrazo. Se introdujo en su círculo familiar hasta el punto de comenzar una relación con su hija, Cecilia de Madrazo.

A Fortuny lo rodearon numerosas antipatías y enemistades lo cual siempre lo inclinó a ser un artista que prefirió la soledad y el retiro para trabajar.

No obstante, su catadura moral con sus amigos de verdad, nunca estuvo en entredicho. En 1867 Agrasot participa en la Exposición de Bellas Artes con las obras Una escena rural en los Estados Pontificios y Las dos amigas. El diario Gil Blas emitió una dura crítica y se atacó a Agrasot afirmando que sus cuadros estaban retocados por el propio Fortuny. Desde Roma, profundamente dolido por la situación, Mariano Fortuny dirigió una carta a su amigo:

«Roma, febrero 1867. Mi querido Joaquín: Hoy he sabido lo que dice el periódico Gil Blas con referencia a tus cuadros y que él llama de mi escuela; según dicen habla de ti muy injustamente. Esto me repugna mucho, hasta el punto de estar dispuesto a responder a dicho periódico como se merece. ¿Es posible que en España la crítica se haga así? Muy injustos son con nosotros. […] Quién te hubiera dicho que mi amistad, le decía, debiera interpretarse de una manera tan falsa, hasta el punto de reconocer mis pinceladas en tus cuadros. No te desmayes, y no dudes que con tus obras harás callar a aquellos que tan ligeramente te juzgan, probándoles con nuevos progresos que tu pintura es tuya, toda tuya, y que de mí no has recibido más que los consejos de un amigo, y jamás los que un maestro da a su discípulo […] Para mí es un deber el salvar la reputación de un amigo que tanto aprecio; guardar el silencio en semejante coyuntura hubiera sido dar razón a tus calumniadores y hacerme un mérito de lo que no es verdad. Que sepan que nada me debes, nada más que la franca amistad de tu amigo que te aprecia. Fortuny. Escríbeme.«

Tras unos meses en Roma, Fortuny viaja de nuevo a Madrid en junio de 1867 y da a conocer su compromiso y próxima boda con Cecilia. Es entonces cuando escribe a Agrasot unas palabras:

«Mi Cecilia más hermosa que nunca y buena como siempre, es un ángel, qué lástima que se case conmigo, es para mí un remordimiento el haber tratado de enamorarla, pero dices me lo perdonará, ya no me queda otro recurso que hacerme digno de ella, para que no tenga que arrepentirse…»

Por ese tiempo, Agrasot concierta también su matrimonio con la joven María Leandra (Emma) Zaragoza Cubero, hija del comerciante ilicitano Bartolomé Zaragozá.

Mariano Fortuny se casó con Cecilia de Madrazo el 27 de noviembre de 1867 en la Parroquia de San Sebastián en la madrileña Calle Atocha. Ella pertenecía a una de las sagas españolas de artistas más importantes. La ceremonia tuvo un carácter íntimo por expreso deseo de Fortuny y a ella acudieron solo unos pocos familiares.

Después de unos meses en la capital, Mariano, su esposa -embarazada de su primera hija María Luisa- y su cuñado, Ricardo de Madrazo, se marchan a Roma a continuar con su trabajo. Era junio de 1868. En la ciudad eterna ubicó Fortuny todas sus nuevas obras en el estudio y se creó un cuarto para trabajar con modelo en su propia casa, para las noches de invierno y para cuidar de Cecilia. La pareja Agrasot-Zaragoza marchó también a Roma por aquellas fechas.

GRANADA

Granada en el siglo XIX.

Después de pasar por París, Madrid, Córdoba y Sevilla, la familia llega a Granada, en el verano de 1870. Se instalaron en la fonda Los siete suelos, un establecimiento de mucha fama entre los artistas que visitaban la ciudad y el monumento de la Alhambra. Una sala en la Torre de los Siete Suelos fue el estudio y almacén de los útiles de pintura de Fortuny durante un tiempo. Nada se podía comparar a trabajar dentro de aquel monumento. Granada era una ciudad tranquila, con monumentos extraordinarios y libre del acoso social del que huía el pintor catalán.

Propaganda de época: «En la Alhambra de Granada, en uno de los más bellos sitios de la morisca ciudad, se ha montado, según escriben de aquella capital, un gran establecimiento, único en su clase, con objeto de que no carezcan de nada los españoles y extranjeros que visiten la histórica ciudad de los últimos reyes moros. Se llama fonda de los Siete Suelos, y tiene magníficas habitaciones, jardines, fuentes y soberbios baños de mármol blanco. El establecimiento, que está a cargo de D. Francisco Iniesta, constituye un verdadero sitio de recreo para pasar algunas temporadas».

En los Mártires se hizo con un estudio para pintar al aire libre, sin vecinos, con vistas sobre la vega y con unos efectos de sol magníficos, como él mismo lo describió. Es allí, en su taller, donde se aloja Agrasot cuando lo visita y donde coincide con otros artistas y con parte de la familia Madrazo que también se había trasladado a la ciudad.

Mariano Fernández. Príncipe de los Jitanos (sic)
Archivo Patronato de la Alhambra y el Generalife, Granada.

En Granada encontró el pintor modelos a “buen precio” que reclutó en el Albaicín. Mariano Fernández, auto apodado “Príncipe de los gitanos” y más conocido como Chorrojumo, fue uno de los más conocidos y explotó su condición de modelo de Fortuny cuando se presentaba a los visitantes y turistas. Con sus ropas de contrabandista posaba para cualquiera que se lo pidiera por unas monedas. También Heredia Cortés, aguador en la Alhambra, posó en otras ocasiones para los artistas. Un modelo anciano fue quien posó para pintar su Viejo desnudo al sol de tono riberesco, como el Viejo de espaldas de Agrasot, ambos de gran parecido.

Fue un período fructífero tras el que Joaquín Agrasot consiguió un reconocimiento internacional que le llevó a Francia e Inglaterra y a establecer contactos con marchantes del mundo del arte que vendieron sus obras a compradores de todo el mundo.

A finales de 1871, Fortuny dejó su estudio y se trasladó a una casa en el número 1 del Realejo Bajo, con jardín y un patio para trabajar al aire libre. Su etapa granadina se extendió hasta octubre de 1872.

Joaquín Agrasot vestido con ropas orientales.

ROMA

Tras pasar por Madrid y París, en su nueva estancia en Roma, los Fortuny ya eran considerados una familia relevante. Fueron requeridos entre las altas esferas en reuniones y fiestas de la ciudad a las que Cecilia acudía gustosa, pero las cuales Mariano siempre excusaba su asistencia. Él prefería permanecer en su estudio rodeado de amigos como Agrasot, Tapiró, Moragas, Simonetti o Villegas, creando y dando vida a sus obras.

En el siglo XIX tuvo lugar el surgimiento de la consciencia de la pertenencia, por parte del artista, a una parte de la Historia. Mirando al pasado, a sus maestros, muchos comprendieron la importancia de la labor que desempeñaban y el interés por darla a conocer en todos sus ámbitos. Todo ello se reflejó en el espacio del atelier o estudio. En él se mostraba la interioridad del acto de pintar, el enfoque más íntimo, la expresión de sus pasiones y estados de ánimo.

“Templo del arte en Roma. Una parte del estudio del pintor Fortuny”
La Ilustración Española y Americana, 8/01/1875.

A veces es posible observar el estudio como un lugar de transmisión de conocimientos de maestro a aprendiz. Espacio de exposición de sus progresos y obras a modo de escenario público. Una especie de inventario de su vida y su obra que reflejan el gusto y los intereses del artista. En ocasiones, incluso, puede entenderse como un lugar con una fuerte carga mercantil, o incluso como reclamo publicitario que atrajo por curiosidad a un público que llegó a establecer relaciones comerciales con los artistas.

Especialmente en el siglo XIX, el atelier se convirtió en un pretexto para la sociabilidad, donde fue frecuente representar retratos de grupo y emplearlo a modo de asamblea, mostrando así una doble dimensión del mismo: la amigable y la profesional. El estudio del pintor entendido como espacio para la asamblea. En el estudio se llevaba a cabo la acción creadora, la inspiración y la concentración del artista, pero también existían momentos de asueto y disfrute sensorial. Así lo utilizó Fortuny con sus colegas pintores en innumerables ocasiones.

A través de ellos fue posible conocer la inspiración, la experimentación, la imaginación, el dibujo, la ejecución, las maquetas, los bocetos, otros objetos personales, herramientas, materiales, obras desechadas, de un artista. Sin olvidar además que en ellos solía encontrarse una buena parte de la base teórica del autor, su biblioteca, junto con su archivo personal, epistolarios y algunos cuadernos de dibujo, que son esenciales para un estudio en profundidad de la vida y obra de los maestros del XIX español.

Tipológicamente puede afirmarse que existió un modelo de estudio que imitó al atelier de Fortuny, dividido en la zona de trabajo, el jardín y otras dependencias anexas. El suyo sentó el precedente para muchos otros espacios de trabajo de artistas contemporáneos.

Joaquín Agrasot en su estudio.
Calle Pintor López de Valencia, h. 1919.

Así fue el tipo de estudio en el que el artista oriolano trabajó durante años, acompañado de sus colegas y más tarde de forma individual. En su atelier se observan retazos fortunyanos, como no podía ser de otro modo. Agrasot pintó incluso un lienzo en 1871, donde dos mujeres contemplaban el mueble central del estudio romano de Fortuny. Además, según los estudios de Sequeros y la correspondencia con Ricardo Agrasot, en su estudio hubo un permanente y fervoroso homenaje a Fortuny. Tenía Agrasot presente su efigie mediante la mascarilla de cera y un vaciado de la mano derecha del pintor catalán. Todo ello junto con una fotografía de Fortuny en el lecho mortuorio, adornada con una corona de laurel que Agrasot renovaba continuamente. Ya se sabe que artista sin taller es como pájaro sin nido.

Agrasot, J., El estudio de Fortuny, s.f.,
Colección particular.

El 16 de octubre de 1872, Agrasot contrae matrimonio con Emma en Alicante. Apenas celebrado el enlace, Joaquín desea regresar a Roma y así lo hacen. Es allí donde la joven Emma conoce a Cecilia de Madrazo. Los matrimonios conviven en la Ciudad Eterna y ambas mujeres establecen fuertes lazos personales, como ya lo habían hechos sus esposos.

Fortuny era hombre sencillo y humilde y prefería la vida familiar a la social, justo lo contrario que su esposa. Ella estaba acostumbrada a relacionarse con las más altas esferas de Madrid y hacía lo propio en la capital italiana.

Dibujo de D.J.L. Pellicer. Croquis J. Agrasot.
La Ilustración de Madrid, 30 mayo 1872.

De entre las contadas excepciones en las que el anfitrión de la reunión fue el pintor, se recuerda una fiesta al director de la Academia de Bellas Artes de Nápoles, Domenico Morelli. En el verano de 1873, fue invitado al jardín de su vivienda, la Villa Martinori en la Vía Gregoriana de Roma. La habían adquirido a instancias de Cecilia y allí Fortuny había establecido su estudio. A esa fiesta acudieron amigos compatriotas y otros artistas. Entre la nómina de amigos se encontraban, una vez más, Joaquín y la joven Emma.

Villa Martinori en la Vía Gregoriana de Roma.

PORTICI

Los Fortuny-Madrazo viajan a Nápoles y más tarde a Portici. Se sabe, por las cartas de Ricardo de Madrazo a su padre Federico, que en julio los Agrasot-Zaragoza todavía no estaban allí, pero sí a finales de agosto y pasaron juntos parte del verano de 1874.

Una velada en Villa Martinori (26/12/1873).
1.      Josep Tapiró, 2. Joaquín Agrasot, 3. Tomás Moragas, 4. Bernardo Ferrándiz, 5. Celeste De Angelis (esposa de Simonetti), 6. Cecilia de Madrazo (esposa de Fortuny) con Mariano Fortuny y Madrazo, 7. Sra. de Capobianchi, 8. Emma Zaragoza (esposa de Agrasot), 9. Sra. de Herrer con María Luisa Fortuny y Madrazo, 10. Edoardo Dalbono y un pintor napolitano sin identificar, 11. Attilio Simonetti, 12. Joaquín Herrer, 13. Ricardo de Madrazo, 14. Domenico Morelli, 15. Mariano Fortuny, 16. Vincenzo Capobianchi y 17. Paul-Marie Lenoir.

«Portici 19 julio 1874. Mi querido papá: […] Al fin hemos venido a parar a este puerto de mar tan risueño. Tenemos una casita preciosa, alegre, con jardín por un lado y el mar por el otro, y por una puerta falsa de la casa se sale a la playa, atajando diez o doce escalones. La casa tiene un piso solamente y encima terrazas (como en las casas de África). Además, es muy fresca. Los pisos son de los que te gustan a ti, de azulejos, muy parecidos a los de España- Sabrás que Portici está situado a las faldas del Vesubio […] Esto se parece mucho a Andalucía, Sevilla o Granada, pero lleva ventaja por el mar. La playa es bastante buena; el color de la arena no es como la de España, claro. Aquí es negra, de lava […] Cecilia ha convidado a los de Agrasot para que pasen una temporada. Ya les ha arreglado un cuarto. Aquí nos quedaremos hasta mediados de octubre, si es que el Vesubio no nos echa antes.»

Entre Cecilia y Emma se creó un clima de complicidad y afecto muy similar al de los de los pintores. No es de extrañar que Fortuny recordara aquellos días de Portici como los más felices de su vida.

En Portici, realiza el pintor catalán algunos delicados retratos de su esposa e hijos y de Emma Zaragoza, de la que se conocen distintas versiones tales como la Señora de Agrasot bordando (Madrid, Biblioteca Nacional), la Señora de Agrasot en un ambiente de interior japonés (Colección particular), la Señora de Agrasot cosiendo (Princeton, Art Museum) o los de la Señora de Agrasot en el diván y la Señora de Agrasot y los niños de Fortuny (Barcelona, Museo Nacional de Arte de Cataluña), realizados a pluma, lápiz y acuarela.

Fortuny, M., La señora Agrasot sentada en un diván (anverso)
h. 1874, Museo Arte Nacional de Cataluña.

Algunos de ellos parecen ser estudios preparatorios para una obra mayor, como es el caso de Los hijos del pintor en el salón japonés. Es posible que Fortuny tuviera un planteamiento inicial diferente y pensara en retratar la escena incluyendo a la joven Emma. Al fin y al cabo, si se trató de retratar lo cotidiano, y la intimidad del hogar, el matrimonio Agrasot formó parte de ello.

Fortuny, M., Señora de Agrasot bordando, h. 1874,
DIB/18/1/5700, Biblioteca Nacional de España.

En aquella estancia Fortuny pintó para sí mismo, sin prisas, sin las exigencias del comercio del arte y explorando nuevas vías. Durante aquel verano hizo una gran cantidad de estudios y dos cuadros. Especialmente orgulloso estaba de uno de ellos. Pintado como un resumen de su estancia veraniega, con elegantes damas y niñas descansando sobre la hierba, alegres bañistas en diversas actitudes, las ruinas de un viejo castillo, los muros de un jardín, etc.

En esta obra aparecen retratadas Cecilia, a la derecha, y Emma Zaragoza que aparece tumbada al lado de su esposa. El niño que aparece agachado a la derecha es Mariano, hijo del artista. “Todo a pleno sol y sin escamotear ni un rayo; todo es claro y alegre, y cómo podía ser de otra manera, si hemos pasado un verano tan feliz (?)”

Fortuny, M. Playa de Portici, 1874, óleo sobre lienzo,
Meadows Museum, SMU, Dallas

La última acuarela que pintó Fortuny representaba la esposa del pintor Agrasot en el vestíbulo de la finca que ocuparon en Portici, cuyo recinto guardaba un estilo pompeyano, contiguo a un jardín. Cuenta Ciervo que lo concluyó en solo tres sesiones de tres horas por la mañana. Fortuny acostumbraba a pintar sentado utilizaba un bloc que apoyaba en las rodillas.

Le gustaba charlar con sus modelos y la joven Emma le contaba cosas de Alicante, donde ella vivió hasta que se casó, mientras, el maestro trabajaba en silencio. La joven aparece sentada en la entrada de Villa Arata en Portici, mostrando un abanico de influencias japonesas con una factura impecable. Junto con Cecilia aparece en numerosos dibujos en cuadernos de Fortuny, donde ambas cosen, bordan o hacen calceta.

Fortuny, M., Emma Zaragoza, 1874.
Barcelona, Colección particular.

«Portici Octubre 6 1874. Mi querido papá: Qué pronto se nos ha pasado el verano. Dentro de 15 ó 20 días estaremos en Roma; y dentro de dos meses si Dios quiere nos veremos […] Agrasot y su mujer se fueron hace una semana…»

ROMA. EL FIN DE UN GENIO

El 31 de octubre, un grupo de artistas napolitanos, acudió a despedir a Fortuny y su familia a la estación. Se marchaban a Roma, donde ya estaba el matrimonio Agrasot. Mariano ya acusaba unas fiebres que fueron empeorando y que, finalmente, lo llevaron a la muerte el 21 de noviembre de 1874, con sólo 36 años.

En el momento de la muerte de Fortuny se encontraban presentes su esposa Cecilia, su cuñado Ricardo de Madrazo y un buen número de amigos, entre los que se encontraba Agrasot. A las 20 horas y 30 minutos de la noche y, según Casanova Estorach, “con un silencio sepulcral, lo hemos trasladado desde su cama a Santa María del P[opolo]”.

El féretro fue transportado por Agrasot, Tusquets, Tapiró, Villegas, Jiménez, Vallés, Álvarez, Simonetti, Heilbuth, D’Épinay y Morelli, acompañados por algunos discípulos napolitanos de este último, a los que habría que añadir a Pradilla y a Casanova Estorach. En la iglesia lo velaron durante la noche y por la mañana se ofreció una misa de difuntos. Tras ésta, se trasladó su cuerpo al cementerio de Campo Varano.

Lo llevaron en hombros de artistas, españoles, romanos y extranjeros, en intervalos de doce en doce. El pintor Pradilla narró “iba la caja colocada sobre una especie de túmulo cubierto con un gran paño de terciopelo negro, y encima la paleta que acostumbraba a usar el pintor”. Varias fuentes indican que fueron 135 los artistas que tomaron parte en el traslado, aunque algunos artículos de prensa llegaron a hablar de una comitiva de 500 personas. Pasadas las 14 horas llegaron a Campo Varano donde se le dio el último adiós.

Dibujo de Pradilla en La Ilustración Española y Americana, 8/12/1874. Asistentes al entierro de Fortuny: 1. Vincenzo Capobianchi, 2. Walther Fol, 3. Baldasarre Odescalchi, 4. Pietro Venturi (alcalde), 5. Tomás Moragas, 6. Jerónimo Suñol, 7. Ernest Hébert, 8. Attilio Simonetti, 9. Josep Tapiró, 10. Prosper d’Épinay, 11. Joaquín Agrasot, 12. Manuel Rancés y Villanueva (embajador),13. Achille Vertunni leyendo, 14. Doménico Morelli con útiles de pintor, 15. José Casado del Alisal y 16. Bernardo Ferrándiz.

Pronto hubo que organizar todas las obras del estudio de Fortuny y todas las piezas de colección que había atesorado a lo largo de su vida. Cecilia nombró uno de los albaceas al propio Agrasot, entre otros artistas y amigos para que llevaran a cabo esa labor.

El 11 de febrero de 1875, tras recibir una obligada consulta oficial, se manifestaron a favor de la venta de la colección de Fortuny los peritos públicos italianos Giovanni Martinetti y Vincenzo Capobiachi y los pintores españoles José Villegas, Lorenzo Vallés, Ramón Tusquets, Luis Álvarez Catalá, Joaquín Agrasot y el escultor catalán Jerónimo Suñol. El 14 de febrero, Cecilia recibió la autorización para llevarse los objetos a París, donde se estimó que podían alcanzar precios mejores.

Fue una especie de punto y final para la vida del pintor catalán y un punto y seguido para el artista oriolano. Aún le quedaban a Agrasot casi cuarenta años de vida y un largo camino que recorrer en su carrera como artista. Una carrera que arrancó unida a uno de los pintores de mayor fama del siglo XIX español.

Joaquín Agrasot Juan.
Coloreada por JM Dayas.

No pudo tener mejor maestro. La de Fortuny y Agrasot fue de esas amistades intensas, que se tienen a los veinte años y que dejan huella. Se fraguó a través de la admiración, el respeto y el cariño mutuo, hasta trascender lo puramente artístico.

Mariano, Joaquín, Cecilia y Emma, consolidaron una relación que les hizo estar presentes en algunos de los momentos más importantes de sus vidas. Sus trayectorias profesional e íntima, caminaron en paralelo durante varios años, aunque la fama y la fortuna crítica de ambos fuera muy desigual después.

Enlace a la III parte.

BIBLIOGRAFÍA

AAVV (2017), Fortuny (1838-1874) [Cat. Expo, Madrid, Museo Nacional del Prado, noviembre 2017-marzo 2018], Madrid.

CANO DÍAZ, Emiliano (2018), “Los últimos días de Mariano Fortuny Marsal”, Cartas Hispánicas 009, junio, Madrid.

CIERVO, Joaquín (1921), El arte y el vivir de Fortuny.

GUTIÉRREZ MÁRQUEZ, Ana y MARTÍNEZ PLAZA, Pedro J (eds.) (2017), Epistolario del Archivo Madrazo en el Museo del Prado [I], Madrid: Fundación María Cristina Masaveu Peterson, Museo del Prado.

MENDOZA, Cristina y QUÍLEZ CORELLA, Francesc (2008), “Platja de Portici de Fortuny: reflexions a l’entorn de la seva darrera etapa artística”, Butlletí del Museu Nacional d’Art de Catalunya; Vol.: 9. 9.

NAVARRO, Carlos G. (2008), “Testamentaría e inventario de bienes de Mariano Fortuny en Roma”, Locus Amoenus, v. 9, p. 319-349.

REYERO, Carlos (2017), Fortuny o el arte como distinción de clase, Madrid: Cátedra.

RUIZ RODRÍGUEZ, Luis (2011), “Fortuny en Granada”, GARNATA. Historia y Actualidad, mayo, nº 8, Granada.

SEQUEROS, Antonio (1974), Trayectoria humana y artística del pintor oriolano Joaquín Agrasot, Orihuela.